lunes, 10 de noviembre de 2014

Crítica: "Te doy mi corazón", de Julia Quinn



Pues mira, esta de Julia Quinn me ha gustado un poco más que las anteriores. Cenicienta Redux.
Portada de la edición en rústica
Avon, julio de 2001

DATOS GENERALES

Título original: An Offer from a Gentleman
Fecha de publicación original en inglés: 2001
Subgénero: histórica – Regencia
Puesto en la lista AAR 2013: 83

Parte de una serie: Los Bridgerton #3

Traductora para la edición 03/2005 de Titania: Amelia Brito
  
SINOPSIS

¿Aceptará ella la oferta antes de que el reloj marque la media noche?

Sophie Beckett nunca soñó con poder ser capaz de colarse en el famoso baile de máscaras de Lady Bridgerton. Aunque hija de un conde, Sophie ha quedado relegada al papel de criada por su desdeñosa madrastra. Pero ahora, danzando en los fuertes brazos del gallardo y tremendamente atractivo Benedict Bridgerton, se siente como si fuera de la realeza. Pero, lamentablemente, todo el encantamiento debe terminar cuando en el reloj den las doce de la noche.

¿Quién era aquella mujer tan extraordinaria? Desde aquella noche mágica, una visión radiante con un vestido plateado ha impedido a Benedict apreciar el atractivo de cualquier otra mujer –excepto, quizás, esta seductora y extrañamente familiar belleza vestida de doncella. Ha jurado encontrar y casarse con su misteriosa dama, pero esta doncella tan impresionante lo debilita de tanto como la desea. Si le ofrece su corazón, ¿sacrificará su única oportunidad de un amor de cuento de hadas?

CRÍTICA

No estoy muy segura de qué inspiró el título An Offer from a Gentleman. Julia Quinn suele inspirarse en títulos de películas. Pero lo más cinematográfico a lo que se parece es la mítica frase de El Padrino: an offer he can’t refuse (“una oferta que él no podrá rechazar”). Como acá en España traducen “a lo loco” (hasta literalmente, Some Like It Hot = Con faltas y a lo loco), “Una oferta de un caballero” se convirtió en Te doy mi corazón.

Recordemos, los Bridgerton. Cuatro chicos y cuatro chicos, ordenados alfabéticamente. Hoy nos toca hablar del B, Benedict, el segundo de los varones.

Sophie, la protagonista, es hija natural de un conde. Aunque no la reconoce, la acoge y le proporciona una educación. Mala suerte que muera joven y la deje a cargo de una nada cariñosa “madrastra” y sus dos hijas, de las que Sophie tampoco parece ser su persona favorita.

Baile de máscaras en la casa Bridgerton, en la plaza Grosvenor. Sophie acude de tapadillo, con un precioso vestido color plata de la época de su abuela (literal). Se encuentra con Benedict Bridgerton. Se ve, bailan, se gustan y, a las doce de la noche, Sophie se marcha rápidamente dejando detrás,… un guante.

Tan impresionados se han quedado ambos con la experiencia que durante dos años siguen enamorados el uno del otro. Benedict la busca en vano, mientras se dedica a entretenimientos propios de los privilegiados. Cuando, algo aburrido, abandona la fiesta de uno de sus amigotes, Sophie se cruza en su camino. Ella lo reconoce a él, pero ¿Benedict a ella? No. Así que Sophie se guarda mucho de decir quién es y sigue con su papel de doncella.

Asume que no podrá casarse jamás con el señor Bridgerton, por lo que intimar con él es correr el riesgo de un corazón roto. Él, por su parte, sigue esperando volver a encontrarse con aquella mujer ideal que conoció en el baile, pero se siente muy atraído por Sophie, la mujer real de carne y hueso con la que parece haber conectado tan bien. Claro que como es una criada, sólo podría ser su amante, nunca su esposa. Y ella, con buen sentido, no está por la labor.

La trama sigue el mito de Cenicienta. Nada original, pero muy efectivo, siempre funciona. Los mitos son así, llevan siglos funcionando. El que haya un misterio proporciona cierta tensión añadida, suspense, ¿cuándo se descubrirá el secreto de Sophie? Y la espada de Damocles de cierto delito cometido al principio de la historia…

Además, lo que separa a los personajes es algo real: la diferencia de clases. Sophie ha sido educada como una dama, pero carece de dinero y ha sido tratada como criada. No tiene más opción que ganarse la vida de doncella. Benedict cumple con su papel de héroe romántico como un simple “cacho carne Bridgerton” guapo, rico y sin mayores preocupaciones en la vida; le gustaría distinguirse un poco, no ser considerado sólo “un Bridgerton más”, pero tampoco le echa drama al asunto. Está bastante satisfecho de sí mismo y de su vida, y lo único que le contraría es: a) no encontrar aquella mujer misteriosa que le gustó tanto y b) la negativa de esta criadita a ser su amante.

¿La ambientación? No noto yo el menor sentido de la época, con esas mujeres, especialmente Sophie recurriendo a la violencia física (da un par de sonoros puñetazos) que son bastante ridículos y fuera de lugar, ¿alguien se imagina una heroína de Austen dándose de mamporros? Otro ejemplo de anacronismo: uno de los personajes, creo que Sophie al principio de la novela, alude a que no hay esclavos en Inglaterra, o que no hay esclavitud en ese país,… Año 1815. Una ley del parlamento de 1807 había abolido el tráfico de esclavos en el imperio británico, pero no la esclavitud en sí, que no fue abolida hasta 1833, en las islas Británicas, y en 1834, por ejemplo, en su colonia de Jamaica. Y ese empeño en que tomaban el té de la tarde en la Regencia... No, mire, esa costumbre es de mediados de siglo, puramente victoriano. Tradicionalmente, se ha considerado que lo introdujo la duquesa de Bedford en los años cuarenta del siglo XIX. Claro que se toma se tomaba antes. Samuel Johnson, sin más, se confesaba un feliz adicto a esta bebida. Pero lo que no había ese "té de la tarde" institucionalizado como aparece en la novela.

Afortunadamente para mí, aquí Julia Quinn me ahorra su aspecto chistoso, y pasa de los chistes en plan dibujos animados, aunque en alguna ocasión se habla de “humo que sale de las orejas” de Sophie. Menos diálogo ingenioso, y nada de slapstick. Quizá por eso sea la menos apreciada de las novelas de Julia Quinn que aparecen en este Top 100. Curiosamente, creo que por eso a mí me ha gustado más que las otras dos que ya han aparecido aquí. Una vez más, para gusto, los colores.

Que es menos apreciada que otros Bridgerton parece evidente. En la encuesta anual de los lectores de All About Romance sólo logró una mención honorable al mejor romance histórico ambientado en Europa del año 2001. Sólo ha aparecido en este Top 100 de 2013, no en los anteriores. En RomanceNovels.Me la incluyeron en el puesto 202 de su lista de mil mejores novelas del género romántico. Otro signo de que no es de las novelas más apreciadas de Julia Quinn es que, en este caso, la conseguí en papel, en inglés, más barato incluso que el digital, algo rarísimo. Por eso no sé cómo estará la traducción al español.

Valoración personal: (por comparación con las otras de Julia Quinn) buena, 3

Se la recomendaría a: amantes de la Regencia sin pretensiones.

Otras críticas de la novela:


Como de costumbre, dejo enlace a la ficha en FictionDB.

Otras novelas de la autora en el Desafío AAR:

AAR 09. Julia Quinn – The Viscount Who Loved Me / El vizconde que me amó (2000) 
AAR 16. Julia Quinn – The Duke and I / El duque y yo (2000)   
AAR 44. Julia Quinn – What Happens in London / Secretos en Londres (2009)

Ediciones en España:

-       Te doy mi corazón (2005) Titania
-       Te doy mi corazón (2008) Círculo de Lectores, S.A.
-       Te doy mi corazón (2009) Books4pocket
-       Te doy mi corazón [Archivo de Internet] (2009) Ediciones Urano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada