miércoles, 8 de marzo de 2017

Crítica: “Captain Vorpatril's Alliance”, de Lois McMaster Bujold


Una romántica de ciencia ficción estupenda, en torno a un matrimonio de conveniencia.

DATOS GENERALES

Título original: Captain Vorpatril's Alliance
Subgénero: ciencia ficción / space opera
Fecha de publicación original en inglés: 2012

Parte de una serie: #14 de la Saga Miles Vorkosigan por cronología interna, #15 por fecha de publicación

SINOPSIS (según la contraportada)
Buenas intenciones, mala información…
El capitán Ivan Vorpatril a veces piensa que, si no fuera por su familia, no tendría problemas –en particular, si no fuera por su primo, el hiperactivo Miles Vorkosigan. Pero esta vez es un agente encubierto de la Seguridad Imperial el que le pide que se haga amigo de una mujer joven que está en más peligro del que ella cree. Era sólo un pequeño paso en el camino de las buenas intenciones, pero le complica la existencia, poniéndole en problemas con la policía de Komarr, sus superiores militares y con las mortíferas figuras que van detrás de la misteriosa y bonita Tej y su exótica acompañante azul Rish. Ninguna buena acción queda sin castigo…
¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Pues esta vez sí, es de esas novelas de la saga que son ciencia ficción romántica. Y estaría además entre las mil mejores. Recibió crítica DIK A no sólo como parte de la saga, sino también en una crítica individual dedicada a ella. En le dedicaron Smart Bitches Trashy Books crítica de A. El audiolibro, narrado por Grover Gardner y publicado por Blackstone Audio Inc., ganó el premio Audie de 2014 en la categoría de ciencia ficción.

CRÍTICA
El buen sabor de boca que me dejó Inmunidad diplomática ha continuado con esta “Alianza del capitán Vorpatril”. Se ve que al ir escribiendo libros de otra saga, cuando Bujold revisitaba el mundo Vorkosigan se permitía una soltura y un humor que no encontré en novelas anteriores.
Ivan Vorpatril es primo en segundo o tercer grado, no estoy segura, de Miles Vorkosigan. Siempre ha sido un poco la imagen no teratógena de él, como tenía que haber sido (físicamente) Miles de no haber sufrido su madre un ataque cuando estaba embarazada. Alto, fuerte, guapo,…
Pero en carácter es bastante diferente a su primo. Estamos ante un vivalavirgen ligón, que no tiene más ambición que disfrutar de la vida. Lo que más le incomoda es estar en la línea de sucesión al trono, pues no es un trabajo que le atraiga. Considerando que a su padre lo asesinaron el mismo día en que él nació, tiene su explicación. Ha procurado pasar desapercibido con una carrera militar tirando a mediocre, no pareciendo muy listo y dedicándose al ligoteo, evitando problemas políticos.
Explico todo esto un poco para saber qué tipo de héroe tenemos aquí, uno de esos mocetones guapos y valientes, para nada complicados, que cada vez me convencen más.
Trabaja como ayudante de campo del Jefe de Operaciones. Toca hacer la revisión de la flota, en Komarr. Una noche, lo despierta un agente encubierto de la Seguridad Imperial, que le pide que se ligue a una mujer joven y atractiva, la supuesta ciudadana de Komarr Nanja Brindis. Nanja puede estar en peligro sin saberlo.
Ivan desconfía, porque no tiene muy buena opinión del tipo que se lo pide, pero acepta lo que no parece un trabajo difícil. Sin embargo, esta vez su encanto y atractivo físico pinchan en hueso. Acude al lugar de trabajo de la muchacha, le hace ojitos, le ofrece salir,… nada. La espera a la puerta de su casa. Como ella no le ha dado su dirección, encontrarse ahí de repente con este tipo plasta que debe creerse un regalo para las mujeres le inquieta bastante, así que…
… Ivan acaba paralizado por un stunner, un arma que no recuerdo cómo traducían al español en otras novelas, y pasando la noche atado a una silla. De tal guisa lo encuentran los malos que han acudido a secuestrar a Nanja.
Bueno, a Nanja y a su acompañante Rish, un evidente producto de bioingeniería, piel azul, doraditos acá y allá, pelo rubio, atlética y danzarina, os hacéis a la idea.
Aquí, la contraportada, ilustrativa.
Como resultado de este ataque, Nanja (bueno, en realidad se llama Tej) y Rish aceptan el ofrecimiento de Ivan de albergarlas en su apartamento hasta que decidan qué hacer.
Tej y Rish han huido de Jackson’s Whole, ese agujero del infierno del capitalismo salvaje donde todo se compra y todo se vende y las Casas (más bien multinacionales) rivalizan entre ellas lanzándose opas hostiles en forma de golpes de estado y subsiguientes hostilidades bélicas. Ante la guerra desatada contra su clan, se han visto obligadas a huir. Ahora, refugiadas, perseguidas por cazadores de recompensas, tienen que huir de planeta en planeta con identidades falsas.
La madeja se lía de tal forma que Tej, Rish, Ivan y el agente secreto acaban asediados en el apartamento de Ivan, con la policía de Komarr y los de inmigración aporreando la puerta. En un momento enloquecido, cuando Tej y Rish han decidido suicidarse para que no las cojan, a Ivan se le ocurre la “brillante idea” de casarse con Tej para salvarla a ella (de inmigración) y a él (de la policía).
Con lo que resuelven un par de problemas pero van camino de otros peores. Marchan a Barrayar y ahí es donde las cosas se complican de verdad.
Enmedio de todo el lío, Ivan descubre que esto de estar casado no está tan mal. Igual lo de un divorcio rápido no es tan buena idea. Y a Tej le resulta particularmente agradable que la quieran por ella misma, y no como un medio para que otro consiga sus fines. SI, además, es un chico guapo, que huele bien y le hace reír, ¿qué más quiere? Son perfectos el uno para el otro, porque con los únicos sin ambiciones personales en familias enloquecidas por el poder, la adrenalina o el desafío constante.
Es verdad que el romance es sólo una parte de esta novela. Hay otras cositas como intrigas políticas o cómo dar el golpe de tu vida.
Lo que más me gusta, aparte de lo bien que va hilando la trama, son esas notas de humor, de ironía, que la autora deja caer de vez en cuanto y que te tiene con una sonrisa de principio a fin. Cómo lleva la formidable Lady Alys toda la situación, o qué pasa cuando Simon Illyan se aburre en su retiro.
Esta novela puede leerse de manera independiente de las demás de la serie. No la protagoniza Miles, y las referencias a historias pasadas son mínimas y creo que suficientemente explicadas.
Lo que menos me gustó, y por eso al final te deja una situación un poco incómoda, es ese tufillo conservador acerca de la maternidad que más de una vez asoma su pérfida cabeza. Es como si de verdad no pudiera haber felicidad verdadera, o amor auténtico entre dos personas, sin hijos de por medio. Me pareció ridícula una de las escasas escenas en las que aparecen Miles y Ekaterin en busca de uno de sus retoños, para mí era escena de gracieta con niño que no venía a cuento. Bueno si eres de los que piensan que amor, matrimonio y niños va todo junto, entonces sí, pero si eres como yo -bastante escéptica al respecto-, entonces te resulta una ñoñería sin sentido.
Pero vamos, en general, una novela totalmente recomendable si te gusta la space opera y el humor (y el amor) galácticos.
Valoración personal: notable, 4

Se la recomendaría a: todos los aficionados al suspense y a la ciencia ficción.

Otras críticas de la novela:

Como la saga Vorkosigan en un clásico de la ciencia ficción, esta novela también tiene página en la wikipedia, aunque no se haya traducido aún al español.  
En español, he encontrado crítica en La Voz Akasha (Corrupta) que, básicamente, justifica su calificación de A en una frase: 

“La serie vuelve a ser interesante, divertida y el libro te hace pasar páginas a toda velocidad”.

Y luego aquí (hay que bajar un poco para ver la crítica de este libro en concreto) Arthegarn considera que es uno de los peores libros de la saga aunque no tan decepcionante como Criopolis (que es anterior en publicación, pero no en cronología interna). Lo considera fácil de leer (“lectura de evasión pura y dura”) pero que, para él, “la autora se hace vieja y lo sabe y está atando cabos y cerrando historias”.
En inglés, empiezo con la crítica que le hicieron en All About Romance, donde consideraron que es una de esas novelas para llevar a una isla desierta, DIK A, aunque advierte que si lees este sin el resto de la saga, te van a revelar giros de la trama de otras novelas. Hay una frase que me encanta:

Sabes que es una boda Bujold cuando hay muebles apilados frente a la puerta de entrada para mantener alejados a los oficiales de inmigración, la novia está pensando tirarse por la ventana, la dama de honor antes había disparado al novio con un aturdidor y lo había atado a una silla, el padrino había sido contratado para secuestrar a la novia, y todo el asunto gira en torno al hecho de que el novio se acordó de comprar cereales instantáneos.

En Smart Bitches, Trashy Books, la crítica la calificó con una A- y recuerda que además del romance, tiene un poco de todo, intriga política, una trama de atraco y algo de farsa acerca de las familias.
Jo Walton firma la crítica en Tor.com anunciando esta novela como “El libro de Ivan”, al que considera su libro favorito de la saga desde Komarr.
Rosario (del Rosario’s Reading Journal), a quien he seguido a lo largo de esta serie, no ha publicado aún la crítica de este libro. Sí, en cambio, del que salió a la luz justo antes, Criopolis, pero que cronológicamente es posterior (por eso yo hablaré de él, si puedo, el mes que viene). Si me acuerdo, añadiré aquí enlace cuando vea la crítica.
De todas formas, esto de los libros es así, hay quien compara la novela con lo mejor de Georgette Heyer como Cotillón, y a otros les parece más mala que el hambre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada