lunes, 2 de mayo de 2016

Crítica: “A Fashionable Indulgence”, de KJ Charles


Novela romántica sobre dos dandis de la Regencia que se enamoran en mitad de unos tiempos turbulentos.
Leída en Kindle


DATOS GENERALES

Título original: A Fashionable Indulgence
Subgénero: histórica / 1819

Fecha de publicación original en inglés: agosto 2015

Parte de una serie: A Society of Gentlemen  #1

SINOPSIS (tomada de la página web de la autora)

Cuando descubre que puede heredar una fortuna inesperada, Harry Vane rechaza su pasado como un radical que luchaba por la reforma del gobierno y se prepara para cortejar a su encantador primo. Pero en lugar de ello, su corazón se inclina hacia el hombre más bello y chic que nunca conoció: el dandi al que han encargado instruirlo en las maneras y el estilo de la alta sociedad. La nueva posición de Harry exige conformidad—justo cuando lo que él desea es saborear los labios equivocados.

Después de ser testigo de primera mano los horrores de Waterloo, Julius Norreys buscó refugio detrás de la lujosa fachada de la flor y nata de la sociedad. Ahora, sólo le preocupan el corte de su abrigo o la calidad de sus botas. Aún así, su protegido es tan ajeno al cinismo, que le inspira el primer ramalazo de auténtico deseo que Julius ha sentido en años. No puede proteger a Harry de los peores excesos de la sociedad. Pero juntos pueden pagar el alto precio de la pasión.

2.º Clasificado en los Rainbow Awards 2015, categoría Gay Historical Romance.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica?
Sí, aunque es un libro reciente, ya ha llamado la atención. Estaría en torno al puesto 500. En All About Romance consiguió una puntuación de DIK (“libro que te llevarías a una isla desierta”) A. Alexis Hall la incluyó en su lista de ‘Queer romances’ que él ama y lo describe así: “Mariconadas*, política y fabulosos chalecos: el romance m/m de la Regencia que siempre quisiste”. Luego dos reseñadores, BJ Jansen y Melanie lo escogieron entre lo mejor del año 2015.
(*) Traduzco “Queerness” (lit., rareza, extrañeza) como “mariconada” porque más bien Alexis Hall estaba pensando en el mundo queer, y no en algo extraño.


CRÍTICA

Esta es la primera novela larga de la serie “Sociedad de caballeros”, una trilogía que se desarrolla entre otoño de 1819 y primavera de 1820. La lei hace meses y fue mi elección para el TBR Challenge del mes de noviembre, y esta crítica mía será básicamente la traducción de aquella review.

Se suponía que el tema de ese mes era algo así como “el libro o autor del que todo el mundo habla”. Estaba en mi montón de libros pendientes para leer, puesto que desde que descubrí a KJ Charles con Think of England, estoy intentando leer todo lo que ha escrito. Después de terminar su serie “A Charm of Magpies”, seguí con esta historia ambientada en la Regencia.

Esta es la primera novela de una nueva serie puramente histórica, aquí no hay nada paranormal. Así que hay muchos personajes secundarios que sabes que son sólo un anticipo de las secuelas. Pero no hay que preocuparse, aquí no hay ningún cliff-hanger que te haga pensar que tienes que comprar el libro siguiente.

Estos caballeros pertenecen a un grupo, los Ricardianos, jóvenes privilegiados protegidos por Richard, quien ha descubierto recientemente que tiene un primo, Harry Vane. Harry es el producto de un casamiento inconveniente entre un hombre de buena familia y una mujer políticamente radical. Tuvieron que huir de Inglaterra cuando Harry tenía doce años de edad, y luego él volvió solo, para vivir con Silas, un amigo de sus padres, otro radical que escribe e imprime panfletos subversivos.

Harry puede ser el heredero de una fortuna. Abandona aquel medio radical en el que se ha educado. Para ser aceptado, tiene que aprender a comportarse, a vestirse, y no sólo eso, sino que también tiene que casarse con una chica adecuada.

Julius Norreys, un veterano de Waterloo que es un auténtico dandi, el perfecto caballero maravillosamente vestido con chalecos alucinantes, toma a Harry bajo su protección e intenta enseñarle todo lo que necesita saber.

Harry se siente atraído por Julius tan pronto como lo ve. Ha tenido experiencias con hombres antes, así que este es un tema en el que Harry puede enseñar a Julius. Julius sufrió una pérdida terrible hace cuatro años y su corazón está como congelado. Rechaza la auténtica intimidad y está acostumbrado a tener sólo relaciones casuales. Su única aspiración en este mundo parece ser cómo encontrar los chalecos más extravagantes en la Inglaterra de la Regencia.

Descubren su atracción mutual, y pronto se convierten en amantes. Se sobreentiende que, tan pronto como Harry se comprometa con una mujer, su lío terminará.

A Harry no le gusto la pobreza, así que parece que no le importa si tiene que convertirse en un dandi de sociedad y casarse y cerrar el pico sobre su pasado radical para convertirse en un hombre rico.

Julius, por otro lado, se enamora de Harry y se permite sentirse vivo de nuevo. Harry le enseña cómo ser feliz. Sabe lo que es mejor para Harry, pero, ¿tundra la fortaleza de ignorar sus propios sentimientos?

Todo esto sucede en medio de uno de los más oscuros episodios de la historia social de Inglaterra: la masacre de Peterloo, en la que la caballería cargó contra una multitud de pacíficos manifestantes que se reunían para exigir la reforma de la representación parlamentaria, de manera que la ciudad de Manchester pudiera tener un diputado en el Parlamento. Y ahí es cuando Harry se da cuenta de que tiene una conciencia política, después de todo.


No puedo sentarme en salones escuchando a hombres ricos hablar sobre lo valiente que fue la caballería pisoteando a mujeres desarmadas para evitar que Manchester tenga un miembro en el Parlamento.


Un poco más sobre estos problemas del sufragio en tiempos de la Regencia se puede leer en Sweet Disorder, de Rose Lerner.

Esto es, precisamente, lo que más me gusto del libro: la ambientación histórica. Te da una idea más realista de la lo que fue la época de la Regencia que tu típica novela romántica.


La gente muriendo de hambre por las calles. Sin trabajo, sin pan, sin una voz. Y nos dicen que así son las cosas, que no hay necesidad de reforma porque el país funciona mejor con el viejo orden.


Como KJ Charles dice en su página web: ‘Sociedad de caballeros se ambienta en una época de increíble privilegio para unos pocos y agitación social para la mayoría. La Inglaterra de la Regencia se ve dividida por la guerra, la pobreza y la inquietud social, gobernada por un gobierno draconiano. La gente se moría de hambre, había disturbios y rebeliones. Pero los aristócratas siguen danzando, en una brillante existencia de bailes, juego, seda y escándalo…’ Justo el tipo de novela histórica que amo, una en la que el romance no le impide al autor describir aquella ápoca en términos realistas.

Aparte de esa ambientación tan interesante, tiene ese estilo tan maravilloso de KJ Charles que mantiene mis ojos pegados a la página. No podía dejar de leer hasta que lo terminé. Las escenas de sexo eran explícitas, lo que hace de este libro uno sólo apto para adultos. Y hacen avanzar la historia, principalmente en lo que se refiere al desarrollo del personaje de Julius.

¿Por qué no merece la máxima puntuación? No estoy segura. Creo que se debe a los personajes protagonistas. No los amé, no me sentí emocionalmente implicada en sus idas y venidas, no creo que me interesara conocerlos en absoluto. Quizá... ¿demasiadas menciones a chalecos y bordados?

De todas formas, muchas gracias, Sra. Charles, por escribir estos libros. Todavía no he encontrado un solo libro suyo que no me haya gustado.

Valoración personal: notable, 4

Se la recomendaría a: aficionados a la novela romántica histórica con toques de realismo social y político.

Otras críticas de la novela:

Para All About Romance, ya lo he dicho, es libro merecedor de DIK A. Just Love: Romance Novels Reviews la puntuó con 5/5 estrellas y Joyfully Jay, con 4.75 estrellas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada