viernes, 31 de marzo de 2017

Crítica: “Tormenta inminente”, de Suzanne Brockmann



Décimo de los Troubleshooters. Una vuelta al ambiente de Altos, oscuros y peligrosos.
BOOKS4POCKET, ENERO 2015
Fotocomposición: Moelmo, S.C.P.

 
DATOS GENERALES
Título original: Into the Storm
Fecha de publicación original en inglés: 2006
Subgénero: suspense
Parte de una serie: Troubleshooters #10

Traductor al español: Armando Puertas Solano
1ª ed., 1ª imp.: 03/2010
Publicación: Titania

SINOPSIS (según la contraportada)
Tras una complicada misión en Afganistán, el Equipo 16 de los SEAL regresa a casa para realizar algunos ejercicios de entrenamiento. Mark Jenkins, miembro de las fuerzas especiales, está encantado con la noticia. La instrucción, preparada por la firma de expertos antiterroristas Troubleshooters, le permitirá iniciar su ataque personal hacia el corazón de Tracy Shapiro, la despampanante recepcionista de la agencia, a la que pretende conquistar y convertir en su esposa. Sin embargo, otra mujer se cruzará en su camino. Lindsey, una bella expolicía sagaz y divertida, confundirá sus sentimientos y lo arrastrará hacia una atracción de alto voltaje, aunque… por poco tiempo. Cuando los ejercicios de instrucción se conviertan en realidad con la desaparición de una de las mujeres, Mark y el resto del equipo iniciarán una carrera contrarreloj para encontrarla, en medio de una de las peores tormentas en décadas y contra un cruel oponente que muestra poca clemencia con sus víctimas.


¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Sí, estaría entre las… digamos tres mil mejores novelas románticas de todos los tiempos, en torno al puesto dos mil y pico. La verdad es que no es tanto por premios o buenas críticas (que no tuvo), sino porque se beneficia de que toda la serie Troubleshooters entró en el Top 100 de NPR. Aparte de eso, es de las que gustaron en España cuando se publicó. Tengo anotado que estaba en el puesto 38 del Top 100 de “Joyas románticas” del Club Romántica. No sé si actualmente seguirá incluido en esa lista, porque creo que cambia con el tiempo y, además desde hace meses es una página que permanece inactiva, así que me temo que será otro RIP romántico como otros que he visto en los últimos años.


CRÍTICA

Con Tormenta inminente, Suzanne Brockmann vuelve a sus Navy SEAL, pero en este caso con aventuras dentro del propio país, entrenamientos con el equipo antiterrorista de Troubleshooters Inc.
A Mark Jenkins le gusta Tracy desde su adolescencia. Le ha ayudado a encontrar un trabajo, como recepcionista de Troubleshooters Inc. Es una chica súper atractiva, pero lamentablemente no hace nada bien. Tópico sexista: Todos los hombres babean y se lo perdonan, y todas las mujeres están hartas de tener que hacer lo que ella no hace.
Tracy acaba de dejar –por enésima vez- a su novio Lyle. La idea es forzarle a que le pida matrimonio, confiando en que una vez casados deje de serle infiel y, si no lo hace, será una divorciada de buena posición. Tremendo cinismo.
Entre los trabajadores de Troubleshooters está Lindsey Fontaine, una expolicía que trabajó para el departamento de Los Ángeles, con gran habilidad para infiltrarse y parecer lo que no es. Es (a ver si lo escribo bien) asiáticoamericana, lo cual significa que su padre era digamos étnicamente (sea lo que sea eso, me crujen los dientes hasta de escribirlo) japonés y su madre estadounidense.
Pequeñita, competente, divertida, Lindsey no le da demasiada importancia a su aspecto físico. No espera tener ninguna relación estable. Así que es justo lo contrario de lo que anda buscando Mark.
Pero no pueden evitar sentirse atraídos el uno por el otro. Mark está dividido por su enamoramiento adolescente hacia Tracy y la atracción que siente por Lindsey. Llegará un momento en que, ¡zasca!, con rapidez inaudita transfiera a Lindsey sus deseos de estabilidad, matrimonio, niños y toda la mosca. Lindsey no está precisamente en esa misma onda.
La parte de suspense la pone un asesino en serie particularmente desagradable. Ya se adelanta en la sinopsis que los entrenamientos conjuntos entre el Equipo 16 y los Troubleshooters se convierten en algo muy real “con la desaparición de una de las mujeres”. Así que te mantienes todo el libro en vilo pensando cuándo va a desaparecer una de las protagonistas, y quién será. ¿Lindsey, la heroína? ¿La petarda-que-está-súper-buena de Tracy? ¿La competente y sexi exMata Hari Sophia? ¿Tess, Alyssa? ¿Cuándo, quién, dónde?
¡Qué buena es Brockmann para mantener el suspense! No hay sorpresas en el sentido de que te ha presentado al psicópata desde el principio, pero la tensión de ver qué ocurrirá con esto te hace pasar las hojas febrilmente hasta que la cosa se resuelve. No pude dejar de parar. Acabé apagando la luz a la una y media de la mañana. Aunque luego, con imágenes horrendas en la cabeza, me resultó un poco difícil conciliar el sueño.
Con esta novela, Brockmann vuelve un poco al ambiente de la serie Altos, oscuros y peligrosos, con Navy SEAL que se portan y hablan como si fueran chicos de instituto. Vale, ya lo he entendido, son muy jovencitos, y entra dentro de la lógica que estén hablando de si le gustas a Fulanita y que si me dejas vía libre con Zutanita. Que si no la hagas daño, que si Fulanita está para follársela o no, que si te pongo celoso adrede… ¿De verdad Mark tiene 28 años y Lindsey 30?
Tampoco me creí mucho el cambio de Mark Jenkins de estar enamorado de una a estarlo de otra. Me pareció brusco e incomprensible.
Lo bueno de Brockmann es que mantiene la tensión sexual muy bien, con varias parejas al tiempo, y luego los encuentros amorosos son muy apasionados. Otra cosa es que te parezca más o menos realista ponerse a esto cuando andas rescatando cadáveres espantosos, pero bueno, el suspense romántico es así…
Brockmann hace de fábula lo de meter a los personajes de otros libros de la serie. Nunca están ahí para demostrar cuán feliz es su Happy Ending. No, están ahí porque forman parte del mismo mundo. Eso significa ver más a Tom Paoletti, por ejemplo, o a Alyssa Locke de refilón, porque trabajan para la misma empresa. Con lo cual no sientes en ningún momento que estén de relleno, sino que realmente son personajes de la historia que te están contando ahora.
Es una de suspense romántico bastante buena. Luego es posible que la olvides a los dos días,… salvo alguna imagen de pesadilla que se te queda asquerosamente en la retina.
De nuevo, Brockmann prescinde de historietas sobre la SGM. Pero aún así es un libro largo, más de seiscientas páginas en mi edición books4pocket. Evidentemente, eso no se mantiene sólo con el rollo juvenil de Mark colado por Tracy primero y por Lindsey después.
Así que te meten a Izzy, el mejor amigo y compañero de Mark, de quien nunca sabes qué es verdad y qué no, con toques machistas, hasta qué punto le gustan los juegos de rol,…
Después está ese triángulo raruno entre Dave, Sophia y Decker,… al que se agrega el Navy SEAL Gillman y, bueno, en realidad toda la tropa, porque a Sophia todos le tiran los tejos. Salvo Decker, justo el tipo del que ella está enamorada. Procuran evitarse a toda costa. Parece que Brockmann quiere mantener el slow burning entre Sophia y Decker, pero para mí no acaba de cuajar. No sé, no tiene la potencia de Sam-Alyssa o Max-Gina, que son los ejemplos de historias anteriores de este tipo. En cambio, estoy deseando ver más de Jules y Robin.
La he leído en español, con traducción más de una vez sorprendente. No sé por qué traduce como “las SEAL” cuando en general en España se habla de “los SEAL”, igual los equivocados somos nosotros. Usa expresiones chocantes. Os pongo sólo un ejemplo del principio: “una voz acaramelada que reservaba para cualquiera que anduviera por ahí con la genitalia colgando”. ¿Cualo? ¿Me lo repite? “Genitalia” no está en el diccionario RAE, ¡es una palabra inglesa! Así en otras cuantas ocasiones más. Esto es capaz de sacarte de la novela, al menos a mí que soy bien maniática con estas cosas.
Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: quienes gusten de novelas de SEAL y el suspense romántico.

Otras críticas de la novela:
En El Rincón de la Novela Romántica tenemos dos críticas y más o menos coinciden en que es “Buena” sin ser lo mejor de Brockmann o de la serie. También hablaron de este libro en Cazadoras del romance. Y por último, hay reseña en Lo que quiera leer hoy.

En All About Romance no les gustó nada, una D+ principalmente por lo juveniles que suenan todos, nada que ver con los personajes maduros de las entregas anteriores como “Gina y Max (bueno, el Max de Over the Edge en cualquier caso, no el tipo llorón en el que se convirtió en Breaking Point)”.
Aquí, la crítica de Rosario’s Reading Journal, que calificó la novela con una B+, para ella el tema de un psicópata tan oscuro era innecesario para el libro: “las acciones del asesino en serie eran tan perturbadoras que me dieron pesadillas durante días”.
Para saber más de las novelas de Suzanne Brockmann, y un análisis de sus muchos atractivos, recomiendo –como siempre- el artículo  “If You Like Suzanne Brockmann...” por Sarah Frantz (Dear Author, 28/07/ 2008).

4 comentarios:

  1. Esta novela la leí hace mucho. Prestada de la biblioteca del pueblo,y era el único que tenían de la serie.
    Realmente no me gustó. La parte de acción está bien pero el romance no.
    Eso de que un protagonista esté enamorado de otro/a y después cambie, es algo que no me gusta de ninguna novela.
    Por otra parte, yo no sentí demasiada tensión sexual. Me parece recordar que la pareja protagonista tiene su primera relación sexual sin ni siquiera haberse dado un beso. Me sonó más a la resolución de una necesidad fisiológica de ambos que a pasión.
    Y la otra mujer que anda con el ¡lubricante vaginal en la cartera!. No es que yo sea mojigata, es que me gusta que haya PASION, DESEO y sentí, para todos ellos, que el sexo es algo que hay que hacer como ir a hacer un trámite o la colada.
    Es verdad, como dices, que parecen de menor edad de la que tienen.
    Es posible que como no leí la serie desde el principio, todas esas parejas que aparecen me hayan resultado relleno porque no conocía sus historias, ni sé de dónde vienen ni adónde van. Pero esto es culpa mia.
    Y para terminar, me dió gracia lo de la genitalia. A mí no me había llamado la atención porque la uso en el trabajo muy seguido pero reconozco que no es de uso corriente.
    Genitalia en realidad es latín. Es el plural de genitalis y se refiere al conjunto de órganos sexuales, fundamentalmente los externos y que tienen que ver con la cópula. Es que soy entomóloga y el estudio de la genitalia es fundamental para le identificación de insectos. Pero en esto, el bicho raro soy yo.
    Ja,Ja,Ja

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Bicho raro? ¡No! Me parece fantástico. A mi cualquier mujer que trabaja en algo científico me parece admirable.

      Eliminar
  2. Lo de “las SEAL” no será porque el traductor estaba pensando en "focas"? ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno, no sé si estaría siquiera pensando.

      Eliminar