viernes, 6 de mayo de 2016

Crítica: “El coleccionista”, de Nora Roberts


Un reencuentro bastante frío con una autora a la que he dejado de leer hace años.
Diseño de la cubierta: Penguin Random House Grupo Editorial/
Gemma Martínez
Fotografía de la cubierta: © Violet Kashi


DATOS GENERALES

Título original: The Collector
Subgénero: suspense

Fecha de publicación original en inglés: 2014

Plaza & Janés, febrero 2015
Traducción: Nieves Calvino Gutiérrez

SINOPSIS

Lila Emerson tiene dos profesiones que se complementan perfectamente: cuidadora profesional de casas y escritora freelance. Sus clientes le encargan el cuidado de sus viviendas, plantas e incluso mascotas cuando se ausentan y mientras vive en el hogar prestado, ella aprovecha para soñar con la vida de otros y escribir novelas.
Pero todo cambia cuando una noche es testigo de lo que parece ser el asesinato de una chica y un suicidio. De repente, se ve implicada en una investigación junto con el famoso y atractivo hermano del suicida.
Decididos a averiguar la verdad, emprenderán una arriesgada búsqueda que les conducirá al peligroso mundo del tráfico de antigüedades, donde algunas personas estarán dispuestas a matar a sangre fría solo con tal de completar su colección.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Nope, la he leído porque me la regalaron por mi cumple. Gracias por saber qué tipo de libro me gusta, aunque en este caso prometía más de lo que dio.

CRÍTICA

Lila se gana la vida guardando casas ajenas cuando los propietarios se van de viaje. Es una cotilla que, aparte de hacerle el tercer grado a todo el que se cruza en su vida, se dedica a mirar por la ventana a los vecinos, con prismáticos incluidos.

Todos los que hayáis visto La ventana indiscreta ya sabéis lo que pasa en estos casos: no ves a gente estudiando, planchando o viendo la tele, no. Ves bailarines, sexo y asesinatos.

Presencia un aparente homicidio-suicidio. Ash, medio hermano del muerto, no cree la versión de la policía. Añado que Ash es pintor de fama mundial, está como un pan y tiene casoplón en mitad de Manhattan. ¿Qué queréis? Esta es una de amor y lujo, no va a vivir en un cuchitril pensando en cómo llegar a fin de mes.

Ash conoce a Lila, quien, como es muy amiga de ayudar a todo el mundo, lo acoge en sus amorosos brazos, le explica lo que vio y hasta se ofrece a hacer una reconstrucción de los hechos.

Estos dos sabuesos aficionados pasan de la policía y se dedican a la investigación criminal porque, si he entendido bien, librarse de asesinos profesionales es algo que todos podemos hacer con un poco de ingenio.

Durante gran parte del libro, se mantiene la tensión sobre quién será el malo, el coleccionista misterioso en busca de antigüedades aunque tenga que matar a alguno de paso. Pero una vez que aparece un sospechoso, no esperes ningún sorprendente giro final. ¡Ay, Sandra Brown, qué mal acostumbrada me tienes!

El planteamiento me intrigó. Me pareció tremendamente interesante una chica que se gana la vida cuidando casas ajenas, y que además escribe novelas paranormales juveniles.

Sin embargo, la historia se fue desinflando. Al rutinario desarrollo de la intriga detectivesca se le añadió la nula tensión en la parte romántico-erótica.

No había leído nada de Nora Roberts en años. Ya no me decía nada y, además, tuvo unas desafortunadas manifestaciones en relación con la deslocalización que venía a decir: a) que se lleven los trabajos de los obreros y tal, pero no lo mío que soy especial; y b) que en el extranjero no se produce literatura tan buena como la suya. ¿Comorrrrr? Me pareció tan snob, etnocéntrica y desconsiderada, tan todo, que no me quedaron muchas ganas de volver a leerla.

Esta ha sido mi oportunidad de reencontrarla. Me ha dejado fría. Reconozco que está escrito de manera muy competente, con su ritmo ajustado, y personajes interesantes. Sin embargo, no se estrujó nada (pero nada de nada) las meninges. Está como escrito con desgana.

Ejemplos.

Primero, lo dicho: para ser de suspense, una vez descubierto el malo maloso, hay muy poca tensión al respecto. Ni red herrings, ni cliffhangers ni leches en vinagre.

Segundo, el mcGuffin de la historia es algo tan manido como son los huevos de Fabergé. Hay mucho patrimonio mundial en peligro y podría encontrar algo más actual, no sé, por ejemplo ¿las antigüedades del museo de Bagdad que desaparecieron con la invasión y derrocamiento de Saddam Hussein?

Además, aprovecha para meter de vez en cuando info-dump inane sobre la Revolución Rusa y la URSS que viene en cualquier libro de la ESO.

Tercero, como todos sabemos, las gitanas son mujeres muy liberadas sexualmente, tremendamente sensuales, que van en carromatos y bailan seductoramente a la luz de las hogueras. Nora Roberts (o los ayudantes que le hagan las investigaciones) no han visto a un romaní de verdad ni en pintura.

Lo que nos lleva precisamente al punto cuarto: la pintura. Ash es pintor. En una escena Julie, que trabaja para una galería y es amiga de Lila, consigue fichar a un pintor callejero. Bien, los dos pintan en un realismo trilladito totalmente anodino. Ni siquiera es hiperrealismo o postmodernismo irónico. No, los cuadros que describían me sonaban como los que puede hacer un dibujante de cómics armado de aerógrafo, buenos dibujos (ya me gustaría a mí tener un Hugo Pratt auténtico) pero no para que te consideren un pintor de fama mundial. Del país del expresionismo abstracto hay que esperar mucho más. Me sonó más a niño rico jugando a ser artista que a un Damien Hirst made in USA.

Quinto, Italia. Los personajes van a Italia en avión privado. Because – reasons. OK, es una de amor y lujo, lo entiendo. No te interesa una familia obrera que viva en un pisito en Parma. Pero, ¿de verdad? ¿No se te ocurre nada más original que una villa en la Toscana rodeada de cipreses, olivares y viñedos? No sé, alguna vez podrían poner un “chaletito” alpino en Trentino-Alto Adigio, un decadente palazzo barroco en Sicilia, una casa turinesa diseñada por Renzo Piano o una impresionante mansión frente al mar turquesa de Cerdeña.

Hay tanta hiperinflación de villas toscanas en la romántica como de duques de la Regencia.

¡Ay, qué ganas de mandarle el “Hola”!

Y, por favor, no escribas más cosas como esta: “Una mujer que no compra zapatos en un viaje a Florencia no es una mujer de verdad”. Porque:

a)    Suena a la típica chorrada que escribiría un tío creyéndose guionista de Sexo en Nueva York.
b)    Todas las mujeres somos mujeres de verdad, aunque no tengamos particular gusto por los zapatos.
c)    Cuando estuve en Florencia no me compré zapatos, y me considero una mujer de verdad.

La traducción está bien, planita pero competente, con algún error que es más bien errata: un echo que no es del verbo echar sino hecho o un con que en realidad quería ser como. Eso sí, moonstone no se traduce como “piedra de luna” sino piedra lunar. Es obvio que la traductora ni ha leído a Wilkie Collins ni tampoco es seguidora de los pokémon.

En resumen: una historia que tenía potencial para ser buena o muy buena se me quedo escasa. Posiblemente no sea la mejor Nora Roberts de los últimos años. Agradezco la oportunidad que he tenido de comprobar que no me estoy perdiendo gran cosa.

Valoración personal: psé, 2

Se la recomendaría a: fans de Nora Roberts.

Otras críticas de la novela:

En español:

Crítica en El rincón de la novela romántica: les gustó aunque no les pareció de lo mejor de la autora.

En El placer de la lectura les parece que está “plagada de giros” (¿de verdad, cuáles?).

Para Telaraña de libros fue una gran decepción.

Y ahora, en inglés:


miércoles, 4 de mayo de 2016

OTW Challenge: GAMES OF COMMAND, by Linnea Sinclair



Read in Kindle
A very entertaining space opera

Published: 2007
Genre: Space opera
My Rating: 4 stars


This is one of those books that you see mentioned once and again and I’ve been wanting to read it for a long time. It was chosen by the All About Romance readers as the Best SF/F & Futuristic romance of 2007. And it was finalist in the Rita Awards, in the Futuristic/Fantasy/Paranormal.

At the beginning I was a little bit lost with the background story. It looks like there had been two enemy forces in the past, the Triad and the United Coalition. And now they form an Alliance. The hero, Branden Kel-Paten, is a Triad officer and the heroine, Tasha Sebastian, a United Coalition one. Perhaps there was a former book in the same universe and all those things made more sense if you had read the previous one.

Anyway, this is a kind of enemies-to-lovers story, as the former enemies have to work together now. He is the admiral and has requested her to serve under his orders in the Vaxxar, the greatest huntership of the fleet.

Kel-Paten is a biocybe, this is a kind of cyborg, half human and half machine who should not have feelings, but he’s got them, and very deep, towards Tasha. He’s been in love with her for years, but of course she knows nothing about it, as he gives her only a cold image.

So she distrusts him and suspects of his reasons to have her there. It’s a great opportunity but at the same time, a risk, as she’s got a past to hide. She had been -.years ago- not only an enemy officer but also the notorious mercenary Lady Sass, something that Kel-Paten could never accept and forgive.

She’s very competent, a terrific warrior and very tongue-in-cheek character, so she clashes with the so serious and quiet Kel-Paten, who doesn’t know how to reach to her, how to make her see him in a different light. And he’s afraid that his mechanical body could repel her. He’s got no experience and is half machine so it’s quite difficult to him to try to develop a normal relationship.

Their current mission is looking for a mercenary that was supposedly spying for this new alliance, but when he comes up on board, Tasha is at risk, because he knows her former persona. There are more dangers lurking in the background, this spy says, and they all should work together to put an end to that, but of course, Kel-Paten would not believe anything of it. It doesn’t help that Kel-Paten and Jace Serafino, this mercenary, hate each other. Serafino is not in good shape and he needs the help of Dr. Eden Flynn, the doctor of the ship, and Tasha’s best friend.

There are so many things happening here that I cannot go into more details. And the book is faster as you progress in the reading like a roller coaster so in the end I just couldn’t stop reading to know what happened next. The dynamics of these four characters is quite interesting, for instance, Eden is Tasha’s best friend, but also respected by Kel-Paten and desired by Jace Serafino. Tasha is the secret love of Kel-Paten, the best friend of Eden and her relationship with Jace is complex, they both have been mercenaries, and are in friendly terms but at the same time he represents a threat.

The love stories are well developed. You see a lot of sexual tension between Kel-Paten and Tasha who is completely unaware, at the beginning, of Kel-Paten feelings. When she realises what’s going on, she has to change the way she sees the biocybe, and tries to understand him better. Falling in love is not an easy experience for any of them, but it’s really sweet.

Did I say I enjoyed this book? O yes I did. But I guess it’s also because of the different space adventures these four people ‘enjoy’, and not only the love stories. There’s intrigue, there are moments when you don’t know what’s happening, what part is real and what part is a trap for their minds. Have I told you there are empaths and telepaths, and monsters that make you want to die? And alien animals that remind you of cats and look just like pets at the beginning but they have an important part afterwards?
Mar-2007
Bantam

So if you like science fiction and romance, I think this is a book you should give a try. My minor concerns are about Kel-Paten’s falling in love. I just didn’t know how it happened or why as it was supposed not to happen because of his programming, or why anyone had to create biocybes in the first place and try them not to be human. You know he loves her just from the beginning so there’s not a lot of evolution in his feelings, only if he is going to overcome his shyness and connect with her and also, if he’s going to feel the same once Tasha’s past is revealed.

I’ve seen two wonderful reviews of this books that certainly are better than mine and can explain how good it is: a DIK A- review in All About Romance and another A- in Rosario’s Reading Journal