lunes, 31 de agosto de 2015

Cambio de foto: “Tristán e Isolda (La muerte)”, de Egusquiza


Cambio la foto que puse en la pestaña M&MB, Manolas en el palco, de Pradilla es sustituida por Tristán e Isolda (La muerte), de mi paisano Egusquiza. Paisano por lo de ser cántabros los dos, porque nacer, lo que se dice nacer, él era de la capital y yo, más bien, del valle del Besaya.

Este año, en concreto el 10 de febrero, se ha cumplido el centenario de la muerte de Rogelio de Egusquiza y Barrena (1845-1915). Pintor academicista, se le conoce sobre todo como “pintor wagneriano”.

Ahora es difícil de imaginar, pero las ideas estéticas de Richard Wagner, con su concepción de la obra de arte total, y su vinculación a la filosofía alemana del XIX, trascendía a lo meramente operístico. Tuvo un fuerte impacto no sólo en la historia de la música, sino también en otras artes e incluso entre los intelectuales de la época. Egusquiza se dedicaba a la pintura de historia, las escenas de género y los retratos... hasta que descubrió la inmensa música de Wagner. Fue a Bayreuth a conocerlo personalmente. Intercambiaron correspondencia y se encontraron en diversas ocasiones.

A partir de ese momento, se dedicó a hacer pinturas de temática wagneriana, especialmente el grial, Parsifal, Kundry y toda la peña. Aunque vivía en París, se pasaba de vez en cuando por la capital de España, por el restaurante Lhardy donde se reunían todos los wagnerianos de pro.

Pongo aquí la escena de muerte de Tristán e Isolda, que se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, con lo cual mato dos pájaros de un tiro y aprovecho para recomendar este museo. Que sí, que el Guggenheim está muy bien por fuera y hay que verlo. Pero que el que tiene una colección de verdad escogida, es el de Bellas Artes. Podéis compatibilizar la visita a los dos.

Cuando estalló la primera guerra mundial, Egusquiza se volvió a Madrid, y murió al año siguiente, 10 de febrero de 1915.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada