miércoles, 6 de agosto de 2014

Crítica: "The Iron Duke", de Meljean Brook



Una novela prácticamente perfecta en un género que no es de los habituales: el romance steampunk. Si alguna editorial aburrida no sabe dónde habrá una buena obra romántica pendiente de traducir, aquí tiene una.

Portada de la edición Berkley UK / Penguin 2012
Ilustración © Larry Rostant

 DATOS GENERALES

Título original: The Iron Duke
Fecha de publicación original en inglés: 2010
Subgénero: steampunk
Puesto en la lista AAR 2013: 77

Parte de una serie: 1.º de Iron Seas (Mares de Hierro)



SINOPSIS (de la contraportada)

Aventura steampunk y seductores peligros en el descarnado mundo de los Mares de Hierro.

Gracias a que liberó Inglaterra del control de la Horda, el Duque de Hierro se convirtió en un héroe nacional. Ahora Rhys Trahaearn ha construido un imperio mercantil basado en el poder –y el miedo- de su nombre. Cuando, desde una aeronave, lanzan un cadáver a la puerta de su casa, la Inspectora detective Mina Wentworth entra en su peligroso mundo. Rhys decide que ella será su siguiente posesión.

Sin embargo, Mina no puede permitirse ceder al interés de Rhys. Sangre de la Horda corre por sus venas, y convertirse en su amante destruiría no sólo su carrera, sino también a su familia. Pero la investigación del crimen le impide evitar a Rhys…

Cuando Mina descubra la identidad de la víctima, se topará con una conspiración que amenaza las vidas de todos los habitantes de Inglaterra. Para salvarlos, Mina y Rhys deben cruzar tierras baldías infestadas de zombis y peligrosos océanos – y Mina descubre que no sólo sus compatriotas están en peligro, cuando se sienta tentada de abandonarlo todo por el Duque de Hierro.

CRÍTICA

“The Iron Duke” (“El duque de hierro”) pertenece al subgénero steampunk, que la propia Meljean Brook define como “ciencia ficción histórica”.

Escribo la crítica bajo los resacosos efectos de un libro tan redondo. Todo funciona: los personajes, la trama, la ambientación, el estilo…

Es una novela de suspense en torno a ciertos crímenes, a ratos un thriller porque está en marcha una conspiración y, en muchos momentos, acaba siendo aventura pura, llena de peripecias. Y mientras los protagonistas cruzan continentes y mares, se enamoran.

Ambientado en una “historia alternativa”, se supone que los mongoles, más desarrollados tecnológicamente, conquistaron Europa y África. Los europeos que pudieron, se marcharon al otro lado del océano, donde hay una Lusitania, una Castilla,… El poder de la Horda en Inglaterra tuvo su fin gracias a la atrevida acción de un pirata, Rhys Trahaearn. De ahí que le nombren duque. Se vive en una “Regencia alternativa”, en la que los típicos bailes con vestiditos monos conviven con aeronaves y nanotecnología. Los autóctonos que se vieron sometidos al dominio de la Horda deben coexistir con los emigrados que regresan por sus títulos y sus tierras.

Empieza la novela. Mina, una joven con su vestidito en un salón. Su mamá quiere casarla. Pero es imposible, porque tiene sangre mongola en las venas. Los desprecios e incluso los ataques son constantes. No disfruta siendo un florero en los bailes. Por  eso agradece que un oficial de policía acuda al rescate, trayéndola partes de su uniforme, y sus armas, que se tiene que poner sobre el vestido. Mina es una detective inspectora, y acaba de aparecer un muerto en casa de un noble.

Que no es otro que el hombre más famoso de Inglaterra, el liberador, ex pirata y ahora rico comerciante Rhys, el duque de hierro. En cuanto se ponen la vista encima es “deseo al instante”. Evidentemente, Rhys no tiene el menor prejuicio respecto a las muchachas con sangre mongola.

Pero Mina rechaza su proposición. No puede permitirse el lujo de atraer la atención sobre ella y su familia con semejante relación. Aparte de que siente ciertos recelos por la parte física del asunto.

Rhys se toma como algo personal el que le tiren a un muerto a la puerta de su casa. Por eso se involucra en la investigación y lo hará más aún cuando se descubra la identidad del muerto y le sigan otros crímenes. Rhys y Mina se ponen en marcha: al otro lado del Canal de La Mancha, los zombis vagan libremente por Europa; en el Océano Atlántico, pululan horrendas y poderosas criaturas marinas creadas por la Horda. Mucha aventura con diversos personajes a cual más llamativo, de los que ves que tendrán su historia en el futuro.

Magistral worldbuilding. Traduzco la definición de la wikipedia en inglés: “es el proceso de construir un mundo imaginario, a veces asociado con todo un universo de ficción”. Partamos de la Regencia, ¿vale? Con sus bailes y sus duques. OK. Hay que añadir una historia paralela: una dominación mongola que en la realidad nunca se dio pero aquí sí. Se ha desarrollado una tecnología que entra dentro de lo posible pero que de hecho no existió. ¿Los diseños de Leonardo Da Vinci movidos con energía de vapor? Pues eso. 

Me gustaría añadir que este mundo alternativo tiene al menos en un aspecto más realista que otras novelas románticas supuestamente ambientadas en la Regencia o la época victoriana "de verdad": el canal de La Mancha no es una especie de muro de Berlín, sino que se muestra una interconexión entre las islas Británicas, Eurasia y África. 

Meten esta novela dentro del género paranormal, pero a mi esta “realidad alternativa” me parece más cercana a la “ciencia ficción” que a historias de magos, vampiros, ángeles u hombres-lobo. Aquí todo pretende tener una explicación racional: el control que los mongoles ejercen a través de nanoagentes (nanoagents), los monstruos marinos o los zombis.

Una vez creadas estas condiciones tecnológicas, y una historia paralela, te da como resultado esa sociedad decimonónica pero con matices. Temas sociales y políticos diversos: el racismo, las no siempre fáciles relaciones entre los buggers (los que se quedaron en la isla y se vieron infectados por nanoagentes) y los bounders (los que huyeron al Nuevo Mundo), la condición de la mujer, y problemas políticos (algunos sí que se dieron, como los burgos podridos que se mencionan en un determinado momento).

Esas tensiones sociales afectan a la relación de Rhys y Mina. Al conflicto interno de Mina y su propia sexualidad se une el evidente conflicto externo de ser una persona mestiza a la que no conviene llamar la atención uniéndose a una figura pública de tanto prestigio con Rhys.

La parte sexual es bastante explícita. Nada de lenguaje cursi. Shagging is shagging. Son escenas que tienen sentido dentro de la historia y en las que no siempre las cosas van como deberían.

Nada más acabar de leer la novela, me lancé a la página web de Meljean Brook a saber un poco más sobre esta serie de los Iron Seas. Tiene la habitual sección FAQ (preguntas frecuentes). Me encantó la siguiente:

Pregunta: Me gusta tu worldbuilding pero odio el género romántico. ¿Escribirás alguna vez una novela que no sea romántica?

La pregunta pone de manifiesto dos cosas. Una, que Meljean Brook es magnífica construyendo una realidad alternativa, tan buena que hasta interesa a lectores fuera del género romántico. Y dos, que a algunos de esos lectores la parte de “amor y sentimientos” parece que les molesta.

Respuesta: No.

O sea, que no, que lo que ella escribe es esto y punto.

“The Iron Duke” ha tenido críticas inmejorables: tanto en la extinta página The Romance Reader (lo máximo, Five Hearts Keeper), como en All About Romance también (Desert Island Keeper) y en Romance Readers at Heart (Reviewers’ Top Pick). Obtuvo el premio de RT Book Reviews y también de All About Romance al Mejor Romance Paranormal de 2010. Además en la encuesta AAR logró Mención Honorable dentro de la categoría “mejor romance” de 2010.

Valoración personal: sobresaliente, 5

Se la recomendaría a: lectores sin prejuicios.

Otras críticas de la novela:

Una señal que indica lo buena que es esta novela es, en mi opinión, que hay crítica de ella en blogs en español, a pesar de no estar traducida. Así, la han comentado en Book Eater y en El Cabo del Olvido.



No hay otras novelas de Meljean Brook en el Desafío AAR.

… Ni esta autora está traducida al español.

De los demás libros y novelas de la serie Iron Seas, he visto las mejores críticas de “Riveted” (2012).

El orden para leer las novelas y relatos cortos de la serie sería:


Relato corto: “The Blushing Bounder” de la antología Wild & Steamy (2011)
Novela breve: “Here There Be Monsters” de la antología Burning Up (2010)
1 - The Iron Duke.
Novela breve epílogo: "Mina Wentworth and the Invisible City" (2010)

2 - Heart of Steel (2011)
Novela breve epílogo: “Tethered" (2011)

3 - Riveted (2012)
Novela corta “Wrecked”, originalmente publicada en la antología Fire & Frost (diciembre de 2013).
Novela corta “Enthralled” (julio 2013), con Lora Leigh, Alyssa Day y Lucy Monroe

4 - The Kraken King (2013-2014) Novela que ha sido publicada por entregas, como los novelones del siglo XIX, en ocho partes. Cuando la editorial lo decida, saldrá el libro completo.


La autora tiene una serie paranormal anterior, “The Guardians”. He visto buenas críticas de al menos dos, Demon Moon (2007) y Demon Forged (2009).

2 comentarios:

  1. Bona, si no has leído The Kraken King todavía, te la recomiendo de todo corazón. He disfrutado mucho todas las historias que Ms Brooks ha escrito en el mundo de Iron Seas, pero sinceramente, mi favorita de las que ha publicado hasta ahora es ésta última.

    Por supuesto, es muy posible que cambie de opinión cuando finalmente se publique la historia del Blacksmith...

    ResponderEliminar
  2. La tengo esperando desde hace un par de meses en mi balda. Para libros así de especiales los cojo en papel en vez de digital. Estoy esperando a un momento muy especial para cogerlo y disfrutarlo.
    Y sí, espero que algún día se publique la historia del Blacksmith.
    Esta es una serie increíble.
    Por esos misterios inexplicables del mundo editorial español, todavía no está traducida. Y eso que Penguin-Random-House tiene varios sellos de romántica en español que funcionan muy bien.

    ResponderEliminar