viernes, 23 de marzo de 2018

Crítica: “Someone like you”, de Lauren Layne



Como un episodio de Friends.
 
12/2016, Random House
DATOS GENERALES

Título original: Someone Like You
Subgénero: contemporánea
Fecha de publicación original en inglés: diciembre de 2016

Parte de una serie: 3.er libro de Oxford

SINOPSIS (según Goodreads)

Lincoln Mathis no esconde su reputación como el más destacado playboy de Manhattan. De hecho, cultiva esa imagen. Pero detrás de cada flirteo, sonrisa y frase provocadora, hay un secreto que esconde incluso de sus mejores amigos, una tragedia de su pasado que tiene atrapado su corazón. Lincoln sabe lo que quiere: alguien como Daisy Sinclair, la descarada dama de honor que queda fuera de su alcance en la boda de su mejor amigo. También sabe que ella es lo que nunca podrá tener.
Después de un devastador divorcio, Daisy no necesita que le adviertan contra el encantador padrino en la boda de su hermana. Una ojeada al guapísimo Lincoln Mathis y sabe que es exactamente el tipo de hombre que debería evitar. Pero cuando Daisy da con el secreto de Lincoln, se da cuenta de que hay bastante más en este encantador playboy de lo que parece a simple vista. Y de repente Daisy y Lincoln se encuentran con que sus vidas se entrelazan irremediablemente en un viaje que o bien cura sus dañadas almas… o los destruirá para siempre.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Sí, de hecho aparece en mi lista con el número 665. Obtuvo una crítica de DIK A en All About Romance. Para el personal de All About Romance mereció una mención honorífica como el mejor romance contemporáneo de 2016, lógicamente no pudo ganar frente a Cariño, cuánto de odio de Sally Thorne. Fue lo mejor del año para dos de las personas que escriben en esa página, Janet y Kristen. Finalmente, tanto en Book Binge como en Harlequin Junkie le dieron lo máximo, 5 estrellas.


CRÍTICA

Esta es una de esas novelas que leí el verano pasado y cuya crítica, hasta la fecha, no había encontrado un hueco en mi blog.

Hay un momento en este libro en el que el protagonista, Lincoln, dice que se siente como si formara parte de un episodio XXL de Friends.

Intencionadamente o no, la autora ha dado con la descripción perfecta de lo que es este libro.

Entre las series de Lauren Layne hay dos muy apreciadas, Oxford y Sex, Love & Stiletto, centradas en revistas rivales, de ambientación neoyorquina. Lincoln debe ser un personaje secundario en las novelas anteriores de esas series, porque este libro es «su historia», la de un personaje querido y apreciado, cuyos amoríos reclamaban los fans, y Layne no les decepcionó. No he leído ninguna de las anteriores, pero los protagonistas de aquellas entregas deben ser los secundarios que pululan por aquí: todos son guapos, jóvenes, divertidos, y con mucho estilo. Muy neoyorquinos, sin problemas de dinero y en diferentes momentos de la paternidad, que si embarazados, que si ya con bebé, etc.

El protagonista, Lincoln, es reguapo y encantador. No hay mujer que se le resista. No es que haga nada especial, se limita a estar, como el estambre de una flor, y ya se le acercarán las abejas (la metáfora no es mía, se usa en el libro).

Es el padrino en la boda de su mejor amigo, y se fija en la dama de honor, Daisy, una simpática sureña que es hermana gemela de la novia. Y mira que se lo han advertido, tanto a él como a ella, que ni se acerquen el uno al otro.

Pues nada, es cosa de verse de uno a otro lado de la sala y sentirse atraídos como por un imán. Al ponerse a hablar, Daisy y Lincoln conectan inmediatamente.

Daisy empieza a sospechar que Lincoln no es el ligón que aparenta. No queda claro qué es lo que le delata a sus ojos, cuando sus amigos no lo saben, ni sospechan que su corazón sigue colgado del pasado. Pero Daisy sí, y lo reconforta, está a su lado, y él comparte con ella lo que no ha dicho a sus amigotes. Posiblemente, porque ella va a estar un par de días y luego volverá a casa.

Daisy vive en Charlotte, Carolina del Norte, en un casoplón que ha obtenido en su divorcio, junto a una importante pensión compensatoria. Eso le permite vivir sin hacer nada. Bueno, sí, cocinar, porque eso sí que le gusta y se le da bien. Es un libro de esos dietéticamente bastante insanos, sobre todo porque todo el mundo trasiega alcohol cosa mala. Puro riesgo cardiovascular.

Daisy guarda sus propios secretos, detrás de su desagradable matrimonio. Y Lincoln, que cuando la tiene delante le presta toda su atención, se da cuenta de pequeños detalles que le pasan desapercibidos a los demás. Se duele por ella, y le gustaría ser el hombre con el que ella pudiera recuperarse.

Son, ante todo, amigos, que confían el uno en el otro, que están a gusto en su mutua compañía, entendiéndose casi con una mirada.

El conflicto, una vez que ambos averiguan lo que el otro oculta, está en que él sigue colgado de un pasado que ya no podrá ser jamás, y no es capaz de seguir adelante, de enamorarse de nuevo. Un hombre bastante roto, a pesar de las apariencias.

Daisy sí que decide volver a intentarlo en el amor, pero no puede estar esperando eternamente a que Lincoln se recupere.

Como es romántica, tendrán su final feliz, con la ayuda de sus amigos.

Como la otra que leí de Lauren Layne (For better or worse, crítica publicada el 02/2017), combina momentos graciosos con otros más tristes. Hay uno en particular que recuerdo, con Lincoln totalmente noqueado, incapaz de reaccionar, en el que la autora transmite a la perfección que Lincoln siente un dolor inmenso, abrasador.

Es tan igual a la otra que hasta los defectos eran los mismos: tirando a sexista (las mujeres son muy femeninas y les gustan «cosas de chicas» y los hombres muy masculinos), alguna escena que sonaba más a amigotes de instituto que a adultos como Lincoln pidiendo ayuda a sus amigos en el tema amoroso,… Incluye epílogo de esos que yo aborrezco pero que a la gente le gusta mucho, con un montón de niños y de personajes felices y contentos, sin un maldito divorcio o mala salud o desastre económico/político/social a la vista.

No es que sea muy memorable. A los pocos días de leerla, ya casi ni me acordaba de qué iba (y ahora, meses después, sólo me acuerdo de la escena de Lincoln). Es casi-casi como la versión contemporánea de Julia Quinn, en el sentido que incluso las tragedias parece que no son del todo de verdad, pero…

Debo reconocer que los personajes de Layne suenan mucho más reales, como personas que deben existir en algún sitio y no es culpa suya de que la sociedad los haya hecho tan limitaditos. Llevan vidas cómodas, son jóvenes, guapos, forrados y rodeados de amigos, lo cual no quita que vivan desgracias, porque ninguna vida es perfecta. Escapismo muy ameno. Igualito que Friends. Yo disfruté como una enana mientras estaba metida en ese mundo bastante diferente del mío.

¿Conclusión? Contemporánea y divertida, no llega a ser como una de Julie James o Kristan Higgins, ni mucho menos SEP o Gibson, pero es bastante entretenida y sexy. Por lo tanto, recomendable. Seguiré leyendo las historias de Layne, para esos momentos en que me apetece algo nada complicado o demasiado intenso, con su toque de humor y sexo.

Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: todos los aficionados a la romántica contemporánea, fans de Friends.

Otras críticas de la novela:

No he encontrado críticas en español. En inglés, ya digo que en All About Romance le dieron una DIK A (libro que te llevarías a una isla desierta).

Harlequin Junkie calificó esta novela con 5 estrellas y la considera un Top Pick.

En Book Binge, otras 5 estrellas.

Latte Night Reviews la puntúa también con 5 (tazas de café), y considera que es la mejor historia de Lauren Layne hasta la fecha. «No sé cómo va a superar esta. ¡Someone like you está en mi top 5 de 2016! Fue estupenda y tan conmovedora». La hizo llorar, etc. «La historia de Lincoln es una que todos deben leer. Todos os enamoraréis de este maravilloso hombre».

Para Star-Crossed Book Blog fue un libro 4 estrellas

En Heroes & Heartbreakers le dedicaron un First Look.

No hay comentarios:

Publicar un comentario