lunes, 25 de abril de 2016

Crítica: “Talking Dirty with the CEO” de Jackie Ashenden



Hace casi un año que leí este libro y escribí esta crítica, y no he encontrado hueco hasta hoy. Ya ni me acordaba que lo tenía pendiente.
Leído en Kindle

DATOS GENERALES

Título original: Talking Dirty with the CEO
Fecha de publicación original en inglés: mayo 2013
Subgénero: contemporánea
Parte de una serie: 1.ª de Talking Dirty
Páginas: 206
Editorial: Entangled Indulgence

CRÍTICA

Paso de poner la sinopsis de la editorial y entro directa a hacer la crítica. Aparte de que no sé muy bien cuál sería el equivalente potable en español de palabras como geek, mogul o hottie CEO, no coincide del todo con la historia tal cual yo la he entendido.
Joseph Ashton, el CEO del título (presidente ejecutivo o director ejecutivo, para entendernos) está en una reunión de trabajo con un compañero-amigo de la empresa que sale un momento a atender una llamada.
Al bueno de Joseph, que le cuesta un poco concentrarse en las cosas, le da por toquitear el ordenador de su amigo. Resulta que está en un chat de juegos en línea, con el muy poco original nick de Studman y conoce a la no menos trillada Naughtygirl. El “Semental” y la “Chica traviesa” empiezan a tontear, a decirse cosas subidas de tono a las que se refiere el título que en traducción libre sería “Diciéndole guarradas al Director Ejecutivo”. Pero vamos, nada fuera de lo normal, creo yo. Que qué llevas puesto, pues mira sujetador, liguero, medias negras y… Ugg boots.
¿Eh? ¿Qué son las “Ugg boots”? Busqué en internet, y son esas zapatillas que abrigan mucho porque tienen borreguillo. Ahora no caigo cómo se las llama en español.
Tal que esto, según wikicommons
No parece muy sexy, pero teniendo en cuenta que ella le dice a él que lo que debería ponerse es un tanga de piel de leopardo…
Entre insinuaciones sexis –u horteras, como se vea-, acaban quedando en un bar.
Se conocen, se gustan, y tienen un lío de una noche. Los días siguientes se los pasan pensando todo el rato en esa persona que les ha hecho sentir tan especial.
La “Chica traviesa” es, en realidad, Christie St. John, una friki que trabaja como periodista en temas tecnológicos, juegos, informática, esas cosas. Viene de una familia pija y rica, en la que no pega ni con cola, porque no es nada glamurosa. Alta y delgada, viste vaqueros y calza Doc Martens. Le va el metal gótico y las camisetas negras, aunque también tiene una con mi frase favorita de Yoda: “Do or do not. There is no try”.
Que aquí tradujeron como Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes.
Mi lema.
Ninguno busca una relación, pero se reencuentran. Se dan otra noche, y luego un fin de semana, y más tarde una semana,… tienen cosas en común como la informática, salen juntos, hasta se van a montar en bici por los alrededores,… por cierto que la autora vive en Auckland y también dice en su página web que a veces “se ve obligada por su marido a andar en bici de montaña con él”. Así me explico lo realista que es al describir el sufrimiento de pedalear por la montaña.
Sus familias son bastante horrendas, alejadas de esa actitud tan idílica de muchas novelas rosas. Se agradece. Porque aunque hay familias cojonudas, también hay opresivas y humillantes, que destrozan la autoestima de cualquiera. Los culebrones, teleseries y novelas que presentan a la familia como algo siempre maravilloso me acaba pareciendo la verdadera “pornografía sentimental”.
La familia de Christie ni se interesa por ella, ni la valora. De hecho, aprecian más a su ex novio, un cretino que le puso los cuernos. La madre en concreto es un bicho frío que nunca tiene una palabra amable. Y aunque Christie intenta que no la afecte pues, ¿cómo no le va a afectar? En un momento dado, reflexiona:

“Su corazón era un felpudo que quería que Helene fuera una madre de verdad. Una madre que estuviera orgullosa de su única hija”.
“Odiaba a su pobre, ingenuo corazón de felpudo por querer algo que nunca iba a conseguir”.

Los padres de Joseph no son mejores. Padece trastorno por déficit de atención con hiperactividad y su comportamiento superó tanto a su madre que los abandonó cuando él tenía trece años. Su padre le echó la culpa a Joseph. Afortunadamente, su hermana Judith lo apoya y aprecia. Joseph cree que no está hecho para una relación estable, que acabaría hiriendo a su pareja, dispersando su atención en otras cosas.
Y ese es básicamente el conflicto de la historia, un conflicto emocional. Tensión sexual mínima porque ya estaban dándole al tema desde el primer momento. Se trata sobre todo de descubrir cada uno cómo es el otro, cómo consiguen superar algunos traumitas personales gracias, precisamente, a esta relación romántica. Así pueden acabar juntos, felices y relativamente funcionales.
Como veis, es una historia de amor sencillita, contemporánea. El formato es tipo Harlequín, aunque aquí es otra editorial, Entangled: doscientas páginas con millonario incluido.
Pero tiene como originalidad el que se ambiente en Auckland (Nueva Zelanda), donde vive la propia autora, y en un entorno contemporáneo de juegos en línea, tecnología, ordenadores,…
La verdad es que cogí esta novela porque me gustó mucho la novela erótica que leí de Jackie Ashenden, Having Her, y vi que estaba gratis en digital, así que me la bajé al kindle y me la leí prácticamente de una sentada. Esta no es erótica, es simplemente una historia de amor contemporánea, con sexo explícito, eso sí, pero nada rarito.
Es una historia sencillita que no creo que pase a los anales del género. Pero me pareció muy bien contada y reconozco que tiene algunas cositas que me gustaron especialmente, aunque son tan personales que no tienen por qué gustar a otros.
1)    La heroína friki despreciada por su familia que consigue crecer como persona precisamente gracias a su relación con Joseph. Me tiene ganada ya con la camiseta que tiene una de mis citas cinematográficas favoritas (bueno, mía y de todos los frikis, nerds y geeks del mundo mundial).
2)    Joseph es un millonario con un problema real, nada estrambótico y con el que mucha gente puede sentirse identificada.
3)    Se sitúa Down Under, en el sentido amplio del término, AUS + NZL.
Valoración personal: en su género, cumple, 3

Se la recomendaría a: las historias tipo Harlequín pero ambientadas en el mundo de hoy, y a todas las frikis de este mundo, también ellas pueden tener su millonario.

Otras críticas de la novela:
No está traducida, y como es simplemente una novela cortuca más, tampoco he encontrado más que una crítica en inglés, Fiction Vixen. Lo consideran una lectura “mona” y le dan una C, que incluye como cita preferida de este libro, la siguiente:

“-Te mereces a alguien más rico. Mejor persona. Alguien que nunca te decepcione. Que nunca te haga daño. Joder –él se río un momento-. Te mereces a un hombre que pueda al menos concentrarse durante más de diez segundos en una cosa.
“-Joseph…
“-Pero la cosa es que no vas a encontrar a un hombre que te ame tanto como yo a ti”.

Hombre, siempre tienes las críticas de Amazon y de Goodreads, pero esas nunca las menciono porque doy por supuesto que todo el mundo conoce esos sitios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada