lunes, 16 de noviembre de 2015

Las otras series



Después de hablar de los títulos individuales del NPR Top 100, y las “mejores series”, acabo mi análisis de la lista NPR Top 100 con “las otras series”, las que no tuvieron ningún libro en “mi” otro Top 100, el de All About Romance.

Dentro de ellas hay algunas muy buenas, que están traducidas al español. Y otras que aquí no se conocen. Hablaré brevemente de ellas, señalando el género, indicando si están traducidas o no y cuál es la que (creo yo) es el título más importante de ellas por si alguien quiere darles una oportunidad.

TRADUCIDAS

Empiezo por dos de suspense romántico, que son de las pocas que he leído y puedo decir, con total seguridad, que merecen la pena.

Troubleshooters, de Suzanne Brockmann

Un puñado de Navy SEAL, el FBI, una agencia de seguridad privada,... Una de mis favoritas. No sé qué tiene Suzanne Brockmann, pero a mí me engancha totalmente. Es de esas series que recomiendo leer en orden, porque hay historias que se van relatando a cachitos en varios libros, como la increíblemente sexy de Alyssa y Sam. Por ejemplo, la más valorada es Over the Edge (2001), protagonizada por Stan y Teri, pero cuya pareja secundaria, Alyssa & Sam, fue votada como pareja favorita por los lectores AAR aquel año.

Ahora bien, ¿es posible, realmente, leerlas en orden? En español, no. Porque han hecho una cosa rara. Empezaron a traducirla por la séptima, Contra todas las reglas (2004), y siguieron hasta Fuerza de la naturaleza (2007), y ahora han vuelto un poco atrás, para traducir el segundo, Desafío heroico (2001), y el tercero, Demasiado lejos (2003).

I-Team, de Pamela Clare

Suspense romántico del bueno. Lo que he leído hasta la fecha me gusta. Y estamos de enhorabuena: está traducida salvo lo último de lo último. La mejor parece ser Acoso mortal (2013), la sexta entrega y sí, es realmente buena.

Pasemos al subgénero histórico.

Rules of Scoundrels, de Sarah MacLean. La más destacada parece ser la primera, Un canalla siempre es un canalla (2012). Traducida salvo la última.

El clavel carmesí, de Lauren Willig. Tiene hasta nueve títulos, pero sólo los dos primeros han sido traducidos al español. La que he visto con mejores críticas es la décima de la serie: The Passion of the Purple Plumeria (2013).

Dentro de la ficción especulativa situaría la trilogía de la Sucesión o El Legado, de N. K. Jemisin. Ediciones Minotauro tradujo los dos primeros libros, Los cien mil reinos y Los reinos rotos, ambos de 2010. La sinopsis del primero dice así “Yeine de Darr es una exiliada del bárbaro norte. Pero al morir su madre en extrañas circunstancias, es convocada a la majestuosa ciudad del Cielo. Allí, para su asombro, descubre que es una de las posibles herederas al trono. Pero la corona de los Cien Mil Reinos no es un premio fácil de conseguir y Yeine se ve implicada en una cruenta lucha por el poder”. Faltaría el tercero, The Kingdom of Gods (2011).


Y ahora toca lo paranormal, un subgénero tremendamente aficionado a esto de las series.

Charley Davidson, de Darynda Jones. Traducidas todas las novelas salvo la última. Lo mejor es empezar por el principio, Primera tumba a la derecha (2011), porque es de esas series en las que hay una progresión que abarca los diversos títulos.

Fiebre, de Karen Marie Moning. Del tipo urban fantasy, está traducida al español en su integridad. La más valorada parece ser la quinta, Fiebre sombría (2011).

Cazadores oscuros, de Sherrilyn Kenyon. Traducida al español excepto la última entrega. El título más apreciado sería Aquerón (2008), que hace el número 11.

Acabo con una serie contemporánea de esas en plan “pueblecito entrañable”, Virgin River, de Robyn Carr. De las aproximadamente veinte novelas que se integran en esta serie, están traducidas al español casi todas. Si quieres probarla, puedes empezar por el principio, Un lugar para soñar (2007).

Sin traducir

Y acabo con las series de las que nada está traducido al español, a pesar de que aquí encontramos nombres reconocidos. Las tres primeras son del subgénero histórico.

Maiden Lane, de Elizabeth Hoyt, empezó con Wicked Intentions (2010). Según la página web de la autora, Maiden Lane se ambienta en el Londres de 1730, un mundo excitante con los sonidos de las campanadas, violines y cantantes de opera castrati, intriga política, etc.

Desperate Duchesses, de Eloisa James. La más apreciada, la séptima, Three Weeks with Lady X (2014). The Book Smugglers publicó un post diciendo que esta era su serie histórica favorita. Se ambienta en la época georgiana. Con personajes soberbios, momentos divertidos, ingeniosos y conversaciones llenas de flirteos, con la cantidad justa de sexo, al servicio del argumento y no al revés.

The Lotus Palace, de Jeannie Lin. No estoy muy segura a cuáles de los libros de Jeannie Lin se refiere, ya que ni en su página web ni en FictionDB veo que haya una serie así titulada. Sí hay una novela titulada The Lotus Palace (2013), que sería el número 1 de la serie, y dos historias vinculadas a ella, un relato corto introductorio, “Capturing the Silken Thief” y como secuela, The Jade Temptress (2014). En la FictionDB mencionan más novelas de esta autora bajo el título conjunto “The Tang Dinasty”.

Al género juvenil se adscribe The Queen’s Thief, de Megan Whalen Turner. Según leo en Good Reads el protagonista es Eugenides o Gen, que presume de poder robar cualquier cosa.

Y vamos ya a por lo paranormal, que es tan propenso a estas cosas.

Kate Daniels, de Ilona Andrews. Perteneciente a la ciencia ficción/fantasía, en la página web de NPR la describen así: “El progreso tecnológico humano ha puesto en marcha un apocalipsis mágico, y la mercenaria Kate Daniels vive en el naufragio. Confía en su habilidad con una espada para protegerla de los enemigos que buscan la magia en su sangre –enemigos que matan a su guardián y la arrojan en el camino del cambiante Curran, señor de las Bestias Libres”. La favorita parece ser la séptima, Magic Breaks (2014).

Vampire Huntress, de L. A. Banks. Como su nombre indica, va de cazadores de vampiros.

Contemporáneas.

Dream Man, de Kristen Ashley. Moteros con cierto suspense. Creo que las mejores críticas las he visto de la cuarta novela, Motorcycle Man (2012).

Lucky Harbor, de Jill Shalvis.  Ya se sabe, ciudad pequeñita, todo el mundo encuentra su media naranja. ¿La preferida? Quizá la última, One in a Million (2014), que ganó el premio RITA al mejor romance contemporáneo de extensión media, y el Premio RT al romance contemporáneo Amor & Risa.

Blue Heron, de Kristan Higgins. Otro pueblecito entrañable (y van…) de esos tan “Harlequin” donde todos se enamoran. Empezó con The Best Man (2013).

The Madaris Family, de Brenda Jackson. Otra autora Harlequin. No he leído nada de esta autora, pero los maromos de sus portadas suelen ser de quitar el hipo. La favorita del público parece ser Eternally Yours (1997), la cuarta de la serie.

Wild Seasons, de Christina Lauren, pareja de autoras que se dedican a la novela erótica o, al menos, subidita de tono. La primera, Sweet Filthy Boy (2014), fue seleccionada por los críticos de RT Book Reviews como el mejor libro del año 2014.

Black Knights, Inc., de Julie Ann Walker, suspense contemporáneo que empezó con Hell on Wheels (2012), con exmarine incluido.


Y acabo así mi repaso por la lista NPR Top 100. Espero que en todo este batiburrillo de títulos podamos descubrir, con el tiempo, algunos nuevos favoritos.

Si alguien ha leído alguna, se agradecen comentarios/recomendaciones/sugerencias…

2 comentarios:

  1. De las que mencionas tengo varias pendientes, que tengo ya los libros esperando. La de Pamela Clare, de la que me han hablado maravillas, la de Sarah Maclean, la de Lauren Willig, la de Darynda Jones... La de Troubleshooters me la han recomendado muchísimo y, buscando los libros, resulta que ya me había leído el primero hace siglos. Es sencillo y entretenido pero poca cosa más. También es verdad que lo leí hace siglos, de las primeras cosas de romántica que leí, y supongo que, al ser el primero, hay grandes probabilidades de que sea introductorio y tenga poco que ver con los demás. Esta serie junto con las de Pamela Clare y Darynda Jones las voy a empezar/retomar en breve.
    De la de Cazadores oscuros he leído una especie de novela corta que sirve como introducción y los dos primeros libros, de los que el primero es disparatado pero gracioso y el segundo ya es más serio y se mete más en el jaleo de la serie. La retomaré aunque reconozco que me da pereza al ser tantos libros.
    La que sí llevo más o menos al día es la de Fiebre de Karen Marie Moning. Son bastante adictivos (aunque esta mujer es bastante marciana), a mí me encantan.
    Otras muchas que mencionas no las conozco así que ahora me iré a Goodreads a echarles un ojo.
    Muchas gracias por esta serie de post!

    ResponderEliminar
  2. Debo reconocer que los de Suzanne Brockmann los he visto pero nunca me he decidido a leer ninguno. Me echaba un poco para atrás lo de los Navy Seals... A mí me gustó mucho la serie de Esclavos del sexo de Kate Pearce, ambientados en s.XIX inglés, erótica, bastante subiditos de tono, como dices tú. Pero están bien.

    ResponderEliminar