miércoles, 21 de noviembre de 2018

TBR Challenge: ‘UN REFUGIO EN KATMANDÚ’, by Ángeles Ibirika


The topic of this month is Cover Girl (a book with a pretty cover - or a horrid one)


Published: 2015
Genre: contemporary
My Rating: 2 stars


This month we have to read a book with a pretty cover, or a horrid one. I decided to choose something beautiful. As my taste is not very good, I asked someone who does not read romance novels to choose for me. I took all the romance novels in my TBR pile –in paper, not e-books. In addition, I asked this person ‘Which of these covers is the prettiest?’

This person chose two books, Un refugio en Katmandú and Odio que das.

The first one is a contemporary novel set in Nepal. It is written by a Spanish novelist who is a hit or miss for me. She said that this novel was not a romance novel, so after buying it new, I just did not feel like reading it. Therefore, it was there, in my TBR pile up until this last month.

The book is about Matthew, an American baseball player that is in Kathmandu looking for someone. You do not know who, or why or what for. You do not even know if that is his real name. The thing is that, before he has the opportunity to do whatever it is that took him to this Himalayan kingdom, they hit him and ends in a local hospital.

There, he meets Claudia, a Spanish doctor. She helps him to find a place to be, a refuge in this overcrowded town. He, little by little, tries to find out where the bad man he is looking for is. Meanwhile, Claudia falls in love with him, although she knows that anything between them is impossible. She has found out that Nepal is the place where she wants to live the rest of her life, while he is going to go back to the States as soon as he does whatever it is that took him to that country.

The best thing of this novel is the setting, Kathmandu, and a little part in which they go to the mountains. I just loved the landscape.

However, the plot was nearly non-existent, and the characters a little bit boring. It looks like nothing happens for pages and pages. In addition, the emotional and sexual part is rather cold. You do not feel the emotion in the characters. You do not see them falling in love or even lusting after each other. At the beginning, I was even wondering if she was really the heroine, he had more chemistry with other characters!

The good thing is that she avoids the two ‘kryptonites’ of Spanish romance novels. It is well written, without overabundance of adjectives, and the hero is not chauvinistic. Yes, the style is very good. It is a pity that she has not used her craft to create a more interesting novel.

The second book I read, The Hate U Give, by Angie Thomas, is rather insightful for us, foreigners. It is powerful and with several sad moments. I am still trying to understand that book, so I’d rather wait and write a review in a later moment. In Spanish, because I don’t want my broken English to be misunderstood.

lunes, 19 de noviembre de 2018

Crítica: “Seduce Me, cowboy”, de Maisey Yates


Enésima chica virginal redentora del varón que no cree en el amor


DATOS GENERALES

Título original: Seduce Me, Cowboy
Subgénero: contemporánea / Genérica
Fecha de publicación original en inglés: 2017
Serie: Copper Ridge #9 / Mills & Boon Desire 2-in-1 (MD2) – 567 / Silhouette Desire (SD) – 2503

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL (que yo sepa)

SINOPSIS (según Fiction Data Base)
Cuando un rebelde ranchero conoce a la hija del pastor, es un emparejamiento hecho en… ¡Copper Ridge!
Protegida de sus propios deseos durante mucho tiempo, Hayley Thompson quiere experimentar la vida. Un nuevo trabajo en la empresa Gray Bear Construction es un comienzo. El trabajo lo puede manejar. Es a su jefe, el solitario y sexy Jonathan Bear, el que está revolviéndole la cabeza y las hormonas…
No importa cuán exitoso sea, la reputación de Jonathan Bear siempre lo precederá. Y su tipo de mujer no es normalmente nada como la modesta e inocente Hayley. Aun así, no puede resistirse a liberar el fuego que oculta su fachada reprimida, incluso aunque la seducción implique perder su corazón.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Estaría entre las, digamos, diez mil mejores novelas románticas, allá por el puesto dos mil, gracias a que ganó el Premio RT al mejor romance de una serie o genérico, fue uno de los libros favoritos de Miss Bates en el año 2017 y además, en Romantic Times la escogieron como uno de sus Top Picks!


CRÍTICA

La virginal heroína es Hayley, la hija de un pastor, que ha trabajado durante años como secretaria en la parroquia. A sus veintimuchos, decide que ya es hora de extender un poco las alas, está harta de ser la niña buena y hacer siempre lo correcto. No es que quiera dedicarse a nada en plan salvaje, es solo que le apetecería trabajar en otra cosa, viajar, y experimentar cosas como un beso bajo la lluvia.
Una de las primeras cosas que hace es dejar su trabajo y buscarse otro. Da con el chollo del siglo, que es trabajar de ayudante personal de Jonathan Bear, un tipo rico de una empresa de construcción.
Él mismo le abrirá la puerta, alto, mazáo, y con el pelo liso y negro recogido en una coleta.
Parece ser que solo ella ha respondido al anuncio de trabajo, así que a pesar de su escasa experiencia, allá que se va.
Son dos personas muy diferentes. Ella ha llevado una vida protegida, él no. Abandonado de pequeñito, ha tenido que sacar adelante a su hermana pequeña, siempre bajo la amenaza de que los servicios sociales se la llevaran. Ha aprendido a luchar por lo que quiere, que nadie le regala nada y que al final todo el mundo lo abandona, su padre, su madre, incluso su querida hermana, que se ha enamorado del tipo responsable de sus cicatrices.
Como esta novela forma parte de una serie, esa historia, y la de otros personajes que aparecen, la debieron contar en entregas anteriores. Eso no significa que esta novela no pueda leerse independiente. Se puede, sin ningún problema.
A pesar de sus diferencias, no sólo de procedencia social sino incluso de edad, porque ella es veinteañera y él tiene treinta y tantos, ya se sabe que el roce hace el cariño, y acabarán rendidos al deseo. Y después del deseo viene lo de enamorarse y tal.
Tampoco es que lo de enamorarse les convenga. Hayley quiere vivir la vida, ver mundo, y lo de emparejarse en ese momento no le viene bien y parece, sí, parece que hay un momento en que lo rechaza como si se avergonzara de él. Ha vivido toda la vida bajo el ojo público en un pueblo pequeño, como en una pecera –la comparación con un pececito la pone ella– y no quiere dar lugar a habladurías de que se está tirando a su jefe.
Esto confirma lo que Jonathan siempre pensó, que él no era digno de amor, que lo de Hayley es algo temporal y que, además, él es de esos que no cree en el amor, y tal, Pascual.
No sé cómo acabó esta novelita genérica en mi Kindle. Creo que debió estar gratis o rebajada, y como tuvo un premio, me dije, bueno, debe ser un harlequín con algo especial. Lo otro que había leído de Maisey Yates, Atraída por su enemigo, me había gustado.
Como es una novelita genérica de poco más de doscientas páginas, tampoco se dispersa en más argumentos. Para lo que es un tópico tan trilladísimo, de la virginal heroína redentora del hombre oscuro (aquí más bien broncíneo) plantea muy bien la historia, y la desarrolla de forma interesante durante la mayor parte del libro. Yates escribe muy bien y te tiene pegada a la página.
Los personajes suenan bastante reales, especialmente Hayley, que no ha conocido varón, ni tampoco ha tenido orgasmos consigo misma, pero no por ello es una tonta inocentona, sino que se lanza a descubrir las cosas que le apetecen, después de pensarlo un poco. Aunque comete errores, es consciente de ello y lo corrige si puede. Se obsesiona mucho por lo que la gente pensará de ella, pero luego sabe coger el toro por los cuernos y ser valiente y aceptar que su vida es suya, y que tiene que descubrir quién es ella misma.
Porque de la primera persona que nos tenemos que enamorar es de nosotras mismas. Si no te quieres a ti misma, eres carne de cañón para relaciones abusivas.
Las escenas sexis están bien contadas, como deben ser, con sentido dentro de la historia, excitantes, y aportando algo a cómo son los personajes.
Me gustó menos lo apresurado que era todo, y momentos un poco inquietantes cuando él, que es su jefe, la toca sin autorización,… vale que a ella le gusta, pero no deja de ser acoso. Están comiendo y él le quita una mancha de la cara, ¿de verdad? O sea, ¿dónde lo habéis visto? Incluso si fuera un colega que te cae bien o que encuentras atractivo, sería terriblemente incómodo que hiciera eso.
Creo que lo que menos me convenció es la parte final, cuando se revela públicamente que tienen una relación. Entonces sí que todo me pareció rápido y no muy coherente con quienes eran los personajes antes. Una persona que se ha pasado toda la vida traumatizado por una infancia difícil no lo supera todo en un momento, por una charla con la chica de la que se ha enamorado. Suena todo tan tontón y cursi…
En conjunto, un harlequín entretenido, tirando a bueno, pero al final sin nada en especial.
Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: las heroínas virginales de toda la vida.

Otras críticas de la novela:

Estas cositas tan breves es difícil que las reseñen en las páginas habituales, así que gracias a ellas, voy descubriendo blogs pequeñitos como el mío.
Reseña en RT Book Reviews, 4 ½ estrellas
A Miss Bates ya digo que le gustó y aquí está su crítica, muy aguda a la hora de analizar cómo funcionan ciertos temas, con el ejemplo de esta novela.
Becky on books… and quilts le da una nota de 4 estrellas / B+. 
4 estrellas merece también, para el blog Herding Cats & Burning Soup (de verdad, que no sé de dónde se saca esta gente los títulos de sus blogs, qué sosa fue yo con el mío).
3 estrellas obtiene en Harlequin Junkie
Fresh Fiction no suena muy convencida de esta historia.

sábado, 17 de noviembre de 2018

Crítica: “Bajo la piel”, de Pamela Clare


Un relato corto de héroe herido, redimido por una joven voluntariosa


DATOS GENERALES

Título original: Skin Deep
Subgénero: suspense

Fecha de publicación original en inglés: 2012

Parte de una serie: I-Team #5.5 (An I-Team After Hours Novella)


SINOPSIS (según El rincón de la novela romántica …con alguna ligera corrección)
Han transcurrido varios años desde que Megan Hunter y su hermano Marc se reencontraran. La pequeña Emily tiene cuatro años. En este tiempo Megan ha construido una vida más o menos segura, pero ante todo estable para ella y su hija. Tiene un trabajo, una casa y suele colaborar como voluntaria en un centro de acogida. Es allí donde se encuentra con Nathaniel West.
Nate es un ex-marine que regresó gravemente herido de Afganistán. Una explosión acabó con la vida de varios de los hombres de su escuadrón, así como hirió y mutiló a otros. Nate sufrió graves quemaduras que le dejaron marcado parte del rostro y del cuerpo, de cintura para arriba. A su regreso y durante su convalecencia fue abandonado por su prometida.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No estaría entre las mil mejores novelas románticas, pero sí entre las cinco mil, en el puesto cuatro mil y poco.

Bajo la piel, como todo el resto de la serie I-Team de Pamela Clare, estuvo incluida entre las cien mejores novelas románticas en la encuesta de la NPR (junio de 2015). Además, cuando se publicó en España en el año 2013, los lectores de El Rincón de la novela romántica la situaron entre lo mejor del año 2013

CRÍTICA

Una novela corta perteneciente a la estupenda serie I-Team de Pamela Clare. De las que te lees de un tirón.

El ranchero Nate (creo que en la traducción española le llaman Nat) West dona carne a una especie de «cocina económica». Aprovecha así a echarle una ojeada a una voluntaria que ya le ha llamado la atención hace tiempo, aunque no se atreve a hablarla.

Inmediatamente, dicha voluntaria se encuentra en situación de «damisela en apuros» y Nate acude al rescate. Porque claro, sabe de estas cosas, ¡sorpresa, sorpresa, es un ex marine! ¿Cómo no? Y, por supuesto de la rama MSOT, Marine Special Operations Team, el «equipo de operaciones especiales de los marines». Así descubren que se sienten atraídos el uno por el otro, pero ninguno hace nada… en un primer momento.

Los dos tienen su bagaje. Él resultó herido en combate y tiene cicatrices por toda la parte derecha de su cuerpo. Ahora vive con su padre en un rancho en las montañas de Colorado y hace años que no tiene más amante que su mano derecha. Ansía que una mujer sea capaz de ver más allá de su deformidad, que lo acepte, que lo ame a pesar de todo.

A Megan la conocimos en Espósame, y si lees esta antes que aquella, te destripa bastantes cosas. Así que es mejor leer por orden. No obstante, si no conoces nada de Pamela Clare, también está bien darle una oportunidad con una novela corta como esta.

Megan era la hermana del prota Marc, una yonqui, convicta, madre soltera, etc. Ahora está rehabilitada, tiene dinero por una compensación que tuvo que pagarla el Estado e intenta salir adelante como madre soltera, con un trabajo decente y colaborando como voluntaria en esta obra de caridad. Con todo eso, no está para aventuras románticas.

Cuando las cosas se complican y la amenaza sobre ella y su hija se hace aún más inmediata, y el agobio de ser protegida por la policía la supera, se monta en el coche con la niña y se va a visitar el rancho de Nate. Allí se desarrolla el centro de la historia en una de esas situaciones de «intimidad forzada», un tópico que nos gusta a tantos (a Sarah Wendell, sin ir más lejos). Es esas situaciones en la que dos desconocidos tienen que convivir por circunstancias externas (el tiempo, una catástrofe, la guerra, una apuesta, yo qué sé) y así se conocen y se despiertan ciertos deseos e instintos y sentimientos y, en fin, la materia de la que están hechas las novelas románticas. Hombre, también podría salirte la casa de Gran Hermano, pero eso es otro género.

El pasado de ambos les hace dudar, a ellos mismos, de su capacidad para ser una pareja funcional. Más insegura está Megan, quien ha tenido unas experiencias mucho más traumáticas. Al fin y al cabo, Nate quiere sobre todo alguien que supere sus cicatrices exteriores, psicológicamente es un hombre de una pieza, y eso Megan lo acepta sin pestañear porque, para ella, Nate es un héroe y las cicatrices no son más que prueba de su heroicidad.

Las desgracias de Megan, en cambio, tocan muchos palos: su psique, su sexualidad, la confianza en las personas, en el sistema, en las autoridades, en su propio yo para resistir los embates de la vida. Llega un momento en que Nate le dice una frase que me resultó bastante romántica, por lo realista:

-              No te pido un «para siempre» justo ahora, te estoy pidiendo un «mañana». Prométeme que al menos lo intentarás.

Porque en el fondo es como él le advierte: «No es que el mundo no te perdone, Megan, cariño. Me parece que eres tú que no te perdonas a ti misma».

Advierto que es «novela con niño», niña de cuatro años en este caso. Lo digo para aquellos a quienes les resulte muy tierno ver a hombretones a los que se les cae la baba por niñitas, pero sin el mal rollo pederasta, claro. Aquí la adorable criatura tiene todos los sacarinosos atributos propios del género: mona, cariñosa, buena, ama los animalitos (horsies) y encantada de ir en trineo y de llamar papá al novio de mamá, sin preguntarse quién es de verdad su Daddy.

Incluye epílogo cursi de todo muy rosita y feliz, con los diversos miembros del I-Team guapos, contentos y enamoraditos.

Vaya, que esto podría haber sido perfectamente una novelita tipo harlequin sin más, si no fuera por dos aspectos.

Primero: el suspense. Tenemos toda esa trama que amenaza a Megan y su hija y que acaba en una escena más bien dura, de violencia que irrumpe brutalmente en un mundo idílico. Pamela Clare sabe como nadie meter esas cositas.

Segundo: la parte sexy de la historia. También en esto la autora es maestra. Me encantó cómo mantuvo la tensión sexual no resuelta durante buena parte de la historia, de una forma creíble gracias a las historias anteriores de los personajes. Y luego, cuando se ponen a ello es una escena especial, de lo mejor que he leído últimamente porque es muy coherente con quienes son estos personajes y por lo que han pasado. Creo que la recordaré por mucho tiempo, por la naturalidad, la lógica de lo que hacen y la sensualidad extrañamente inocente con la que lo hacen. No digo más.

Añado que me encanta ese entorno de montañas y nieve, vida al aire libre, pero con casoplón de fantástico diseño incluido.

Al final de la novela incluye una historieta del mundo I-Team, titulada Marc and Julian Make a Beer Run. No es romántica sino una anécdota que parte de todos los miembros del I-Team con sus medias naranjas felizmente reunidos en una barbacoa o algo parecido. Los machotes quieren cerveza. No hay. Sus mujeres les ofrecen vino y ellos tuercen el gesto. Todo muy macho-macho-men. Así que se van a la licorería en busca de cerveza y se meten en mitad de un fregado. Para resumir: acaban volviendo con las cervezas unas cuantas horas más tarde.

Dentro del suspense actual, Pamela Clare es una de mis favoritas. Espero que la tengamos con nosotros muchos años más. Permítasenos un poquito de egoísmo: queremos seguir leyendo estas historias, que actualmente pocos saben hacer tan bien.

Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: los aficionados al suspense romántico.

Otras críticas de la novela:
  
Acá van las referencias a otras críticas.

Cuatro críticas entusiastas encontramos en El rincón de la novela romántica.

En Lectura directa le dieron un 9.


Para mí, da en el clavo El cofre de Nebe, donde leo:

Bajo la piel pese a su sencillez, encierra una historia llena de intensidad y un buen romance. Sin duda, Pamela Clare es una apuesta segura en este género.

Pasamos al inglés, con Swept away by romance le da 5 estrellas.

El audiolibro está reseñado en Audiogals y le dan una B+ en la narración y otro tanto al contenido. 

Dear Author, B-

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Crítica: “Rebel Hard”, de Nalini Singh


Contemporánea, sexy e intercultural

DATOS GENERALES

Título original: Rebel Hard
Subgénero: contemporánea

Fecha de publicación original en inglés: septiembre de 2018
Parte de una serie: Hard Play #2

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

SINOPSIS (según Amazon.es)
Nayna Sharma está de acuerdo con un matrimonio arreglado con la esperanza de que eso sane las heridas de su amada familia… solo para darse cuenta, demasiado tarde, de que un matrimonio tradicional es su pesadilla personal. Entra en pánico, manda a la porra sus cautelas, se pone el vestido más pequeñito que puede encontrar, y acaba en los brazos de un macizo, y brusco, con abdominales de acero, y que consigue insultarla mortalmente entre un beso y el siguiente.
Abandonado de niño, adoptado entonces en una amada familia, Raj Sen cree en la tradición, en la continuidad. Algunos podrían llamarlo estirado y pasado de moda, pero sabe lo que quiere, y es una vida guiada por normas,… pero no puede dejar de pensar en la exasperante y sexy mujer que lo besó a la luz de la luna para desaparecer después. Cuando sus padres le sugieren presentarle a una mujer que también busca casarse, la última persona a la que espera encontrarse es a ella. Hermosa. Enloquecedora. Una mujer a punto de romper todas las reglas.
Él es el hombre equivocado para ella. Ella es totalmente equivocada para él. Y el amor los va a convertir a los dos en rebeldes.


¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica?
Es pronto para decirlo, creo que no estará entre las mil mejores pero sí entre las diez mil, más o menos, gracias a una crítica de A en Smexy Books y otra de 5 stars en Dirty Girl.


CRÍTICA

Con lo mucho que me gustan las contemporáneas de Nalini Singh, en contraste sorprendente con las paranormales, que no me atraen nada, ¿cómo iba a no bajarme esta novela al Kindle nada más aparecer en septiembre de este año?

Ya dije al hablar de Cherish hard que quería leer la historia de la mejor amiga de Ísa, Nayna, una chica hindú a la que sus padres quieren concertar un matrimonio y anda tonteando por ahí con un tal Raj. Bueno, pues esta es su novela.

Nayna, a sus veintimuchos años, sigue soltera y sin compromiso. Trabaja de contable, creo entender, o asesora financiera, qué sé yo, una de esas cosas con dinero y números de por medio. Ha aceptado entrar en el circuito de matrimonios concertados. Por medio de sus padres, tías, y demás parentela, le van presentado solteros, a ver si hay feeling y se casa con alguno.

En realidad, ¿quiere casarse? Pues no. A Nayna esto del matrimonio le parece algo peligroso, asfixiante. Quiere un poco de aventura en su vida, algo de libertad, no un hombre tradicional que le corte las alas, que pretenda encerrarla en casa y a tener hijos.

Pero se siente responsable de la felicidad familiar, después de que su hermana saliera un poco casquivana, y para tener contentos a sus padres, pues se resigna, más o menos, a que ese es su destino.

Los solteros que le presentan no son particularmente agradables. ¿Os acordáis del señor Kohli de Bodas y prejuicios? Pues así de horrendos son los candidatos.

La cosa le estresa bastante y, en una noche que ya no puede más, se va de fiesta con su amiga Ísa, decidida a encontrar alguien con quien darse el lote, o perder la virginidad.

Lo encuentra claro, un maromo moreno, alto, guapísimo, y con abdominales que te mueres. El deseo estalla irresistible entre ellos y se besan a la luz de la Luna, como si no hubiera un mañana.

Nayna en su frenesí, acaba soltándole que no le interesa más que su cuerpo y entonces los ánimos del muchacho se enfrían bastante.

Y es que Raj, el prota, cuyo cuerpo ella ha abrazado como un panda a un bambú, no quiere rollos ni cosas intrascendentes, no.

Muy guapo, sí, sexy a más no poder, con sus manos callosas de trabajador, a pesar de que está forrado,… Mas, ¡ay! Lo que quiere es precisamente tradición, raíces, establecerse con una esposa y tener hijos. Todo muy convencional. Tiene sus razones personales para necesitar esa estabilidad.

Ha pedido a su familia que le busque novia. Así que él también ha entrado en el circuito de los matrimonios concertados. Le ha excitado esta chica tan atractiva que conoció en la fiesta. Pero si no hay plan de algo serio, nada, chica, no me interesas. «Papá, mamá, seguid buscándome novia».

Eso hacen.

Solo que cuando va a una entrevista con la siguiente candidata (y su familia) se da cuenta de que todavía piensa en aquella chica de la fiesta, que se ha colgado de ella; está dispuesto a parar este carrusel de presentaciones, buscarla y ver si puede,…

Entonces se da la vuelta y la ve a la potencial novia.

Aquellos dos que se abrazaron (y besaron y….) apasionadamente en una fiesta, se han encontrado, casualidades de la vida, en una entrevista de cara al matrimonio, algo que les hace sentirse sumamente incómodos. No dicen ni pío de que se conocieran antes.

Raj tarda muy poquito, pero vamos, nada, un suspiro, en darse cuenta de que Nayna es justo la mujer que quiere. Le propone matrimonio a las primeras de cambio. Solo que su propuesta es, ¿cómo decirlo? Exactamente tan ofensiva como la del señor Darcy en Orgullo y prejuicio.

El paralelismo no es casual. La novela de Austen aparece más de una vez en esta novela.

Raj quiere algo muy tradicional y Nayna, no.

Así que el libro, de lo que trata, es de cómo cada uno tiene que aprender a que no siempre se sale con lo suya, y que tiene que ceder, y adaptarse, y que lo importante es que se quieran, que estén convencidos de que el otro es su media naranja.

Todo ello, contado en un estilo muy ameno. Primero hay tensión sexual no resuelta muy bien mantenida, la parte sexy la sabe contar Nalini Singh muy pero que muy bien. Luego aliña la historia con cierto sentido del humor más de sonreír que de reír, porque la vida es así, a veces, un poquito culebrón, de Bollywood o no.

Especial riqueza proporciona a esta historia la ambientación en una comunidad diferente que –si he entendido bien– son hindúes de origen fiyiano. Me encanta el toque multicultural cuando realmente le añade algo al libro, no solo se menciona sin que lo sientas de verdad. Se nota que Nalini Singh está hablando de tipos, costumbres, formas de hablar, de vestir o de comer, que conoce íntimamente. Suena natural, es creíble.

También hay algunas escenas en la naturaleza de Nueva Zelanda que me enamoraron por completo. Una, en particular, me recordó a una experiencia personal, el negro profundo inmenso, absoluto, de una cueva bajo tierra. Yo eso lo he vivido en El Soplao, y lo recomiendo… salvo que seas algo claustrofóbico.

Leí Rebel hard en un par de días, prácticamente sin parar.

Lo que menos me convenció es el tufillo ese de que el matrimonio y los hijos son algo absolutamente necesario para la felicidad personal. Para ello hasta pondrá reconciliaciones nada creíbles que hasta me cabrearon un poco.

También resultaba raro e incómodo el tema del matrimonio concertado, elegido por los padres. Vale que te lo ponen solo como una oportunidad para que se conozca gente compatible, y que si no te gustas, pues dices que no y ya está,… Pero yo me ponía a pensar, ¿de verdad? O sea, imaginaos quiénes serían el yerno perfecto para vuestras madres y padres.

Brrrrr, yo en particular me estremezco solo de pensarlo.

Valoración personal: notable, 4.

Se la recomendaría a: los fans de dramedias familiares.

Otras críticas de la novela:

Sólo he visto críticas en inglés.

5 estrellas le da Geri en Dirty Girl.

También le dan lo máximo en Smexy Books, en un artículo que te da Siete razones para leer esta novela.



4 estrellas para Under the covers y lo mismo le da Corina en Book Twins Reviews.

3 estrellas para Happy Ever After Book Nerd.

lunes, 12 de noviembre de 2018

Crítica: “Tormenta de hielo”, de Anne Stuart



Segunda oportunidad para dos asesinos profesionales
(de los que te tienes que creer que son «los buenos»)


DATOS GENERALES

Título original: Ice storm
Subgénero: suspense

Fecha de publicación original en inglés: 2007

Parte de una serie: Ice (Hielo) #4

Edición en español: 02/2008
Traductor: Daniel García Rodríguez
Publicación: Harlequin Ibérica
Colección: Mira, 196

SINOPSIS (según la Casa del Libro)

La poderosa jefa de una organización de mercenarios, Isobel Lambert, era una profesional impecable y sofisticada que se relacionaba con las personas más peligrosas del mundo. Aunque, bajo su frío aspecto, escondía un fantasma que invadía sus recuerdos… los recuerdos de una vida que había dejado atrás hacía mucho tiempo. Pero el pasado y el presente de Isobel iban a encontrarse por culpa de Serafin, un peligroso asesino que estaba a punto de llegar a un acuerdo con la organización. Siete años atrás, Isobel lo había dado por muerto después de haberle disparado. Sin embargo, no solo estaba vivo, sino que había conseguido localizarla con la intención de vengarse.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?

No, sería como mucho de las diez mil mejores. Por un lado fue un Top Pick! para Romance Readers at Heart en 2007 y, por otro, fue finalista en el premio RITA. Fue derrotado por otro libro de la misma autora: Ice blue (Hielo azul), el anterior de la serie.


CRÍTICA

Este verano, en vacaciones, me leí toda esta serie, porque me apetecía ir desengrasando las lecturas más densas con cosas contemporáneas, de acción, su poco de sexo y nada de sentimentalismo. La serie Hielo es perfecta para eso.

A lo largo de las entregas anteriores has ido viendo una extraña organización llamada el Comité, que interviene en la política internacional con sus asesinatos, incluso de gente inocente, para llevar a la comunidad humana en el sentido que ellos creen que es el adecuado.

Al frente está Isobel Lambert, una mujer de edad indeterminada, rubia supuestamente fría y autocontrolada que se está desmoronando, a la que cada vez le cuesta más ser implacable y ordenar el asesinato de inocentes.

El Comité está empezando a tener problemas y andan escasos de agentes. Así que cuando un mercenario profesional, Josef Serafin, aparece con ganas de entregarse al Comité a cambio de información y una nueva vida, no le queda más remedio que ir ella misma a buscarlo.

Además hay otro motivo personal, y es que resulta que en los rasgos de ese terrorista distingue a Killian, un tipo con el que ella tuvo un intenso enamoramiento hace bastantes años. Lo que pasa es que se supone que aquel tipo está muerto… Ella tuvo que matarlo. Son cosas que pasan cuando te ligas al tipo inadecuado. No se sabe bien cómo, pero acabas pegándole un tiro.

Así es la vida.

Isobel cree que este Killian resucitado no la reconocerá. Después de «matarlo», sus compinches la torturaron, le partieron la cara de forma literal y un cirujano plástico se la reconstruyó de otra manera. Isobel se hizo a sí misma, como agente despiadada, trepando dentro de la propia organización.

Isobel y Killian se reencuentran y todo empieza a torcerse. El plan inicial de ella para llevarlo de Marruecos a Reino Unido no se puede llevar a cabo. Empieza una trama trepidante en que cada plan alternativo va frustrándose, se va cambiando de un momento al siguiente, porque hay traiciones inesperadas, explosiones, muertos, en fin una historia aliñada con mucho gore.

Me gustó la parte de que fuera una historia de reencuentros, que sabéis que es uno de esos tópicos que me gustan en romántica. El héroe, como todos los de Anne Stuart que llevo leídos hasta la fecha, es muy atractivo: un tipo frío, sin sentimentalismos ni cursilerías, competente a la hora de sobrevivir, inteligente y hábil.

Me convenció menos Isobel. Se supone que tendría que ser como un tiburón, despiadada e inexorable, muy hábil y letal en eso de ser agente de campo. Pero en ella vi un poco de blandura, no me la creí, la verdad, ni la vi hacer nada que me llamara la atención. Además de que parece de lo más tontona, al menos en lo que a Killian/Serafin se refiere, porque tendría que haber sabido más, o haberse preguntado cosas.

En suma, no parece tan competente como los otros protagonistas pertenecientes al Comité.

La ambientación es variada: pasan por Marruecos, España (¡hasta se acercan a Santander!) y el Reino Unido. Así que no te aburres, no, para nada.

En esta novela aparecen los protagonistas de las anteriores, pues hay una amenaza contra el Comité o, al menos, contra quienes son o han sido sus agentes bajo el mando de Isobel. Y te pica el interés por Reno, el primo de Taka, a quien se dedicará la siguiente.

De nuevo, una de suspense competente, sin nada especial pero justo lo que buscaba. Te cuentan su relación hace años, y luego cómo intiman en el «ahora». Son de los que no se fían el uno del otro, y se están engañando (más él que ella). La parte retorcida no tiene mucho misterio porque te dicen quién es el malo y por qué prácticamente desde el principio. Hay un giro al final un poquito sorprendente, pero yo más o menos me lo esperaba.

El sexo que aparece en la historia es explícito, y del tipo apasionado que echa chispas, no sabes si van a follar o se van a cortar el cuello. Piensas que igual hasta las dos cosas. Claro que con gente tan brutal hasta esperas algo un poco más violento.

Aunque no acabas de creértelo del todo, es como si estuvieras viendo una película de serie B, suspense más bien del malo.

Admito sin embargo, que prefiero este tipo de novela, helado y violento en la superficie y con momentos apasionados, y con mucha intriga, si tengo que comparar con esos otros novelones sensibleros de ahora que solo giran en torno a lo que sienten y piensan los protagonistas.


Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: aficionados al noir frío.

Otras críticas de la novela:

En español, crítica en El rincón de la novela romántica.

Un 7 le dan en Honshu-manga.

En el blog La comunidad del libro hablan de toda la serie Hielo

En inglés, tenemos la crítica de Bookaholic’s Review, que considera que este libro era el mejor de la serie hasta la fecha.

Por su parte, en All About Romance la califican con una B+.

Finalmente, para Dear author, es un libro de B-.