martes, 8 de diciembre de 2015

Mis favoritas: SHERRY THOMAS



Diciembre, ¡quién me lo iba a decir! Ya han pasado casi doce meses desde que empecé esta sección y aquí está mi último artículo dedicado a una de mis favoritas. Una adición reciente, Sherry Thomas.

A esta autora la leí por primera vez con el Desafío AAR. Acuerdos privados, una primera novela apabullante.
Foto de su página web

Ha escrito principalmente novela histórica, aunque tiene una serie de libros de fantasía juvenil y este año ha publicado su primera novela contemporánea, en un estilo que, según creo entender, es New Adult. Todavía no he leído nada suyo de estos otros dos géneros; de hecho, no sé si le daré una oportunidad porque no me llaman demasiado. Así que hablaré de lo que conozco, que son sus novelas históricas.

Aunque sus libros se suelen enmarcar en series, se leen perfectamente de manera independiente. Es otra de esas autoras a las que llamo “Novísima escuela de romántica histórica”, superadas ya la vieja y la nueva escuela. Como en la vieja escuela, son novelas con cuerpo, sólidas, que pretenden contarte la historia bien y en profundidad, buscando cierto realismo en la ambientación histórica. Pero, a diferencia de aquéllas, el nivel de sensualidad es explícito, y no son historias de heroínas virginales y machos alfa avasalladores.

Como Cecilia Grant, son novelas más de personajes que de trama. Aunque siempre encuentras un punto interesante en el argumento.

¿Por qué me gusta Sherry Thomas?

Creo que lo que más me gusta de ella es, por un lado, su amplitud de miras. Es otra de esas autoras para las que todo el mundo es su campo de juego. Refleja muy bien el cosmopolitismo del siglo XIX. A diferencia de la inmensa mayoría de autoras anglosajonas que, como digo yo, deben creer que en vez de Canal de la Mancha, había un Telón de Acero, Sherry Thomas reconoce los lazos culturales, comerciales, políticos, la realidad de un mundo diverso y amplio, donde los personajes viven en Europa o Asia, se pueden conocer en el Turkestán y reencontrarse en China o en Inglaterra, enamorarse en Alemania y despedirse en Dinamarca. Ese cosmopolitismo da más profundidad y realismo a sus historias.

Mi favorita, de todas las suyas, es Not Quite a Husband, que transcurre en toda su primera mitad en los valles del Himalaya, las gargantas vertiginosas de los ríos que bajan hacia la India, con unos paisajes de cortar el aliento. Reconozco que si me pones un par de montañas y algunos ríos, ya me tienes medio enamorada del libro. Si además está tan bien escrito y con unos personajes tan intensos, ¡ay! Me quedo totalmente colada.

Qué le vamos a hacer, hay quien prefiere romance con niño, o con perro, o de pequeño pueblecito entrañable. A mí dame una buena cordillera. Por desgracia, esto es muy escaso en el género, se ve que no son autoras que le den al trekking.

El estilo. Muy cuidado, no olvida que está escribiendo un libro, no sólo contando una historia. El lenguaje es el medio. Y la estructura. En cierta ocasión leí que le reprochaban escribir “como si tuviera el Tesauro a mano”. Puede deberse a que el inglés no es su lengua materna, pues nació en 1975 en Qingdao, China. Luego estudió en la Universidad Estatal de Luisiana y Universidad de Texas en Austin.

Leo en su página web que:

Ha avanzado mucho desde aquella época en que avanzó lentamente por las páginas de Sweet Savage Love de Rosemary Rogers con un diccionario inglés-chino.

Abro paréntesis: Rosemary Rogers es una de las autoras del canon de novela romántica de la vieja escuela. De la época y estilo de Kathleen Woodiwiss, para que os hagáis una idea, y este título “Sweet Savage Love” (1974) se convirtió en arquetípico y hasta un poco cliché de lo que era el género. Hoy –en mi opinión, aunque igual hablo sin saber- es sólo apta para quienes quieran hacer un poco de arqueología romántica. Cierro paréntesis.

En Claiming the Duchess, versión kindle, leo una versión un poco diferente:
  

Aprendió inglés leyendo romance y ciencia ficción -de hecho, todas y cada una de las palabras escritas por Isaac Asimov.


Por ello quizá utiliza giros, palabras, expresiones, que un angloparlante medio no utilizaría en sus novelas, y eso puede chocar con el lenguaje convencional del género. A nosotros, los hispanohablantes, eso ni nos va ni nos viene porque la leemos traducida, y todo lo más, aprecias riqueza en el lenguaje. Yo la he leído en inglés y no noto nada especial, si acaso alguna vez alguna palabra que no entiendo, pero por el contexto lo sacas.

En las novelas que llevo leídas hasta la fecha, le veo que sigue un esquema muy particular de contar las historias en dos tiempos, en flashbacks continuos. Casi como dos libros en uno. Eso te lo hace todo un poco más complicado pero, a la vez, resulta un desafío que le proporciona cierta calidad adicional al libro.

Encuentro a sus personajes cierta verosimilitud psicológica que los sitúan a años luz de esas novelas históricas ligeritas que no tienen el menor sentido de la época. Aquí sí que te da la impresión de que las personas de esa época debían pensar y sentir y actuar como los personajes de Sherry Thomas. Contenidos, respetuosos con sus mayores y las convenciones sociales, sienten apasionadamente pero lo reprimen en su interior y cuentan sólo la décima parte de lo que piensan.


