viernes, 21 de julio de 2017

Crítica: “Corazón comanche”, de Catherine Anderson

Una historia bonita. Si le das una oportunidad, lo más probable es que no lo lamentes.
Terciopelo, 2011

DATOS GENERALES

Título original: Comanche Heart
Subgénero: Oeste, 1879
Fecha de publicación original en inglés: 1991
Parte de una serie: Comanche #2

1.ª edición en español: Terciopelo, 06/2011
Traductora: Diana Delgado Jiménez

Amy Masters se ha visto obligada a dejar su hogar en la llanura de Texas y busca refugio en las doradas colinas de Oregón. Allí comenzará una nueva vida, si bien no puede olvidar la promesa hecha años atrás a Antílope Veloz, un magnífico guerrero comanche que había conquistado su corazón.
Pero muchas cosas han cambiado en el mundo que la rodeaba y ahora Antílope es un conocido pistolero cuya cruel reputación le precede allá donde va.
Él juró que jamás volvería a perder su honor y su orgullo, y que la belleza con cabellos besados por el sol que frecuentemente le atormenta en sueños deberá hacer honor a la sagrada promesa que le hizo bajo el cobijo y amparo de toda su tribu. Pero, ¿podrá conseguir que ella crea en sus sinceros sentimientos y despertar su pasión con sus anhelantes caricias?

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Sí, está entre las mil mejores novelas, en el puesto setecientos y pico, sobre todo gracias a lo mucho que se aprecia en España. En El rincón de la novela romántica suele estar entre las mejor valoradas. Y cuando escogieron el Top 10 de novelas del Oeste, esta fue una de las escogidas.
Termino señalando que es un romance de los que yo llamo “interculturales” en este caso el chico es comanche/mexicano y ella blanquita anglosajona.

CRÍTICA

Esta novela la leí allá por el año 2012, y dejé comentario en Amazon en inglés. En aquella época aún no estaba Amazon.es ni tampoco tenía el blog, así que lo que hacía era comentar libros en Amazon.com, con un alias diferente a este de Bona.
Sí, queda raro, pero yo tiendo a leer libros sueltos, más que series, así que para mí es normal leer una novela que es la segunda de una serie, sin haber leído la primera.
Ahora, cinco años después, me he leído el primero de la serie, Luna comanche (crítica, aquí)  y me apetecía releer este. Pero la crítica la voy a hacer un poco teniendo en cuenta lo que opiné aquella primera vez.
La idea básica es que no lamentarás leer esta novela, pues contiene una historia de amor de esas bonitas y dulces, aunque haya un trasfondo de sufrimiento.
Amy Masters, la heroína, sufrió un montón en el pasado. Ya vimos en el primer libro de la serie que la raptaron unos comancheros cuando tenía doce años y le hicieron todo tipo de perrerías. En aquel libro se recuperó un poquito gracias a los esfuerzos de un joven medio mejicano medio comanche, Antílope Veloz, en inglés Swift Antelope.
Ahora, quince años después, Amy sólo quiere tener una vida tranquila y segura, que la gente la deje en paz.
El héroe, Antílope Veloz, después de ver la destrucción de su pueblo, y de sufrir la pérdida de Amy, a la que cree muerta, se transforma en Veloz López, un pistolero letal, siempre vestido de negro.
Pero llega un momento en que Veloz quiere empezar una nueva vida. Y cuando descubre que Amy todavía vive, desea que ella sea su esposa, algo que se prometieron hace tres lustros.
Sin embargo, Amy quiere quedar libre de la promesa que le hizo Antílope. Casarse no entra en sus planes de vivir reposada y sin complicaciones. Hay que recordarlo, lo pasó mal la pobrecita, aunque aquí no te detalla sus experiencias horrendas, que para eso ya está el primer libro.
Con este planteamiento, es evidente que los dos tienen que esforzarse, tienen que cambiar un poquito, a ver si encuentran la forma de ser felices juntos.
Las escenas amorosas entre ellos son tirando a tiernas, dulces, no demasiado explícitas.
Uno de los rasgos más atractivos de Antílope Veloz es precisamente que lucha por los indefensos, intenta –a su manera- proteger a los débiles. Pero sí que me llama la atención que, a veces, es como si no fuera consciente del terror que le produce a Amy.
Y eso que sabe perfectamente lo que pasó ella con los comancheros y lo nota desde la primera escena:
“Para Veloz, ver esa expresión de terror en sus grandes ojos, fue como recibir una patada en el estómago. Buscó en el interior de esos ojos azules un destello mínimo de cariño, de alegría, pero no encontró ninguno. Era evidente que el verle había supuesto para ella algo más que un simple susto”.
Como héroe enamorado de una víctima de una agresión sexual, su actitud en general me genera bastantes dudas. Dice que no tiene intención de precipitar las cosas, pero…es algo así como:
Ella: No soy la misma que hace quince años.
Él: Para mí sí.
Ella: Libérame por favor de mi promesa de matrimonio.
Él: No, que hiciste una promesa comanche.
Ella: ¡Pero si era una cría de doce años!
Él: ¡Ah, habértelo pensado antes! Te creí muerta, te veo viva, y te amo. Quiero casarme contigo, sí o sí.
¡Ah, cómo no enfurecerse ante un tipo tan toíno!
Veloz podría haberle dado más tiempo, más espacio. No imponer su forma de hacer las cosas. Pero que si quieres arroz Catalina. Da lo mismo la de veces que Amy le dice “no”, que se vaya de allí, que la deje en paz, que no entre en su casa, que no la toque, que,…En muchos momentos era un acosador de lo más creepy.
Pero a él y a su familia se les ha metido en la cabeza que Amy necesita que la empujen para salir de su zona de confort y ser una mujer hecha y derecha, o sea, casarse y tener hijos, básicamente.
No sé, no me parece una actitud muy productiva con una persona que ha sufrido experiencias tan traumáticas. ¿Tanto le costaba decir “sí, te libero, vamos a conocernos mejor ahora y a ver si con el tiempo puedes volver a descubrir en ti el amor que sentiste por mi”?
El libro merece la pena sobre todo por los personajes, incluidos algunos secundarios que le dan vidilla a la historia. Aunque aquí no se estudia en profundidad, sí que ves algunos aspectos de la condición femenina de la época. Cuán vulnerables eran las mujeres frente al abuso, la violación, o el maltrato. Si ahora sigue habiendo víctimas de delitos de género, imaginaos en una sociedad más sexista y patriarcal.
Le pierde a este libro el que tenga una ambientación tan planita. Te cuentan que es un pueblo fronterizo del Oeste, pero no sientes que estés allí, porque lo describen malamente. No, no recrea de manera interesante aquel tiempo y lugar.

Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: los aficionados a las del Oeste.

Otras críticas de la novela:
En español, El rincón de la novela romántica tiene varias críticas, positivas.
Pasajes románticos le dio la máxima puntuación, 4.5/5
Divagando entre líneas considera que “sobresale del resto porque el amor surge de forma espontánea y se alimenta de virtudes y defectos” y añade que “la vida no siempre es justa con aquellos que lo merecen, pero la batalla es algo que no se pierde hasta que no queda esperanza”. Bonita recomendación, ¿verdad?

En inglés, tenemos resumen en AllReaders.com, mientras que en Rakes and rascals le da una calificación de "estelar", 5 estrellas.


1 comentario:

  1. I liked this Comanche series but for me the two last books were much better romance stories, overall.

    ResponderEliminar