sábado, 28 de junio de 2014

Crítica: "Venetia", de Georgette Heyer



© Fine Art Photographic Library Ltd / Private Collection
"Bajo el muérdago", portada de Arrow Books

Esta novela se acerca mucho al Regencia tradicional al que estamos acostumbrados. Con un libertino de mala fama redimido por una damisela franca y jovial.

En la portada de Arrow Books, detalle del cuadro "Bajo el muérdago" de Edward Frederick Brewtnall (1846-1902), perteneciente a una colección privada (© Fine Art Photographic Library Ltd),... te imaginas perfectamente al infame Demerel forzando un beso de la (casi) siempre correcta Venetia. 

DATOS GENERALES

Título original: Venetia
Fecha de publicación original en inglés: 1958
Subgénero: histórica – Regencia
Puesto en la lista AAR 2013: 45

SINOPSIS (de la contraportada)

En sus veinticinco años de edad, la encantadora Venetia Lanyon nunca ha ido más allá de Harrogate, ni ha disfrutado de las atenciones de nadie salvo dos fastidiosos pretendientes. Entonces, en un encuentro extraordinario, se encuentra con un vecino al que sólo conoce por su reputación: el infame Lord Damerel. Y, antes de que se dé cuenta, se encuentra entusiasmada por un libertino cuyo estilo de vida ha escandalizado la región de North Riding desde hace años.

CRÍTICA

“Venetia” es una novela de la Regencia publicada, originalmente, en inglés en el año 1958. La protagonista, Venetia Lanyon, una joven ya talludita de 25 años, administra las propiedades familiares para su hermano mayor, Conway. Este se fue a luchar a las Guerras Napoleónicas y le ha cogido tanto gusto a estar fuera de casa que, tres años después de Waterloo, todavía sigue danzando por Europa.

Con Venetia vive su hermano de dieciséis años, Aubrey, cojo, pero muy inteligente y con un acerbo sentido del humor; muestra resentimiento a cualquiera que lo trate como un inválido. La vida cotidiana de la prota se ve aderezada con dos pretendientes,  que rivalizan entre sí a ver quién de ellos dice o hace la tontería mayor. El uno es un pomposo y el otro es un jovenzuelo imitador de Byron.

Un día, mientras pasea por las tierras de un vecino, se topa con este, el infame Lord Damerel. El cual, por cierto, hace honor a su reputación forzando un beso de la joven que, por su apariencia, cree que es una joven de clase baja y no una damisela. Vaya cretino clasista, ¿una sirvienta? ¡Barra libre! 

La cosa es que Venetia se sorprende a sí misma. Debería estar horrorizada, enfurecida, indignada,… pero no ocurre nada de eso. Más bien,… le gustó. Un accidente de su hermano menor le obliga a estar en estrecha relación con Damerel, se van conociendo y resulta que se gustan. Venetia es bastante sincera y franca en su expresión, algo que desde luego gusta a Damerel. Le cuenta cosas como que no apreciaba a su padre.

“-De hecho, no me gustaba. No puede imaginar lo cómodo que es ser capaz de decir eso y no temer que me digan que no puedo decirlo en serio, ¡o que era mi deber quererlo! Tanta tontería, ¡cuando él nunca pretendió preocuparse lo más mínimo por ninguno de nosotros!”

Y Damerel, que se ha refugiado en Yorkshire huyendo de unas tías casamenteras, se encuentra sorprendido, a sus 38 años, por el humor, la inteligencia y la franqueza de esta casi solterona de 25 años.

Hasta aquí la primera parte de la novela en la que, realmente, no pasa nada. Eso sí, está muy bien escrita, con encanto, diálogos ingeniosos y perfilando con agudeza la psicología de los personajes. ¡Ese adorable Aubrey! Se asemeja más a lo que sería una novela de la Regencia más actual, en contraste con otras novelas de Georgette Heyer anteriores a ésta. Damerel es un libertino, así que ha pasado por orgías, amantes y demás. Pretende seducir a Venetia, o al menos flirtear con ella sin importarle demasiado un corazón roto.

Pero luego algo así como a mitad de novela, ya por fin pasa algo. Aparece un personaje muy peculiar. ¿Sabéis esa gente que yo llamo “personas-medicina”, que te ponen de buen humor y alivian tus penas sólo con hablar con ellas? Bueno, pues imaginaos justo lo contrario: una tipa insoportable, puro veneno que te amarga la vida con sólo abrir la boca. Vamos, lo que sería la típica cuñada o suegra.

Ahí se empieza a animar la novela. Pero pronto la señora detestable se te hace cansina. Entonces, los acontecimientos se aceleran, y pasan muchas más cosas, que te dejan sin respiración y no puedes dejar de leer hasta el final con un capítulo final que te deja sonriendo cuando cierras el libro.

Para mí es un libro muy difícil de valorar. Me ha resultado tremendamente irregular. Pasé buena parte de la lectura en un puro sufrimiento. No pasaba nada, ni Damerel me resultaba atractivo ni le veía el encanto a Venetia. Cuando la cosa mejora, hay auténticos momentos diez de arrebatado romanticismo, y (¡oh, sí, sorry, lo tengo que decir de nuevo porque es mi expresión favorita!) “sutil humor inglés”. El Damerel “sobrado” del principio se convierte en un tipo enamorado, que quiere cambiar, por Venetia, pero ésta acepta que quizá su libertino no se reforme del todo, y eso es un punto de realismo muy moderno, y hasta algo escandaloso. Ojo, que hay quien piensa que sí, que está totalmente reformado y que las sutiles referencias a futuras orgías en su matrimonio es sólo una cuestión de puro humor cómico en plan… no sé, como una película de Cary Grant y Katherine Hepburn.

Advierto: no he leído otra crítica en la que a la gente le resulte aburrida la primera mitad, así que igual el problema es mío. Los únicos peros que le ponen algunos es a esa duda de si el libertino realmente está reformado o no y si le será infiel a Venetia o no en el futuro, algo que a mí, por la forma en la que está narrada la última escena, me importó un comino.

Después de “Devil’s Cub”, “Venetia” es la novela más apreciada de Georgette Heyer. Estaba en el puesto 39 de la lista de las mejores románticas del siglo XX que hizo The Romance Reader a finales de los noventa. En AAR ha obtenido la máxima valoración (“Desert Island Keeper”) su versión en Audiobook. Ha aparecido en las listas Top 100 de AAR en el año 2000 (n.º 96), en 2004 (n.º 60) y en 2007 (n.º 95). No apareció en la de 2010 y ahora de nuevo entra con fuerza en la mitad noble de la lista, puesto 45. ¡Ah, y en la Mini-Poll del año 1999 sobre el romance de la Regencia tradicional ocupó el puesto 6!

Está traducido, pero he preferido leerlo en la edición inglesa de Arrow Books 2004, así que no puedo decir qué tal está la traducción de Editorial Salamandra.

Valoración personal: en conjunto, buena, un 3, aunque hay momentos de 2 y 1 y otros de 5.

Se la recomendaría a: los fans de Georgette Heyer y de los regencias tradicionales.

Otras críticas de la novela:

En español, sólo he encontrado la del Rincón de la Novela Romántica

En inglés, además de All About Romance y las Smart Bitches Trashy Books, encontramos dos críticas de blogs austenitas: Jane Austen's World y Austen Prose. Y en otro con un título muy regencia Rakehell ("Libertino").

Y last but not least, Rosario's Reading Journal.   A pesar de ser uruguaya, Rosario escribe su bonito blog en inglés.


Ficha en la FictionDB.  

Otras novelas de la autora en el Desafío AAR:


Ediciones en España:

-         Venetia    (2009)  Publicaciones y Ediciones Salamandra, S.A.
-         Venetia    [Archivo de Internet]   (2011)  Salamandra Digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada