viernes, 10 de junio de 2016

Crítica: “Mujeres audaces”, de Jennifer Crusie



Una novela,... rara, irregular, no acabé de saber exactamente a qué atenerme con ella.
Leída en Kindle

DATOS GENERALES

Título original: Fast Women
Subgénero: contemporánea

Fecha de publicación original en inglés: mayo 2001
Editorial: St Martin’s
Páginas: 483

Edición en español (Argentina): Emecé, 2002

SINOPSIS

Cuando una divorciada con mala suerte…

Nell Dysart tiene problemas. Hundida por un inexplicable divorcio y la pérdida de todo apetito, Nell va zombie por la vida hasta que su mejor amiga le consigue un trabajo con una pequeña agencia de detectives con mucho potencial y un jefe que parece fácil de manejar.

… Se encuentra con un detective decidido a dominar…

Gabe McKenna tampoco lo está pasando bien. Su agencia de detectives está perdiendo el tiempo en un caso de chantaje, su compañero ha decidido que odia dedicarse a vigilar a esposas infieles a cambio de dinero, y su exmujer acaba de abandonarlo… otra vez. La única cosa que sale a su manera es que su nueva secretaria parece eficiente, aburrida y obediente.

... Descubren que enamorarse puede ser letal...

Pero las apariencias engañan, y bien pronto Nell y Gabe están chocando por una estafa, las tarjetas de visita, vandalismo, un secuestro de un perro, la extorsión, la comida china, sexo poco profesional y mobiliario de oficina realmente horrendo... Todo lo cual resulta al final ser el menor de sus problemas. Y poco después de eso empiezan a enamorarse...

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Sí, estaría entre las mil mejores novelas románticas, en torno al cuatrocientos y poco.

La página web The Romance Reader le dio en su momento un Five Hearts Keeper, la máxima puntuación. Tuvo el Premio RT 2001 a la Mejor novela contemporánea, y también en el de los Romance Readers Anonymous, en la categoría mejor historia de Amor & Risa. En la encuesta anual de All About Romance entre sus lectores tuvo mención honorable como “favorito divertido”.

CRÍTICA

Nell, divorciada tras más de veinte años de matrimonio, anda un poco perdida, sin apenas comer,… todavía no ha pasado página.

Encuentra trabajo como secretaria en una agencia de detectives. Comienza la historia con una divertida escena que es justo “cómo no debe ir una entrevista de trabajo”. En plan screwball comedy, rompe una silla, la persiana, el cristal, hace un agujero en la alfombra,… En su defensa, diré que todo en esta oficina resulta un poquito cochambroso. A Nell se le hacen los ojos chiribitas pensando en todo lo que podría hacer para mejorarlo.


-       ¿Por qué dejó su último trabajo?
-       Mi jefe se divorció de mí.


Gabe, su jefe actual, no está muy convencido de que sea la trabajadora adecuada: chocan constantemente. Que tanta hostilidad acabe siendo un estallido de pasión en pleno trabajo, es lógico. Que con el tiempo se enamoren, etc. etc. hasta su final feliz, entra dentro de lo previsible, ¿no?

El tono general es de humor, pero no de carcajada: siempre tiene detrás ese aire un poco deprimente de ver a tanta persona adulta poniéndose los cuernos unos a otros. A estos detectives los contratan sobre todo personas que sospechan que sus cónyuges les son infieles lo que resulta ser cierto en,… ¿el 100 % de los casos? Bueno, y también investigan para una firma de abogados.

Normalmente hago un primer borrador de mi crítica cuando llevo leída la tercera parte del libro. Para entonces ya me he hecho a la idea de qué tipo de historia me están contando y, de paso, evito destripar cosas que ocurren muy avanzada la novela. Luego, al terminar, ya escribo la versión definitiva.

Aquí no lo pude hacer. Llegado al 33 % en mi kindle, no acababa de saber qué era aquello: women’s fiction? No, el tono no es sentimental sino humorístico.

Entonces, chick lit? No del todo, porque aunque la protagonista Nell, domina en la mayor parte de la historia, Gabe no es sólo el interés amoroso de la protagonista, sino que tiene sus propios problemas.

¿Quizá “comedia romántica”? No del todo, porque la historia de amor no es el eje central del libro. El tiempo en escena de Gabe es mínimo en relación con la presencia de Nell. De hecho, calculo que tiene más o menos el mismo diálogo que Riley, su primo y socio en la agencia de detectives.

Cómo será la cosa que durante un tiempo hasta dudé de quién era el chico de la película.

No, aquí el centro es Nell.

Nell con sus amigas. Margie y Suze, que en realidad son sus exconcuñadas: cada una se casó con un hermano Dysart. Suze es la atractiva tercera esposa de un abogado pijo que se divorcia cada vez que su cónyuge supera los treinta años; ella ya los ha pasado y está esperando a ver cuándo le toca ser abandonada por otra más joven. Margie, por su parte, tuvo un marido que desapareció hace unos años, junto a cierta cantidad de dinero; se ha echado un amante con el que no quiere casarse pero con el que tampoco corta. Vive en su mundo, dándole al drinking.

Nell con su porcelana. Debe ser que estas mujeres del Medio Oeste, sobre todo si tienen ya cierto nivel social, todas tienen su porcelana, heredada de la madre o de la abuela. Jartita quedé de la Franciscanware y la Fantasiaware.

Nell vengándose de su ex, al que consigue aplastar en una descacharrante escena cuando ella dice, “caramba, me he acostado con todos los de esta mesa, menos uno” –en la mesa están sentadas seis personas, dos de ellas mujeres, una la nueva mujer de su exmarido.

Nell y su redescubrimiento del sexo. Hot, pero con su punto poco habitual, porque la primera vez no es con el chico de la película.

Nell y una perrita… A ver, es una de Crusie, si no meten un perro, a la editorial le puede dar un telele.

Chantaje, desaparecidos, cadáveres convenientemente refrigerados… ¿Será una de suspense? No exactamente, porque no hay parte de “procedimiento”, investigación, testigos o giros sorpresivos de la trama, falsos culpables, pistas variadas,…

No me gusta la incertidumbre. Quiero saber qué es lo que estoy leyendo, por eso me tira tanto el género: sé qué me espera en una novela romántica, o negra,…

Este es el motivo, creo yo, por el que tardé bastante en entrar en la historia. No sabía lo que estaba leyendo hasta que, casi a mitad de libro, empecé a ver la parte erótico-festiva entre Nell y Gabe.

A partir de ahí, la disfruté bastante: escenas románticas muy logradas, diálogos graciosísimos, un poquito de misterio…

Pero siendo sincera, mi experiencia fue muy irregular para poder recomendarla sin las debidas advertencias. No me interesaron demasiado los protagonistas.

Gabe es un tipo congelado en el tiempo, como si viviera en un film noir de los años cuarenta.

Nell no me pareció especialmente interesante. Quiere salirse con la suya incluso en cosas en que a mí no me parecía que tuviera razón. Entonces, más que una heroína con carácter, me pareció bastante pesada.

Y aunque me encantan las historias de protagonistas con amigas, en este caso me dio un poquito de repelús. Que tus mejores amigas sean tus cuñadas, o excuñadas, brrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr, vaya pesadilla.

Manías de cada uno. Tampoco ayudó que un personaje fuera ese “vegetariano mítico” que come carne a escondidas:


-       Creo que ser vegetariano es importante, pero todo el mundo necesita engañar un poco. No he tomado una hamburguesa desde que mi novio se vino a vivir conmigo. A veces mataría por un filete.


Pues no, mira, los vegetarianos no andan engañando a nadie, no comen carne y punto, aunque a los carnívoros les cueste creerlo. 

Porque no, no “todo el mundo necesita engañar alguna vez”. Creo que es el lema de esta novela: que tarde o temprano, todo el mundo engaña a todo el mundo.

No sé cómo estará la traducción, porque la he leído en inglés en digital.

Valoración personal: dentro de lo que es Jennifer Crusie, demasiado irregular, 2
St. Martins, 2001 (FDB)

Se la recomendaría a: los seguidores de Jennifer Crusie y quienes les guste la contemporánea con humor y porcelana.

Otras críticas de la novela:

En español, hay crítica en El rincón de la novela romántica.

En inglés, le dan una A en Gossamer Obsessions. En sus críticas exprés en SBTB, Candy la consideró A-.  Curled Up with a good book, 4 ½ estrellas. La crítica en All About Romance es de B-, y la encajan en el género women’s fiction.  Geeky Reading, 3.5 estrellas.  Dangerously Curvy Women y, finalmente, la reseña que en su día le hicieron en Publisher’s Weekly.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada