miércoles, 12 de diciembre de 2018

Crítica: “Exposure”, de Cara McKenna


Lacito final para el regalo

DATOS GENERALES

Título original: Exposure
Subgénero: erótica
Parte de una serie: Curio #6 / Curio Vignettes #5
Fecha de publicación original en inglés: enero de 2013

NOVELA NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

Quinta y última viñeta de Didier y Caroly, el gabacho y la yanqui enamorándose en el Barrio latino de París.
Él se prostituye, ella trabaja en un museo.
Volvemos a la narración en primera persona desde la perspectiva de Didier, con lo cual gana un poco en interés.
Han conseguido salir de París, irse de viaje hasta el sur de Francia, en un paisaje propio de Cézanne. Ahí, en una casita rural aislada y remota, hablan de sus sentimientos, sus aspiraciones para el futuro, los planes.
Vivirán juntos, y quién sabe si con el tiempo vendrá el matrimonio y los hijos. Bueno, ellos lo saben.
Es cierto que él es agorafóbico y siempre tendrá esos ataques de ansiedad, de vez en cuando. No sé por qué no se les ocurre ir al médico, de verdad, que digo yo que igual algún tipo de tratamiento, médico o farmacéutico, igual le ayuda algo a Didier. A ver, que Francia no es Estados Unidos, que los señores gabachos sí que tienen una sanidad pública.
La cosa es que ves lo mucho que ha mejorado él, y lo atrevida que es ella, cómo se ha quitado complejos. Más que un himen, parecía que tenía una bola de preso.
Todo es muy tierno y cuqui entre ellos, aderezado con sexo, claro, porque si no, no sería erótica, en un paisaje ameno y muy atractivo.
Como ya comenté en la crítica anterior, estas tres últimas viñetas las leí en una noche de insomnio. No es una situación para disfrutar gran cosa de nada. Esta me interesó un poquito más que la otra, pero también acabé leyendo de través, y cuando acabé, me quedé como estaba.
El paisaje y la voz de Didier animan un poquito este relato y es por lo que no le pongo un 1, como hice con la viñeta anterior.Y bueno, a ver, que la puntúo comparando con otras de McKenna que me entusiasmaron más. La forma de escribir, como es habitual en la autora, es buena, emocionalmente intensa y sexualmente explícita.
Lo que pasa es algo subjetivo, al final, el señor gabacho y la torda se han convertido como alguien de la familia, ¿sabes? Y me dejaron ese sentimiento de «tío Pepe y tía Josefina», que son buena gente, que te alegras por ellos de corazón de lo mucho que se quieren y qué bien que tengan viva la llama del amor y del sexo, pero no me lo cuentes, de verdad, que me da un poco de grimilla.
Como el resto de la serie, no recomiendo leerla aislada sino por orden. Y si lo dejas en la segunda o la tercera viñeta, no te pierdes nada. Me pasó un poco como el dúo de Flynn y Laurel, que si te lees solo Willing victim y pasas de Brutal game, no te pierdes nada.

Valoración personal: mñé, 2
Otras críticas:

Como cada uno es cada uno y tiene sus cadaunadas, recomiendo otras críticas más entusiastas por el relato final de la Caro y el Didié.
Para Under the covers deja esta entrega en 4 estrellas. 
4.04 estrellas tiene de media este relato en Good Reads.
Maryse’s Book Blog escribió una entrada el 3 de agosto de 2014 titulada «The Ultimate“Cara McKenna Is Awesome!!” book list», para seguir leyendo sobre esta autora y sus libros, y obtener recomendaciones. 




martes, 11 de diciembre de 2018

Crítica: “Confession”, de Cara McKenna


Vamos a hablar de sentimientos

DATOS GENERALES

Título original: Confession
Subgénero: erótica
Parte de una serie: Curio #5 / Curio Vignettes #4
Fecha de publicación original en inglés: noviembre de 2012

NOVELA NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

Cuarta viñeta de Didier y Caroly, el gabacho y la yanqui enamorándose en el Barrio latino de París.
Él se prostituye, ella trabaja en un museo.
Volvemos a la narración en primera persona desde la perspectiva de Caroly, algo escasamente atractivo, la verdad.
Aquí llega a casa y se encuentra con un Didier raruno, inquieto, que no la mira. Así que ella se dice «ya está, ahora me va a largar, no sos vos, soy yo, y quedemos como amigos, y si quieres volver a follar, ya me pagas, ¿vale bonita? Que no vivo del aire».
Bueno, no, ella no es tan negativa. Eso es lo que yo pensaría. La cosa es que como le ve tan distante, cree que llega la hora de la ruptura.
Pero no es eso, no. Didier por fin ha conseguido salir de casa y llegar a esa tienda donde iba con su madre. Le ha comprado un regalo y quiere entregárselo y decirle que la ama. Eso es lo que le pone nervioso.
Por fin se lo dice y, ¡oh, sorpresa! Ella también lo quiere, y ser su novia y pensar en un futuro juntos.
Lo rematan con la habitual escena sexual entre ellos, solo que esta vez es todo normalito, sin interpretar a ningún personajes, sin gustos raros, todo muy vainilloso para demostrar que se han convertido en una pareja honrada y convencional.
Y no tengo más que decir, porque la verdad es que no le saqué más a esta viñeta. Os queréis, ¡qué bien! Folláis, ¡estupendo! Que Caroly le ha ayudado a salir de su aislamiento, que le ha tratado de forma diferente y se han enamorado, ¡fenomenal!
Igual es porque las tres últimas viñetas me las leí en una noche de insomnio, y estando así de nerviosa y destemplada no acabas de disfrutar de nada. Pero me aburrí como una ostra.
Me interesó tan poco que fui leyendo de través y todavía quedaba otra viñeta, ¿qué me iban a contar ahí?
Como el resto de la serie, no recomiendo leerla aislada sino por orden.

Valoración personal: aburrida, 1
Otras críticas:

Como cada uno es cada uno y tiene sus cadaunadas, esta viñeta encantó a los corazoncitos que vieron evolucionar la relación entre la Caro y el Didié.
Para Under the covers, merece 5 estrellas.
3.99 estrellas tiene de media este relato en Good Reads, donde veo la portada original de esta viñeta:


lunes, 10 de diciembre de 2018

Crítica: “Reversal”, de Cara McKenna


Invirtiendo los papeles

DATOS GENERALES

Título original: Reversal
Subgénero: erótica
Parte de una serie: Curio #4 / Curio Vignettes #3
Fecha de publicación original en inglés: octubre de 2012

NOVELA NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

Este relato corto erótico te lo cuentan desde la perspectiva de Didier, no la de Caroly. Y eso no deja de ser una ventaja porque él es un personaje mucho más interesante que ella, que es una torda, sin más.
Didier, el agorafóbico, lo intenta. Esta vez ha salido de su apartamento él solo en busca de esa tienda tan especial a la que su madre le llevaba.
Un desafío más. Y, de paso, poder comprarle un regalo especial a su amada Caroly, a ver si así él tiene la oportunidad de decirle cuánto la ama, y que se está empezando a replantear cosas.
Que sean una pareja, que ella viva con él, ser exclusivos, dejar lo del puterío, etc.
Pero se pierde, no llega a la tienda, y durante horas vaga por París, cada vez más bloqueado, hasta que consigue coger un taxi de regreso a su casa, en el Barrio Latino.
Cuando llega Caroly, nota que algo anda mal. Él intenta bloquear su mente en el sexo, usarlo para quedarse atontado y no pensar en lo suyo. Pero no es eso lo que Caroly quiere.
Por una vez, que él no sea el que lleva la voz cantante, sino ella. Que él no está a lo que ella necesita o quiere, que no la sirva, sino que se deje hacer.
Por eso el título de esta viñeta es reversal, la inversión de los papeles.
Y se deja hacer. Con esto ves cuánto ha avanzado Caroly desde la virgen torpe del principio de la historia a una mujer que se atreve a tomar las riendas y follarse al hombre que ama, porque siente que eso es lo que él necesita en ese momento. Que él no sea ningún personaje, sino él mismo.
Aquí la historia ya se va decantando más por el sentimiento amoroso entre ellos. Claro que hay sexo explícito, pero ya no es tan aventurero porque no se trata de explorar sus deseos sino de sus sentimientos, siendo ellos mismos.
No es tan excitante como las entregas anteriores. Se trata de ver como Didier lo intenta, pero fracasa, duda de si mismo, empieza a pensar en otras posibilidades para ellos,…
Se puede leer, pero decae mi interés.
Como el resto de la serie, no recomiendo leerla aislada sino por orden.
Valoración personal: buena, 3

            Otras críticas

4 estrellas tiene de media este relato en Good Reads.

También le dan 4 estrellas en Under the covers.

domingo, 9 de diciembre de 2018

Crítica: “Craving”, de Cara McKenna


Investigando el cofre del tesoro

DATOS GENERALES

Título original: Craving
Subgénero: erótica
Parte de una serie: Curio #3 / Curio Vignettes #2
Fecha de publicación original en inglés: octubre de 2012

NOVELA NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

Ya hablé aquí de novelita Curio (2011) y, ayer, de la primera de las Curio Vignettes, Coercion.
Seguimos con la historia de Caroly, la curadora de museo estadounidense que después de contratar a un puto para perder su virginidad, se enamora de él, pero no se lo dice, y sigue con él, como una especie de follamigos podría decirse.
Didier, el señor que se dedica al sexo por dinero, reserva parte de su tiempo a estar con Caroly, esta mujer tan especial que lo desafía un poco más fuera de sus límites.
Es agorafóbico y se ha tirado tres años encerrado en su precioso apartamento del Barrio Latino de París. Allí recibe a sus clientas. Pero gracias a Caroly está intentando superarlo. Cada paso fuera de casa es toda una hazaña.
Al principio de esta viñeta, Caroly lo está esperando en un restaurante. Será la primera vez que salga él, sin acompañante, a la calle, para compartir una velada normal, una cita como con cualquier amigo. Con el ataque de ansiedad que le da se tira media hora en el portal pero,… ¿llegará o no llegará a la cita?
Esa es por decirlo así la parte inicial. Estas viñetas se dividen en tres partes: planteamiento, que se centra más en el estado de su relación, y en cómo Didier va intentando superar sus limitaciones; escena erótica, que se desarrolla muy detallada y extensa y tercero, resumen o recapitulación de en qué punto están.
Como dije al comentar la anterior viñeta, una vez que Caroly ha dicho adiós a su virginidad, está decidida a probar todo el repertorio, a ver qué es lo que le va más. Y una manera de hacerlo es probar fantasías de las clientas de Didier. Como este cree en las cosas como los datos reservados y la intimidad de sus clientes, en realidad no le habla de una clienta en concreto, sino que más o menos construye una fantasía a partir de varias.
Caroly ya se fijó en una especie de cofre en el que Didier guarda diversos juguetes sexuales. Algunos le llamaron la atención, pero no se atrevió a comentarlo con él.
Ahora, es él quien le plantea que explore entre las joyas ahí guardadas y escoja aquellas que le llaman la atención. Así lo hará, claro, y tampoco voy a entrar a detallar en qué consistirá ese plato fuerte que explorarán en esta viñeta, por si a alguien quiere darle una oportunidad a esta historia.
De nuevo, es la parte fuerte o lo que mejor se le da a McKenna, esas escenas eróticas a través de las cuales exploran su relación, diciéndose con sus comportamientos sensuales lo que de momento no saben traducir en palabras. Y en concreto esta viñeta me parece más sexualmente intensa que Curio o el cuento anterior.
Releyendo esta crítica después de acabarme todas las Curio Vignettes, me doy cuenta de que es la más compleja sexualmente, la de un tono más erótico e intenso. Y, al final, la que más me gustó.
Lo bueno es que sabe contarte estas escenas como de manera muy auténtica, como si fueran personas de verdad, con sus dudas e inseguridades. No es mera gimnasia, ni todo sale bien y fantástico a la primera.
De esta vignette digo lo mismo que de la anterior, no es un cuento para leer independiente del resto. Cada escena forma parte de toda una tira gráfica a lo largo de la cual se va desarrollando el despertar sexual de Caroly, cada vez más aventurera, en paralela con la superación de sus límites por parte de Didier. 
Y, juntos, cómo van haciéndose una pareja a pesar de que ninguno se atreva a confesar sus sentimientos al otro, haciendo como que lo suyo es algo transitorio.
Algo que, como bien sabemos, no suele ocurrir en Romancelandia.
Valoración personal: notable, 4


sábado, 8 de diciembre de 2018

Crítica: “Coercion”, de Cara McKenna


Caroly fantaseando con Didier

DATOS GENERALES

Título original: Coercion
Subgénero: erótica
Parte de una serie: Curio #2 / Curio Vignettes #1
Fecha de publicación original en inglés: septiembre de 2012

NOVELA NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

Ya hablé aquí el mes pasado de la novelita Curio (2011). Iba de una curadora de museo estadounidense que contrata a un puto para perder la virginidad. Llegará un momento en que ella no pueda seguir porque se está enamorando de él y además su cuenta corriente no puede aguantar ese nivel de gasto.
Didier, el hombre ideal que se convierte en el sueño de cualquier mujer que pueda pagarlo, también se ha sentido atraído por ella, y decide que quiere darle una oportunidad a lo suyo, porque se siente a gusto con ella.
Es un hombre con problemas de agorafobia, que se ha pasado unos tres años encerrado en su apartamento, donde recibe a clientas y amigos. Pero ahora, gracias a Caroly, empieza a plantearse pequeños desafíos fuera de su zona de confort.
Estas viñetas sobre Didier y Caroly que McKenna publicó después son pequeñas escenitas a lo largo de las cuales se va desarrollando su relación amorosa. Se gustan, de hecho, creen que se han enamorado el uno del otro, más o menos, pero no se lo dicen, tímidos que son.
Didier poco a poco va intentando salir, gracias a Caroly, de ese apartamento en el que ha estado protegido a lo largo de los años. Ella lo impulsará a intentar superar su agorafobia.
Lo cual es la perfecta excusa para seguir profundizando en la educación sexual de Caroly.
Caroly ya no es su clienta, pero tampoco novia, es… una especie de ¿amante? Que comparte parte del tiempo con él. Didier sigue teniendo a sus clientas otras noches, y pasa los días entregado a su afición de arreglar relojes, montar y desmontar mecanismos,…
Una vez que ha dicho adiós a su virginidad, Caroly está decidida a probar todo el repertorio, a ver qué es lo que le va más.
Como su imaginación es un algo limitadita, lo que ella y Didier se plantean es probar fantasías de sus clientas, a ver si esto o aquello es lo que le va.
La primera que prueban, como viene a entenderse por el título de esta vignette, es la Coerción o fantasía de violación, de que él «la hace suya» –por decirlo de manera anticuada–, en contra de su voluntad. Pero todo es role-play, of course.
De nuevo, McKenna mezcla hábilmente la parte sentimental, intensa, con el desarrollo de escenas eróticas muy bien escritas y excitantes.
Didier me sigue pareciendo un cielo de hombre, más auténtico ahora que ya no hay dinero de por medio entre estos dos. 
Y Caroly, eh… Pues nada, una torda que tiene una suerte del copón de que semejante maromo la haga caso, la verdad. Eso sí, ella se esfuerza, ¿eh? Quiere saber realmente qué le va a él, se esfuerza porque las cosas sean especiales entre ellos, y que él no se limita a hacer, complaciente, lo que ella quiere.
No es un cuento para leer aparte de la serie, la verdad, es como un abalorio o una perla engarzada de un collar, entre otras, para leer una después de otra, estas vignettes.
Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: quienes quieran leer algo excitante, especialmente si les va la fantasía de violación.

Otras críticas de la novela:

Sólo he encontrado críticas en inglés, y no gran cosa.
5 estrellas merece este relato, para Under the Covers, y también para Taryn Elliott.
3.83 tiene de valoración en Good Reads.  

jueves, 6 de diciembre de 2018

Crítica: “La playa del irlandés”, de Elena Bargues


Pero qué novelas históricas más entretenidas


DATOS GENERALES

Título original: La playa del irlandés
Subgénero: histórica / 1632
Editorial: Romantic Ediciones
1ª Edición: 3/2015 (Ebook) y 3/2016 (papel)


Los irlandeses, perseguidos por la política inglesa y por el hambre, se alistan al servicio de su majestad Felipe IV. La flota más famosa de corsarios decide afincarse en Ribadesella. Patrick Ó Duinn es uno de sus cabos y sueña con una muchacha que conoció en San Sebastián.
Doña Leonor de Cárdenas es hija del duque de Maqueda, armador de barcos con patente de corso. En secreto, sigue los pasos de su padre y arma un barco corsario, contratando a un administrador como testaferro. Ella tampoco ha podido olvidar a aquel irlandés que en San Sebastián le regaló un hermoso colgante.

Una novela con un cuidado y documentado trasfondo histórico sobre los corsarios de la cornisa cantábrica y una historia sobre dos personas que se enamoran de quien no deben y que lucharán por seguir adelante con su vida: una en la Corte y otra en el mar, pero el destino juega sus cartas de otra forma.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No. La leí solo porque me gustó mucho El valor de una condesa. 

CRÍTICA

Esta Playa del irlandés me ha enamorado mucho, aunque tiene cositas que la rebajan un poco en mi aprecio. Quiero que entendáis que a mí me gusta la novela histórica. Así, a palo seco, no la romántica. Desde la que tiene más calidad literaria tipo Haase o Graves hasta la más comercial de Posteguillo.
El principal mérito de esta novela, para mí, es esa recreación del corso cantábrico en época de Felipe IV, que no era sino otra forma de guerra naval que intentaba quebrantar económicamente al enemigo.
(Con lo cual si a ti el corso, Felipe IV y la historia te deja fría, pues igual esta novela no te dirá nada).
Parte de un hecho histórico, los irlandeses que, con patente de corso de la Corona española, atacaban a los enemigos de esta, sobre todo franceses, por la zona del mar Cantábrico, el golfo de Vizcaya, el canal de La Mancha y hasta el mar del Norte.
Uno de esos atractivos mocetones es Patrick. De jovencito, vio como los ingleses asesinaban a toda su familia. Salió de najas para no sufrir la misma suerte. Ya corsario, conoce a una niña noble, Leonor. Los dos se echan el ojo, pero cualquier cosa entre ellos es imposible.
Leonor, como dama de la aristocracia, tiene que casarse bien y dar un heredero a su marido. Sí, se casa, y no, el esposo no es ningún mal bicho. Como hija de un noble emprendedor, Leonor decide invertir en empresas navales.
Madrid y la corte no son el entorno que más le gusta, sino estas costas cantábricas, un paisaje que me es tan cercano y familiar que me encantó verlo en la novela. Mar bravío, rías, ondulaciones verdes, acantilados y playas.
A lo largo de los años, se encontrarán y se separarán, y resignándose a un amor tan imposible.
¿Cosas que me han gustado?
Ya se ve, la ambientación. La autora se ha esforzado en reconstruir los ataques corsarios, la terminología marinera, pero sin entrar en tantísimo detalle como Patrick O’Brien, así que es muy llevadero, te engancha sin llegar a aburrir.
Para mí esto es notabilísimo y lo que le da un valor añadido a la historia. Si no te van las aventuras marinas, te puede aburrir.
 
