viernes, 28 de agosto de 2020

Crítica: “Brazen and the Beast”, de Sarah MacLean


Histórica ligerita de esas que te lees en un suspiro

 


 

DATOS GENERALES

 

Título original: Brazen and the Beast

Subgénero: histórica / años 1830

Fecha de publicación original en inglés: 2019

Parte de una serie: Bareknuckle Bastards (Los bastardos Bareknuckle) #2

Páginas: 400

 

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL (¿AÚN?)

 

SINOPSIS (de FictionData Base)

El plan de la dama

Cuando Lady Henrietta Sedley declara que su vigésimo noveno año será suyo, planea heredar el negocio de su padre, hacer su propia fortuna y vivir su propia vida. Pero antes, su intención es experimentar el placer al que renunciará como solterona confirmada. Todo va a la perfección… hasta que descubre al hombre más hermoso que haya visto atado en su carruaje, lo que amenaza con arruinar «el Año de Hattie» antes de empezar.

… La propuesta del bastardo…

Cuando se despierta en un carruaje a los pies de Hattie, Whit, un rey de Covent Garden conocido por todos como «Bestia», no puede evitar preguntarse por la extraña mujer que lo libera, especialmente cuando descubre que se dirige a una noche de placer… en su territorio. Está más que dispuesto de ofrecerle a Hattie todo lo que desea… por un precio.

Una pasión inesperada

Pronto, Hattie y Whit serán rivales en los negocios y el placer. Ella no renunciará a sus planes; él no renunciará a su poder… y ninguno de los dos se da cuenta de que, si no tienen cuidado, no les quedará otra opción que renunciar a todo… incluyendo sus propios corazones.

 

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?

 Sí, actualmente la tengo la 138 en mi lista de mejores novelas románticas, así que sin duda entraría en una próxima edición de Las mil mejores novelas románticas. Tuvo en su momento críticas estupendas: es una de las favoritas de Natalia is a Book Junkie, tuvo crítica de A en Smart Bitches Trashy Books, Smexy Books y Twimom (esta última, al audiolibro narrado por Justine Eyre); y 5 estrellas en Harlequin Junkie y Latte night reviews. Starred reviews le hicieron tanto en Library Reads como en Kirkus Reviews, y un Top Dish para The Romance Dish. Al final del año 2019, las escogieron como lo favorito del año Suzanne (Love in Panels), Adrian Liang’s (Amazon), Bookish, Kirkus, Angela (Smexy Books), ML Lenker (ew.com), LibraryReads Hall of Fame, Rowena’s (Book Binge) & Latte nights Best Books of 2019, aparte de aparecer en el Salón de la Fama de Library Reads. Ah, y quedó finalista en los premios #readRchat.

 

CRÍTICA

Después del buen sabor de boca que me dejó la primera de la serie, Lady Felicity y el canalla, que salió en español en la primavera de este año, me apunté las dos novelas siguientes. Mi idea era leerlas y publicar crítica el mes que aparecieran en español.

Sin embargo, como pasaban las semanas y no las veía entre las novedades, me las compré en agosto. Me apetecía saber qué pasaba con la historia y quería algo así: históricas ligeras y sexis, sin complicaciones, perfecta contraposición a otras novelas de ficción literaria más serias que me tenían ocupada en esos días.

Esta me ha gustado tanto como la primera... la última, un poquito menos.

Los títulos de la serie se forman con un adjetivo y un nombre, definiendo a los personajes. Aquí son Brazen descarada») y the Beast («la Bestia»).

La descarada de la historia es Henrietta, Hattie para los amigos, una solterona que ha renunciado al matrimonio y que quiere dedicarse al negocio de su padre: el comercio marítimo.

La Bestia del título, por su parte, será Saviour Whittington, abreviado Whit, un poquito irónico, dado que es monísimo, luce el rostro más bello del mundo, sobre un corpachón formato armario empotrado: alto y fuerte, musculado, un auténtico luchador (literal, cuando se agobia acaba boxeando a lo bestia – nunca mejor dicho). Se dedica al contrabando junto a su hermano Devon, protagonista de la anterior entrega.

Para cumplir sus planes y que su padre pierda toda esperanza de casarla, Hattie asume que tiene que renunciar a su virginidad. Así, le dejará encargarse del negocio. Hattie es más hábil comerciante que su hermano, un tarambana metido en cosas turbias.

Para deshacerse del maldito himen no se le ocurre otra cosa que recurrir a la prostitución masculina. Camino del burdel, aparecerá en su carruaje un hombre atado e inconsciente. No es otro que Whit, uno de los bastardos Bareknuckle que dominan los bajos fondos de Covent Garden, y que ha acabado de esa guisa por un lío de esos en los que se ha metido el hermano de la prota.

Esto torcerá el plan de perder el virgo con un hombre prostituido.

Lo que sigue es una novela ligerita, con largas escenas de entretenidos diálogos entre Hattie y Whit, momentos sexis muy explícitos, amenazas contra el «negocio» de Whit, así como contra la propia Hattie… y, cuando te quieres dar cuenta, has acabado de leerla.

En Hattie tenemos una heroína de esas que no son conscientes de su propio atractivo, mujer con rotundas curvas y bastante sensata, hábil para los negocios, que tiene que luchar contra los prejuicios de la época con las armas que tiene a su alcance. ¡Ah, y es de esas heroínas tan de novela romántica de ojos violetas! Diría aquello de «… y van…» si no fuera porque la propia MacLean es consciente de lo ridículo de la sobreabundancia de estas Elizabeth Taylor de pacotilla, y habla de que esta es su heroína de ojos violeta.

Whit es tu héroe taciturno, un tanto distante, que se expresa muchas veces en gruñidos que Hattie tendrá que aprender a descifrar. Protege a toda costa a aquellos que son más débiles. Cuando se enamora de Hattie, lo que más le aterra es precisamente que ella corra peligro por su culpa.

Y es que aquí seguimos con el mismo malote, Ewan, un aristócrata desquiciado que hará lo que haga falta para vengarse de los Bareknuckle. Le consumen el odio y la desesperación por la pérdida de su amada. Ya lo conocimos en Lady Felicity y el canalla, pero no voy a profundizar en esa parte de la trama por no hacer destripes innecesarios para quienes se animen a leer esta serie. Baste decir que, en este caso, Ewan usará como un peón al hermano de Hattie.

De nuevo, el estilo de MacLean hace que te impliques totalmente en la novela, siendo muy difícil dejar de leer. La leí totalmente atrapada, aunque sea de esas historias que al cabo de pocos días, apenas recuerdes de qué iba. Es gracias la forma en que te cuenta la historia, más que ésta en sí.

Ese es su principal atractivo y no la historicidad del romance porque, bueno, es de esas historias totalmente de personajes del siglo XX disfrazados como de la época victoriana. Aparte de alguna metedura de pata inexplicable, como que Whit desee «levantarla y llevarla como un maldito Neanderthal». A ver, chiquilla, que estamos en 1837, y los huesos de Neandertal 1 no se hallaron hasta 1856. Es el tipo de anacronismo idiota que no aporta nada y a mí me saca de la historia.

Mis objeciones son puramente personales. No me gustan nada los «héroes» delincuentes, y en este caso Whit se dedica a lo mismo que su hermano, un delito relativamente no violento como el contrabando.

También el que se trate con tanto desparpajo de las personas prostituidas me enoja un poco, aunque aquí sean hombres y no mujeres.

Finalmente, veo un poco de inconsistencia en el relato cuando al principio, el padre y el hermano de Hattie resultan secundarios muy importantes y luego desaparecen totalmente. Hay un momento en que Hattie, por motivos de salud, corre peligro, y tutti li mondi la visita… salvo su padre y su hermano, que sería lo más lógico cuando es su única familia, es que ni se los menciona. A mí me parece un descuido de la autora, sin más, que esos personajes le fueron útiles en un momento y luego se olvida de ellos.

Pero vamos, que Lady Felicity… os gustó, o, en general, las novelas de MacLean, podéis darle una oportunidad a esta novela con total tranquilidad, porque te hará pasar un buen rato.

 Valoración personal: notable, 4

Se la recomendaría a: quienes busquen enaguas ligeritas que se leen en un suspiro.

Otras críticas de la novela:

En español, solo he encontrado la crítica en Otro Romance Más, que la considera estupenda. 

 Confío en que, con el tiempo, la vaya leyendo y comentando más gente. Sobre todo si la traducen al español. Si conocéis alguna, la zona de comentarios es toda para vosotros.

Así que pongo algunas de las estratosféricas reviews que he encontrado en inglés:

Harlequin Junkie, 5 estrellas

Natasha is a Book Junkie, 5 estrellas. /

Smexy Books, una A

That’s What I’m Talking About le dio una A tanto a la historia como a la narración que hace Justine Eyre del audiolibro. 

5 tazas de café le dan en Latte Nights Reviews.

2 comentarios:

  1. Hola!
    Estoy esperando el libro de Ewan, espero no tenga la maldición del último libro. Eso de que le creen suspenso a las personas por un personaje y a la final la embarren no me agrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí personalmente el tercer libro, el de Ewan, me ha gustado menos que este. Pero creo que es más por manías personales. El viernes publicaré la crítica de Daring and the duke.

      Eliminar