lunes, 25 de mayo de 2015

Crítica: "Buenas vibraciones", de Lisa Kleypas



Para ser Lisa Kleypas, y en una segunda lectura - meh.

Diseño: Estudio Ediciones B
Imagen de cubierta: © Thinkstock

DATOS GENERALES

Título original: Smooth Talking Stranger
Fecha de publicación original en inglés: 2009
Subgénero: contemporánea
Puesto en la lista AAR 2013: 46

Traductoras del inglés en la edición en castellano de Ediciones B, S.A. para el sello Vergara 2010: Ana Isabel Domínguez y María del Mar Rodríguez

Parte de una serie: 3.º de los Travis

SINOPSIS (de la contraportada)

Un hombre que nunca da explicaciones a nadie…

Nadie ha conseguido jamás llegar al alma y al corazón de Jack Travis. Hasta que Ella Varner aparece de la nada ante su puerta, echando chispas por los ojos y con un bebé en los brazos. Es hijo de su alocada hermana y, según Ella, Jack es el padre. Ella le exige que se responsabilice por primera vez en la vida…

Una mujer que no confía en nadie…

Ella Varner es una mujer responsable y organizada. Su infancia le enseñó que el amor es pasajero y es mejor evitarlo a toda costa. Pero esta convicción se tambalea cuando tiene que hacerse cargo de Lucas, que ha sido abandonado por su impulsiva hermana. Lo que Lucas necesita es estabilidad, y Ella está decidida a hacer lo mejor para él. Día a día va creciendo su vínculo con el inocente bebé, a pesar de haber tenido que mudarse a Houston para cuidarlo y buscar al padre. Lo que va a encontrar en esa ciudad cambiará su vida para siempre. Porque...

¿Quién es capaz de resistirse cuando hay buenas vibraciones?

CRÍTICA

Esta novela la leí hace años, cuando la tradujeron al español en 2010. Recordaba que me gustó, pero nada más, porque cuando me he puesto a releerla, la verdad es que no me acordaba de nada. Escribo esta crítica menos de una semana de haberla releído y ya se me empieza a borrar de la cabeza otra vez.

De nuevo, Lisa Kleypas recurre a la narración en primera persona, para dar voz a una protagonista que no me pareció que tuviera gran cosa que decir.

Empieza la historia con una anécdota que me resulta francamente antipática. Presenta a esa criatura mítica, en la que todos creen pero nadie ha visto nunca, como la chica de la curva: la vegetariana que come carne a escondidas. Se supone que vive con su novio, el cual cocina tofu y verduras, pero ella se quedará con hambre y te da a entender que después se irá corriendo a la hamburguesería de la esquina. Me pareció que se comportaba de forma bastante insincera en su relación, y esa no es una característica muy positiva en una heroína.

Su hermana Tara, a la que no ve desde hace un par de años, ha tenido un hijo. Se lo ha dejado a su madre Candy, pero esta tiene su propia vida en la que no hay hueco para un bebé, así que le dice lo que pasa a su otra hija, la protagonista, que tiene el incómodo (para los hispanohablantes) nombre de “Ella”. Esta es la que coge a su sobrino y se pone a indagar quién puede ser el padre, para que al menos asuma la carga financiera de mantener al bebé.

Uno de los candidatos a papá es Jack Travis, mocetón sexy a quien ya conocimos en los dos libros anteriores de la serie Travis. Ella se planta con el niño en la sede de su empresa, y acaba abordándolo. Es un tipo bastante rico, así que debería cuidarse de locos acosadores. Pero la cosa es que reacciona de lo más civilizado. Así empieza su relación.

Lo mejor del libro es la parte erótico-festiva, imaginativa, sensual, apasionada, muy al estilo de la mejor Kleypas. Al menos, es lo que yo destacaría. Y también esos diálogos tan ágiles en los que los personajes se retratan y a través de los cuales avanza la historia.

Los demás aspectos del libro no me parecieron interesantes. Ahora me explico por qué no me acordaba de nada.

Al ser una “novela con niño”, encontraremos cosas como el manejo del bebé, los sentimientos que suscita en Ella, la búsqueda del padre biológico (que sospechas quien es con bastante facilidad), la situación de la madre,… cosas que me resultan indiferentes en una novela romántica, y esta historia no fue una excepción. Siempre me hace gracia lo oportuno que la criatura desaparece de escena (alguien lo cuida, o duerme como un bendito, por ejemplo) cuando llega el momento del folleteo entre el chico y la chica de la película. Cualquiera que haya sido madre sabe que los bebés no son tan considerados.

La trama no me pareció gran cosa. Igual es que no me llamaba mucho la intriga del niño, y aquí poco más hay. Los personajes, sin caerme mal, tampoco me hicieron especial tilín. Jack Travis es un hombretón considerado y cachas, sí, y con bastante paciencia, pero… No, no ayudó que, al poco de conocerla, escoja la cena para Ella y, aun sabiendo que es (aparentemente) vegetariana, le pida un chuletón. Me sonó a gracieta adolescente y chorras.

Ni tampoco me sirve para entrar en la historia que, en cuanto aparecía el súper sexy Hardy Cates -en su feliz relación con Haven-, se me fuera toda la atención a él y Jack me parecía un gañán bastante simplón. Cuando los protas de otra novela apabullan así a los de la que estás leyendo,… mal rollo. Hardy es como Derek Craven, de los que hacen palidecer a cualquier otro macho men de los alrededores.

En fin, que Ella acepte el chuletón sin pestañear pone en evidencia la endeblez ideológica de la muchacha. Otro ejemplo, se pasa todo el libro diciendo que no cree en el matrimonio, que para ella es un trozo de papel que no significa nada, etc. etc. Pero en un pis pas, se hace devota del matrimonio y de toda la parafernalia tradicional.

Puedes pensar que, en realidad, no eran las ideas de Ella, sino las de su novio Dane. De acuerdo. Pero entonces es lícito preguntarse si no estaría haciendo lo mismo con Jack Travis, asumiendo la ideología de este nuevo interés amoroso. Como una especie de Zelig, carece de ideas propias y asume las del macho con el que está. Lo que se resume en que acabé el libro y me quedé con ganas de saber quién y cómo era en realidad Ella. Tantas páginas de narración en primera persona y consigue quedar perfectamente oculta.

Smooth Talking Stranger ganó en tres categorías en la encuesta All About Romance de aquel año: al mejor romance contemporáneo, a las mejores escenas eróticas (en un romance mainstream, esto es, fuera del subgénero estrictamente erótico) y mejor héroe romántico (Jack Travis). Y ya estuvo en la anterior encuesta Top 100, la de 2010, en el puesto 34.

Ahora que ya he leído las cuatro novelas de la serie Travis, se me queda en las de en medio, una valoración intermedia. No me resultó tan decepcionante como Mi nombre es Liberty, ni le encontré el interés y la solidez de El diablo tiene ojos azules.

El tono me pareció pelín conservador, con tanta alabanza de cierto modelo de familia, qué buenos y acogedores son los ricos y qué malas y despegadas las mujeres para las que ser madre no lo es todo en la vida. La madre y la hermana de la protagonista están pintadas con un trazo tan grueso que son pura parodia.

Esta también la leí en español, y la traducción me pareció muy competente.

Valoración personal: para ser de Kleypas, 2

Se la recomendaría a: los amantes de las novelas con bebé, en tono entrañable y sentimental… y sus buenas dosis de sexo explícito al sensual estilo Kleypas.

Otras críticas de la novela:

Para críticas más entusiastas que le sacaron todo su jugo a la historia, sobre todo las que están en español; las de páginas en inglés sitúan la novela más en la franja del notable (grade B).

Muy divertida la de A la cama con un libro, quien encuentra a Jack Travis de lo más adorafollable; Alea jacta est, a Lady Marian le pareció una novela excelente y sí que le parecieron interesantes los personajes. Luego tenemos Novelas Románticas: Críticas y opiniones, Pasajes Románticos y El rincón de la novela romántica

Hablan de esta novela en RT Book Reviews, Smart Bitches Trashy Books y Dear Author. Finalmente, la crítica de All About Romance, le dan un B y contiene un par de reflexiones que comparto. Una en relación con Dane, el novio de la protagonista: “Aunque es una especie de anti-Jack, no es realmente un mal tipo”. La otra, respecto a la segunda mitad del libro, de la Blythe Barnhill  dice que se dedica a ellos dos practicando sexo y reuniéndose con los protagonistas de los libros anteriores, que aunque eran muy simpáticos parecía que esas reuniones eran sólo para demostrar “lo ricos que eran todos. Parecía un poco estilo McNaught”.

Otras novelas de la autora en el Desafío AAR:

AAR 02. Lisa Kleypas – Devil in Winter / El diablo en invierno (2006) 
AAR 08. Lisa Kleypas – Dreaming of You /Sueño contigo (1994) 
AAR 30. Lisa Kleypas – It Happened One Autumn / Sucedió en otoño (2005)  
AAR 31. Lisa Kleypas – Blue-Eyed Devil / El diablo tiene ojos azules (2008)
AAR 56. Lisa Kleypas – Love in the Afternoon / Amor en la tarde (2010)
AAR 62. Lisa Kleypas – Then Came You / Cuando tú llegaste (1993) 
AAR 80. Lisa Kleypas – Suddenly You / Irresistible (2001) 
AAR 84. Lisa Kleypas – Mi nombre es Liberty / Sugar Daddy (2007) 
AAR 91. Lisa Kleypas – Mine till midnight /Tuya a medianoche (octubre 2007)  
AAR 96. Lisa Kleypas – Lady Sophia's Lover / El amante de Lady Sophia (2002) 

Ediciones en España:

-       Buenas vibraciones (2010) B (Ediciones B)
-       Buenas vibraciones (2012, 2013) B de Bolsillo (Ediciones B)
-       Buenas vibraciones [Archivo de Internet] (2012) B de Books (Ediciones B)

viernes, 22 de mayo de 2015

Crítica: "Sweet Disorder", de Rose Lerner



Mañana, jornada de reflexión.
El domingo, elecciones municipales. Y, en muchas comunidades autónomas, también a las asambleas regionales.
Muchos lucharon en el pasado para que las mujeres pudiéramos hacer algo tan revolucionario como votar.
Y, en España, unos cuantos fueron perseguidos por reclamar que pudiéramos dar nuestra opinión, al menos una vez cada cuatro años.
Así que, como siempre, es la memoria de estas personas, la que todavía me mueve a acercarme al cole el día de las elecciones.

Hoy me toca poner algo remotamente “electoral” en este blog.

Este NO es un libro de la lista Top 100 AAR

Esta novela tuvo la máxima puntuación en la página web All About Romance: A+ y la consideraron Desert Island Keeper (libro que te llevarías a una isla desierta). En la página web Romance Novels For Feminists la incluyó entre lo mejor de 2014. También en Dear author la dieron buena crítica, A-.

DATOS GENERALES
 
Samhain, 2014
Título original: Sweet Disorder
Fecha de publicación original en inglés: 2014
Subgénero: histórica – 1812

Parte de una serie: Lively St. Lemeston #1

SINOPSIS (incluida en el propio libro)

La intriga política podría hacer que su corazón fuera el último en quedar en pie… en solitario.

Lively St. Lemeston, Libro 1

Nick Dymond disfrutó de una agitada vida militar hasta que una bala en la pierna lo envió a casa a su familia, emocionalmente distante, obsesionada con la política. Durante meses, ha vivido a solas con su depresión, aislado en su alojamiento.

Pero cuando su hermano menor está desesperado por ganar la elección local, Nick recibe nuevas órdenes de marcha: desempolvar el legendario encanto de su familia y maniobrar para conseguir que la bella Phoebe Sparks concierte un matrimonio políticamente ventajoso.

Un matrimonio fue suficiente para Phoebe. Según las ordenanzas de su ciudad, sin embargo, le pertenece un voto que sólo un esposo puede ejercer. Su hermana adolescente está embarazada, y la última defensa de Phoebe contra la ruina de su hermana es su voto –y su mano.

Nick y Phoebe pronto se dan cuenta de que el único emparejamiento que aceptarán sus corazones es el que la sociedad no permitirá. Pero a medida que la intriga electoral se ensombrece, tienen que dar el voto más cruel de todos: lealtad… o amor.

Advertencia: contiene elecciones, golosinas, y una serie de erecciones.

CRÍTICA

El muy noble (y guapo y sexy) Nicholas Dymond anda alicaído. Lo hirieron en la guerra y no le ve sentido a su vida. Su madre le dice que espabile y le eche una mano a su hermano, que es candidato electoral.

William Hogarth: Pidiendo el voto (1754)
Óleo sobre lienzo
Museo Sir John Soane.
Sufragio censitario: no todos tienen derecho al voto, sino sólo unos determinados ciudadanos. La viuda Phoebe Sparks puede transmitir este derecho al varón con el que se case. Así que los whigs (el partido del hermano de Nick) quieren maridarla con un pastelero y los tories (partido conservador) también le presentan un pretendiente.

Nick y Phoebe se caen bien, intiman, se confiesan cosas que nunca dijeron a nadie más. La tensión sexual entre ellos es fantástica. Y luego, cuando llega el momento del sexo explícito, son episodios que tienen sentido dentro de la historia, equilibran la relación de poder entre ellos, los iguala socialmente.

Es una de esas novelas bastante verosímiles que te llevan mentalmente a otro tiempo y lugar. Las elecciones de Inglaterra en noviembre de 1812 resultan una interesante ambientación. Y también que ambos asuman que la diferencia de clases es un problema, sin soluciones mágicas.

Nick anda un poco perdido. La vida real no se le da tan bien como la ordenada de la milicia. Este Hamlet de la Regencia me pareció un abúlico incapaz de desear nada o, si lo desea, de luchar por ello.

Phoebe, por su parte, tiene más iniciativa, hasta el punto de que asume que es cosa suya resolver todos los problemas del mundo. Y tira a regordeta.

Destacaría, finalmente, las referencias literarias. Bromean con Lord Byron, cuyo Childe Harold utiliza Nick como un mantra para serenarse o desconectar. El título de la novela, Sweet Disorder procede de un poema de Robert Herrick (1591–1674), que empieza…


    Un dulce desorden en el vestido
    Enciende la lascivia en las ropas:-
    Una pañoleta lanzada sobre los hombros,
    Una buena distracción.-


(Para una mejor traducción, El Espejo Gótico)

Algunas cositas me gustaron menos, como un final un poco de culebrón y que, a pesar de su lograda ambientación, algunos detalles suenan muy estadounidenses.

Por ejemplo, el pastelero candidato a la mano de Phoebe crea golosinas y pastelitos muy complicados que nada tienen que ver con la repostería tradicional europea.

Hace años Vicente Verdú ganó el XXIV Premio Anagrama de Ensayo con El planeta americano (Anagrama, 1996). En un capítulo dedicado a la obscenidad, te habla del exceso o exageración con la comida: el adobo del Kentucky Fried Chicken está compuesto por 23 hierbas distintas, y es raro el chicle o la bebida refrescante que cuente con menos de tres sabores.

Pues eso, que aquí el café es “sólo o con leche” y allí tienen Starbucks. El pretendiente de Phoebe parece un “pastelero Starbucks” que llega a confeccionar una “cosa” con bacon. Delirante.

Y… hay algo que detesté profundamente. Nick es conocido como el “héroe de Badajoz”. Al verlo tan reacio a hablar del ejército, pensé que ¡por fin! habría un oficial británico de la Regencia avergonzado de las brutalidades del ejército británico en la Guerra de la Independencia española.

Pues va a ser que no. Lo que le enfurece es que los corruptos tories no habían enviado buen material a los soldados.

¿Qué por qué me cabreo? Lo diré cien veces. Todos estos “héroes británicos” formaron parte de un ejército que, en muchas ocasiones, más que como aliado y colaborador de los españoles para expulsar a los franceses de la Península, se comportó como un brutal ejército de ocupación, violando, saqueando, asesinando civiles.

No hace mucho, lo recordó Arturo Pérez-Reverte en una de sus patentes de corso (XLSemanal, 4.05.2015):


Los ingleses, por su parte, que eran todo lo valientes que ustedes quieran, pero tan altaneros y crueles como de costumbre, despreciaban a los españoles, iban a su rollo y más de una vez, al tomar ciudades a los franceses, como Badajoz y San Sebastián, cometieron más excesos, saqueos y violaciones que los imperiales, portándose como en terreno enemigo.


De la batalla de Badajoz, dice la wikipedia:


El saqueo de la ciudad de Badajoz a cargo de las tropas inglesas con posterioridad a la batalla, incluyendo violaciones y asesinatos indiscriminados de la población civil, se encuentra entre los más terribles y sangrientos acontecimientos de la Guerra de la Independencia.


Destino fatal de Españistán, a la que dieron por todos lados, primero los franceses, luego los británicos y al final, el “Deseado”, el más infame de los reyes españoles, a quien su propia madre llamó “marrajo cobarde”.

Así que las simpatías que me despertaba el mustio Nick se me apagaban en cuanto mencionaban Badajoz. Porque me preguntaba, ¿a cuántas pacenses violó el menda? ¿A cuánto paisano civil ensartó con su espadita? ¿O acaso se quedó tranquilamente tomando el té mientras sus compatriotas arrasaban la ciudad, comentando displicentemente con algún oficial amigote “hay que ver cómo se ponen estos plebeyos hooligans cuando no dan fútbol por la tele”?

Obviamente, a muchos lectores estas cosas le importan un cojón de pato (sí, hoy ando con influencia revertiana). Si, de hecho, les resultan indiferentes las matanzas de civiles que ven por la tele, cómo les va a inquietar lo más mínimo lo que pasó en España hace doscientos años.

Pero a mí sí me importa. Se me atragantó tanto que me bajó la puntuación a un 3. Y gracias.

Es la primera que leo de Rose Lerner. Le seguirán otras, siempre que vengan recomendadas. Pero no todo lo que ha escrito. Su estilo es moroso, lento. Coges y dejas el libro fácilmente. Es más novela de personajes que de argumento. Un poco al estilo de una Courtney Milan, pero sin su no-se-qué tan especial.

Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: los aficionados a la novela romántica histórica más de personajes que de trama.

Otras críticas de la novela:

No está traducida. No he encontrado otras críticas en español.

Gossamer Obsessions le da una A+,  All About Romance DIK A+,  Dear Author A-,  Smexy Books B+. Luego tenemos una crítica en Miss Bates Reads Romance y un interesante post en Romance Novels For Feminists, "Questioning the Meaning of Love: Rose Lerner's SWEET DISORDER". A GuestPandora’s Box: Rose Lerner’s Sweet Disorder.