Vista de la playa de Santa Marina, en Ribadesella, creo que no es igual que la del siglo XVII (por la nota de la autora al final), pero te haces a la idea del entorno de esta novela.
Alguna palabra o idea me sonaba muy moderna, pero no vi nada que me sacara de la historia.
Y, oye, no nos vamos a engañar, da gusto ver, por una vez, a los de la pérfida Albión y los gabachos como los malos de la historia. Pero sin hacer sangre, todo como muy real, las cosas eran así, peleas dinásticas en que había diversidad nacional en cada uno de los bandos, o sea, una historia nada nacionalista.
Los protagonistas resultan muy atractivos. Asumen su lugar en el mundo, se resignan, aceptan, pero están enamorados hasta las cachas, y cuando tienen la tentación demasiado cerca, no saben resistirse. La tensión amorosa está bastante lograda pero ojo, sus interacciones están limitadas porque se pasan separados durante muchos momentos del libro.
Elude por completo uno de los dos principales problemas de la romántica en español, el machismo de los protas. Está claro que a Bargues no le van los «héroes» de la vieja escuela. ¡Bien!
Los secundarios tienen personalidad propia, muy marcados. Destacaría al padre, cumplidor de las normas del mundo, pero con su punto desprejuiciado que le hace financiar el corso. Como noble preocupado por su honor y el de su familia no es plan «oh, es fantástico todo lo que hace mi hija» en plan padre televisivo del siglo XXI. No, qué va, lo suyo es «quiero y protejo a mi hija, pero si algo no la conviene, pensaré mucho qué es lo que hay que hacer…».
El estilo en general cumple y es competente,… en un 99% de la novela. Voy a detallar un poco el 1% restante. Quiero ayudar, de verdad.
No me refiero a las erratas que se pueden encontrar en casi cualquier libro.
El segundo problema que yo les veo a las autoras españolas es que se empeñan en acumular adjetivos. Es lo que yo llamo «complejo Onetti» y que, al parecer, le viene de Faulkner.
¡Tres!
Las blancas, pequeñas y bien formadas manos no abarcaban la morena, fuerte y áspera de él
¡O incluso cuatro!
Amante carne, inflamada, palpitante, febril…
Bueno, inflamada en realidad sería más bien participio, creo, en cualquier caso, too much for me.
Afortunadamente, solo ocurrió un par de veces en toda la novela.
También encontré alguna cosa trilladita como «ardua tarea» y «rojos labios» Por favor, autoras, evitadme los esfuerzos ímprobos, los espectáculos dantescos y los incendios pavorosos.
Me rechinaron los dientes con dos exónimos sin traducir: Bordeaux en vez de Burdeos o Loire en vez de Loira. Aquí, artículo de Fundéu que remite a otro de El Tiempo (Colombia) que explica lo que son y cómo hay que usarlos. 
Luego me pegó un puñetazo en los ojos su «punto y final» (Posición 1709).
Que no, que no, qué mal, que el punto es final.
Como ya lo he dicho muchas veces, enlazo a la recomendación Fundéu para que lo explique.
Pasando de las tonterías idiomáticas al amor y el sexo, ¿qué hay de lo mío?
Pues ahí flojea más. La tensión amorosa sí que está lograda ¿se encontrarán de nuevo, o no? Se les nota enamorados, ¿cómo tendrán su final feliz? Pero con escasa interacción.
Sexo, poquito, y escrito de esa manera tan metafórica que, como dije en la otra novela, como menciona la palabra orgasmo, supongo que al menos la muchacha se lo habrá pasado bien.
La recomiendo, sobre todo, si te gusta la novela histórica, porque es muy amena. Si buscas sexo apasionado o momentos intensamente románticos y te la trae al pairo el tema marino, pues igual no es tu novela.
Valoración personal: notable, 4

Se la recomendaría a: quienes gusten de la novela histórica.

Otras críticas de la novela:

En la sinopsis de El rincón de la novela romántica viene incluida crítica de Elsa y comentario de Luciago.
A Nieves, de Críticas, reseñas y opiniones de libros, le gusto y dice que esta autora es una de sus favoritas en romántica-histórica.
Para Lady Isabella, del blog Promesas de amor, es una novela magnífica.
Para Otro romance más esta novela fue una grata sorpresa pero, advierte, «no es la típica lectura ligera y entretenida».
3.9 tenía en Goodreads la última vez que miré.
Es curioso, siempre pensé que si me iba a aficionar a la novela romántica histórica en español, sería con alguno de los grandes nombres, como Nieves Hidalgo o la argentina Florencia Bonelli.
Y no, de momento las que más me están gustando son dos autoras que me parecen prácticamente desconocidas, África Ruh y Elena Bargues. En esto se ve que cada lector somos un mundo. También hace años disfruté de una novela de Mónica Peñalver. Igual es que soy rarita.

Como reseñar un libro escrito en español es meterse en territorio comanche, doy por reproducido mi habitual...



martes, 4 de diciembre de 2018

Crítica: “The ones who got away”, de Roni Loren


Second chance at love, friends to lovers, sexy, por momentos te ríes, y en alguno lloras, ¡guau! Unputdownable.



DATOS GENERALES

Título original: The ones who got away
Subgénero: contemporánea

Fecha de publicación original en inglés: enero de 2018
Editorial: Sourcebooks Casablanca
Páginas: 352

Parte de una serie: 1.º libro de Ones Who Got Away

SINOPSIS (según Fiction DB)


Liv se calló de repente cuando Finn se acercó. No se parecía en nada al chico que ella conoció. Los voluminosos músculos del fútbol americano se habían transformado en un paquete más duro y delgado, y en la mirada de sus profundos ojos verdes no quedaba ni rastro de inocencia infantil.

Hace doce años desde que la tragedia golpeó a la clase superior de la Long Acre High School. Solo unos pocos estudiantes sobrevivieron a esa noche fatídica, un grupo al que los medios llamaron Los que se libraron.

Liv Arias pensó que nunca volvería a Long Acre, hasta que un documental la lleve a ella, y otros supervivientes, de regreso a casa. De repente, su vieja llama, Finn Dorsey, está más cerca que nunca, y su atracción sigue en llamas. Cuando un beso abrasador reaviva su pasión, Liv se da cuenta de que este policía un poco áspero podría ser exactamente lo que necesita...

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No entró entre Las mil mejores novelas que hice en 2017 porque, bueno, es una novela del año 2018, pero sí que estaría entre las actuales mí, en torno al puesto 800, y ello gracias a las estupendas críticas que ha tenido: 5 estrellas en Book Binge, Harlequin Junkie, Read All the Romance y Under the Covers, así como una A en The Good, the Bad and the Unread y 4.5 estrellas en Smitten by Books.


CRÍTICA

La tenía apuntada como una de las mejores novelas románticas de 2018 y…

No podía dejar de leer. Rápido, a ver qué pasaba después… Pero, al mismo tiempo, no quería que se acabara…

Es contemporánea, sexy, divertida y dramática. A veces, una escena casi de culebrón me hacía pensar «¡qué exagerado todo, pero por Dios, qué romántico, qué apasionado, qué…!». Y otras veces, me asaltaba la emoción y me ponía al borde de las lágrimas.

Sé que con eso no podéis saber si es el tipo de novela que os gusta. Las críticas entusiastas no suelen orientar mucho, lo sé. Así que intentaré contar un poco de qué va y cómo lo cuenta la autora.

Hace doce años hubo un tiroteo en un instituto de Texas. Gran parte del alumnado murió. Los que sobrevivieron, los que se libraron, vuelven a ese lugar para un documental.

Cuando empezaron a volar balas, Olivia Arias y Finn Dorsey estaban morreando en un rincón. Llevaban lo suyo en secreto, ella chica de clase trabajadora, él niño pijo y estrella de fútbol… Él se convirtió en un héroe, ella casi no lo cuenta. Y lo suyo se acabó.

Gracias al documental, Olivia se reencuentra con él, y con otras tres mujeres, que no se llevaban particularmente bien antes del drama, pero a las que la experiencia unió. Ahora, al verse de nuevo, se dan cuenta de que merecería la pena seguir en contacto.

Porque entre supervivientes, por fin, después de tantos años, pueden ser ellas mismas, sin dar explicaciones, sin aguantar preguntas compasivas o miradas morbosas.

Esta reunión, con las chicas y con el que fue su chico, revuelve muchas cosas en el interior de Olivia. Se redescubren como adultos.

Tampoco deja indiferente a Finn, que ahora trabaja para el FBI, principalmente como infiltrado y eso, claro, supone un peaje brutal para su salud mental.

Lo de Finn y Liv es un poco slow burn aunque luego tienen escenas muy sexis, de las que verdaderamente están tan bien escritas que da un gusto inmenso leerlas.

Como veis, es una historia de second chance at love, tópico que me encanta. Supera muy bien el escollo principal: el motivo por el que no siguieron juntos tiene que ser creíble para que no parezcan estúpidos y al final de la novela ha tenido que ser superado con credibilidad para su final feliz. Aquí es fácil: primero eran unos críos y después son unos adultos casi desconocidos, es como si se enamorasen de nuevo.

Ahora les separa, principalmente, el trabajo de él. Al final del verano tendrá que infiltrarse de nuevo y desaparecer durante meses, o años. Lo suyo tiene fecha de caducidad. Se creen suficientemente fuertes como para disfrutar de su amor, dure lo que dure.

Tiene su punto friends to lovers. Ante todo y sobre todo, Olivia y Finn fueron, y descubren que pueden ser, amigos. Son ellos mismos, algo esencial tanto para un agente acostumbrado a interpretar roles como para una persona que se ha creado otra vida donde nadie sabe que ella es una superviviente.

Pueden hablar con sinceridad, de manera franca y directa. Y eso es lo que hacen, con todo: con lo que piensan, el sexo y sus deseos, el amor y demás sentimientos…

Tanto Olivia como Finn son seres humanos sólidos, con sus fallos, sus errores (que saben reconocer), los miedos (con los que tienen que lidiar)… Saben ser leales, al otro y a sí mismos, sin avasallar, sin imponerse,… Destaco, de nuevo, lo maravilloso que es encontrarte a héroes fuertes y sexis que no son machistas, que respetan a la mujer.

La parte sensual está fantásticamente bien escrita. No me extrañó nada cuando luego busqué su bibliografía y vi que había escrito erótica.

Pero es que también te sabe contar de manera extraordinaria el viaje emocional, las fases de reencuentro – redescubrimiento – apoyo emocional – enamoramiento –crisis y happy ending. Todo tiene sentido, va a su ritmo y lo vas viviendo de una manera muy auténtica.

Los personajes evolucionan a lo largo del libro, no sólo en la parte emocional o de pareja, sino en relación con ellos mismos, sus trabajos, sus familias, sus vidas, en definitiva. No son los mismos al principio de la novela que al final. Cada cambio, pequeño o grande, es relatado de manera tan convincente que tú estás ahí, pegada a la página, viendo cómo cambian estas personas.

Creo que lo que le da un plus a esta historia es la ambientación, pero no en el sentido de que te retrate un determinado lugar geográfico, sino un mapa emocional. De personas que han pasado por una experiencia traumática y qué efectos ha tenido y sigue teniendo en sus vidas. Lloré, sí, lloré leyendo este libro, porque algunos momentos son muy intensos.

Pero no penséis que esto es un dramón que te va a dejar hecha polvo, no, qué va, sabe ser entretenida, hasta divertida en muchos momentos. Es solo que, en otros, de repente, te das cuentas de que esta gente pasó por algo terrible.

Como me suele ocurrir cuando algo me absorbe, me leí el libro de un tirón, con las paradas indispensables para comer y dormir.

Así que añado otra autora que he descubierto este año, en romántica contemporánea,… Déjame contar… McKenna, Geissinger, Hibbert y, ahora, Roni Loren. Qué estupendas. Contemporáneas, sexis, auténticas señoras de la dramedia, que saben combinar momentos ligeros con otros tremendos.

Seguiré leyendo los otros libros de la serie, aunque al final de este hay un extracto del siguiente y no me llamó mucho el planteamiento. Sí que ella sea abogada. Pero, ¿el héroe un chef que cocina medio desnudo?

Valoración personal: excelente, 5

Se la recomendaría a: la romántica contemporánea sexy, profunda y auténtica.

Otras críticas de la novela:

En español no he encontrado críticas de esta novela, pero sí este post de Libropatas que menciona esta serie entre aquellas que aconsejaría traducir al español. 

Ya dije que obtuvo críticas de 5 estrellas en Book Binge, Harlequin Junkie, Read All the Romance y Under the Covers, esta última empieza así: OMG I don’t know where to start.  If I could summarize this review in one message to you is to stop reading this and just go get this book. 


Samantha, en Smitten by Books, opina que esta novela es casi perfecta y le da 4.5 corazones.