viernes, 18 de agosto de 2017

Crítica: “Juego de sombras”, de Linda Howard

Tocó así, porque yo planifico el calendario de mis críticas con al menos un mes de antelación, y hoy le correspondía hablar de este entretenido suspense en plan jet-set harlequinero.
Así que, después de mirar bien que no haya nada ofensivo hacia las víctimas (que son lo primero, siempre), publico hoy mi crítica, igual que lo he hecho otros muchos días en los que los yihadistas han matado –y seguirán haciéndolo- en diversos puntos del globo. Porque lo segundo es que el terrorismo se alimenta de publicidad, del eco que obtiene el dolor que causa, y eso no lo obtendrá de mí.
Ed. Urano, 2000

DATOS GENERALES

Título original: All the Queen’s Men
Subgénero: suspense romántico
Fecha de publicación original en inglés: 1999
Parte de una serie: CIA Spies (John Medina) #2

1.ª edición en España:
Traductora: M. Cristina Martín Sanz
Fecha: 04/2000
Editorial: Urano

SINOPSIS

Niema y Dallas eran agentes secretos que, con sólo unos meses casados, aceptaron una peligrosa misión en Irán. Para salvar la operación, Dallas tuvo que sacrificar su vida. Aquel día el mundo de Niema se hizo añicos. Algo se quebró en su interior, y si logró salir viva de aquellas heladas montañas fue gracias a los cuidados del compañero de Dallas, un hombre misterioso. Niema nunca imaginó que volverían a encontrarse.
En el fondo de su corazón, Niema se sabe adicta al riesgo. Durante cinco años ha llevado una vida tranquila, pero ahora el pasado, en forma de John Medina, ha salido a su encuentro para ofrecerle un nuevo reto que acelera su pulso y hace brillar sus ojos de emoción.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Sí, estaría entre las mejores mil novelas románticas de todos los tiempos, allá entre el 50 y el 600.
En su encuesta anual referida al año 1999, los lectores de All About Romance la escogieron como mejor suspense romántico del año y su “villano favorito” (Louis Ronsard). Y cuando hicieron una mini-encuesta de novelas de suspense romántico favoritas, en 2007, salió elegida en el puesto 09. No es de extrañar, pues, que esa página la incluyera en sus “All-Time Reader Favorites”
Cuando RomanceNovels.Me escogió las mil mejores novelas románticas, esta apareció en su puesto 168.

CRÍTICA
Me puse a leer esta novela nada más acabar Matar para contarlo

Empieza unos años antes que la otra, narrado un episodio en el que unos agentes se infiltran en unas instalaciones de ántrax en Irán. Entre ellos, hay un par de aventureros recién casados, Niema y su marido Dallas. La cosa va mal y Niema acaba viuda. Logra salir de Irán con la ayuda de un colega de lo más misterioso.

Pasan cinco años. Niema trabaja la CIA desarrollando equipos de vigilancia electrónicos, un trabajo de horario fijo, con una vida social nula. Ella, que tiene corazón intrépido, se flagela así porque, en cierto sentido, se siente culpable de la muerte de su marido.

Unos terroristas hacen estallar un avión. Se sospecha que hicieron uso de un tipo de explosivo moderno y muy peligroso. La CIA quiere saber quién lo está produciendo, y para ello quieren infiltrarse en la casa de un traficante de armas internacional, en el sur de Francia.

Este es el motivo de que aquel misterioso agente, que ella conocía con otro nombre, reaparezca en la vida de Niema. Es John. John Medina, toda una leyenda de las operaciones ilegales cuyo principal mérito parece radicar en que es un auténtico Mortadelo, de esos que tiene un nombre y un aspecto distinto para cada misión. El plan es que Niema y John consigan acceder al círculo privado de este traficante, para descubrir quién vende ese peligroso explosivo.

Niema al principio recela, pero luego empieza a ver que se siente más viva que nunca al lado de John Medina. Él refresca su entrenamiento con armas, comprueba que físicamente está bien, sabe que su trabajo con dispositivos electrónicos es de lujo,… Y siente que ya no puede resistirse más a la profunda atracción que siente por ella desde que la conoció.

Una vez que todo está preparado, allá que se van los dos a Francia, cada uno interpretando un papel distinto: él, un terrorista internacional, ella una niña pija amiga de los embajadores. Esto da pie a escenas en plan jet-set que me recordaron bastante a un harlequín. Sí, tiene ese toque harlequinero.

La tensión de la historia radica en la información que tienen que obtener los espías, ver si logran infiltrarse, localizar esos datos y llevarlos al gobierno estadounidense. Es más un thriller que un policiaco, para entendernos. La gran amenaza que estos pizpiretos espías tienen que conjurar es la posible extensión de este nuevo explosivo. Sigue siendo un suspense intrigante, pero quizá un poco menos, porque a mi estas cosas en plan Misión imposible me ponen bastante nerviosa. Por si los pillan, ¿sabes? En el suspense prefiero la investigación criminal a los juegos de espías. Que están bien, ¿eh? Es sólo que no es mi predilecto.

La verdad es que me costó un poco entrar en la novela, porque todo lo de Irán no me permitía suspender mi credulidad. Cosas tontas, como esa manía de ponerte a los iraníes como si fueran señores moros, cuando la mayor parte de su población no es árabe sino persa.

Luego que estén allí haciendo algo ilegal, y a mí se me hace cuesta arriba estas black ops, la jurista que hay en mí sólo ve las violaciones del Derecho internacional. Sí, lo entiendo, destruir una fábrica de ántrax, vale, pero entonces no pude evitar pensar que el único acto terrorista en Estados Unidos con ántrax lo perpetró un nacional estadounidense y no un iraní, y salió de un laboratorio nacional, no del extranjero. Después caí en que este libro es anterior a aquellos hechos.

No hablo de otros aspectos, pero justo ese, el de la ideología que hay detrás de los atentados yihadistas, tiene uno de sus principales orígenes contemporáneos en el wahabismo saudí, suníes, vaya; totalmente enfrentados a los chiítas, iraníes o de otros países. Lo incomprensible es que alguien diga que va a combatir el terrorismo de la manita de los saudíes y a nadie le entre (públicamente) la risa floja. Tampoco voy a ahondar en ello, si alguien quiere saber más, puede leer La semilla del odio: De la invasión de Irak al surgimiento del ISIS, de Mónica G. Prieto y Javier Espinosa (este último estuvo secuestrado por el ISIS, así que conoce el percal de primera mano). Y siempre tienes al coronel Pedro Baños, a Loretta Napoleoni o a Robert Fisk para saber más, oye, que esto es un blog de romántica, y los únicos terroristas que aparecen son villanos a los que nuestros héroes y heroínas derrotan de manera heroica, y no los tipos cutres de las fotos policiales y que son banales en su maldad  (sí, a mí Hannah Arendt me convenció).

Pese a todo, cuando conseguí meterme en la historia, me resultó una novela entretenida. Me gustó un poco menos que la anterior de la serie. La ambientación sureña de la primera me resulta más auténtica y atractiva que esta Francia de pacotilla que se inventan ciertas novelistas.

Luego es una de esas novelas “con niño” aunque afortunadamente sale poco, que ya pensé yo que esto iba a irse por los cerros sentimentales de Úbeda. Pero no, en este caso es una clara “pistola de Chéjov”, influye en el desenlace.

Niema no es un personaje tan potente como lo era Karen, tan intensa emocionalmente, y mira que la pobre ha perdido a su marido y se supone que es, por otro lado, una yonqui de la adrenalina. Y luego John promete mucho, pero la verdad, como sabes en todo momento que está colado por Niema desde el minuto uno, tampoco hay demasiada tensión emocional. Sexual, sí, de esa hay para un rato. Acumulada a lo largo de gran parte de la novela que luego cuando se resuelve, es una escena tan fría, tan nerviosa porque está pasando otra cosa que te lo chafa un poco.

Lo leí en inglés así que no sé cómo estará la traducción española. Ya os contaré cómo me fue con el tercero de la serie.
Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: los aficionados al thriller internacional.

Otras críticas de la novela:
En español, tenemos crítica en el Rincón de la Novela Romántica. Para quien hizo la crítica en Los libros de Mabel, le pareció muy buena. Por su parte, Leyendo ando pensó que era "casi perfecta" y le dio 4/5.
Ahora, en inglés. Sinopsis y crítica en AllReaders.com, en All About Romance le dan una  C-, acabo con un artículo curioso en Dear Author “La secuela que te gustaría que se escribiese”, porque invitaban a los lectores a decir qué secuela les gustaría que hubiese de cualquier libro, y una de ellas citó a Dallas, el marido muerto de Niema, dice que necesita un cierre para ese libro, que tiene que haber una secuela en la que realmente él no haya muerto y consiga su final feliz, con otra mujer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario