viernes, 6 de enero de 2017

Crítica: “Noches de pasión”, de Connie Brockway



Hoy, como es día de Reyes, un verdadero regalo: una de enaguas con protagonistas inolvidables. Prácticamente perfecta en su estilo, es de esas que hay que guardar y releer.
Diseño: Random House Mondadori
Ilustración: © Thomas Schlück GMBH
  
DATOS GENERALES

Título original: All Through The Night
Subgénero: histórica / Regencia

Fecha de publicación original en inglés: 1997

Parte de una serie: Royal Agents #2

Edición en español: 03/2009, Debolsillo
Traductor: Daniel Menezo García
Colección: Cisne, 68/5; Biblioteca Connie Brockway, 5


SINOPSIS (según la contraportada)


En la suntuosa Inglaterra de la Regencia, Anne Wilder se presta a un juego peligroso. De día, desempeña el papel de viuda encantadora; de noche, es una ladrona de joyas enmascarada. Asediada por los fantasmas de su pasado, en sus andanzas por los tejados de Londres se somete cada vez a mayores riesgos. Hasta que su espíritu inquieto la conduce a la trampa del coronel Jack Seward…, una trampa en la que la seducción es la única salida.

Jack es un espía implacable, con un pasado turbulento, que intenta dar caza a una ladrona que atiza su fuego interno. Dividido entre esta pasión ilícita y el amor más reposado que le promete una bella viuda, Jack duda en acatar su deber…


¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?

Sí, está entre las veinte mejores. No sólo tuvo críticas buenas en su día (DIK A en All About Romance, A en Dear author y también en el Rosario’s Reading Journal), es que a la gente, simplemente, nos encanta. En la encuesta de AAR de aquel año tuvo menciones honoríficas o ganó en categorías como lectura lacrimógena, romance histórico europeo, héroe más torturado (Jack Seward) e historia más sensual.

Cuando en 2015 escogieron las 100 mejores novelas o series de romántica en NPR, este libro estuvo incluido. E igualmente cuando en RomanceNovels.Me publicó su lista de mil mejores novelas románticas, donde estuvo en el puesto 246.

No entró en el último Top 100 de All About Romance pero sí entre “Lo mejor del resto”, puesto 162. Anteriormente, había estado en el Top 100 de 2004 (núm. 9), 2007 (núm. 55) y 2010 (núm. 90).

Yo creo que es en parte, porque tiene varios tópicos de esos que suelen gustar, como Best Enemies (los mejores enemigos), Cross-Dressing & In Disguise (disfraces) y Older couples (parejas mayores).

CRÍTICA

Creo que todas las que escriben histórica de la Regencia acaban teniendo su serie con espías, y esta de los Royal Agents es la de Connie Brockway.

Jack Seward es un espía, un tipo frío, duro,… hijo bastardo, criado en la calle, y que se ha sabido hacer un nombre como un despiadado sabueso al servicio de la corona inglesa. Le han educado para ser un arma letal, no dejarse llevar por sentimentalismos. Así que no espera gran cosa de la vida.

Pero aún conserva su poquito de conciencia. Deplora la ejecución como traidor de un pobre marinero que luchó en la guerra y simplemente un mal día bebió demasiado y toda su pobreza y desesperación se le subió a la cabeza.

Lo siguiente que le vemos es a la caza y captura de un hábil ladrón de joyas, que descubre, con gran asombro y de la manera más, ejem, física posible que no es un chico, sino una mujer.

Eso sí, se le escapará de los dedos ansiosos y a partir de entonces empezará a investigar ya como algo personal. No es sólo un encargo. Es que es “su” ladrona y tiene que desenmascararla.

Lo cual le lleva al círculo del príncipe regente, para intentar identificar cuál de las mujeres que van a sus fiestas puede ser la urraca ladrona de joyas. En ello está cuando se le cruza por delante Anne, una joven viuda de buena reputación, ya que se ha dedicado a montar un hogar de ayuda a ex combatientes y sus familias.

Con lo cual ya se le hace totalmente la picha un lío, porque por un lado desea ardientemente a esa mujer que por las noches recorre los tejados londinenses y, por otro, se siente atraído hacia esa honrada viuda de militar que lo tienta de otra manera.

Es una de las sospechosas de ser la ladrona, pero tampoco lo tiene muy claro. El lector sí lo sabe desde el primer momento (vamos, que hasta viene en la sinopsis). En la cabeza de Jack, son dos mujeres. La búsqueda de (¿cómo no?) una carta robada, acaba de poner a todos en el disparadero.

Los personajes de esta novela resultan muy atractivos. Los dos son de humilde cuna, pero han ascendido en la vida y la alta sociedad los acepta a regañadientes.

Seward vendió su alma al diablo cuando era un niño, durante años ha sido un arma que han usado hombres más poderosos que él, pero en el curso del libro logrará dejar de ser una marioneta en sus manos, al servicio de políticas que su conciencia no comparte. Porque sí, tiene conciencia, y es capaz de amar y de ser amado, y de descubrirse ante la amada, aunque con ello se arriesgue a perderla.

¿Y Anne? Una mujer adulta, que lleva una doble vida. En plena huida hacia delante, se siente algo culpable de la muerte de su esposo. Es ladrona y le gusta la excitación, la aventura, se siente viva con el riesgo, siempre al límite. Una mujer experimentada, con deseos intensos y una inteligencia viva. ¡Qué lejos está de las heroínas virginales y pizpiretas que abundan en romántica de la regencia con la intensidad emocional de una adolescente y el intelecto de una ameba! ¡Ay, no! Anne es una mujer hecha y derecha, que siente con pasión y piensa con agudeza.

La relación entre ellos se desarrolla con una tensión sexual de muerte. De verdad, increíble, hacía mucho tiempo que no veía algo tan bien contado, tan sabiamente mantenido hasta el momento en que se ponen a ello. Y cuando llega, santo Dios, qué bien escrito, qué escena más sexi y más potente emocionalmente. Así es como hay que hacer las cosas: tensión mantenida durante la mayor parte del libro y luego un par de escenas de alto voltaje que te meten en el cuerpo más calor húmedo que en una selva tropical. De verdad, debería llamarse “enaguas ardientes” o algo así.

La ambientación es, exteriormente, tu Londres de la Regencia prototípico, pero con un giro bastante cínico: era un régimen político con un rey loco, un regente deleznable, unos politicastros que sólo buscan reprimir violentamente cualquier disidencia social,… Estamos en plena crisis posterior a las guerras napoleónicas, cuando a muchos veteranos se les desmovilizó y después de pasar las suyas y las del pulpo, se les dejó en la calle (a ellos o a sus familias) con una mano y otra detrás. A lo que añado: 1817, el año posterior al “año sin verano”, o sea cosechas arruinadas, hambre y frio a tutiplén. Es decir, te da una idea nada idealizada de la complejidad de aquel momento histórico.

Por último, no puedo dejar de subrayar lo bueno de la traducción. Fantástica, sabe transmitir muy bien cosas como toda la dureza de la época, la virilidad de Jack, la inteligencia de Anne, la psicopatía narcisista del malo de la película o la malevolencia de las damas de sociedad. Como de costumbre, la colección Cisne es la mejor a la hora de traducir romántica al idioma español. Yo creo que es cosa, en general, de todos los sellos de Random House Mondadori. Qué diferencia con otros perpetradores…

Mi resumen: si quieres una novela de amor y aventuras, que te atrape desde el minuto uno, con su sensualidad a flor de piel muy bien resuelta, esta es tu novela. Si la pongo un 4 y no un 5 es sólo por comparación con las otras que he leído de la autora: no alcanza el deslumbramiento de Amarte es mi destino. Pero vamos, que esa es una preferencia personal. De hecho, creo que esta, Noches de pasión, es la novela más apreciada de la autora. Si la comparas con el 99% de la romántica de la Regencia que pulula por ahí, es una novela de diez.

Valoración personal: muy, pero que muy buena, 4

Se la recomendaría a: quienes gusten de romántica histórica con su toque de tensión sexual.

Otras críticas de la novela:

En español, la crítica publicada en El rincón de la novela romántica la valora 4 sobre 5. Y en español no encontré más, y me sorprende, porque me ha parecido realmente buena. Si alguien conoce alguna otra, puede libremente mencionarla en los comentarios.

En inglés ya digo que esta novela gustó y mucho. En Dear author le hicieron crítica de A y eso es rarísimo para una novela histórica en esa página web.

Mrs. Giggles, que es otra súper exigente, ¡la puntuó 99/100! Creo que es la primera crítica suya que leo con una puntuación tan alta.

Y termino con enlaces a otras críticas que le dan lo más, una A: la página web All About Romance y la bloguera Rosario (Rosario’s Reading Journal).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada