viernes, 11 de marzo de 2016

Crítica: “Cetaganda”, de Lois McMaster Bujold



Por fin una de esta serie de ciencia ficción que me dejó encantada.
Leído en Kindle

DATOS GENERALES

Título original: Cetaganda
Subgénero: ciencia ficción / Space opera

Fecha de publicación original en inglés: 1996

Parte de una serie: #8 de la Saga Miles Vorkosigan, por fecha de publicación

Edición en español: Cetaganda
Traductor: Márgara Auerbach
Edición: 1.ª edición, 1.ª imp. 10/1996
Publicación: B (Ediciones B)
Colección: Nova ciencia ficción, 89

SINOPSIS (según la Casa del Libro)
Miles Vorkosigan y su primo asisten al funeral de la emperatriz de Cetaganda, en representación del Imperio de Barrayar. Casi por casualidad, Miles se involucra en la política interna de Cetaganda, pues debe resolver un misterioso asesinato y, en definitiva, anular un complot que amenaza la continuidad de todo el programa genético de Cetaganda y cuyas consecuencias también pueden influir muy negativamente en Barrayar

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No, porque NO es novela romántica. Pero a este libro, como el resto de la serie, he llegado a través de las páginas web de novela romántica. Así, All About Romance considera que toda la serie en su conjunto  es merecedora de ser considerada DIK A, es decir, libros que te llevarías a una isla desierta.

CRÍTICA

Sigo leyendo las aventuras de Miles Vorkosigan y debo reconocer que con este libro, curiosamente de los menos apreciados de la serie, me ha conquistado. Debe ser que voy con el pie cambiado respecto al lector medio de Lois McMaster Bujold.
En este caso tenemos a Miles y a su primo Ivan, el ligón, en misión diplomática a Cetaganda, un imperio formado por ocho planetas y donde acaba de fallecer la emperatriz. Nada más llegar, tienen un tropiezo con un extraño servidor de la corte imperial que, más tarde, acaba muerto.
Hay un complot del que resultan sospechosos los gobernadores de los planetas, pero tan sutil que sólo pensando y repensando mucho puede Miles, con la ayuda de una dama genetista, saber por dónde van los tiros. Además, se van haciendo las cosas para que parezca que Barrayar, el planeta de Miles, es el culpable. De manera oficiosa acabará teniendo que intervenir e investigar, procurando evitar problemas diplomáticos… o que le maten, a él o a su primo.
En esta novela el worldbuilding me parece fascinante: toda la sociedad de Cetaganda, con sus extrañas costumbres en cuanto a la forma de reproducirse, teniendo en cuenta los genes, y creando extraños seres mezclando genética y estética, el clasismo entre los diferentes grupos, esas damas encerradas en una especie de sillas-burbujas que van flotando…
Entre los maquillajes de los caballeros, que me recordaban a máscaras de kabuki, y esas damas de pelo larguísimo vestidas con un montón de túnicas una sobre otras, hieráticas e impasibles, con piel de porcelana, me acababan recordando a la cultura japonesa.
Los hautlores y ghemlores se me parecían a los shogun y los samuráis.
Supongo que me gusta por las mismas razones que a otros les disgusta: es una de suspense para averiguar quién es el culpable de un crimen y qué complot se está tramando, y no hay batallitas espaciales ni mercenarios de por medio. Aunque Miles sigue teniendo cierta tendencia a no ser consciente de la gente que pone en peligro su vida como consecuencia de decisiones que él toma.
Además, está felizmente ausente de Barrayar esa sociedad tan machista, militarista y tradicional que me revuelve el estómago cada vez que aparece en escena. Aquí, en cambio, encontramos una sociedad en la que las mujeres desempeñan un papel importante.
La he leído en español, en e-book y la verdad debo advertir que es una edición poco cuidada, en la que las mayúsculas están a veces dolorosamente ausentes, como si hubiesen pasado del libro en papel al digital de manera descuidada, sin que nadie le echase una ojeada.
Valoración personal: notable, 4

Se la recomendaría a: todos los aficionados a la ciencia ficción.

Otras críticas de la novela:

Como es un clásico, tiene página en la wikipedia.
En español sólo he encontrado la crítica de El posalibros, que comenta tres novelas de la saga de una tacada: Cetaganda (también él nota las similitudes con el Japón feudal), El juego de los Vor y Recuerdos.

Pasemos al inglés, All About Romance considera que toda la serie en su conjunto es merecedora de ser considerada DIK A, es decir, libros que te llevarías a una isla desierta.
En inglés, aquí hay uno que reconoce que no le gusta esta novela y que se la salta cuando relee la serie.
En cambio, Nicki de SF site es como yo, le gustan más las de misterio de la serie.
And last but not least, Rosario’s Reading Journal: B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada