sábado, 3 de enero de 2015

Crítica: "Del odio al amor", de Connie Brockway



Comenzamos el Año Nuevo con una novela un poquito frustrante, para mi gusto.
My Dearest Enemy by Connie Brockway
Dell (1998)

DATOS GENERALES

Título original: My Dearest Enemy
Fecha de publicación original en inglés: 1998
Subgénero: histórica - Victoriana
Puesto en la lista AAR 2013: 74
Traductora del inglés en la edición en castellano Debolsillo: María Aránzazu Sumalla de Benito

SINOPSIS

El muy conservador Horatio Algernon Thorne hizo testamento para dar una lección a su sobrino Avery Thorne, quien aspiraba a convertirse en dueño de Mill House, el único hogar verdadero que conocía. Horatio estableció que la finca la tuviera Lillian Bede, una sufragista, durante cinco años; si lograba hacerla productiva, se la quedaría definitivamente. Si no, la heredaría Avery. Avery dedica esos años a una vida aventurera por todo el mundo, intercambiando correspondencia con su cordial enemiga, Lily.

Querido señor Thorne,

Se lo advierto. Pretendo hacer todo lo posible para cumplir el testamento de su difunto tío y quedarme con Mill House. Aunque sé que él nunca ha pensado que yo triunfe, y por razones desconocidas me usa para avergonzarle a usted, acepto su desafío. Durante los próximos cinco años, lograré beneficios de esta finca. Le enviaré su asignación y demostraré que las mujeres son tan capaces como los hombres. Y al final, aceptaré Mill House como recompensa.

Sinceramente,
Lillian Bede


Mi muy querida señorita Bede,

Perdone que no tiemble. Por favor, haga lo que demonios quiera, pueda, o deba. Estoy deseando conocerla en el despacho de mi abogado dentro de cinco años, cuando tome posesión de Mill House.

Avery Thorne


CRÍTICA

Del odio al amor comienza con uno de esos descabellados testamentos que tanto abundan en la novela romántica. No, aquí no hay nadie que tenga que estar casado dentro de un plazo para heredar. No. Se trata de un viejo bastante malévolo que quiere dar una lección a dos personas. Por un lado, a su sobrino Avery, al que desprecia por haber tenido una salud frágil de niño y adolescente. Sabe que él ansía hacerse con Mill House, el único lugar del mundo que él considera un hogar.

Por otro lado, a Lillian Bede, sufragista convencida de que una mujer vale tanto como un hombre. Quiere demostrar que no va a ser capaz de administrar la propiedad tan bien como un hombre. Si quiere tener asegurada una pensión vitalicia después del previsible fracaso como administradora, tendrá que retractarse públicamente de sus creencias feministas.

Así que Lily tiene cinco años para que la finca rinda. En ese tiempo, debe mantener a Avery con una asignación. Avery no se lo toma muy bien, y decide abandonar Inglaterra. De profesión: aventurero. Desde África hasta la India o Groenlandia, parece una huida hacia delante, un poco vacilando a Lily, desafiándola a encontrarle y hacerle llegar su asignación. Lo curioso es que si su tío pensaba que él no iba a ser capaz de salir adelante, se engaña, porque con lo que gana de sus aventuras por el globo, Avery vive holgadamente. En realidad quiere Mill House por razones sentimentales.

En esos cinco años estos enemigos intercambian cartas que son, para mi gusto, lo mejor de la novela. Ingeniosos, burlones, pero siempre con cierto respeto cordial hacia el enemigo. De una de esas cartas proviene el título en inglés, My Dearest Enemy (“Mi más querido enemigo”), lo que, a mi entender, transmite mejor la idea de la novela: son enemigos, o más apropiadamente, rivales por la posesión de Mill House. Pero realmente no hay odio entre ellos, nunca. Ni siquiera resentimiento.

La parte epistolar no dura mucho. Pronto el escenario será exclusivamente el casoplón de la novela. El plazo de cinco años está a punto de cumplirse y Avery decide adelantar su regreso a Inglaterra y conocer en persona a su muy estimada enemiga.

Ambos se sorprenden en cuanto se echan la vista encima. Porque el otro resulta ser,… muy atractivo. Claro que su hostilidad les impide de momento ponerse a ello.

Con lo que me gustó Amarte es mi destino, esperé algo igualmente especial para esta novela. O al menos parecido. El planteamiento me pareció muy atractivo. El tópico “enemigos a amantes” normalmente me atrae bastante, porque da lugar a chispeantes encuentros y combates verbales, ingenios, trampas, burlas,… que si se hace elegante te mantiene con una sonrisa todo el tiempo. Además tiene algunos aspectos interesantes, como el que lo protagonice una sufragista, y se hable algo, no mucho, de los grupos que luchaban en aquella época por los derechos de la mujer. O que Lily acoja en su casa a tanta mujer embarazada que de otra forma iba a tener un futuro muy negro.

Esas son las cosas que me gustaron. El principio, desde luego, me atrapó. Pero, a partir del momento en que Avery regresa a Inglaterra, me aburrí bastante. Los personajes eran más atractivos en la teoría que en la práctica. Lily parece fría y competente, sin auténtica pasión por nada, ni siquiera sus convicciones feministas. Avery es un tipo como descolocado, ¿es un caballero, un aventurero, un pobre niño rico al que no han querido de verdad? Salvo que se enamoró de Lily, y que quiere esa casa no aprendí de verdad nada más de él. Los secundarios parecen existir sólo para comentar la jugada. La única tensión de la trama es saber quién se quedará con la casa. Ni romance ni sensualidad ni ternura, no le encuentro sentimiento. ¿Ambientación? Una mansión solariega en la campiña inglesa durante la época victoriana. En fin, una novela más bien pche, ni fu ni fa.

Pero bueno, eso es mi experiencia personal, que en este punto ha sido bastante distinta al de la mayoría de los lectores. Estamos ante una novela que ganó el premio RITA al mejor romance histórico de ese año. Y eso son palabras mayores. En la encuesta anual de All About Romance consiguió menciones honorables en las categorías heroína más batalladora (o pizpireta, no sé muy bien cómo traducir Feistiest) y romance histórico ambientado en Europa. Además, RT Book Reviews la incluye entre sus “favoritos de todos los tiempos”. Ha aparecido en todas las listas Top 100 de All About Romance: puesto 67 (año 2000), 31 (2004), 84 (2007) y 86 (2010), y en la página web RomanceNovels.Me aparece en el puesto 207 de las mil mejores novelas románticas.

Por lo tanto, soy yo, que no conecté demasiado con el asunto. Sin ser una mala experiencia, tampoco fue para tirar cohetes.

No sé cómo estará la traducción. Es uno de esos libros considerablemente más asequibles en inglés/digital que en español/papel.

Valoración personal: podría haber sido mucho mejor, 2

Se la recomendaría a: aficionados a la novela romántica histórica de ambientación victoriana.

Otras críticas de la novela:

Otros le sacaron más jugo a la historia. Para ver otras perspectivas sobre el tema, se puede leer el blog de Lady Marian, Alea jacta est y El rincón de la novela romántica.

En inglés, All About Romance y Rosario's Reading Journal hacen crítica de esta novela.

Como es habitual, ficha en la FictionDB


Otra novela de la autora en el Desafío AAR:

AAR 51. Connie Brockway – As You Desire / Amarte es mi destino (1997) 

Ediciones en España:

-       Del odio al amor (2009) Debolsillo; col. Cisne, 68/6 - Biblioteca Connie Brockway, 6

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada