jueves, 31 de diciembre de 2015

Cambio de foto: “Catalina, duquesa de Lerma”, de Pantoja de la Cruz



Último día del mes y del año, toca cambio de la foto que puse en la pestaña M&MB: la Bella Otero es sustituida por el retrato de una dama del Renacimiento español, D.ª Catalina de la Cerda y Portugal, duquesa de Lerma, de Pantoja de la Cruz.

Pantoja de la Cruz fue un pintor cortesano, heredero de Antonio Moro y de Sánchez Coello aunque más plano, más rígido, que ellos. Fue pintor de cámara del rey a partir de 1596 justo al final del reinado de Felipe II.

Esta mujer tan seria, hija del duque de Medinaceli, fue dama de la reina y luego se casó con quien sería valido de Felipe III. Dice la wiki que este prenda “Fue el hombre más poderoso del reinado de Felipe III. Se hizo inmensamente rico a costa de saber manejar el tráfico de influencias, la corrupción y la venta de cargos públicos”. Incluso tuvo su aquel de especulación inmobiliaria. Nihil novum sub sole.

Una ve a su esposa, esta señora hierática, como si ser una de las damas más destacadas de la nobleza española no le permitiera ni el menor rasgo de humanidad, y se pregunta cómo serían estas mujeres, en qué pensaban, si realmente gozaron con algo, si tuvo alguna alegría en su vida. Tengo la impresión de que vivieron existencias muy monótonas, con la omnipresente religión católica controlando todos sus actos, muy conscientes de su deber, en una sociedad que ponía el honor de la familia sobre sus hombros (bueno, más bien entre sus piernas) y aunque ellas no podían incrementarlo, sí que podían echarlo a perder. Hija y esposa de duques, y antepasada de la casa real de Braganza.

Y luego, un embarazo tras otro hasta que morían. Esta, en concreto, lo hizo un año después de pintarse su retrato. Un nombre más en las genealogías.

Que luego igual estoy equivocada, vete a saber.

Pantoja de la Cruz murió en Madrid, el 26 de octubre de 1608, dejando inacabadas las pinturas del techo de la Sala de los Retratos del Palacio del Pardo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada