jueves, 12 de abril de 2018

Crítica: “Rescue me”, de Rachel Gibson


Iba a ser un lío de una noche, pero le cogieron el gusto
Avon, 06/2012

DATOS GENERALES

Título original: Rescue Me
Fecha de publicación original en inglés: julio de 2012
Subgénero: contemporánea

Parte de una serie: Lovett, Texas 2.º (FDB) o 3.º (GoodReads)

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

SINOPSIS

A los 33 años, soltera y embutida en un vestido rosa de dama de honor, ¿quién va a rescatar a Sadie Hollowell?

Todo el mundo en Lovett, Texas, sabe que Sadie Hollowell siempre fue una «chica con ideas», y su principal «idea» fue largarse de allí en cuanto pudo sin volver a visitar a su padre (que Dios le bendiga) de nuevo. Ahora ha vuelto y se le ha ocurrido la idea de invitar a un guapo y musculado desconocido a la boda de su prima.
Vince Haven ha conseguido sus músculos por la vía difícil –como Navy SEAL en Afganistán. Está en Lovett para visitar a la loca de su tía –la propietaria del Gas & Go. Antes de salir pitando de la pequeña ciudad, su tía le hace una oferta que no podrá rechazar. Quizá se quede un tiempo por Lovett, y le dé una oportunidad al Gas & Go. ¡Puede que hasta rescate a Sadie de ese vestido rosa!

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No. La he leído porque es de Rachel Gibson, una de mis autoras favoritas, y es de las que aún me quedan por comentar aquí.

CRÍTICA

Aunque pertenece a otra serie, Rescue me sería continuación de Any man of mine (2011, Chinooks #6). Ya decía yo en mi crítica que no me gustaba nada el héroe, pero sí Vince, el hermano de la heroína, y que leería su libro.
He tardado un par de años en hacerlo.
Decía yo que Vice era marine, pero no, en realidad fue Navy SEAL. Gracias a las lecturas de Suzanne Brockmann, muchas cosas que comentan son ya conocidas. Eso sí, Vince suena más maduro que los protagonistas de Brockmann, que a veces me suenan un poco adolescentes.
Después de una mala experiencia, Vince dejó el ejército, ayudó a criar a su sobrino en Seattle y ha realizado trabajos e inversiones diversas a lo largo de los años.
Ahora acude a Lovett, Texas, donde vive una tía suya muy peculiar, propietaria de un Gas and Go. Por la tienda de esta gasolinera pasa todo el mundo a cotillear. Como un bar, pero sin propinas.
Por azar conoce a Sadie Jo, que acude a la boda de una prima. Solo tiene a su padre, un ranchero con dineros y bastante mal carácter. Se ven de ciento en viento.
Sadie tiene 33 años y por lo visto a esa edad, en Texas, o al menos en Lovett, todo el mundo está ya casado (una o varias veces) y con hijos. Así que la miran con pena. Y eso que ella tiene una carrera profesional muy lucrativa y no le faltan los acompañantes.
Lo de Vince y Sadie es lujuria a primera vista. Su plan es tener un lío de una noche, siendo como son los dos alérgicos al compromiso. Pero ya sabéis que «sólo una noche» nunca funciona en Romancelandia.
Lo del sexo se les da tan bien que se dedican a ello con entusiasmo, asumiendo que lo suyo es totalmente temporal. Viven en otros sitios, han coincidido unos días en Lovett, Texas, y asumen que sus caminos, dentro de poco, se separarán.
El macizorro de Vince no decepciona. No se implica en relaciones porque mantiene una distancia emocional muy fuerte, no conecta con los sentimientos profundos. Hará falta una persona muy especial, como Sadie, para que las cosas cambien en su corazón y se enamore por vez primera, a sus 38 años.
Sadie es decidida y con ideas, y hasta la fecha le ha ido bien. Sólo en Lovett la minusvaloran. Su padre, que es como papel de lija, no le pone las cosas fáciles. Más de una vez yo estaba con ganas de que se marchara y lo dejara tirado.
Pero no, ella es una mujer sureña bien educada, con mucha paciencia y una sonrisa.
Como la relación entre Sadie y Vince, es principalmente sexual, hay escenas eróticas con cierta frecuencia, tan bien descritas como es habitual en Gibson.
Una de las cosas que suele pasar con esta autora que ves la atracción sexual, pero no el enamoramiento, que muchas veces parece repentino y como salido de la nada. Pues no ocurre así en este libro.
No, aquí, sí que vemos como poco a poco piensan el uno en el otro, en los sentimientos que el otro les provoca, cómo se ayudan el uno al otro,… En vez de «amigos a amantes» es una cosa «de amantes a amigos» y algo más.
Así que personajes y desarrollo erótico-emocional de la historia, estupendos.
La ambientación también es un punto.
Como siempre que sale un pueblo perdido de la «América profunda», especialmente si es Texas, me deleito, me río, me sorprendo,… y me pregunto pero esto… ¿Será de verdad así?
Es el toque astracanada que siempre asocio a las mejores novelas de Rachel Gibson.
Los cardados exagerados, el sexismo absoluto, el que una mujer solo valga si está casada y con niños,… ese Bless your heart a todas horas, como comentario aparentemente benevolente que, en realidad, encierra muchas veces un significado paternalista, o de desprecio, o de dar por perdida a esa persona pero yo como soy muy cristiano, pese a todo le deseo bless his/her heart…
Uno de esos sitios donde lo peor que puedes ser es demócrata y haber votado a Obama. Y todo el mundo no sólo tiene un arma, sino que sabe también cómo usarla.
O sea, ¿de verdad son así?
Pues qué divertido es verlo… en un libro, desde la distancia.
Aunque en la novela aparecen personajes de otros libros de Gibson, se mantiene bien como una novela independiente de una chica con daddy issues y un ex Navy SEAL con su poquito de PTSD.
La verás como la segunda o la tercera de la serie Lovett, Texas, dependiendo de cómo te tomes Crazy on you, novelita corta que unas veces he visto como #1.5 y otras como #2.
Una serie que empezó de manera decepcionante con Daisy vuelve a casa, remontó con Crazy on you y aquí logra una novela estupenda.
No fue una experiencia de diez por aquello de que no me dejó resacosa, ni tenía ganas de que aparecieran más páginas. Calla, calla, que esto de los pueblos perdidos de Texas están bien para un rato, pero sería demasiado agobiante pasar más tiempo allí.
Y luego… toda la parte en que ponen a Vince luchando como Navy SEAL es tan simplista que mejor no leerlo. En un momento dado dice algo así como Al Qaeda, talibán, suní, chiíta,… todos terroristas. No sé, sería como decir, «ETA, IRA, católicos, protestantes…» todos terroristas. Ah, ¿qué la ETA y el IRA son de procedencia mayormente católica? Bueno, queridos, lo mismo que Al Qaeda y los talibanes son suníes, y no chiíes.
Pues eso, que la parte geo-política de estos libros siempre enfría un poco mi entusiasmo.

Valoración personal: notable, 4

Se la recomendaría a: quienes gusten de novela contemporánea, sexy, con sus toques de humor y… algún que otro momento para mojar la pestaña.

Otras críticas de la novela:

Sólo he encontrado críticas en inglés.

Rowena, en Book Binge, le da 4.5 sobre 5 estrellas. 
Para Young Adult Anonymous es un libro de 4 estrellas. 
Una B se merece Rescue Me para Dear author y también Smexy Books. una B y lectura recomendada. Good Books & Good Wine también habló de este libro, del que destaca su «fisicalidad». 
Por último, os enlazo con la reseña en Publishers Weekly

No hay comentarios:

Publicar un comentario