miércoles, 5 de julio de 2017

Crítica: “Wicked Intentions”, de Elizabeth Hoyt



Empiezo una nueva serie, Maiden Lane, de la que he leído críticas estupendas. Y sí, el primero no defrauda: intenso, sexy, complejo, y con un Londres de lo más arrastrado.


DATOS GENERALES

Título original: Wicked Intentions
Fecha de publicación original en inglés: 2010
Subgénero: histórica/1737, Inglaterra georgiana

Parte de una serie: libro 1.º de Maiden Lane

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

SINOPSIS (de Fiction data base)

Un hombre dominado por sus deseos…

Infame por sus necesidades salvajes y sensuales, Lazarus Huntington, Lord Caire, está buscando un asesino salvaje en St. Giles, la barriada más famosa de Londres. La viuda Temperance Dews conoce St. Giles como la palma de la mano, ella que se ha pasado toda la vida cuidando a sus habitantes en el asilo de huérfanos que estableció su familia. Ahora que esa casa está en peligro…

Una mujer perseguida por su pasado…

Caire hace una oferta sencilla: a cambio de que Temperance le guíe por los peligrosos callejones de St. Giles, él la presentará a la alta sociedad de Londres para que pueda encontrar un benefactor para el hogar de huérfanos. Pero Temperance no es tan inocente como parece, y lo que comienza como un frío cálculo pronto cae presa de una pasión que ni uno ni otro puede controlar, una que bien puede destruir a ambos.

Un negocio que ninguno podrá rechazar


¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Sin duda está entre las mil mejores novelas románticas. Actualmente, en torno al puesto seiscientos de la lista.
Esta novela tuvo en su momento buenas críticas, una A- en Smart Bitches Trashy Books. En la encuesta anual de All About Romance, los lectores la escogieron como la novela con las mejores escenas de amor (en un mainstream romance, que entiendo que se refiere a novela no específicamente erótica) de 2010. Posteriormente, cuando tocó votar el Top 100 de All About Romance en 2013, estuvo entre lo mejor del resto, en el puesto 129.

Finalmente, hay que recordar que cuando NPR hizo una encuesta sobre las cien mejores novelas/series románticas, incluyó en su Top 100 la serie Maiden Lane.


CRÍTICA

Acabada la serie de ciencia ficción Vorkosigan, decidí empezar otra serie, y opté por esta histórica que tiene buenas críticas. Incluso ahora que ya ha superado la decena de entregas, sigue siendo aplaudida.

Elizabeth Hoyt no es de mis favoritas, y sus libros siempre me acaban pareciendo que les falta algo, o les sobra algo, no sé. Pero aún así ese montón de críticas positivas me hacen embarcarme en esta aventura. Y de momento, el primero no me ha decepcionado.

Temperance lleva, junto con su hermano Winter, una casa para huérfanos y niños abandonados en el infame barrio de St. Giles, los bajos fondos más sucios, malolientes y terribles de todo el Londres de principios del siglo XVIII. Muchos niños son abandonados o vendidos a la esclavitud sexual o de otro tipo.

En una de esas noches por los lúgubres callejones, cuando ha ido a rescatar a una recién nacida, se encuentra con una figura misteriosa: un noble de larga capa negra y cabellos plateados, Lord Caire. Temperance se apresura a volver al orfanato, pero no puede evitar quedar intrigada.

A la amante de Lord Caire la asesinaron de una manera tremendamente desagradable: atada a la cama y destripada. Y no será la única persona que aparezca así. Lord Caire, por razones que él mismo no conoce muy bien, necesita descubrir quién le hizo eso. Pero un aristócrata como él no es bienvenido en St. Giles, no es un barrio en el que sepa moverse.

Así que llega a un acuerdo con esta virtuosa viuda. Ella le hará de guía por el barrio, durante su investigación y, a cambio, él la introducirá en los círculos de la alta sociedad donde podrá encontrar un nuevo patrón para su orfanato. Porque esa es otra, se están quedando lamentablemente sin dinero, viviendo prácticamente en la pobreza.

Eso de andar callejeando por las noches lleva al roce, el roce hace el cariño, ya se sabe cómo van estas cosas. Lord Caire tiene fama de pervertido, de gustarle el sexo raruno, al principio no te dicen muy bien qué es exactamente lo que le va, pero no os preocupéis que luego lo cuentan con pelos y señales.

Es un hombre frío, carente de sentimientos por nadie, no soporta que le toquen y mira las emociones ajenas con la distancia de un entomólogo. Algo en los intensos sentimientos de Temperance llama su atención. Su pobre bagaje emocional hace que no sepa reconocer lo que Temperance suscita en él.

Se burla de ella, de su halo de santidad, de su devoción, de esa ansia de martirio y de sufrir por los demás que tiene Temperance. Lo que ocurre es que Temperance siente vergüenza, que ha pecado, que hay una parte sensual en ella a la que no debe dar rienda suelta por ser muy pecaminosa. Obviamente, con la compañía de semejante libertino, la cosa terminará por caldearse de manera muy explícita. Una y otra vez. Ya se sabe que una de las cosas por las que destaca Elizabeth Hoyt es esa sensualidad refinada, intensa, inagotable.

Qué pena que tenga esa manía de poner al principio de cada capítulo un trocito de un cuento de hadas que suelen ser sosos. Será su marca de autora, pero –como me digo siempre- bien que podría prescindir de ello, que no aporta nada.

Los personajes son muy atractivos, con sus recovecos y sus inseguridades. La ambientación me ha parecido de lo más lograda. Ese Londres anterior a la Revolución industrial, en la que los nobles eran como seres de otra galaxia, totalmente ajenos a la vida del común de los mortales, cuyas vidas y muertes les resultaban indiferentes. La grosería y la brutalidad de la existencia aparecen aquí, en algunos momentos, hasta de forma descarnada y cruel. Pero nunca se pierde la esperanza de que las cosas se enderecen.

Al ser la primera novela de la serie, ves que están como presentándote personajes, cuyas historias te contarán posteriormente.
… Silence, una de las hermanas de Temperance, enamorada de su marido, capitán de la marina mercante, y que se ve en un terrible dilema como consecuencia de unas mercancías perdidas y que la llevará ante un irlandés más o menos rey de los bajos fondos.
… O Winter, el hermano que lleva el orfanato.
… O Asa, el hermano misterioso que no se sabe muy bien a qué se dedica.
… La noble lady Hero, hermosa hija de un duque que sin embargo es consciente de las existencias menos privilegiadas.
… El Fantasma de St. Giles, una figura con un disfraz grotesco que a veces es sospechoso de haber perpetrado barbaridades, pero que aquí ayuda a los protagonistas. Sobre todo, cuando las investigaciones de Lord Caire lo acercan al asesino, y entonces él también se convierte en objetivo.

Así que tenemos por un lado una trama de intriga con el tema de los asesinatos, luego la fortísima tensión sexual entre Temperance y Lord Caire, y cómo acaban enamorándose a su pesar, y todas esas pequeñas historias de los personajes secundarios que te intrigan y se dejan sin resolver. Envuelto todo en una ambientación sórdida a la que se perdonan uno o dos anacronismos. A veces sí transmite la idea de estar en los comienzos de la época georgiana, cuando Robert Walpole era primer ministro y reinaba Jorge II, con algunos problemillas de relación con su heredero Federico.

Otras, sin embargo, parece estar recreando más el siglo XIX, en la Regencia o la época victoriana.

Definitivamente, una muy buena entrada en esta serie de Maiden Lane que me anima a seguir con ella. Es una de esas series que no acabo de entender por qué no traducen al español, como sí han hecho con otras anteriores de la misma autora. Para mi gusto, esta es mejor que aquellas.

Valoración personal: notable, 4

Se la recomendaría a: los aficionados a la novela romántica histórica con elevada sensualidad y un toque oscuro.

Otras críticas de la novela:

No está traducida, así que no es extraño no encontrar críticas en español. No obstante, en inglés hay bastantes, y pongo aquí unos cuantos de blogs y páginas reconocidos. Como se ve, en general la consideran buena o muy buena.





Pinkindle: 4 estrellas.

Por poner otra totalmente opuesta, la de Mrs. Giggles, que se ensaña con la obra y la puntúa 43/100. Para gustos, los colores, ¿no?  

5 comentarios:

  1. Pues ésta es otra de las series a la que le tengo echado el ojo desde hace siglos y aún no he sacado tiempo, aunque últimamente tenía ganas de ponerme con ella. Desde luego con la valoración que das (la reseña la miro por encima porque me gusta saber lo mínimo) la pongo bien arriba, a ver si la puedo empezar pronto. Cuando lo haga regreso y te comento adecuadamente.
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que llevo leído hasta la fecha, merece la pena. Ya seguiré contando.
      Por cierto, que las reseñas las puedes bastante tranquila, porque no destripo nada que pase más allá del primer tercio de la novela. Ahora bien, también he de reconocer que te sabe mejor una novela cuando no sabes nada de ella y te sorprende.

      Eliminar
  2. Yo lei religiosamente los primeros...dejame checar...los primero cuatro libros, y te los recomiendo todos como este.

    Una de las coas que mas me gustan es que si se sale de lo mas trillado de la Regencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si sigue así de bien. Sí que se agradece que visiten la época georgiana, que es un poco distinta a la posterior Regencia, aunque a veces Hoyt incurra en algún anacronismo.

      Eliminar
    2. Yo confieso que mi ignorancia es justo suficiente para que yo no haya notado los anacronismos, pero encima, el simple hecho de que situe la accion de la novela en los barrios mas pobres y peligrosos de Londres, ya es ganancia.

      Eliminar