viernes, 2 de septiembre de 2016

Crítica: “Shanna”, de Kathleen Woodiwiss



Un clásico que todavía se disfruta, de amor y aventuras de toda la vida. Incluye piratas caribeños y apasionados abrazos bajo la tormenta.
Portada de la edición
Javier Vergara Editor S.A.
Impresa en Argentina 1995

DATOS GENERALES

Título original: Shanna
Subgénero: histórica / S. XVIII (1749)

Fecha de publicación original en inglés: 1977

1.ª edición en español: Shanna
Traductor: Raúl Acuña
03/1982, Club Círculo de Lectores

SINOPSIS (según la contraportada)

La hermosa y aristocrática Shanna y el audaz Ruark se unen en un ardiente y violento matrimonio. El amor y la pasión de ambos tendrán que enfrentarse a los peligros de dos continentes.
Desde el Londres del siglo XVIII hasta los mares infestados de piratas y las húmedas plantaciones del Caribe, juntos conocerán la profundidad y el auténtico destino de su particular historia de amor.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Sí, y hasta dentro de las cien mejores.
Cuando la extinta página web The Romance Reader escogió las mejores novelas románticas del siglo XX, Shanna estuvo en el puesto 13. Cuando en All About Romance escogieron, en 1997, los “favoritos de todos los tiempos” estuvo en el puesto 11. Cuando empezaron las encuestas para escoger el Top 100, entró en el primero, como la 28 y en la última encuesta hasta la fecha (la de 2013) alcanzó a estar entre “Lo mejor del resto”, en el puesto 111. En la lista de las mil mejores novelas románticas de RomanceNovels.Me, ¡la pusieron la 21!
En España, también se la aprecia bastante. En el Rincón de la Novela Romántica se la ve habitualmente entre las más valoradas, y la incluyen en el ajuar de la lectora romántica. Tengo también apuntado que está en el Top 100 Joyas románticas del Club Romántica.

CRÍTICA

Shanna Trahern, la mimada hija única de un comerciante que prácticamente es propietario de una isla en el Caribe, tiene que casarse cuanto antes. O se casa en determinado plazo, o ya le buscará su padre el maromo adecuado.
Ella está dispuesta, lo que pasa es que no encuentra ninguno que sea de su gusto: quiere que la amen por ella misma, no por su belleza o el dinero de su padre.
Recurre a una medida desesperada. Busca en una prisión inglesa a un condenado a muerte que le dé su apellido, con lo que espera ganar un poco más de tiempo para encontrar a su caballero ideal.
Como esto es romántica, en vez de un criminal feo y brutal, con lo que se topa es con un sexy hombretón, un “colonial” (ya se sabe, de cuando Norteamérica era una colonia) que accede al matrimonio, a cambio de irse al otro mundo con una sonrisa en la boca tras la consumación.
Sí, “matrimonio de conveniencia”, aunque con un giro interesante: lo que en principio iba a ser matrimonio “breve” (por defunción del marido), se convierte en matrimonio “secreto”.
Shanna vuelve a su isla caribeña, creyéndose viuda. A la plantación de su padre llegará, un siervo excelente que hará ganar al señor Trahern un montón de dinero, John Ruark.
… Que no es otro que Ruark Beauchamp, el marido difunto.
Primero casi le da un soponcio. Pero luego hay que tener en cuenta que estás en el paraíso, con sus playas donde nadar, sus colinas por las que cabalgar, repentinas tormentas tropicales,… Y como pieza fija en el paisaje, Ruark, con sus pantorrillas al aire y, si se tercia (el sol del trópico, comprendedlo) sin camisa alguna. ¿Qué va a hacer la pobre Shanna, sino distraerse un poco con lo que tiene tan a mano?
Como ya dije al comentar El Lobo y la paloma, para encontrar algún disfrute en estos libros de la vieja escuela tienes que aceptar que son largos y que además “la violación formaba parte del cortejo”. Lo de que "no significa no" parece que en aquella época todavía no lo tenían claro.
O sea, dejar la conciencia feminista algo arrinconada.
Aunque esta novela es muchísimo más entretenida que aquella otra, y a ésta sí que recomendaría darle una oportunidad. Ayuda mucho que Ruark sea menos violento que sus predecesores. Es de los que no admite un “no” por respuesta y Shanna simplemente se deja hacer. Pero sabe darle a la joven tiempo y espacio para que sea ella quien lo busque, si quiere.
Reconozco que Ruark acaba cayendo bien. Demuestra que para que una novela romántica resulte inolvidable, es imprescindible que el héroe convenza. Aparte de sus ejem, atributos personales, tiene más paciencia que un santo. Shanna no deja de ser bastante egocéntrica, que prefiere seguir llevando una vida cómoda, sin compromiso alguno. Más de una lectora ha deseado estrangularla, en los casi cuarenta años que lleva danzando por ahí. Aunque los dos discuten bastante, es sobre todo Shanna la que siempre piensa lo peor. Ella, que quiere un hombre que la aprecie por sí misma, es incapaz de ver lo mucho que Ruark vale como persona. No ve más allá de un siervo de gloriosas pantorrillas.
Hay un momento estupendo en que él, hasta las narices, le dice algo así como “a ver, bonita, te crees que te habría elegido a ti como esposa, de haber podido escoger? ¿Una niñata con la que la armonía conyugal sería prácticamente imposible?”.
Porque hay que advertirlo, los dos son más bien de mecha corta. He visto clasificado este libro entre los Best enemies, o sea el tópico de “enemigos-amantes”. Pero no porque realmente haya nada que los enfrente, es sólo que… Por cualquier tontería se cabrean y discuten y se enfurecen, hasta que se miran, con odio en los ojos y fuego en el cuerpo,… para pasar inmediatamente a un abrazo apasionado. Y si afuera ruge el viento y golpea la lluvia, mejor que mejor. Vaya, como un anuncio de colonia de… sí, hace también cuarenta años.
Pero que eso no nos engañe sobre el nivel de sexo: aquí todo es convencional y no demasiado explícito.
Así que, sobre todo, destacaría al personaje de Ruark, uno de esos héroes inolvidables de la romántica de toda la vida. Shanna, en cambio, es arquetipo de la heroína TSTL (“demasiado tonta para vivir”) según Beyond Heaving Bosoms, de Wendell y Tan: la que se mete en un callejón oscuro y luego se sorprende de encontrarse en peligro.
La novela es entretenida, pasando de un escenario a otro. Te distraes con cosas como el cultivo de la caña de azúcar, un ataque pirata, el misterio de quién hizo encarcelar a Ruark de manera injusta, quién y por qué intenta matarlo una y otra vez y qué demonios ocurrirá cuando su matrimonio deje de ser secreto o Shanna descubra que su sexy siervo es en el fondo un chico rico de buena familia.
Claro que lo que más destacaría yo es la cuidadosa recreación de aquella época, sobre todo la isla caribeña en la que se cultiva la caña. A diferencia de tantas fantasías pseudohistóricas de la romántica que vino después, Kathleen Woodiwiss se preocupa por reconstruir la época de una manera verosímil. Cuánto lamento que se haya perdido este rasgo en la mayor parte de la romántica histórica de la actualidad.
Aunque esta novela es de 1977, la leí por vez primera en 1996 (conservo la etiqueta, aún en pesetas). La recordaba como una novela que me gustó. Ahora, veinte años después, lo primero que me ha llamado la atención es lo pequeñita que es la letra. Claro, en aquella época no me fijaba en estas cosas, porque lo leía sin problemas, pero en cuanto pasas de los cuarenta... Quitando el problema de presbicia, la he releído con bastante gusto, saltándome –eso sí- más de un párrafo aburrido.
Dentro de la producción de aquel entonces, Shanna destaca como una de las pocas novelas que todavía se puede disfrutar en la actualidad.
Valoración personal: notable, 4

Se la recomendaría a: los lectores de romántica histórica, siempre que tengan algo de paciencia con la prosa relamida.

Otras críticas de la novela:

En el rincón de la novela romántica hay un par de críticas, positivas. Me quedo con el final de la crítica de Katon: “Es una novela difícil para hacerle una crítica que le llegue a la altura, es compleja. Hay tanto por contar en esta novela, sus personajes son tan complejos y estimulantes para el lector, que solo se les puede hacer justicia animando a leer esta joya de la romántica”.
Y aquí el foro sobre Shanna en Cazadoras del romance.

The Best Reviews considera esta obra como "A classic marriage of convenience adventure of well-matched wits and mistaken identity", o sea, "una clásica aventura de matrimonio de conveniencia de dos ingenios parejos e identidad oculta"... más o menos.
También en inglés hablan de Shanna en Historical Romance Writers.
Y, finalmente, The Book Shelf le pone un A+.

17 comentarios:

  1. Ah, Shanna! Increíblemente, descubrí este libro en la biblioteca de mi liceo. Cómo llegó ahí, nunca supe. Debo haberlo leído 20 veces. Pero eso fue entonces, y nunca lo he releído. Sospecho que hoy en día no lo podría disfrutar. Eso de "dejar la conciencia feminista algo arrinconada" me resulta imposible, y probablemente me pasaría el libro entero enojadísima. No vale la pena, prefiero quedarme con los buenos recuerdos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues sí que te gustó ! Vaya récord de lecturas... En aquella época creo que no había otra cosa. Posiblemente la tenían en el Liceo, o en bibliotecas, porque solían ser en tapa dura y parecían simplemente una novela histórica más.
      Recordar lo que nos gustaron en aquella época y no intentar releerlos seguro que es la mejor opción. Aunque ya digo que este es de los más fáciles de releer porque no resulta particularmente ofensivo.
      Para quien se plantee leerlos ahora por primera vez, creo que pueden disfrutarlos, si tienen estas advertencias en la cabeza.
      El riesgo no lo veo yo en estas novelas antiguas de la old skool que todas sabemos a qué atenernos. Me molesta mucho más el sexismo que se cuela actualmente en lo paranormal o en el NA. Algunas cosas que encantan ahora a las adolescentes tienen dentro unas relaciones abusivas que ponen los pelos como escarpias.

      Eliminar
  2. Tengo muchas ganas de leer esta novela, igual que el resto de clásicos de Woodiwiss, de la que únicamente he leído Una rosa en invierno. De Shanna he escuchado únicamente cosas buenas, a ver si a mí me convence tanto como a ti!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que las únicas que se pueden salvar para un lector medio de hoy serían esta y Cenizas al viento, con todas las advertencias del mundo de que es un poco del tipo "¿para qué decir en dos palabras lo que puedo describir en doscientas?". Prueba, a ver qué te parece y nos lo cuentas.

      Eliminar
  3. Me dan miedito las advertencias! Veremos que hacemos! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si lo intentas ya me contarás. La novela en sí es buena, a pesar de los años que lleva danzando por ahí.

      Eliminar
  4. Ay! allá por los ochentas, cuando tenía como 16 años, mi madre me vio hojeando este libro y me prohibió terminantemente leerlo por las escenas subidas de tono... lo que fue casi como decir "léelo". lo adoré, me enamoré perdidamente del protagonista, tan sufrido. a ella habría que negarle el final feliz por lo insufrible que es...lo lei muchas veces. Y ya muy adulta, aburrida de las lecturas "serias", me acordé de este libro (y que ahora podía leerlo sin que nadie se metiera) y lo releí y aproveché y leí todo de Woodiwiss, para luego pasar a todo un mundo de finales felices... y a este blog obviamente que sigo como fiel discípula! gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso los padres no deberíamos prohibirles libros a los hijos, sólo hace que tengan más curiosidad. ;-)
      A ver si poco a poco voy releyendo a Woodiwiss y poniendo aquí las críticas, y nos cuentas tu experiencia con esos libros.
      Ah, y gracias por seguir el blog, aunque más que enseñar nada, lo que me gusta es compartir mi experiencia en busca de "lo mejor de la novela romántica".

      Eliminar
  5. La Sra. Woodiwiss era una de mis favoritas en el tiempo en que mi universo romántico era un poco pequeño. Recuerdo ésta, "Una rosa en invierno", "Cenizas al viento" y "El lobo y la paloma".
    Después empecé a aburrirme un poco con sus historias y tengo algunas novelas suyas sin terminar de leer en las estanterías.

    Tienes razón en que son largas y con letra pequeña. No sé si me aguantarían una relectura, pero en mi recuerdo las que te he dicho me gustaron mucho. Mi favorita era "El lobo y la paloma". Dejando a un lado las violaciones como método de conquista me gustaba que la protagonista se hiciera un lugar importante, a lo suave, en un mundo dominado por el enemigo. Y bueno, yo siempre doy por sentado que la Edad Media era bastante cruenta e infernal, sobre todo para las mujeres. Caray, creo recordar que si te morías en el parto no te enterraban en tierra sagrada. ¡Encima! Y eso en aquel entonces... eran palabras mayores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, hubo una época en la que el universo romántico de todas era pequeño, porque no había más. A España no llegaban más que esta y la Lindsey. No mucho más. Bueno, y siempre los harlequines.

      Eliminar
  6. Hola!
    Lo confieso, debo de ser de las pocas que esta historia no le ha gustado demasiado. Sin embargo, debo reconcerle que es de las que se te quedan en la memoria. La leí hará ya como un año, tal vez más, y sin embargo la recuerdo perfectamente. Eso quizás es un buen ejemplo de que el libro es bueno, sólo que no es una historia de las que más me gustan a mí. Dios, es que a ella realmente me daban ganas de darle un par de bofetadas a ver si le quitaba todo lo pedante y presumido jajaja
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes. Las ganas de estrangular a Shanna llevan sintiéndolas miles de lectoras desde hace décadas. Un saludo, y gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar
  7. Hola Bona
    Hace poquito descubrí tu blog, buscando críticas de la Kinsale, porque no es muy popular creo..
    Pero tú la adoras como yo :) así que estoy buscando críticas de otras autoras que aún no me animo a leer
    Me pasa con la Woodiwiss que el primer libro que leí de ella (recomendadísimo) es La llama y la Flor, y fue un chasco para mí, y aún no me recupero y me bloqueo cuando debo leerla, así que no sé si es su escritura, las violaciones o la época en sí.
    Trataré de darle otra oportunidad, pero no sé cual elegir, que no me haga huir despavorida definitivamente de ella, veo que es una autora muy valorada, pero yo tengo gustos bastante raros y a veces nado contra la corriente.
    Cuál me recomiendas, o las demás chicas si me leen que pueda cambiar esa imagen que tengo de alla?
    Le tengo terror a los libros súper valorados, creo que sabes a que me refiero, la expectativa es tan elevada que luego no sabes que hacer, y piensas, soy yo o son todas las demás? Bueno eso me paso con la llama y la flor :/
    Saludos y un gusto encontrar este blog, ojalá me leas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema que hay es que esto es un poco arqueología romántica: son los libros tal como se escribían en los setenta: tochos de cientos de páginas con demasiadas descripciones que no te sacan de nada.
      Hablé un poco de esta autora y su estilo en este artículo que me publicaron en El Rincón de la Novela Romática, así que no me voy a repetir.
      Yo siempre recomiendo mi favorita, Cenizas al viento que me parece que aguanta muy bien el paso del tiempo. Aunque puede ser porque es el libro que me descubrió este género, allá en los ochenta.
      Que algo "súper valorado" no te haga tilín es perfectamente legítimo. A mi me pasa. Lo bueno de la novela romántica, a diferencia de otras cosas más engreídas como la Literatura, es que no exige de ti nada, no espera que leas determinados clásicos, sólo que disfrutes sinceramente de la lectura.
      Así que si los libros de Woodiwiss no te van, está bien. Busca lo que sí te guste y a ello.

      Eliminar
    2. Hola Bona nunca respondí este mensaje, gracias por leerme y tomarte tu tiempo de responderme.
      Pues que te diré la Woodiwiss no es lo mío, seguiré con mi amor por la Kinsale, me faltan algunos libros de ella y otras autoras que voy descubriendo y que jamás pensé leer :)

      Eliminar
    3. Estupendo. Una vez que encuentras la autora o el tipo de libro que te va, disfrútalo a tope.

      Eliminar