viernes, 9 de enero de 2015

Mis favoritas: SANDRA BROWN



He decidido presentaros, en cómodos fascículos mensuales, cuáles son mis novelistas favoritas dentro del género romántico. Empiezo con mi más constante y longeva relación: la autora de suspense romántico Sandra Brown. La cosa fue así...
Contraportada de Chill Factor
Edición en tapa dura
Fotógrafo: Andrew Eccles

En aquella temporada, allá por los noventa, yo vivía en Barcelona. Desde hacía años, mi relación con las novelas románticas era intermitente. Me daba por épocas. Quería distraerme y me leía unas cuantas… hasta que las tramas se confundían y era incapaz de recordar el nombre de ningún personaje. Entonces lo dejaba.

Entré en una librería de segunda mano. Y me intrigó la contraportada de una novela de autora para mi desconocida. Era Shadows of yesterday, la reedición de 1992 de Relentless Desire (1983). Fue el comienzo de una larga amistad.

En 1981 Sandra Brown comenzó a publicar novelas románticas “genéricas”, o sea, novelas rosa -harlequines, para entendernos, aunque ella trabajó para otras editoriales-. Relatos cortos, con pautas muy marcadas y centradas exclusivamente en una historia amorosa. Por entonces escribió también cuatro novelas largas: tres históricas del Oeste (Anhelos ocultos, Un largo atardecer, Un nuevo amanecer) y una contemporánea (The Silken Web). En esta época usó varios seudónimos: Laura Jordan, Rachel Ryan y Erin St. Claire.

Para hacernos a la idea, un ejemplo de un Loveswept original:
El retorno de Sunny (marzo 1987), edición original en Loveswept n.º 185, A Bantam Book.
Después, ya en los noventa, se pasó al suspense romántico. Poco a poco el elemento amoroso se ha ido difuminando hasta el punto de que sus libros puedes no encontrarlos en la sección de romántica sino en thrillers-suspense-novela negra, como ficción general. Lo que atrapa al lector es más la intriga que las relaciones amorosas de los protagonistas, con muchos giros inesperados, y finales abruptos.
Chill Factor, Simon & Schuster, 2005.

Los héroes de Sandra Brown son tipos duros, más dados a soltar un taco que una palabra sentimental. Pueden estar enamorados hasta las cachas, pero sólo lo demuestran con intensas miradas y apasionados actos amorosos.

Las heroínas visten bien, incluso con recursos económicos limitados. No hay en ellas desaliño ni pelos alborotados. Pero no nos confundamos: no son jet-setters glamurosas dedicadas a coleccionar maridos ricos. Mantienen las distancias y reservan su ternura para la familia o los más débiles. Incluso en mitad de los líos más espantosos, no tienen ataques de nervios, ni permiten que los héroes las usen como un felpudo.

Suele ambientar sus historias en estados sureños (Luisiana, Texas), y ciudades como Nueva Orleans, con alguna muy rara (y poco afortunada) incursión en otros países.

A veces he oído hablar de sus libros como puro crazysauce, es decir, algo confuso y alocado, pero siempre excitante. Lo que pasa es que muchos de sus personajes son bigger than life, y las tramas –en las novelas de suspense- retorcidas hasta decir basta.

¿Por qué me gusta Sandra Brown? Para mi fue un soplo de aire fresco descubrir historias románticas contemporáneas con personajes que hablaban como gente normal. Personalmente, agradezco que no incluya elementos paranormales o ingenuidades Nueva Era. Me gusta que sus heroínas compatibilicen trabajo y maternidad aunque para mi gusto recurrió demasiado al tópico del “embarazo no deseado”, con heroínas que pocas veces se plantean el aborto. Sus hombres son un sólido apoyo, no malcriados ricos dedicados sólo al ligoteo. Si hay millonarios, normalmente se han hecho a sí mismos
Texas! Chase, Bantam Books (1991)

Para mi gusto particular, es un punto positivo que no escriba series. Cada libro te descubre un universo nuevo. Sí ha escrito “dípticos”, es decir, parejas de libros con personajes relacionados. La única serie propiamente dicha es la trilogía Texas! De principios de los noventa, dedicada a los hermanos Tyler: Texas! Lucky, Texas! Chase y Texas! Sage. Creo que la autora tiene la idea de que si no se entretiene ella escribiendo, el lector tampoco lo hará leyendo. Y escribir series tiene pinta de ser muy aburrido.

El paso de los años ha decantado cuáles son las novelas favoritas del público, que merece la pena releer aunque fueran escritas hace veinte años: Un largo atardecer (1985), Odio en el paraíso (1988) e Imagen en el espejo (1990).

Sunset Embrace (Un largo atardecer), novela romántica de época, se ambienta en una caravana que se dirige a Texas. Forma parte del dúo “Coleman” y representa el Oeste con más realismo que lo habitual en la novela romántica.

Mirror Image (Imagen en el espejo), novela de suspense romántico, parte de un tópico muy atractivo: la suplantación de personalidad. Una periodista se hace pasar por la esposa de un millonario candidato político. Te mantiene en vilo hasta el explosivo final, con uno de esos giros inesperados tan propios de la autora.
Imagen en el espejo (1990), portada de Ediciones B, 1997.


Pero mi favorita es Slow Heat in Heaven (Odio en el paraíso). Esta novela romántica contemporánea marca un cambio en su producción. Volvía a la novela larga, introduciendo elementos de intriga y subtramas llenas de personajes inolvidables, unos crueles y otros entrañables. Por el mundo húmedo y cálido de los bayous y plantaciones de Luisiana pululan retorcidos personajes que amenazan a la heroína,… y Cash Boudreaux, un prototípico machote browniano, un atractivo cajún. Me gusta tanto que la tengo en español y en inglés. Por no poner la bochornosa portada de la colección Cisne, incluyo una edición rústica en inglés:
Odio en el paraíso (1988), portada de Warner Books, 1991.

También gustan mucho Another Dawn (Un nuevo amanecer, 1985) la continuación, veinte años después, de Un largo atardecer; y The Alibi (La coartada imposible, 1999) thriller con uno de esos giros inolvidables al final en el que el asesino es quien menos te lo esperas.

De las novelitas cortas románticas de hace años, me quedo con Adam’s Fall (Tentación, 1988) y la trilogía Texas! Los protagonistas de Tentación se conocieron en otra anterior, Fanta C (Fantasía, 1987), y fue “enemistad a primera vista”, con diálogos chispeantes que expresaban su mutuo desprecio. Cuando el atractivo Adam se encuentra a merced de la decidida Lilah, estallan irresistibles fuegos artificiales. De la trilogía Texas!, con atractivos y tozudos texanos que encuentran el amor cuando menos se lo esperan, destacaría Texas! Lucky (1990) y Texas! Sage (1991).

Dentro de los thrillers sobresalen: Breath of Scandal (El sabor del escándalo, 1991), una historia de venganza en la que sufres por la heroína hasta que ella demuestra ser más lista que todos los malos; The Witness (Testigo, 1995) mantiene la tensión, a pesar de incluir un hombre herido y un bebé, y Envy (2001) tiene uno de esos finales en que, cuando todo parece perdido, da un giro y deseas aplaudir gritando “¡Bravo!”.
Rainwater (2009), portada de Pocket Books, 2010.

Una novela totalmente diferente es Rainwater (2009) ambientada en la Texas de la Gran Depresión, que ni es un thriller romántico ni hay sexo explícito, sino más bien en una línea “entrañable y conmovedora” pero en un medio bastante duro.

Hasta aquí, las novelas más apreciadas por el público. En mi lista de favoritos estrictamente personal y que, por lo tanto, podrían no ser del gusto de todos, merecen un 10: French Silk (Sedas de Francia, 1992), Where There's Smoke (Cuando el río suena…, 1993), Exclusive (La exclusiva, 1996) y Lethal (2011), posiblemente la mejor Sandra Brown.

Fue la primera escritora de novela romántica de la que decidí leer todo. Sí, ha tenido patinazos; muchas de sus novelitas ochenteras son “sólo aptas para fans”. Pero si no hubiera novelas malas, ¿cómo podríamos saber que otra es realmente buena? Y cuando Sandra Brown acierta, es magnífica.

