lunes, 10 de agosto de 2020

Crítica: “Amor o chantaje”, de Susan Elizabeth Phillips

 Cursi inglesa redime a golfista texano

 

 

DATOS GENERALES

 

Título original: Lady be good

Subgénero: contemporánea

Fecha de publicación original en inglés: 1999

Editorial: Avon

Páginas: 384

Parte de una serie: Wynette, Texas #2 (según Good Reads y la página web de la autora, #3 para Fiction Data Base) / Golfistas #3 en España

 

En España

Traductor: Martín Rodríguez-Courel Ginzo

Edición: 1ª ed., 1ª imp.

Fecha Edición: 9/2012

Publicación: B de Bolsillo (Ediciones B)

Descripción: rustica, 400 págs.

 SINOPSIS (según la Casadel Libro)

 Cuando un apuesto sujeto que ya no puede permitirse ni un escándalo más conoce a una tozuda mujer que está decidida a provocar uno, puede surgir cualquier cosa... ¿Incluso el amor?

Lady Emma Wells Finch, la más que virtuosa gobernanta del colegio femenino de Santa Gertrudis de Inglaterra, llega a Tejas con una misión: perder su reputación antes de dos semanas.

El atleta y donjuán de fama mundial Kenny Traveler ha sido suspendido para la práctica del deporte que le apasiona. Y sólo una cosa puede encauzar de nuevo su carrera: ¡la respetabilidad total y absoluta!

Para su desgracia, le han hecho chantaje para que haga de chófer de la mandona y Lady Emma está decidida a visitar todos los antros y tiendas de tatuajes... y cosas peores. Mucho peores…

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?

Sí, estuvo en mi lista de las mil mejores novelas románticas, la 73. Tuvo críticas excelentes: Five Hearts Keeper en The Romance Reader, DIK A- en All About Romance y una A en el Rosario’s Reading Journal. En la encuesta anual entre los lectores de All About Romance tuvo mención honorífica en la categoría mejor romance del año (la ganadora fue El tutor, de Robin Schone), pero ganó en otras tres categorías: romance contemporáneo favorito, favorite funny (divertida) y heroína más peleona (Emma). Ese año también ganó el premio RRA en categoría contemporánea. Luego ha aparecido en otras dos mini-encuestas de favorite funny (la n.º 5 en 1999 y la n.º 14 en 2007). También está en el Top 1.000 de RomanceNovels.Me, la 253. No es de extrañar que cuando escogieran su Top 100, apareciera en la del año 2000, como la n.º 25. En 2013 estuvo entre lo mejor del resto, la 188. Como veis es una de esas novelas tirando a divertidas que se conocen como favorite funnies.

 CRÍTICA

Leí este libro por vez primera en el otoño de 2012, según veo, pues dejé comentario en El rincón de la novela romántica el 11 de noviembre de 2012. La recordaba un poco mñé, y me sorprendió un poco ver que le había puesto 7/10 en RNR, así que me debió gustar más de lo que yo pensaba. Como no la había comentado aún por aquí, decidí releerla.

Vamos a ver, mi experiencia personal con las mujeres inglesas es que visten de dos maneras diferentes. 

Una, lo que yo llamaría «estilo Vivienne Westwood»: moderno, chocante, a veces punk, pero que siempre desenfadado; eso sí, acompañado de colores de pelo imposibles y un maquillaje en el que se pintan como puertas. Es la parte más original e interesante de la moda inglesa, a mi juicio. 

Otra, la que yo llamo «estilo Laura Ashley», consistente básicamente en faldamentos terribles que ganas te dan de llamar saya, con rebequitas de punto y estampados tipo cojín de cretona. Estas no se maquillan y se dan un aire, en el mejor de los casos a aquella Lady Di que trabajaba en una guardería y, en el peor, clavaditas a Virginia Woolf.

Pues bien, lady Emma, la protagonista de esta historia, aparece totalmente Laura Ashley, con esos estampados viejunos, sombrerito de paja y un paraguas que usa cual pilum romano.

Cursi hasta decir basta, a pesar de que tiene cara y cuerpo para algo mucho más digno. Esta maestra de escuela virgen tiene como gran problema que un duque inglés quiere casarse con ella y la pobre Emma no sabe cómo decir que no. Así que urde un plan: irse a Tejas, con la excusa de una investigación histórica, y aprovechar para perder su reputación haciendo cosas atrevidas, de manera que su pretendiente se desanime, sin llegar a cerrar la institución educativa que ella dirige.

Será su acompañante Kenny Traveler, un jugador de golf profesional que está momentáneamente suspendido en la PGA.

Estos dos polos opuestos se sentirán atraídos el uno por el otro y, bueno, un poco de sexo sin ataduras será perfecto para los dos. Como esto es Romancelandia, ya sabemos como funciona lo de just sex.

Es una novela SEP prototípica, en la que encontrarás situaciones extravagantes, muy divertida en sus planteamientos, en los diálogos… El ambiente tejano es bastante estrambótico, defendiendo esa tesis de la autora de que en Tejas puede pasar casi cualquier cosa.

En Wynette, Texas, veremos personajes conocidos de otras novelas, entre ellos el adorable Ted, aquí muchacho de 22 años, relajado y encantador, que domina cada escena en la que se encuentra.

Como es propio de la autora, incluye una historia de amor secundaria, la de Tori y Dexter. Ella es la hermana del protagonista y lleva dos matrimonios fracasados. Su padre pretende que se case, por motivos empresariales, con Dexter. Este tipo estirado, algo conservador, parece frío, pero tú intuyes que debe estar colado por ella. La verdad es que esta historia me gustó tanto o más que la principal.

Leí esta novela traducida al español, en una traducción digamos poco inspirada. Así lo puse yo en mi comentario. Otra lectora, Anasy, lo dijo de forma más contundente: «un libro muy bueno con una muy mala traducción, malísima, narración que chirría, frases raras».

Os pongo ejemplo de cosas que escribe:

randa… ven aquí, Reina Mora… retrucar… ¿Consiguió entregarlo esta noche? (no, no se refiere a un paquete de Correos Express, sino al virgo)… ahueca la mano sobre el pecho, las nalgas… se dio la vuelta sobre ella… me lo estoy pasando chachi (dice ella en mitad del folleteo)… desde este momento y hasta que estemos totalmente escurridos, aquí mando yo… humectante (por lubricante vaginal)… le jugueteó con la lengua en el ápice menesteroso… le besó la enchumbada mejillasentir su mano ahuecada en la teta… mientras su lengua le hurgaba en la boca… ¿Por qué se había encasquillado con ella? (se refiere a encaprichado u obsesionado)… parecía un lebistes gigante boqueado fuera del agua…

A veces no son palabras incorrectas sino chocantes, porque sobre todo a la hora de describir una escena sexi, con lo bien que las cuenta Susan Elizabeth Phillips en el original, hay que esforzarse un poquito en hacer las cosas más sensuales, y no tan… no sé, de manual de aparato mecánico.

Entonces la valoré con un 7. Esto me plantea un problema, porque no doy medias estrellas. La verdad es que ahora lo dejo en 3 estrellas sobre 5. Es una novela buena, divertida, con diálogos chispeantes y escenas sexis estupendamente escritas. Luego está una buena historia de amor secundaria y Ted, a quien vimos de crío en Una chica a la moda.

El planteamiento, sin embargo, no es original, y a mí la heroína «estilo Laura Ashley», tan poco sensata, se me atravesó algo.

Esta novela forma parte de una serie, que he visto denominada de maneras diferentes: Wynette, Texas o American’s Lady en inglés y Golfistas en español. No todos los sitios incluyen las mismas historias. GoodReads, Fiction Data Base y El rincón de la novela romántica consideran que esta se encuentra precedida por Glitterbaby (Una chica brillante, 1987, un pestiño)  y la ya mencionada Fancy pants (Una chica a la moda, 1989, tirando a aburrida) mientras que en la página web de la autora no incluye Glitter baby, sino que arranca la serie con Fancy pants.

Se notan muchísimo los diez años que pasaron entre Una chica a la moda y este Amor o chantaje. En ese período SEP se había quitado las hombreras ochenteras y había deslumbrado con unas cuantas de su serie Chicago Stars, comprendiendo que en vez del mundo europeo de la jet set, lo suyo era la novela de deporte ambientada en EE. UU. Se centra en lo que es la historia de amor en sí, y no tanto en contarte qué hicieron sus padres o abuelos. Gracias a esto, aligeró las novelas y las convirtió en algo amenísimo de leer.

Si os gustan las contemporáneas, sexis y con humor, esta es totalmente recomendable.

Avon, 2 / 1999

 Valoración personal: buena, 3

 Se la recomendaría a: fans de contemporáneas descacharrantes y sexis

 Otras críticas de la novela:

 En español, tenemos varias críticas en El rincón de la novela romántica todas la ponen muy bien.

Lady Marian le puso un 8 sobre 10. 

 Paso a las críticas en inglés.

Rosario’s Reading Journal, una A

All About Romance, una A-. 

 Reseña en PublishersWeekly

También le gusto mucho a Always with a book

sábado, 8 de agosto de 2020

Crítica: “Seducción inevitable”, de Kathleen O’Reilly

 

Lo de «solo sexo» nunca funciona

 

DATOS GENERALES

 

Título original: Hot under pressure

Subgénero: contemporánea / Genérica

 

Fecha de publicación original en inglés: 8/2009

Series: When You Least Expect It #1 / Harlequin Blaze – 485 / Mills & Boon Blaze 2-in-1 - 28

Páginas: 224

 

Edición en España

Historia incluida en el dueto Seducción inevitable / Bajo control

Autores: Kathleen O’Reilly / Lori Wilde

Traductores: Inmaculada Navarro Manzanero / Jesús Gómez Gutiérrez

Fecha Edición: 5/2010

Publicación: Harlequin Ibérica

Descripción: 448 págs.

Colección: Pasión, 29

Serie: Donde menos lo esperas

 

 

SINOPSIS (según Harlequineras)

Ashley Larsen odiaba volar. Pero entonces David McLean se sentó a su lado y, de repente, empezó a desear que el retraso del avión se prolongara. Cuando les dijeron que el vuelo se retrasaba hasta el día siguiente, no perdieron tiempo en ir al hotel del aeropuerto.

Afortunadamente, los Estados Unidos estaban llenos de ciudades. Los Ángeles, Nueva York, Miami... Nada podía sugerir más pasión y tórrido deseo que una aventura tan cosmopolita...


¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?

Estaría dentro de las tres mil mejores, gracias a que tuvo críticas estupendas. Fue DIK A- en All About Romance, A en Smart Bitches Trashy Books y un Top Pick! en Romantic Times.

 

CRÍTICA

Una novelita contemporánea, sexi y ligera para tiempos turbulentos. Es de esas que tienen un planteamiento sensual, muy propio del sello Blaze de Harlequín, y de repente te das cuenta de que están hablando de gente muy real.

Tenemos a Ashley Taylor, una joven empresaria de Chicago, que va a tomar un avión en viaje de negocios. Eso le pone muy nerviosa, y pega la hebra con otro viajero, David McLean, que consigue tranquilizarla y… como esto es un Blaze, acaban dándose una alegría esa misma noche.

Aunque es impropio de los dos, porque son gente muy responsable y con las cabezas bien amuebladas, se embarcan en una aventura que pretende ser puramente sexual.

Al mismo tiempo, te cuentan un poco la vida del uno y del otro, y por qué motivo están solos y un desfogue físico de vez en cuando parece lo conveniente.

Ashley tiene su negocio de moda un poco de capa caída, y no acaba de ver el motivo. Quiere relanzarlo y está mirando cómo captar el trabajo de algún diseñador impactante, aunque no acierta a ver la forma.

Para eso, David sería perfecto. Es un analista de Wall Street que, entre otras cosas, se dedica a investigar empresas, ve lo que funciona y lo que no. Lo que pasa es que de moda él sabe menos que cero. Al entrar en contacto con Ashley, le echa una ojeada a ese sector de la industria, a ver si se le ocurre cómo ayudarla.

Emocionalmente, los dos están un poco tensos. Ashley, porque tiene un entorno familiar un poco exigente, en particular por una hermana problemática que la asfixia sin que ella se de cuenta. Esta es la parte más inquietante porque suena muy real. Su hermana le ha sorbido el seso tanto que hasta oye su voz en la cabeza, riñéndola o animándola, o menoscabando su propia seguridad.

David, porque su mujer le engañó. Con su hermano. Cortó con ellos y aún no lo ha superado. No es que eso le haga renegar del amor o la posibilidad de una relación estable. De hecho, se le ve a él más inclinado a ello que a Ashley, por ejemplo. Y, sin embargo, no ha acabado de digerir aquello, le carcome un poquito, y es algo que tendrá que superar.

Mientras tanto, se van encontrando en diversas localidades de Estados Unidos, dedicándose a actividades sexuales intensas que les aparta la cabeza de los problemas cotidianos. Sobre todo Ashley, que es la que tiene un mundo personal y profesional más liado.

Como esto es romántica, pronto se mete por el medio la variable emocional. Estos dos se gustan mucho y ya se sabe que el roce hace el cariño.

Me ha encantado pasar un rato con Ashley y David. Aparentemente es un harlequín normal en la versión un poco más subidos de tono. Sin embargo, llega un momento en que la cabeza te hace clic y te das cuenta de que son personajes reales, que los problemas y las actitudes de Ashley son del tipo que podemos identificarnos.

Destacaría el atractivo del personaje masculino, David. Tenemos aquí a un hombre muy sensato que sabe apoyar a Ashley, y no entrometerse, aunque no por ello deja de poner de manifiesto su opinión.

Alcanza justo ese punto en que está el tipo perfecto para una relación a largo plazo: apasionado, está por ella, la apoya de la manera que él entiende mejor, y, sin embargo, tampoco dice amén, cariño, lo que tú digas me parece bien. No, no es un felpudo. Aceptará lo que Ashley decida, porque es su vida, pero que no pretenda que a él le parezca correcto o un acierto.

También es realista el final, que es la solución típica que a mí no me gusta, siempre con… uy, espera que eso es destriparlo,… espera que lo pongo *spoiler* es Ashley la que tiene que desarraigarse para ir a vivir donde él, y no al revés, cuando me parece que sería más lógico que él desarrolle su carrera en cualquier sitio, mientras que ella tiene familia y el negocio físicamente en Chicago *fin de spoiler*.

Tengo debilidad por este tipo de historias cortas que se centran en la historia amorosa pero que es capaz a personas auténticas dentro de un mundo totalmente plausible.

A mí me van estas cosas. Me alegro mucho de que exista internet y de que, gracias a páginas web como Smart Bitches o All About Romance, puedo descubrir, dentro de la multitud de harlequines que se publican cada año, aquel puñadito que tienen algo especial.

Ya sé que se consideran lo más bajo dentro del género romántico. Hay muchos lectores que pueden comprar una de Kleypas o de La Nora, y que jamás se les pasa por la cabeza darle una oportunidad a un Harlequín. Lo sé, y si no es su tipo de novela, pues vale, lo entiendo.

No es mi caso, ya que sí puedo disfrutar de estas novelitas genéricas. Y, por si al lector también le pasa esto, escribo críticas como esta, contando lo que para mí ha funcionado. Porque, quizá, también pueda funcionar para ti.

Es la primera novela que leo de esta autora, y me gusta. Así que me apunto a darle oportunidades a otras cositas suyas.

Valoración personal: notable, 4

 

Se la recomendaría a: historias sexis que suenan auténticas.

 

Otras críticas de la novela:

 

A pesar de estar publicada en español, la verdad es que no he encontrado críticas en español. Ya lo he dicho más veces, que no he encontrado ninguna bloguera o página web que comente con habitualidad este tipo de novelas. Si encontráis alguna, por favor, decídmelo.

Alguno hay en El rincón de la novela romántica, pero no de una forma sistemática.

Mi impresión es que los harlequines, en español, que no tienen quien hable de ellos. Por eso también me gusta darles aquí una oportunidad en mi blog.

En cambio, en inglés, no hacen tanto aspaviento respecto a estas novelitas. Por eso he podido poner alguna crítica en ese idioma:

All About Romance, DIK A-

Otro A- en Smart BitchesTrashy Books

Jayne, en Dear Author, una B+

Critica positiva en Mrs. Julien Presents, aunque sí que hay algo que no le gusta en la solución final, y a mi tampoco, la verdad. 

 

En Amazon aparece con 5 estrellas porque hay solo dos comentarios. 

En Good Reads, 3.58 estrellas, con mayor número de valoraciones. 

jueves, 6 de agosto de 2020

Crítica: “La magia de tu ser”, de Johanna Lindsey

Entretenida reversión de roles

 

B de Bolsillo, 2019

 

DATOS GENERALES

 

Título original: The magic of you

Subgénero: histórica

Fecha de publicación original en inglés: 1993

Parte de una serie: The Malory-Anderson Saga (La saga de los Malory) #4

Páginas: 432

 

 

Edición en España

 

Traductora: Graciela Jáuregui Lorda

Edición: 5/1996

Publicación: Club Círculo de Lectores

Descripción: 296 págs.

 

SINOPSIS (según la Casa del Libro)

 

Amy Malory aparenta ser una joven tímida y recatada, pero es capaz de mostrarse tan salvaje como el más incorregible de sus primos. Cuando algo le interesa puede ser audaz y despiadadamente directa, sobre todo a la hora de defender a su familia.

A los dieciocho años, Amy se siente atraída por el candidato más inapropiado: el apuesto Warren Anderson, un capitán americano atormentado por la traición de una amante infiel.

Entre ellos nacerá un romance capaz de reavivar las llamas de la antigua enemistad entre sus dos familias.

 

 

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?

 

Apareció en mi lista de Las mil mejores novelas románticas, versión de 2017, en el puesto 907. Luego ya ha ido disminuyendo el aprecio y no entró en la lista de 2019, pero ahora la tengo de nuevo entre las mil mejores; cuando haga la próxima revisión, a ver si sigue arriba o vuelve a bajar. En la desaparecida web Autoras en la Sombra, año 2012, la puso con el puesto n.º 18. La he visto en dos Top 1.000: en RomanceNovels.Me, la 514 y en Book Binge, la 430. En Addicted to romance le pusieron 5 rosas de puntuación, es uno de los favoritos de todos los tiempos en romance.io. Es la favorita de más de un lector.

  

CRÍTICA

 Vamos a comentar hoy otra novela de Johanna Lindsey de las que tengo por casa. Nuevamente, me deja perpleja el hecho de que me pongo a leer estas historias y no me suena absolutamente nada, ni los personajes, ni el planteamiento, ni lo que va pasando.

 En este caso tenemos a Amy Malory, un retoño de esta familia británica, que aparentemente es una jovencita modosa que acaba de estrenarse en sociedad. Su familia supone que pronto la empezarán a rondar pretendientes y alguno, tarde o temprano, la enamorará.

 Lo que no sabe nadie, excepto su primo Jeremy, es que esta muchacha ya le echó el ojo a un hombre, uno de los Anderson hermanos de la heroína de otra novela.

 No me voy a poner a contaros todo el árbol familiar de los Malory, pero vamos, que aquí aparecen unos cuantos, que si James, que si Anthony, que si Regan o… en fin, que si eres seguidora de la autora, probablemente los conoces a todos y te encantan. Creo que me he leído las novelas de bastantes personajes, pero no lo recuerdo, así que me dejaba algo desorientada tanto familiar, y me preguntaba todo el rato «¿Y este (o esta) quién es?»

 Al parecer, su tío James odia a muerte a los hermanos de su mujer. Cuando van a tener su primer hijo, está previsto que sus cuñados vayan desde Estados Unidos hasta Londres. Uno de ellos será aquel por el que Amy bebe los vientos en secreto desde hace meses.

 Es Warren, el mayor de todo ellos, si es que lo he entendido bien, es al que su cuñado odia más porque al parecer estaba decidido a ahorcarlo por cosas que pasaron en su momento. El hecho de ser familia no significa que se caigan mejor.

 La muchacha es infatigable, lo persigue constantemente, haciéndole saber sus intenciones de todas las formas que se le ocurren.

 Este hombretón treintañero no puede estar más horrorizado. Ni por lo más remoto va a acceder a los deseos de esta niña a la que saca dos décadas. Sí, es atractiva, pero ni loco de remate va a emparentar con la familia de su enemigo.

 Amy es inasequible al desaliento, e insiste y le persigue, es el conejito Duracell de las enamoradas... sin que lo «no» que se encuentra una y otra vez en el camino le haga desistir de su empeño por convertirse en su esposa, o amante, o lo que él quiera.

 Para animar un poquito la historia, aparece un enemigo de Warren, un señor chino que supondrá una amenaza a esta pareja, por temas ocurridos hace tiempo en China.

 Me ha resultado muy entretenida la lectura de esta novela. Tiene un planteamiento al revés de lo habitual: aquí es ella la que persigue al varón, y él quien reacciona como una pudorosa doncella victoriana o igual sería mejor decir un casto José. Resulta divertido, y por ello no puedo menos que recomendarla.

 Vale, luego si te pones a pensarlo tiene muchas cosas que te pueden incomodar. Si te imaginas el planteamiento al revés, o sea, con el tipo persiguiéndola a ella cuando ha dicho repetidamente que no está interesada nos horrorizaría el machismo de un héroe así.

 Y no te quiero ni contar de cómo te presentan a los chinos en esta novela, puro estereotipo. A mí me incomodaba un poco verlo. No quiero ni pensar en los defensores de lo políticamente correcto, vamos, tacharían esta novela desde el minuto uno.

 Con lo cual, creo que ya estáis advertidos, de verdad que resulta amenísima esta historia, aunque está muy lejos de ser perfecta.

 

Avon, 6/1993

Valoración personal: buena, 3

 

Se la recomendaría a: quien guste de muchachas pizpiretas.

 

Otras críticas de la novela:

 

Lágrimas de tinta la puntúa 8,5 sobre 10. 

 En El rincón de la novela romántica hay un par de críticas, una la pone como «buena» y la otra 9,5 sobre 10. 

 Para ayuda de gente despistada como yo, puede ser útil este artículo que Regálame romántica hace sobre los Malory, incluyendo el árbol genealógico. 

 

En inglés, tenemos:

 En Addicted to romance, la consideran un Gold Star Romance. 

 AllReaders.com, la usual sinopsis y análisis.

 Y como no he encontrado nada más, os pongo enlaces a las habituales, las que nunca fallan, Good Reads, 4.18 estrellas

 Amazon, 4.6 estrellas

viernes, 31 de julio de 2020

Crítica: “I’m in no mood for love”, de Rachel Gibson

Contemporánea, sexi y con su toque de humor

Avon, 10/2006


DATOS GENERALES

 

Título original: I’m In No Mood For Love

Subgénero: contemporánea

 

Fecha de publicación original en inglés: octubre de 2006

Parte de una serie: Writer Friends #2

Páginas: 384

 

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

 

SINOPSIS (según Fiction Data Base)

 

¿Qué le pasa a Clare Wingate? Un instante está padeciendo en un vestido rosa que nunca volverá a lucir, y al siguiente resulta que es por la mañana… y tiene la peor resaca de su vida.