Top 10

Estas son las diez mejores novelas de Sherry Thomas según el orden de preferencia entre el público, todas son históricas salvo la última, que es de fantasía juvenil.

1.- Private Arrangements / Acuerdos privados (2008) The London Trilogy #2
2.- Not Quite a Husband (2009) The Marsdens #2
3.- Ravishing the Heiress (2012) The Fitzhughs #2
4.- His at Night (2010) The London Trilogy #3
5.- The Luckiest Lady in London (2013) The London Trilogy #1
6.- My Beautiful Enemy (2014) The Heart of Blade Duology #2
7.- Delicious / Delicioso  (2008) The Marsdens #1
8.- Tempting The Bride (2012, histórica) The Fitzhughs #3
9.- Beguiling the Beauty (2012) The Fitzhughs #1
10.- The Burning Sky (2013) The Elemental Trilogy #1

Sí, ya sé que queda raro que la primera novela sea el libro Segundo de una trilogía. Lo he puesto así porque así es como lo he encontrado en la página web de la autora. Yo los he leído por orden de publicación y no notas nada raro. Son libros vagamente relacionados, no necesitas leerlos todos ni en orden (algo que la gente como yo, que no nos gustan las series, agradecemos mucho).

Y sí también sé que la han traducido como les ha dado la gana y, por desgracia, muy poquito (sólo dos). Las editoriales son un negocio como otro cualquiera. Supongo que no habrá vendido bien y pasaron de seguir intentándolo.

Os añado enlace a su página web que es bastante estándar. Me gusta el formato de su blog, con mucha foto y simulando un cuaderno. Pero, por desgracia, escribe muy poquito, así que es de los que no merece la pena estar pendiente de sus actualizaciones.

Hay algunas curiosidades por ejemplo en la pestaña “This and that”, donde cuenta que allá por 2002 escribió fanfic sobre la historia de amor de Anakin y Padmé porque, en su opinión, George Lucas no había desarrollado adecuadamente la relación (¡y tiene toda la razón del mundo! Menos tensión sexual no la he visto en mi vida desde que Richard Gere y Jodie Foster hicieron Sommersby).

Y su ficha en la Fiction Data Base para ver la lista completa de sus libros.


Y eso es todo amig@s. Con este artículo cierro mi serie de “Mis favoritas”. De momento, no tengo otras autoras a las que considerar así. Hay muchas otras que siempre leo con placer, como Linda Howard, Pamela Clare o Loretta Chase, pero ni me despiertan el mismo entusiasmo ni siento esa necesidad de ir a leerme todo lo suyo e ir tachando libros de su bibliografía. Y hay otras que lo fueron pero ya no lo son, como Jayne Ann Krentz (pero quedamos como amigas, ¿eh?). Si en el futuro descubro alguna otra autora de romántica que me apasione, ya lo contaré por aquí.

5 comentarios:

  1. He leído dos libros de esta mujer y, aunque con resultados desiguales, ella como escritora me encanta. Acuerdos privados me parece una maravilla y His at night no me gustó tanto pero el modo de escribir que tiene, los temas que trata... No sé, es una escritora que me tiene encandilada. Me da pena que por aquí no la veamos traducida, escritoras como ella son las que hacen mejor este género literario.
    Espero que gracias a tu post más gente se anime a leerla!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me da mucha pena, porque me parece que eleva el nivel literario del género. Me gustaría saber por qué no siguen traduciéndola. Supongo que no vendió lo que esperaban. Puede que los derechos de traducción internacionales de ciertas autoras de calidad sean un poco más caros y no les merezca la pena si no tienen asegurado un cierto nivel de ventas. Francamente, no lo sé. Misterios editoriales españoles.

      Eliminar
  2. Yo no he leído nada de ella, la verdad. Me encanta esta sección tuya porque coincido con muchas de tus favoritas (aunque me has descubierto de ellas cosas que no sabía, como el blog de de Cruise) y alguna que no conocía. Una pena que se acabe! No sé si conoces a Megan Hart, supongo que sí. A mí me gustaron mucho sus libros La amante imaginaria y también Dentro y fuera de la cama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que conozco a Megan Hart aunque he leído poco de ella. Dentro y fuera de la cama por ejemplo me gustó mucho, me parece modélica dentro de su género. Lo que pasa es que es una autora demasiado intensa emocionalmente, droga dura, no son libros para leer uno tras otro porque te puedes pillar una buena depresión. Tomo nota de La amante imaginaria. Si descubro a algún otro autor o autora de quien me apetezca leer todo, ya lo diré. A día de hoy, estas son mis 12 favoritas.

      Eliminar
    2. Probablemente tengas razón sobre Hart. La verdad es que me gustan las historias que introducen algún tema más aparte del amor, ya sea en el contexto o en los propios personajes. Por eso me gustan autoras como Courtney Milan o Cruise y también Hart, al margen de que sean muy distintas. Para mí, La amante imaginaria es de lo mejor que tiene, pero también reconozco que puede ser fuerte.

      Eliminar