viernes, 6 de julio de 2018

RETO RITA 2.0: SANDRA BROWN (2): «Lethal»


La mejor Brown de los últimos años

DATOS GENERALES
Título original: Lethal
Subgénero: suspense
Fecha de publicación original en inglés: septiembre de 2011

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

SINOPSIS
Cuando su hija de cuatro años le informa de que hay un hombre enfermo en su jardín, Honor Gillette se apresura a ayudarlo. Pero ese hombre «enfermo» resulta ser Lee Coburn, el hombre acusado de asesinar a siete personas la noche anterior. Peligroso, desesperado, y armado, promete a Honor que ni ella ni su hija resultarán heridas mientras hagan todo lo que él pida. No le queda más remedio que confiar en su palabra.
Pero Honor descubre pronto que no puede confiar en nadie, ni siquiera en los que están más cerca de ella. Coburn sostiene que su difunto marido poseía algo de extremo valor que pone en gran peligro a Honor y su hija. Coburn ha ido a encontrarlo, cueste lo que cueste. Desde las oficinas del FBI en Washington, D. C., a un destartalado barco camaronero en la costa de Luisiana, Coburn y Honor huyen para salvar sus vidas de las mismas personas que juraron protegerlos, y desentrañar una red de corrupción y depravación que los amenaza no sólo a ellos, sino incluso a la propia estructura de la sociedad.
¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Sí. De hecho, apareció la 959 de mi lista de Las mil mejores novelas románticas. Tuvo crítica de Five Hearts Keeper en la semi-difunta The Romance Reader; en All About Romance la calificaron como un DIK A-, uno de esos libros que te llevarías a una isla desierta. En su momento miré una lista de novelas románticas en Goodreads y estaba la 52 (ahora supongo que ya no, esa lista va variando). Por último, en la desaparecida (o en trance de desaparición) RT Book Reviews fue un 4 ½ estrellas y Top Pick!

CRÍTICA
Lethal es la novela de suspense que Sandra Brown publicó en septiembre de 2011. Yo la leí al año siguiente, he hice crítica para El rincón de la novela romántica. Ahora la he releído para hablar de ella en este mi blog. Y me ha vuelto a encantar, aunque recordaba tantas cosas,…
Así que más o menos esta crítica será una revisión por encima de lo que en su día escribí para El rincón de la novela romántica
No es exactamente una novela romántica de suspense. Se trata más bien de un thriller con elementos románticos, en el que predominan las sospechas y los giros inesperados.
En una casa solitaria junto a un bayou de Luisiana, Honor está terminando una tarta de cumpleaños. Su hija Emily, de cuatro años, parlotea sobre un hombre herido en el jardín. Al principio la madre no le hace mucho caso pero luego comprueba que en efecto hay un tipo tirado en el césped. De repente, este hombre la encañona y Honor lo reconoce: es el sospechoso de haber perpetrado una matanza. Ahora ella y su hija están en peligro en manos de un hombre letal.
Brown ha escogido a huevo el nombre del protagonista: Lee Coburn. Es una muy apropiada composición de dos actores que siempre encarnaron personajes duros, Lee Marvin y James Coburn. Y no es nada difícil imaginarte al prota con esos físicos de hombres implacables.
Sólo que las cosas no son siempre lo que parecen. No es por casualidad que en su huida, haya recalado en su casa. Busca desesperadamente algo que dejó Eddie, el difunto marido de Honor.
Cuando Coburn tiene que emprender la huida, se llevará consigo a la viuda Honor y la niña Emily.
Para no destripar las muchas sorpresas del libro, baste decir que el suspense gira en torno a «The Bookkeeper» («El contable», un mote muy apropiado), otro personaje mortífero. Esta figura es el intermediario entre los traficantes -de armas, drogas y seres humanos-, y los transportistas que distribuyen esta «mercancía» usando la Interestatal 10.
Inmisericorde, El contable tiene como principio no dejar cabos sueltos, lo cual significa ir amontonando cadáveres.
Con un nombre como Honor, queda claro que esta maestra de escuela es, ante todo, leal. Reverencia la memoria de su marido muerto. Aunque su suegro la protege ferozmente, no es una mujer débil.
Cuando su vida da este giro brutal, se enfrenta a ello con entereza. Es una heroína perfecta, normal y totalmente creíble.
Su hija es lo primero, así que cede sin dudarlo si la ve en peligro. Pero lucha en cuanto tiene la oportunidad de hacerlo. Proteger a su hija y averiguar la verdad sobre su marido muerto son dos móviles muy convincentes para sus acciones.
Esto la llevará a confiar en un peligroso desconocido, y no en, por ejemplo, sus vecinos de toda la vida.
Coburn es un personaje misterioso. Lleva meses en el pueblo, pero nadie sabe de dónde viene. Este auténtico tipo duro, con su tatuaje de alambre de espinos, resulta ser un antiguo marine. Ha visto todo lo malo del mundo. Sabe que la crueldad es el resorte perfecto para obtener lo que quiere. Sospechoso de asesinato, coacciona a Honor sin reparos, intentando descubrir lo que cree que ella sabe.
Inexorable, cumplirá con su misión, pase lo que pase. Aunque le cueste la vida. Cometería un error si confiara en alguien. Morir le resulta indiferente, pero no quiere hacerlo sin haber alcanzado su objetivo.
A la protagonista le acosan las mismas preguntas que al lector:
¿Es Coburn de los buenos o de los malos?
¿Eddie fue un policía honrado o corrupto?
¿Su muerte fue accidental o no?
¿Qué es lo que Coburn busca?
¿Quién puede ser ese personaje «malo malísimo» llamado El contable?
Las posibles pistas se pierden en una maraña de personajes y secretos.
Sobre todo, el lector se pregunta cómo van a acabar juntos Honor y Coburn. Es muy difícil que un tipo despiadado se enamore y seguir siendo creíble. Más imposible aún parece que Honor pueda sentir el más mínimo cariño por quien entra en su casa y la encañona, amenazando la vida de su hija y sembrando dudas sobre su difunto marido.
Aunque esté preparada para iniciar una relación, Coburn no parece la mejor opción.
Pues la autora lo supera con nota, dejando en el camino más de una frase inolvidable, y alguna escena explícitamente sensual.
Hay poco romance, pero el que hay, es… estremecedor.
Todo ello se desarrolla en un mundo sureño de intrincados humedales, carreteras secundarias y un montón de hombres armados hasta las cejas, que sólo quieren pegarle un tiro a Coburn y preguntar después.
Los secundarios enriquecen el relato. Desfilan por el libro el rígido suegro de Honor, su mejor amiga que va a por su marido número 4, un agente del FBI con un niño aquejado de parálisis cerebral, su agotada mujer siempre colgada del móvil, un cruel asesino a sueldo llamado Diego, un millonario sencillo y bondadoso, una prostituta inmigrante que protagoniza un pequeño romance sin ser consciente de ello,… Todo un mundo atroz en el que la codicia está detrás de los crímenes.
Al volver a leerlo, me ha vuelto a encantar. Otra vez me ha tenido pegada a sus páginas, para leerlo de un tirón.
Es bueno, bueno. Si te gusta el suspense romántico y te defiendes con un B2 de inglés, puedes darle una oportunidad.
Gusta incluso a aquellos a quienes el final no convence nada. Del que no hablo, pero a mí me gustó. No tengo problemas con que no me den las cosas mascaditas.
Valoración: sobresaliente, 5.

Se la recomendaría a: los que gusten del suspense bueno-bueno.

Otras críticas de la novela:
No he visto más críticas en español que la que yo hice para El rincón de la novela romántica. Si alguien conoce alguna, siéntase libre de enlazar debajo.
Pongo a continuación las reseñas que he encontrado en inglés.
En All About Romance, la calificaron con una A-
Geeky Mythology le da 4 estrellas sobre 5, que es la misma puntuación que merece para Rhapsody in Books.
Para Fiction Vixen, es una B
A LiteraryTreats también le gustó, aunque habría preferido un final más tradicional.
Y acabo con enlace a la habitual reseña en Kirkus Reviews

No hay comentarios:

Publicar un comentario