lunes, 3 de noviembre de 2014

Recapitulando: A medio camino


Rojo pasión, fotografía inspirada por
la BookCam de Cargada de Libros
Mi nombre es Liberty de Lisa Kleypas, hace el número 50 de los libros que llevo leídos para este Desafío AAR. Toca hacer otro alto en el camino. 
 
De las autoras que ya conocía, nada nuevo. Confirmo mis impresiones previas. Sigo sin conectar con aquellas autoras que no me decían gran cosa. Y mis favoritas continúan como auto-buys.


Las mejores

En este tramo hay abundancia de máximas puntuaciones. Hay una razón evidente. A finales de septiembre decidí dedicar el mes de octubre a algunas de las novelas que más me gustaban. Todavía quedan historias muy buenas por delante, pero no creo que se repita tal sobreabundancia de cincos en poco tiempo.


Abandonada a tus caricias de Loretta Chase
Lecciones privadas de Linda Howard
The Iron Duke de Meljean Brook
Maravilla de LaVyrle Spencer
Pecado y virtud de Mary Jo Putney



Las peores novelas (para mí)

Obviamente, también ha habido chascos. Sólo mencionaré las dos novelas que tuvieron valoración mínima, uno:

Honor y pasión, de Julie Garwood. Definitivamente, su estilo (en novela pseudohistórica) no va conmigo.
Mi nombre es Liberty, de Lisa Kleypas. Fue, y sigue siendo, mi mayor decepción con una autora que cuento entre mis favoritas.  

Autoras nuevas

En este tramo había una autora nueva para mí, Meljean Brook. The Iron Duke obtuvo la máxima puntuación y automáticamente incluí a Meljean Brook en mi lista de favoritas. Vorazmente me he lanzado a la lectura del resto de los libros de la serie Iron Seas. Espero que sus críticas aparezcan aquí en algún momento.

Y luego está Julia Quinn. Sé que no es nueva porque tengo por casa una novela suya que leí hace años. Pero vamos, como si lo fuera. No me dejó la menor huella. Sus novelas no encajan con mis gustos o, al menos, con el momento actual que vivo. No creo que eche en falta una lectora menos, las tiene a millones.

Los libros de esta autora me plantearon la dificultad de escribir críticas negativas sin faltarle al respeto a los lectores que sí que disfrutaron de esa novela. ¡Es tan fácil escribir una crítica entusiasta! Te dejas llevar por la emoción, por la experiencia maravillosa que has vivido,… Pero, ¿qué pasa cuanto te aburres con una novela que todo el mundo adora? ¿Vas a decir “vaya mierda de libro”, “esta autora es más cursi que un repollo con lazos”? No, eso no es serio y, además, posiblemente tampoco sea verdad. No, al menos, con las autoras de la lista AAR, de calidad contrastada durante años. Supones que el problema está en el libro o en la autora, cuando en realidad puede estar en ti, lector.

El gusto particular, incluso el momento personal que se vive, influyen en nuestra experiencia con un libro determinado. Por eso he concluido que es más honesto intentar ver por qué no conectas con ese libro que, sin embargo, funciona con miles de lectores.

Eso intento. Explicar mi experiencia personal. Me parece legítimo desde el momento en que pagas dinero por un producto. Hoy en día, todo se comenta, a todo le das el like o dislike.

Ritmo

Creo que por fin he encontrado el ritmo adecuado: seis críticas de la lista AAR al mes, normalmente una cada cinco días. En medio, publico los artículos que se me van ocurriendo sobre el género.

También decidí publicar en mi blog críticas de las novelas que no forman parte de la lista Top 100. Más que nada, porque me divierte jugar con el formato, enlazar con páginas web,… controlar totalmente, en suma, el proceso de publicación de mis críticas.


El cálculo

La primera crítica salió el 25 de febrero de 2014. La número 50, el 1.º de noviembre. Calculo que terminaré allá por julio de 2015. Pero bueno, nunca se sabe, porque la vida está ahí y a veces, pasan cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada