viernes, 15 de enero de 2016

Crítica: “Mentiras de amor”, de Judith McNaught



Una novelita genérica de hace treinta años que todavía aguanta el tipo.
 
Cisne, 1998; Fotocomposición: Alfonso Lozano
DATOS GENERALES

Título original: Double Standards
Subgénero: contemporánea

Fecha de publicación original en inglés: 1984

Edición que he leído: © 1998, Plaza & Janés; col. Cisne 32/2
Traductora: Valeria Watson

La primera vez que se publicó en español, por Harlequin Ibérica (1987, col. Superbianca #6), se tituló Doble juego y la tradujo Nuria Hernández de Lorenzo. Luego ya en ediciones posteriores se ha titulado en español Mentiras de amor, y con la traducción de Valeria Watson.

SINOPSIS

A raíz de que su padre se encuentra gravemente enfermo, la atractiva e inteligente Lauren se ve obligada a pedir trabajo al empresario Philip Whitworth, un hombre sinuoso, que le consigue un extraño empleo: en una empresa de la competencia y con el único objeto de realizar espionaje industrial. Para complicar las cosas, en su nuevo trabajo Lauren se enamora de Nick Sinclair, sin saber que es el principal rival de Philip y que a causa de ello se verá atrapada en una difícil encrucijada.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Sí, estaría entre las quinientas mejores novelas románticas, en torno al cuatrocientos y algo.

Double Standards (Mentiras de amor / Doble juego) estuvo entre las mejores, según El rincón de la novela romántica en el año 2012. Se la incluyó una vez en el Top 100 de All About Romance, el primero, del año 1998, puesto 56. Además, esa misma página web la considero uno de los “Favoritos de todos los tiempos”. Aparece en la lista de RomanceNovels.Me “las mil mejores novelas románticas”, en el puesto 453 (su estadística aquí coincide casi casi con la mía). Y en cierta ocasión en que la extinta The Romance Reader hizo una encuesta entre sus lectores, fue la novela que uno de ellos consideró como “su favorita”.

CRÍTICA

Cuando vi que en enero de 2016 volvían a publicar en España este clásico de Judith McNaught (¡de 1984 nada menos!) no me lo pensé y me dije, vamos a ello, es una buena oportunidad para releerlo. Total, no recuerdo en absoluto de qué va, será como leerla de nuevo.
Debols!llo, 2016

Ya veis que mi ejemplar es de los años noventa, y con una portada de las que, en fin, se llevaban por entonces. La de 2016 es otra cosa, ¿verdad?

Lauren es una joven que necesita trabajar. Su padre está enfermo. Su formación ha sido básicamente como pianista, pero sabe que no tiene lo que hay que tener para ser concertista. Ha sido secretaria aunque tampoco es que eso la entusiasme. En su necesidad, pide trabajo a un pariente lejano, uno que se portó fatal con ella y su madre en el pasado. Pero la necesidad aprieta.

Este señor, Phillip, accede a emplearla. Pero, básicamente, lo que tiene que hacer es espiar a la competencia, que se lleva todos los contratos a los que aspira su empresa. Lauren se siente muy incómoda e intenta no tener que hacerlo.

Conoce al chico de la película, el propietario de la empresa rival, gracias a uno de esos encuentros que podríamos llamar de “desequilibrios, caídas y otras alteraciones de la verticalidad” a la que tan propensas eran las heroínas románticas. Y que aún encuentras por ahí, como por ejemplo, la protagonista de A Bollywood Affair.

Se ven, se gustan, tontean. Ella cree que él es un empleado más, lo invita a comer, y se enamora de él. Pero Nick resulta ser un Casanova desvergonzado que planea seducirla y luego si te he visto no me acuerdo. Salvo que alguien más se interese por ti, en cuyo caso, como el proverbial perro del hortelano, que ni come ni deja comer. En fin, tu millonario estándar de hace treinta años, plena época Reagan: su único problema mental era el ser unos cretinos.

Se ambienta en Detroit, la ciudad que por aquel entonces aún era un rico centro industrial, todavía vivían allí más de un millón de habitantes. Un lugar pujante, optimista, a años luz de la triste bancarrota que declaró en 2013. Otro mundo, otro entorno, otra sociedad que ya no es la contemporánea.

Lauren es una joven virtuosa, de esas que, como Marisol, podría canturrear que “mi vida (sexual) comienza cuando te conocí”. Hasta que el millonario guapo no se cruza por su camino, no tuvo el menor pensamiento erótico. Además, es encantadora, sabe vestir bien y comportarse perfectamente en todas las situaciones sociales. Los varones, a su paso, quedan encantados, incluso se gana el corazoncito de los restauradores italianos, por aquello de que su madre era italiana y sabe hacer justicia a un contundente plato de pasta. Debo reconocer que a pesar de todo, no resulta nada ñoña. No, es bastante resuelta; dice claro lo que piensa y lo que desea. Creo que ese es el punto fuerte de la novela, por eso seguimos leyéndola años después, porque hay algo auténtico y admirable en esta mujer sincera y honesta consigo misma y con el mujeriego del que se ha enamorado.

Añádele una trama con su toque de espionaje industrial (que se queda en nada), y un toque de venganza en plan Dinastía, odio entre parientes cercanos y ya tienes tu perfecta novelita ochentera.

Cosas que hay que tener en cuenta para poder encontrarle gusto a esta obra:

Ein, Double Standards se publicó como un Harlequin Temptation (#16) y Mills & Boon Temptation (#6). O sea, es viejuno y cortito.

Zwei, es sólo la segunda novela de McNaught. Así que no hay mucho desarrollo de personajes, ni un argumento complejo como los novelones posteriores de la autora.

Drei, es un harlequín de hace tres décadas, pensado para aguantar (todo lo más) quince días en el kiosco y luego olvidarla.

Si lo colocas en esa perspectiva, si aceptas cuándo y cómo fue escrita, entonces puedes disfrutar de su lectura y reconocer que ha aguantado muy bien el paso del tiempo.

No estoy segura de a qué se refiere el título original, “Doble rasero” o “Doble moral”. Desde luego, con la perspectiva de los años, resulta muy adecuado para una historia en la que a Lauren se le exige un comportamiento virtuoso, diferente a Nick. Son, en definitiva, ejemplo de cómo eran los protagonistas de la época: ellas inexpertas, ellos muy ligones.

Valoración personal: en su categoría, buena, 3

Se la recomendaría a: todos los aficionados a la contemporánea ligerita de los ochenta.

Otras críticas de la novela:

El rincón de la novela romántica recoge críticas favorables y otra que no le gustó. A Muero por los libros, le encantó 4.5/5. En Soy cazadora de sombras y libros, también le gustó, fue la primera que leyó de McNaught. Leyendo Ando le pone 2 estrellas.

Y un par de críticas en inglés. Para All ABout Romance, fue una B. Y Geeky Mythology le da 4/5, aunque reconoce que los detractores también tienen razón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada