viernes, 22 de enero de 2016

Crítica: “Las montañas de la aflicción”, de Lois McMaster Bujold



Aquí, leyendo las aventuras Vorkosigan. Ciencia ficción, no romántica.


DATOS GENERALES

Título original: “The Mountains of Mourning”
Subgénero: ciencia ficción / suspense

Fecha de publicación original en inglés: apareció en Analog, 1989, luego, con otros dos relatos, en Borders of Infinity / Fronteras del infinito (1991)

Parte de una serie: #5 de la Saga Miles Vorkosigan, por fecha de publicación

Edición en español: Fronteras del infinito
Traductora: Márgara Averbach
Edición: 1.ª edición, 1.ª imp. 02/1992
Publicación: B (Ediciones B)
Colección: Nova ciencia ficción, 44

Sinopsis de Borders of Infinity, según su contraportada:

¿Qué es lo que mejor describe a un señor Vor?
a)    Oficial del Servicio Espacial Imperial de Barrayar
b)    Comandante Supremo de una compañía de mercenarios
c)    Detective, juez y verdugo en un asesinato rural
d)    Rescatador de damiselas profundamente angustiadas
e)    Topo en un campo de prisioneros de guerra planetario a prueba de fugas
Respuesta: Todas las anteriores, por supuesto.*

*¡Pero sólo si eres Miles Naismith Vorkosigan!

Una sinopsis algo más ortodoxa, aunque no mucho, la encuentras en Lecturalia.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No, porque NO es novela romántica. Pero a este libro, como el resto de la serie, he llegado a través de las páginas web de novela romántica. Así, All About Romance considera que toda la serie en su conjunto es merecedora de ser considerada DIK A, es decir, libros que te llevarías a una isla desierta.
Ganó el Premio Hugo 1990 a la mejor corta, y también el Premio Nébula, en la misma categoría.

CRÍTICA

Sigo leyendo la serie Vorkosigan, no el orden cronológico de publicación, sino el propuesto por la autora, y que básicamente respeta la cronología interna. Después de El aprendiz de guerrero, toca este relato que se publicó individualmente en el año 1989 en Analog, una revista de ciencia ficción. Luego se publicó, con otros tres relatos y pequeñas introducciones que les daba un sentido conjunto, en forma de libro Fronteras del infinito (1991), que es la versión que he comprado yo. En inglés, porque en español las ediciones antiguas están a precios prohibitivos. También se puede comprar, siempre en inglés, el relato individual en formato digital.

La contraportada de este libro, como es habitual, no te ilustra mucho sobre lo que va el libro. Sí que es verdad que bromea con los muchos talentos y aventuras del protagonista, Miles Vorkosigan

En el libro anterior vimos que este Aprendiz de guerrero se lo montó para crear una compañía de mercenarios. Se supone que después ha ido a la academia imperial y ya se ha graduado, con 20 años, y está en casa de sus padres en el condado de Lord Vorkosigan.

A las puertas del conde llega una mujer pidiendo justicia. Han matado a su hija recién nacida, y quiere que se castigue al culpable. Ella está convencida de que es su marido, porque la hija nació con labio leporino cosa que en una sociedad tan básica y pobre le hacía candidata perfecta al infanticidio. Entonces el conde, padre de Miles, decide enviar a su hijo como legado personal para aclarar el asunto. Porque en esa sociedad tan militarista y feudal como la de Barrayar, el señor conde tiene también obligaciones legales.

Esto le lleva a una zona remota del condado, en las montañas Dendarii, un lugar pobre y atrasado, en el que se vive prácticamente de subsistencia. Él tendrá la obligación de averiguar la verdad y luego decidir qué se hace con el culpable. Así que es un relato, básicamente, de novela negra, un “quién lo hizo”.

Miles, que sueña más con glorias militares y aventuras espaciales, se encuentra ahora con la difícil labor de desentrañar un asesinato, de usar su cabeza de otra manera. Su padre tiene buenas razones para mandarlo en su lugar. Sabe que su hijo es listo, y que no se trata sólo de hacer labor policial, sino también de dar una imagen personal y clara de que los tiempos han cambiado y que las cosas, también con los que nacen diferentes, deben hacerse de otra forma.

Pero Miles aprenderá algo más. Algo que me ha encantado ver porque me resulta habitual en los relatos policiacos. Y es que no se trata sólo de averiguar el cómo y el por qué, sino también de enjuiciarlo, de determinar la sanción adecuada para el culpable. La labor judicial después de la policial, por así decirlo.

Lo disfruté más que el anterior, tal vez porque la novela negra me hace tilín, sobre todo cuando es como esta, más psicológica y de deducción racional que técnica. También encuentro que Lois McMaster Bujold en original tiene una voz más atractiva que en sus traducciones españolas. Me resulta melancólica e irónica, con un tono muy personal que queda un poco desdibujado en sus versiones españolas.

Valoración personal: entretenido, 3

Se la recomendaría a: todos los aficionados a la ciencia ficción y a la novela negra más bien psicológica.

Otras críticas de la novela:

Como es un clásico, el libro con los tres relatos, Fronteras del infinito, tiene página en la wikipedia.

Y las críticas que he encontrado son más de la novela con los tres relatos juntos que este en particular.

Sitio de ciencia ficción, así como en Sidera Visus. Al Consultorio del Dr. Ogalinski no le pareció gran cosa. El posalibros comenta este libro junto con Fragmentos de honor y El aprendiz del guerrero

En inglés, dejo sólo la crítica de Rosario, que (ella sí) se refiere en particular a este relato: para ella ha sido un B+.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada