domingo, 10 de agosto de 2014

Crítica: "Honor y pasión", de Julie Garwood



Diseño: Random House Mondadori / Ester Heredis
Fotografía: © Franco Accornero / Thomas Schlück GmbH
Bienvenidos a Medievalandia, el parque temático en el que personas del siglo XX (o XXI) hacen como que se odian, se enamoran y luchan con espaditas.
 
DATOS GENERALES

Título original: Honor's Splendour
Fecha de publicación original en inglés: 1987
Subgénero: histórica – Medieval
Puesto en la lista AAR 2013: 73

Traductor para la edición 2003 de Random House Mondadori, S.A. col. Cisne: Albert Solé
  
SINOPSIS (de la contraportada)

Él la capturó por venganza, ella lo cautivó con pasión

Inglaterra. Finales del siglo XI. En respuesta a un cobarde crimen perpetrado contra su familia, el barón Duncan de Wexton –el Lobo- ordena a sus huestes arrasar los dominios del cruel barón Louddon. Como botín, captura a la hermana de este, la exquisita Madelyne. Pero en cuanto pone sus ojos en la bella joven no puede más que prometer por su honor protegerla hasta la muerte. Ahora, Madelyne luchará en nombre del amor hasta que el hombre que le ha robado el corazón vengue por fin la infamia sufrida


CRÍTICA

La novela empieza “Inglaterra, 1099”, lo cual se agradece, porque si no hubiera tal indicación no sabrías muy bien en qué momento de la época pre-industrial se desarrolla la historia.

El mocetón cachas Duncan de Wexton debería estar pasando un mal rato. Prácticamente desnudo y atado a un poste mientras un corrillo de soldados de su archienemigo barón Louddon lo rodean, esperando que muera de frío. Pero la verdad es que Duncan parece bastante indiferente a todo ello, y preocupado lo justo.

Madelyne, la hermanastra del perverso Louddon, no soporta la injusticia, y decide rescatar al poderoso guerrero. Aprovechando que los hombres de su hermano no tienen muchas ganas de quedarse a la intemperie más tiempo de lo necesario, y hacen mutis por el foro, allá que se planta ella para soltar al hombretón. Se lo lleva a la capilla para vestirlo y hacerle entrar en calor, con su propio cuerpo si hace falta. La escena más romántica de todo el libro: cuando Madelyne le calienta a Duncan los pies congelados.

No es que él se lo agradezca. De hecho, en esta primera escena apenas dice nada. Poco después se revela la razón de su tranquilidad. Sus hombres han asaltado el castillo. Hay una batalla bastante disputada de la que resultan victoriosos.

Y Duncan se lleva lo que había ido a buscar en primer lugar: la propia Madelyne. El “cruel barón Louddon” ha violado a la hermana de Duncan, la cual ha enloquecido como consecuencia del brutal tratamiento al que este tipejo la ha sometido. Parece que Duncan quiere responderle con la misma moneda, llevándose a su hermana. Lo que no sabe es que el malvado Louddon no siente el menor aprecio por Madelyne, de hecho, la ha tratado fatal y ella misma estaba planeando huir para ponerse a salvo.

Todo esto pasa, más o menos, en los dos primeros capítulos. El resto de la trama está formada por Duncan y Madelyne manteniendo conversaciones intrascendentes. Más un revolcón, de vez en cuando.

¿Lo mejor de la novela, para mí? La foto del maromo de la portada. Y cuando en una novela romántica te gusta más la portada que el interior es que vamos mal. Muy mal.

Cosas buenas del libro… eh… El capítulo 1 es muy bueno... Para ser de los ochenta, el protagonista es sorprendentemente correcto, nada abusón. Sobrado y paternalista con ella, pero al menos no la pega ni la viola. Eso es todo, amigos. No le encontré más cualidades que lo redimieran.

Obras como “Honor y pasión” pueden reputarse clásicas, si consideras que se publicó en 1987 y sigue ganando lectores entre las nuevas generaciones. Cuando la extinta The Romance Reader hizo su Top 100 de mejores novelas románticas del siglo XX, “Honor y pasión” obtuvo el puesto 14. Ha estado presente, de manera ininterrumpida, en todos los Top 100 de All About Romance, en los siguientes puestos: 56 (1998), 74 (2000), 49 (2004), 50 (2007), 39 (2010); hasta llegar al actual 73 (2013). Cuando en la página web El Rincón de la Novela Romántica escogieron el Top 10 de novelas románticas medievales, varias lectoras la incluyeron entre sus favoritas.

Después de ver esta novela ensalzada en listas de romances favoritos, decidí leerla, allá por el año 2012. Muchos lectores la encuentran divertida, entretenida y romántica.

Mi experiencia fue distinta. Me aburrió casi de principio a fin. Entonces escribí:


“Acabé de leerla por sentido del deber, a ver si en algún momento mejoraba. Pero no.
“No hay aquí nada que te deje sin aliento. Ni diálogos chispeantes o sensuales. Los protagonistas no tienen ningún atractivo, salvo físicamente”.

Para este Desafío AAR la he releído. Igual mejoraba en una segunda lectura. Va a ser que no.

Con la Garwood me pasa como con Julia Quinn: esto no es una novela histórica, sino fantasías pseudohistóricas sin el menor sentido de la época; los personajes ni piensan ni se comportan como ingleses de finales del siglo XI. Son adolescentes del siglo XX vestidos de época, en un escenario de cartón piedra. Medievalandia pura.

Eso sí, al menos de la Garwood puedes decir que ella escribió estas cosas en los ochenta. Por entonces debió ser un soplo de aire fresco y con humor entre novelones pesadotes y de florida prosa.

En fin, que no. Me siento incapaz de conectar con este tipo de novela. Quizá sea que he leído bastante novela histórica no romántica. Así como literatura de otras épocas. Y unos cuantos ensayos históricos. Me resulta imposible suspender la incredulidad con estas liviandades. Muy bueno tiene que ser el escritor para que me dé lo mismo que no sea una recreación más o menos verosímil. Para que yo disfrute de una novela romántica histórica, me tiene que pasar una de estas cosas:

Opción A) Que me lleve totalmente a esa otra época: Laura Kinsale.

Opción B) Que tal vez no recree con mucha precisión el espíritu del pasado, pero que es tan buena que no importa: Lisa Kleypas. Por mí, como si el duque de Coldfeet va en un Morris Mini a coger a la Miss Bennett de turno para ir a pasear por Hyde Park en plena Regencia y se dedican a tweetear en un baile.

Sé que talento como narradora no le falta a la Garwood. De hecho, me cuento entre las raritas que disfruta más con sus novelas contemporáneas de suspense que con sus medievales de los años ochenta y noventa. Pero ¿esto? No, lo siento.

Valoración personal: irrelevante y perfectamente olvidable, 1

Se la recomendaría a: los que se hayan sacado el pase de temporada a Medievalandia porque saben disfrutar de estas cosas.

Otras críticas de la novela:

Como hay mucha gente que adora esta novela, recomiendo especialmente leer otras opiniones más favorables, antes de decidir si leer o no esta novela. 

En El Rincón de la Novela Romántica hay de todo: a una le encantó, a otra le decepcionó y a otra, Merche (que debe ser mi alma gemela) no le gustó nada.

En Cazadoras del Romance, es una de sus novelas favoritas

Para el blog Fans de Autoras de Novelas Románticas, se trata de una novela imprescindible

En Pasajes románticos, una maravilla, un diez, indispensable

All About Romance le da la máxima puntuación, DIK (Desert Island Keeper) Explica que fue su primer libro de romántica, a los 13 años de edad.

¿Dear Author? Rendidas a sus pies.

Y resulta muy interesante la crítica de Rosario's Reading Journal, quien la encontró difícil de valorar; acabó dándole una B, y dice


“No lamento haberla leído, pero creo que puedo decir con seguridad que Garwood no es una autora para mí”.

Aquí, la ficha en la FictionDB.

Otras novelas de la autora en el Desafío AAR:

AAR 47. The Secret / El secreto (1992)
AAR 75. Ransom/ El rescate (1999)

Ediciones en España:

-       Honor y pasión (2005)  Debolsillo
-       Honor y pasión (2006 y 2008)  RBA Coleccionables [Parte de obra completa: Vol.8]

2 comentarios:

  1. Me gustan mucho tus reseñas; conecto bastante con tus gustos. Gracias por compartir tus lecturas. No he leído a la Garwood y seguramente no lo haré después de leer esto. En medieval me gusta bastante Susan King.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te gusten. Y más que haya alguien que comparta "algo" de mis filias y fobias. De Susan King no he leído ninguna. Me la apunto.

    ResponderEliminar