Resumiendo, el top ten de Sandra Brown podría muy bien ser el siguiente:

  1. Mirror Image / Imagen en el espejo (1990, suspense)
  2. Slow Heat in Heaven / Odio en el paraíso (1988, suspense)
  3. Lethal (2011, suspense)
  4. Sunset Embrace / Un largo atardecer (1985, histórica/Oeste)
  5. Texas! Chase (1991, genérica/contemporánea)
  6. A Whole New Light (1989, genérica/contemporánea)
  7. Rainwater (2009, histórica/1930)
  8. Another Dawn / Un nuevo amanecer (1985, histórica/Oeste)
  9. French Silk / Sedas de Francia (1992, suspense)
  10. Hidden Fires / Anhelos ocultos (1982, histórica/Oeste)

Os añado enlace a su página web y a su ficha en Fiction Data Base, más que nada para que veáis, en orden cronológico, sus distintas novelas.

10 comentarios:

  1. Creo que solo he leído de Sandra Brown "Un largo atardecer", que me gustó mucho. Iba a seguir con "Un nuevo amanecer" hasta que me enteré ATENCIÓN SPOILER de que en este último moría el protagonista del libro anterior... ¡me enfadé muchísimo con la autora! (lo sé, es una actitud tonta y sin sentido, pero se me fastidió el libro por completo).
    Después de leer tu artículo, he apuntado algún libro en mi lista de pendientes. Le daré una oportunidad, pero espero que no se cargue a ningún personaje que me caiga muy bien, je, je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese final sigue siendo discutido tres décadas después de haberse publicado el llibro. No te preocupes, no vuelve a hacer nada parecido después. No tiene complejo de George R. R. Martin.
      Sólo en Lethal hay un final discutido pero no por eso sino porque no queda claro y masticado el final feliz, pero vamos, que yo no tengo ninguna duda.
      Espero que te guste Sandra Brown, a mi me encanta en el suspense romántico, pero reconozco que es mi género favorito.

      Eliminar
    2. Gracias por el articulo!!! Igual que la comentarista, por lo cual estoy respondiendo por aqui, me paso tambien....cogi un cabreo de mil demonios y por eso la tengo "arrestada"...perdono pero no olvido jajajajajaj....asi y todo, me anote algún titulo, ya que al igual q a ti,me gusta y mucho, un buen suspense!


      Un beso

      Eliminar
    3. Hola!!
      Yo trambién me paso por aquí jajaja
      Me quedé con la duda del problemón de Marilí con el personaje y razón para no perdonar a Sandra Brown, y justo aquí he descubierto el misterio.
      Yo también me quedo con algún título... personalmente, he disfrutado más de Sedas de Francia que de Imagen en el espejo, quizás porque en la primera no sabía muy bien qué me iba a encontrar y me esperaba más romance, ahora ya no,. Me llevo algún título anotado, ya comentaré ;)
      Un besote

      Eliminar
  2. Otra autora que me gusta mucho aunque no he leído todas sus novelas. Me ha picado la curiosidad con Lethal ;) tendré que ponerla en mi lista de próximas lecturas.
    Mi favorita también es Odio en el Paraíso, me gustan los tipos duros... ese Cash ♥ (no en la vida real, desde luego) Imagen en el espejo y Charada también me gustaron mucho y la serie histórica del Oeste está bien, aunque el tal Coleman con bigote y muuuuy machista no me enamoró, si se murió años después... pues oye, se siente jajaja. Si te gustan las novelas históricas ambientadas en el Oeste no sé si has leído la serie de Elizabeth Lowell, que también está muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah, Cash Boudreaux! Con Derek Craven, uno de mis héroes de romántica. Es de esos personajes literarios que suenan tan auténticos, que crees que de verdad existen en alguna parte.
      Creo que de Elizabeth Lowell no he leído nada. Me apunto la recomendación.

      Eliminar
    2. Los dos primeros libros de la serie, Solo Suya y Solo mía, son los que más me gustan de estas autora, bien ambientados y con escenas muy sensuales, pero ya se sabe que recomendar es arriesgado... Ya nos cuentas si te animas :)
      Espero que este comentario no se publique también por duplicado no sé qué pasa, unos comentarios aparecen doble y otros directamente no están jajaja imagino que algo no funcionaría bien. Un saludo

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, el comentario se publicó dos veces ;P

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar