jueves, 1 de marzo de 2018

RETO RITA 2.0: KATHLEEN WOODIWISS


Todo el mundo recuerda su primera vez

Dentro de este segundo reto al que me he apuntado este año, leer un libro escrito por una autora que haya ganado el Nora Roberts Lifetime Achievement Award de la RWA, toca hablar de la inolvidable Kathleen Woodiwiss.
Esta novela fue mi primer amor, la que me descubrió el género romántico, así que comprenderéis que no sea neutral, objetiva ni imparcial… Y muy en consonancia con lo desmedido de la novela, esta crítica mía va a salirme un poco más extensa de lo habitual.
Todo el mundo se acuerda del primer libro de romántica que leyó. Incluso Smart Bitches llegó a hacer un podcast al respecto, el número 200, que os dejo aquí enlazado al audio y su transcripción, por si tenéis curiosidad.
El mío, como he dicho siempre que he tenido ocasión, fue este, Cenizas al viento, en una edición del Círculo de Lectores de los años ochenta que aún conservo (tomada prestada de mi madre, ¡eh, es una antigualla histórica… el libro, no mi madre!).
Esto significa que debí leerlo cuando tenía catorce o quince años.

Cenizas al viento


Título original: Ashes in the Wind
1.ª ed.: Avon, septiembre de 1979
Subgénero: histórica/Guerra de secesión estadounidense

Edición en España
ISBN 10: 84-226-1584-3
Traductor: Raúl Acuña
Edición: 3.ª ed.
Fecha Impresión: 04/1984
Publicación: Club Círculo de Lectores

La jovencita sureña Alaina MacGaren ha visto cómo la guerra se llevaba a sus padres y a sus hermanos. Para más inri, los soldados de la Unión la persiguen acusándola de espía, así que ella, ni corta ni perezosa, se disfraza de muchachito y baja por el río Misisipi hasta Nueva Orleans.
Disfrazada de huérfano de guerra, nada más llegar a los muelles de la ciudad, se encuentra con el atractivo médico militar Cole Latimer, que la salva de una situación comprometida y la lleva a casa de sus tíos, los únicos parientes vivos que le quedan.
Por supuesto, él piensa en todo momento que es un muchacho.
Y en quien se fija es en la melosa Roberta, la prima de Alaina, que hace ojitos al apuesto militar, aunque sea yanqui y ella toda una beldad sureña.
Pero es que la guerra la ha dejado sin admiradores.
Como la vida de Alaina corre peligro si la descubren, sigue con su disfraz de chico. Por esas coincidencias de la novela romántica, en determinado momento es Alaina quien tiene que rescatar a Cole en un momento de necesidad; lo lleva tal cual está, aturdido, herido y prácticamente en bolas, a casa de sus tíos.
Acabarán (no vamos a entrar en detalles) compartiendo una noche apasionada de la que Alaina, para su gran vergüenza, disfruta «sin querer», como era propio de las heroínas de la época. Tenían una tremenda sensualidad en sus cuerpos, eran capaces de sentir pasiones desbocadas, pero lo ignoraban por completo hasta que llegaba el tío de la vara (mágica).
Para cuando Cole descubra que en realidad el sucio Al es Alaina, la mujer con la que disfrutó de una inolvidable noche de pasión, ya es demasiado tarde: él estará casado con Roberta y a Alaina la quieren atrapar no sólo el ejército estadounidense por espía, sino también los confederados como traidora.

El libro se divide en dos partes. A lo largo de la primera se suceden las peripecias y las aventuras, con Alaina asumiendo diversos disfraces, y yendo por Nueva Orleans, el Misisipi, cruzando líneas enemigas en tiempo de guerra, salvando a Cole en más de una ocasión, etc.
La segunda parte es ligeramente más corta y te la tienes que tomar casi como si fuera otra novela distinta, tipo gótico a lo Rebeca. Hay un casoplón en Minnesota, una joven con problemas en su matrimonio, un tipo desesperado que le da demasiado al alcohol, la sombra de la anterior esposa, unas fuerzas malvadas ocultas en las sombras de la mansión, amenazando a todos los que allí viven…
Los protagonistas son muy de aquella novela romántica histórica de la primera época. Alaina es el summum de todas las perfecciones. No sólo resulta una joven físicamente atractiva, elegante y bien educada, es que además es intrépida y valiente, ingeniosa, con recursos para salir del paso en sus diversos aprietos, perseguida por uno y otro ejército o villanos varios que desean su cuerpo sandunguero.
Y, por supuesto, con un corazón de oro para atender a todos los que sufren. Niños y ancianos quedan encantados con ella. Otrosí digo, enamora a cuanto varón se cruza en su camino.
Las demás mujeres de la historia caen, irremediablemente, en uno de estos dos clichés: si tienen ya cierta edad, por regla general actúan como bondadosas «hadas madrinas» que ayudarán a la heroína en sus momentos de apuro; pero si son jóvenes, serán «la mala», envidiosas, insinceras, incapaces de amar verdaderamente y persiguiendo siempre el lujo y el dinero.
En lo que se refiere a Cole Latimer, para ser un héroe de la época, no es demasiado ofensivo. Sigue siendo tu prototipo macho alfa, guapo, rico, dominante, se hace lo que él quiere y se frustra mucho cuando Alaina no accede a sus deseos, a pesar de que él está, ejem, casado. Pero como médico, tiene ese puntín de compasión humana, de comprensión de lo difícil que es la vida de los civiles en tiempos de guerra, especialmente aquellos que ven sus tierras ocupadas por el ejército enemigo y acaban sufriendo todo tipo de pérdidas y humillaciones.
Durante mucho tiempo, Cole Latimer fue mi prototipo de héroe romántico, moreno de ojos azules, guapetón, rico, heroico, buena persona, apasionado, con fugaces momentos de humor… el referente con el que comparaba al resto y los demás siempre perdían en la comparación. Tardé mucho en encontrar otro protagonista así de atractivo, y ahí le pondría en mi Panteón particular, junto a Derek Craven, Cash Boudreaux y Rupert Carsington.

¿Qué tipo de libro es este? Pues ya os podéis hacer una idea: cientos y cientos de páginas (665 págs. en la primera edición de Avon, 495 en la mía de Círculo de Lectores) de mucho detalle histórico y poca chicha sexy. ¿Para qué decir en dos palabras lo que puedes contar en cien? Es como si cobraran al peso, la verdad.
Este novelón te puede ocupar, fácilmente, una o dos semanas, si lo vas leyendo a tu ritmo, dejándote llevar como si fueras por un perezoso viaje por el Misisipi. La segunda parte parece tremendamente alargada, siendo el conflicto entre los dos protagonistas básicamente un «tonto malentendido» que podrían haber superado en un par de minutos sólo con que se hubieran sentado a hablar como dos adultos. Oh, sí, también esto abundaba entonces.
Escenas eróticas habrá una o dos y descritas de aquella manera tan florida de entonces. Claro que para aquella época, en mi febril adolescencia, se me quedaron grabadas a fuego, y como leí esta novela tantas veces, hasta recuerdo literalmente las frases que pronunciaban los protagonistas.
Avon, 1979

Para mi es una novela perfecta para su época. Ejemplifica muy bien el estilo, está bien escrita y resulta entretenida en sus peripecias aventureras. Me gustó muchísimo, y fue mi preferida durante años por muchas razones, de las que entonces no era consciente y ahora puedo entender un poco mejor.
Primero, desde luego, el picante, el que hubiera alguna escena sexual en una lectura mía. Eso me resultaba alucinante. Sexo, allí, sobre la página, y además disfrutándolo, con la heroína sintiendo ¡placer! ¡Éxtasis! ¡Oleadas de algo que la recorrían…!
(A ver, era España, años ochenta, sí, la movida y tal, pero yo vivía en provincias. Esas cosas se supone que no existían en mi mundo, no se hablaba de ellas).
Luego, para mí fue todo un descubrimiento que la protagonista de la historia fuera una chica joven, poco mayor que lo que yo era entonces. Ella vivía aventuras, tomaba en sus manos las riendas de su vida, desbordaba virtudes, hacía lo correcto y acababa recibiendo la recompensa de un final feliz. Sí, se podría resumir en conseguir un marido rico, pero que en realidad es un poco más complejo. Se trata de obtener una posición cómoda en la vida, dentro de las posibilidades que se ofrecían a las mujeres en aquella época.
Hay tópicos de romántica que gustan especialmente, a cada uno los suyos. Este libro presenta dos de los míos: uno, el «disfraz», en mi modalidad favorita que es el de mujer que se hace pasar por chico. En la vida real se me antoja imposible, pero en Romancelandia suspendes la incredulidad y te crees que, realmente, Alaina conseguía interpretar hábilmente al muchachito y engañaba a todos…
O al menos a Cole, porque más de uno la pilla a la primera. De hecho, él mismo llega a decir en un momento dado que parece que sólo él quedó engañado.
El segundo tópico es ese «de enemigos a amantes», porque él es un soldado de la Unión y ella una damisela del Sur que no se corta un pelo, ni como muchachito ni como jovencita, en expresar su mucho odio al ejército invasor que «le ha quitado todo».
Ya lo dije al hablar de Éxtasis, de Jennifer Blake, estas novelas ambientadas en el Sur resultan a veces una lectura incómoda. La secesión y la esclavitud, que es por lo que los políticos sureños provocaron la guerra, me parecen abominables, y se me hace muy cuesta arriba esa visión tribal de poner en plan heroico y romántico a personas que lucharon y sufrieron por cosas que a mí me parecen, esencialmente incorrectas.
Aunque me resulta más realista que, por ejemplo, Lo que el viento se llevó, ni por un momento los personajes sureños se plantean que han sido sus políticos los que han provocado el conflicto bélico, y que lo han hecho por razones nada honorables.
De todas formas, es una de mis favoritas de todos los tiempos, perfecta en su estilo y para el momento histórico en que se publicó.
Por eso se merece, a mi juicio, un 5.
Totalmente subjetivo, lo sé.
¿Cómo la valoraría de leerla hoy de nuevas? Ni idea, supongo que no le daría lo máximo, pero estaría sin duda entre 3 o 4 estrellas. Me parece que ha envejecido razonablemente bien. Admito que es muy posible que se haga algo pesada a quienes se han criado a los pechos de breves ligerezas tipo Julia Quinn.


Después de descubrir el género romántico con esta novela (en aquella época ni siquiera sabía que existía algo así, sólo las consideraba novelas históricas con protagonista femenina), seguí leyendo lo que se traducía de Kathleen Woodiwiss. Más de una novela de Johanna Lindsey cayó también en mi mochila. No estoy segura, pero creo que alguna leí de Shirlee Busbee y novelones góticos de Victoria Holt. Además, a una tía mía le dio por leer harlequines, y en el verano yo me leía también unos cuantos, aunque fueron todos (salvo un puñadito que aún conservo en mi poder) perfectamente olvidables. Esa es, en esencia, mi experiencia con la novela romántica en los años ochenta.
Kathleen Woodiwiss murió el 6 de julio de 2017. En julio de 2013, cumpliéndose siete años de su muerte, publiqué artículo en la página web El rincón de la novelarománticaallí podéis leer un poco más sobre esta autora y lo que significó para mí.
También dejé mis comentarios cuando Cenizas al viento fue escogida como el libro del mes (septiembre de 2013) en su club de lectura.
Quisiera aprovechar esta entrada para que me contéis vosotros, si es que os apetece claro: ¿Cuál fue vuestro primer libro de romántica, os acordáis? ¿Aun sentís esa nostalgia enamorada que tengo yo por Cenizas al viento?

24 comentarios:

  1. Comparto totalmente lo que dices de esta novela. A mí me pareció un novelón de tomo y lomo, con una trama bien construida más allá de la historia de amor. Aunque me gustó más "Una rosa en invierno", reconozco que este libro es muy bueno también y merece estar en lo más alto de la romántica. En cuanto a mi estreno en este género, fue con "Una dulce enemistad" de Johanna Lindsey, pero fue una lectura que cayó en mis manos por casualidad hace muuuucho tiempo. Sólo hace unos años que leo romántica de continuo.
    Gran post, por cierto :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario y por compartir «tu primera vez». Me lo ponéis muy fácil este año con el Reto RITA 2.0. Ah, Johanna Lindsey,...

      Eliminar
  2. For me it was the great Pride and Prejudice. I was a good reader at the time already, I used to go to my school's library to look for fiction (I was a fan of Jules Verne at the time) but all the romance I read was the type of things recommended to students in high school. Not exactly sexy or anything.
    Then I found Pride and Prejudice in the anglo-saxon shelf of literature. I can't remember the year but through the last years of high school I know I read that book twice a year, when school started and when we were almost close to the summer holidays.
    Then I read other things in fiction before going full speed on romance, which only begun for real around 2004 or 2005 when I "discovered" Nora Roberts, whose work I devoured. The Sandra Brown. Then Barbara Delinsky. The rest is «romantic» story...

    Happy reading!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thank you for sharing your experience. You really started on the top! From Austen to Roberts is quite a leap. I did also read those authors so I guess many of us followed more or less the same path.

      Eliminar
  3. Hola!!
    Pues no sabría decirte el título... tendría unos 11 o 12 años y de visita en casa de unos amigos de mis padres topé con un harlequín bianca... lo leí (no tenía edad y aluciné, en serio) y luego descubrí que una amiga mía tenía un montón de su madre jajaja. Las leía a escondidas... leía otras cosas que había por casa, disfrutando como una loca con Lo que el viento se llevó, REbeca, La gioconda, novelas que no son románticas pero que me conquistaban con su historia de amor. Creo que la primera novela del género 100% que pude comprar fue Angel de plata de Lindsey y tampoco sé qué pensaría ahora de él, eso sí... no sé ni cuántas veces lo leí en su momento
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que si hiciéramos una encuesta tipo test ganaría por goleada Johanna Lindsey, es la autora que más veces he visto citada como la primera.

      Eliminar
  4. el año pasado me lei tres o cuatro libros de esta escritora y el unico que salve fue el de cenizas al viento me gusto mucho la historia y las peripecias de los protagonistas
    en cuanto al primer libro de romantica no me acuerdo creo que los primeros que lei fueron los de danielle stell pero no me gustaron mucho asi que deje un poco la romantica y me fui por el thriller y cuando lo retome empece con los libros de lynsad sands

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso coincidimos, he leído prácticamente toda su producción y pasado el tiempo esta es la que me parece que ha aguantado mejor el paso del tiempo. Shanna y Una rosa en invierno también me parecen rescatables aunque no me gustaron (ni de lejos) tanto como esta.
      Curioso que menciones a Danielle Steel. La gente que no lee romántica piensa en ella cuando se habla de este género y, sin embargo, aunque las lectoras de romántica hemos leído cosas de ella, no me he encontrado todavía a nadie que diga que es de sus favoritas.
      Lynsay Sands escribe cosas de vampiros con humor, ¿no? No he leído nada de ella, lo confieso. Así que siéntete libre de mencionar qué libro de los suyos consideras el mejor. :-)

      Eliminar
  5. Hola. Soy lectora desde los once años pero novela romántica empecé a leer hace 4 años y me he leído un montón Entre ellas Cenizas al viento que me gustó pero mucho más Una rosa en invierno. La primera novela romántica que leí fue La antigua magia pero la verdad me dejó indiferente. Pero de segunda leí Forastera y a diferencia de ti la amé, me devoré las 4 primeras del la saga en un momento y le sigo teniendo mucho cariño. Pero me hace gracia solo han pasado 4 años y ya le he visto cuentos de defectos y no entiendo porque me gusto tanto porque hay muchísimas mejores claro Forastera me engancho a la novela romántica.

    ResponderEliminar
  6. Y una pregunta en qué consiste el reto? No entendí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quienes han organizado esta segunda entrega del Reto RITA te lo explican aquí. Básicamente, tienes que leer un libro de una autora determinada al mes, el libro que tú quieras, y le haces una crítica o comentario en tu blog, o Goodreads, o dejar minireseña en su entrada, o hacer un tuit en Twitter...
      En marzo fue Kathleen Woodiwiss, en abril será Elizabeth Lowell, en mayo Jayne Ann Krentz, etc. Las autoras concretas las han escogido de la lista de ganadoras del premio Nora Roberts que da todos los años la WRA.
      Espero haber aclarado tu pregunta.

      Eliminar
  7. Bueno, hice un recorrido similar al tuyo por la romántica. Por allí andaba yo leyendo a Victoria Holt (de la cual me gustó "El orgullo del pavo real") y a Danielle Steell que no me gustaba tanto pero de la que había montones de novelas en la biblioteca cuando descubrí a Johanna Lindsey, Jennifer Blake y Kathleen Woodiwiss. La de la librería me miró un poco raro cuando de golpe le encargué todo lo que había publicado de la colección "Amor y Aventura". No sé si fueron 20 o 30 novelas. Y allí estaba yo, con mis tesoros, feliz como una perdiz. Ahora ya no me gustan tanto, prefiero a otras autoras, pero en su momento... me encantaban. De Kathleen Woodiwiss compré casi todo lo que tenía publicado, aunque tengo que decir que Shanna, Cenizas al viento, El lobo y la paloma y Una rosa en invierno están entre las que más me gustan.

    Jelechal.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, olvídé a Jude Deveraux, de la que también me leí un montón de novelas.

    ResponderEliminar
  9. Pasaje al corazon fue mi primer libro ,iniciatico si se quiere en este genero.La autora Judith McNought,o tengo deshojado de tantas veces que lo lei ...dps mi preferido por lejos es Persuacion de Jane Austen, que cada tanto lo releo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir tus recuerdos. Judith McNaught para mi es una de cal y otra de arena. Pero creo recordar que Pasajes al corazón sí que me gustó. Qué curioso, que Persuasión sea tu favorito de Austen y no otras como Orgullo y prejuicio, Sentido y sensibilidad o Emma. Desde luego, la carta es de lo más románticamente inolvidable, y solo por ella merece la pena el libro.

      Eliminar
    2. Tanto me gusta que la busque en internet,y vi dos versiones de la BBC,una de 1995 y otra de 2007.Los otros libros los lei y los tengo,pero no tantas veces como Persuacion.

      Eliminar
    3. Gracias a tu recomendacion el fin de semana comence a leer Cenizas al viento..De 10.Voy a buscar otros libros de la autora.

      Eliminar
    4. A mi me gustó la de 1995, con Ciaran Hinds de capitán. La otra si la he visto no me acuerdo, lo cual no es buena recomendación, la verdad.
      Me alegro de que te haya gustado Cenizas al viento. Es una gozada cuando das con un libro así. Aunque yo reconozco que no soy nada imparcial con este.

      Eliminar
  10. De entrada tengo que felicitarte por el blog, acabo de llegar y no será mi última visita.
    Con respecto a la pregunta que has propuesto: mi primer contacto con el género fué a través de Johanna Lindsay, en concreto, fué "Paraíso salvaje". La decisión de escoger ésta y no otra no fué más que la portada, la edición de Javier Vergara es la que adquirí . Personalmente me hizo empezar a leer este género y consiguió que fuese la primera vez que olvidase todo lo que transcurria a mi alrededor y no me despegase del libro hasta que no llegué a la última hoja de éste. Recuerdo leerlo en un día y volver a releerlo unas dos veces en los días siguientes.
    Fué esta autora la llave para llegar a mi adorada "Kathleen Woodiwiss" con Shanna , la que realmente me dejaría la huella que aún perdura hoy. Y la que ha hecho que sea una enamorada en especial de la novela romántica histórica.
    Hace un año, vino la añoranza y decidí volver a releerlo; lo que me sorprendió es la letra minúscula de la edición que hoy con unos cuantos años más me haría echarme hacia atrás, sin embargo, me sigue encantando la manera de escribir que tenia esta "señora" y la descripción de los distintos ambientes.
    Así que si bien fue Lindsay la que abrió las puertas, mi adorado primer libro y que sigo teniendo en un pedestal es el de la Sra. Woodiwiss.

    ResponderEliminar
  11. Hola :)
    Una de mis primeras novelas románticas fue una de esta autora también, leí Río de pasiones hace muuuchos años y la verdad que a pesar de que me gustó mucho no había vuelto a leer nada de ella hasta ahora.
    Gracias al reto y a vuestras opiniones tengo seguro que leeré Cenizas al viento ^^

    Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte por aquí y por organizar el Reto, ¡me encanta participar por fin en algo en español! A ver si te gusta esta novela. Es viejuna pero aguanta muy bien.

      Eliminar
  12. Bueno, Bona, paso por aquí un mes más tarde para darte las gracias por participar en el reto y por reseñar Cenizas al viento, que ha sido uno de los que he leído yo y que me ha encandilado, lo volveré a leer seguro.
    En cuanto a mi primera vez con este género debo decir que no he sido lectora habitual de novela romántica hasta hace cuatro años, cuando Cassie me recomendó Forastera y Flores en la tormenta. Sin embargo, ya habia leído novelas románticas esporádicamente y la primera que recuerdo tiene poco glamour, un Harlequín que le regalaron a mi madre cuando fue de público a Lo que necesitas es amor (época de Isabel Gemio XD). El invierno de nuestro desconsuelo de Catherine George se llama el librito y, aunque no es algo de gran calidad, yo le tengo mucho cariño. El protagonista se llama Penry, así que ya ves la cantidad de veces que lo homenajeo en las reseñas XD
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, a vosotras por organizarlo y curraros esos impresionantes resúmenes de cada autora y los libros leídos. Son reseñas muy buenas para la gente que quiera descubrir a estas autoras.
      Me alegro de que te haya gustado esta novela.
      ¿Ves como todas recordamos el primero, aunque fuera un harlequín....? ;-)

      Eliminar