sábado, 22 de febrero de 2014

Crítica: "Tú eres mi amor", de Judith McNaught


Portada de la edición Cisne.
Primera edición con formato bolsillo: marzo, 2012.
(c) 2005, Random House Mondadori, S.A.
Empiezo con "Tú eres mi amor", de Judith McNaught. Y ya lo siento. Porque, a pesar de que estamos ante un clásico, la verdad es que a mi no me gusta demasiado. Pero admito que estoy en minoría.

DATOS GENERALES

Título original: Whitney My Love
Fecha de publicación original en inglés: 1985
Subgénero: histórica – Regencia
Puesto en la lista AAR 2013: 99
Traductora del inglés en la edición en castellano de Pocket Books (Random House Mondadori, S.A.), 2005: Margarita Cavándoli.


SINOPSIS

La mirada oscura de Clayton Westmoreland, duque de Claymore, acaba de descubrir el cambio que el viaje por Europa ha producido en Whitney Stone, ahora convertida en una mujer espectacularmente sensual.

Whitney ha vuelto a Inglaterra para conquistar el corazón de Paul, su amor de la infancia, pero su padre, arruinado, la ha comprometido con el atractivo y arrogante duque.

Negándose a renunciar a su sueño de un amor perfecto, Whitney desafía a su prometido. Sin embargo, no contaba con lo fácil que sería dejarse seducir por su fogosa pasión ni con la tormenta de deseo que, muy a su pesar, despierta en ella.

CRÍTICA

Leí Whitney, My Love cuando tenía 14 años, me pareció lo máximo, y ahora me horrorizo pensando en lo mucho que me gustaba.


“Tú eres mi amor” (título original en inglés, “Whitney, My Love”) se publicó en 1985. Es una novela romántica histórica ambientada en la Regencia.

Whitney Stone es una chica joven y un poco inmadura enamorada de Paul, un joven elegante y caballeroso. Pero Paul, ¡ay! no le hace mucho caso. Whitney acepta ir a París, para sofisticarse un poco y volver a casa hecha una señorita que pueda tentar a Paul.

Pero en el camino de Whitney se cruza Clayton Westmoreland, duque de Claymore, que sabe apreciar la energía y la pasión de la muchacha. Le da dinero a su padre a cambio de la mano de Whitney. A pesar de que está enamorada de otro, Clayton pretende conquistarla. Se suceden los malos entendidos antes de conseguir su final feliz.

El esquema de la historia, como se puede ver, recuerda a "Lo que el viento se llevó", pero quitando la Guerra de Secesión y los varios matrimonios de Escarlata antes de caer en los brazos de Rhett. Chica muy vital enamorada de un lánguido petimetre que no la hace mucho caso. Caballero bastante varonil y algo calavera que se siente atraído por la fogosidad de la muchacha. Romántico, ¿verdad? Eso es lo que piensan la mayoría de los lectores de este libro, durante décadas. Los personajes son tan intensos que provocan en el lector un carrusel de emociones.

Judith McNaught es una de las autoras clásicas del género. “Tú eres mi amor”, en concreto, se sigue publicando porque millones de lectoras la adoran. Cuando la página web The Romance Reader hizo una encuesta para escoger las mejores 100 románticas del siglo XX, “Whitney My Love” (esta “Tú eres mi amor”) consiguió estar en el puesto 11. En el Rincón de la Novela Romántica, suele incluirse en la selección de las mejores, y forma parte de El ajuar de la lectora romántica. RT Books la considera una de sus Favoritas de todos los tiempos. No ha faltado en ninguna de las encuestas de All About Romance. Se observa, sin embargo, cómo va descendiendo. Si en 1998 era la 5.ª, en 2000 bajó al puesto 35, en el que se mantuvo en 2004. En 2007, al 71, en 2010 repuntó al 38 y en 2013 se ha hundido al borde del precipicio, 99. Será curioso saber si, dentro de tres años, desaparecerá o no del Top 100.

Por internet se pueden encontrar muchas reseñas apabullantes: “espectacular”, “cautivadora”, “maravillosa”, “una de mis favoritas”, “la releo todos los años”, etc. Esa es la opinión mayoritaria. Ahora bien, con el paso de los años, la postura del público lector se ha ido dividiendo. Frente a esa mayoría entusiasta, hay una minoría, entre los que me encuentro que, sin quitarle mérito a la obra, simplemente, no es de su gusto. Incluso hay quien, habiendo adorado este libro en su juventud, posteriormente lo relee y se queda horrorizada.

Mi interés personal en un machista avasallador y una niña mimada es bastante limitado. Clayton me parece uno de los personajes más detestables de la romántica de toda la vida. Se obsesiona con la chica, y no ceja hasta conseguirla, por las buenas o por las malas, recurriendo a la violencia, si es preciso, y todo para “domar” a esta “fierecilla”. El tópico literario de “La fierecilla domada” por muy bien que lo escribiera Shakespeare y lo estupendamente actualizada que esté en "10 razones para odiarte" es uno de más difícil aceptación desde una perspectiva feminista. Clayton es el prototípico héroe de los ochenta: prepotente y violento. No respeta el espacio individual de la muchacha: la toca y la besa sin pedir permiso. La compra a su padre como si fuera un caballo. No es de extrañar que, en la versión original de la novela, Clayton llegue, en un momento, a pegarla con la fusta para castigarla por algo estúpido que ha hecho. Si la compra como una yegua, es lógico (dentro de la coherencia de la novela) que la tome y castigue físicamente como a un animal. Vomitivo.

A esto hay que añadir que la trama se mueve por “malentendidos tontos”. Pero más que los big misunderstandings que debieron aclararse con una sencilla conversación, lo que ocurre en esta pareja es que Clayton siempre se empeña en pensar lo peor de ella. Siempre la juzga precipitadamente y sin oírla antes.

***Spoiler*** Que si ya no es virgen, que si el hijo que espera es de otro...

La agresividad de Clayton, tan políticamente incorrecta, hizo que Judith McNaught suavizara algunos aspectos para la edición del año 2000. Y aunque se intenta añadir o justificar la violación de Clayton, sigue siendo una agresión en toda regla. Reconozco que esa es mi principal kriptonita romántica: no soporto el abuso sexual por parte del protagonista al que convencionalmente llamamos “héroe”. ***Final del spoiler***

Whitney empieza como una cría caprichosa. Se pasa el libro haciendo tonterías, irreflexivamente. Lo bueno es que aprende de sus errores y acaba madurando. No hay una evolución semejante en Clayton. No llega a disculparse nunca por haberse portado como un perfecto gilipollas. Acaban juntos, pero tengo la impresión de que el suyo no será un matrimonio apacible. Whitney tendrá que perdonarle, una y otra vez, todos los juicios precipitados que “el héroe” seguirá haciendo sobre ella en el futuro.

Añado otra nota irritante. Aunque nadie espera que una novela romántica histórica sea realmente histórica, es decir, que describa con fidelidad cómo se vivía o se pensaba en otra época, la actitud de los personajes de esta novela roza lo ridículo. Tienen tendencia a “desternillarse” o “estallar en carcajadas”. Vamos a ver, estamos en Inglaterra. ¿De acuerdo? Los ingleses –hablando en términos muy generales- no se desternillan. Ni ahora ni a principios del XIX. Y menos en los ambientes de la alta burguesía o la nobleza. Sería considerado de mal gusto. Pensad un poco en los personajes tan educados y corteses como los de Jane Austen, Elizabeth Gaskell o Georgette Heyer. O en el príncipe Carlos, sin ir más lejos. Si una fantasía pseudohistórica está bien contada, los anacronismos se perdonan. Pero cuando, como me ha ocurrido a mí con esta novela, te aburres o hasta te cabreas, esos pequeños detalles intensifican lo negativo de la experiencia lectora.

Ahora bien, no hay que confundir el gusto particular con la importancia de una obra dentro del género. Indudablemente, “Tú eres mi amor” forma parte del canon de la novela romántica. Es un libro en el que confluyen todo tipo de lectores del género. Marcó una época, sus personajes son arquetípicos y propios de aquel entonces. Y su esquema argumental se repite posteriormente hasta la saciedad. Todos estos elementos hacen de "Tú eres mi amor" uno de los hitos del género. Uno de los que hay que leer, forzosamente, para ver de dónde viene, y cómo era en cierta época.

Valoración personal: 2

Se la recomendaría a: fans de la novela romántica años 70-80, a las que no les importe un poco de lo que Jayne Ann Krentz llamaba “seducción forzada”; de Rosemary Rogers a Johanna Lindsey pasando por Kathleen Woodiwiss y Jude Deveraux.
Otras críticas: Para contrastar con otras opiniones, dejo referencia aquí a las críticas que podemos encontrar sobre esta misma novela en El Rincón de la Novela Romántica, en Reseñas Nueva Era Luna, en Colas de Sirena y en Cazadoras del Romance (bueno en esta última tampoco gustó).

Para quienes hablen inglés, tenemos crítica de la versión retocada del año 2000 en All About Romance y RT Book Reviews.

Para datos técnicos, la ficha en fiction db

Otras novelas de la autora en el Desafío AAR:

AAR 43. Judith McNaught – A Kingdom of Dreams / Un Reino de ensueño (1989)
AAR 71. Judith McNaught – Perfect / Perfecta (1993)
AAR 81. Judith McNaught – Something Wonderful / Un amor maravilloso (1988)
AAR 94. Judith McNaught – Almost Heaven / Danza de pasión (1990)

Ediciones en España:

-       Tú eres mi amor (2006) Debolsillo

Nota: Una versión más corta de esta crítica apareció en Amazon.

6 comentarios:

  1. Al fin encuentro alguien que piensa como yo!!!!
    Tal vez porque la leí ya siendo madre y esposa me pareció HORROROSA. Whitney una idiota, cabeza hueca, Clayton también me pareció un estúpido que anda babeándose por una mujer que lo ignora, además de ser violento.
    Pero es verdad que me llamó siempre mucho la atención, lo bien que hablan muchas lectoras de esta novela.
    En fin. Me alegra descubrir que no soy la única.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mi me gusta que haya alguien más a quien le desagrade la historia. No creo que seamos las únicas. No lo había pensado, pero igual lo de leer esto siendo ya adulta influye en que desagrade tanto, por eso Jane Litte dijo que de joven la encantó y ahora le horrorizaba.

      Eliminar
  2. Me suelen gustar las novelas de Judith McNaught. En mi fichero personal suelo reputarlas con coletillas que dicen: buena, muy buena, me gustó. A ésta le agregué el siguiente comentario: Cansona, enfrentamiento reiterados, ¿por qué está empeñado en casarse con una mujer de la que piensa siempre lo peor? ¿cómo ella pudo enamorarse de una hombre que la trata tan mal?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y pasado el tiempo, te has respondido a alguna de esas preguntas? Me temo que no. Judith McNaught escribía muy bien (digo escribía porque no ha publicado nada desde 2005, creo) pero por desgracia tiene esos toques machistas que no aguantan bien el paso de los años.

      Eliminar
  3. 100% de acuerdo con todos los comentarios. A mi me pareció atroz, me choqueó la escena de la violación y cómo el después la despacha "por su bien" y que ella al final poco menos tenga que perseguirlo me dio de todo. No hay que ser feminista, sólo hay que ser mujer y saber lo que es el amor de verdad para que esta novela repugne. Yo le cambiaría el final. Aunque la protagonista sea boba, tiene derecho a que la quieran y no la maltraten. Opino igual que Luz, el protagonista no tenía NADA que justificara que ella lo quisiera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que no? Pero a la gente le gusta. Misterios misteriosos. Es que es inexplicable por qué ella, que está enamorada de un tipo decente, acaba resignándose a un matrimonio con un maltratador que va a estar malentendiéndola y reaccionando violentamente toda la vida. Un ejemplo de relación abusiva.
      Igual no hace falta ser feminista para ver detestar esta novela, pero las gafas violetas a mí al menos me ayudan a entender por qué unas novelas me gustan más y otras no las soporto porque defienden la violencia machista o dan una visión patriarcal de la sociedad. Y ojo, es una análisis del que en general la romántica sale mejor parada que mucha ficción comercial de otro tipo, tan llena de estereotipos sobre la mujer.

      Eliminar