Para empeorar las cosas, no lleva nada salvo un poco poquito de Escada y echada junto a Sebastian Vaughan … el chico que le gustaba de niña que se ha convertido en un periodista sexi que recorre el globo. En algún momento entre el brindis y el lanzamiento del ramo se ha metido en un buen lío.

Clare tiene derecho a a enloquecer un poco, después de todo, se ha quedado noqueada hasta sus zapatos teñidos después de encontrar a su prometido en una posición comprometida con el chico de las reparaciones. Claramente, su boda de sociedad queda descartada.

Pero Sebastian la pica de la peor manera posible, y de la mejor. Clare no está en modo amor, ni siquiera en modo lujuria, y quiere olvidar a Sebastian y sus impresionantes abdominales. Tan pronto como sea posible. Pero él tampoco está en modo de echarse a correr, y su beso es imposible de olvidar.

 

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?

Estaría entre esas 4.000-5.000 novelas que merece la pena dar una oportunidad. Apareció en el Top 1.000 de Romance.Novels.Me, la 643. Además, tiene un par de tópicos de esos que gustan mucho, amistad entre personas del mismo sexo y «amigos a amantes».

 

CRÍTICA

El año pasado, para un TBR Challenge, comenté esa novela, en inglés. La he vuelto a leer y la comentaré en español, contando más o menos lo mismo.

Para estos tiempos de incertidumbre, no hay nada mejor que algo poco complicado, sexi, y con su toque de humor, como Rachel Gibson.

El tópico de aquel mes era Backlist Glom (author with more than one book in your TBR), es decir, un autor de esos que te quieres leer toda su bibliografía, y tienes varios libros suyos en el montón de los que están pendientes de leer.

Hay varias autoras así en mis baldas y, sobre todo, en mi Kindle. Así que tenía donde elegir. Si decidí en aquel momento inclinarme por Rachel Gibson fue porque había leído varias novelas románticas históricas y me apetecía un cambio de aires, y esta novela pertenecía a una de las pocas series de Gibson que todavía no había empezado.

Esta vez la he releído porque Rachel Gibson es una lectura segura, ni te remueve el estómago ni la neurona. Admito que es una de mis novelistas favoritas, y me he leído casi todos sus libros, unas cuantas en traducciones. Esta serie no está traducida, y ese es uno de los motivos por los que me queda aún pendiente.

Al principio de este libro, conoceremos a Clare Wingate en uno de los peores días de su vida. Es la boda de una de sus mejores amigas, y es dama de honor, toda vestida de rosa, y con tules,… pero es también el día en que descubre que su prometido es, de hecho, gay. Y lo descubre de una manera que no deja lugar a dudas.

Yo siempre digo que en una boda las que mejor se lo pasan son las amigas de la novia… Pues no es así en este caso. No se le ocurre cosa mejor que beber cual cosaca y eso lleva a que, al día siguiente, amanezca en una habitación de hotel, desnuda, bueno, con un tanga. Ha pasado la noche con Sebastian Vaughan, un periodista de renombre al que conoció de chiquilla, pues era el hijo del jardinero de su madre.

Se sienten intensamente atraídos el uno por el otro. Están en su treintena, libres y sin compromiso. Así que con el tiempo acabarán siendo unos follamigos, o amigos con beneficios. No nos confundamos. La romántica Clare sueña con su «felices para siempre», incluidos niños y perros. Lo que ocurre es que justo ahora no está de ánimos para buscar el amor. Así que Sebastian, sexi y alérgico al compromiso, resulta el tipo perfecto con el que tener un lío de rebote.

Claro que esto es Romancelandia. Sabemos que eso de «solo sexo» nunca funciona. Y más tarde o más temprano el amor se mezclará en esta clase de relación.

Ha sido una lectura ligera, y la disfruté bastante. Clare es escritora de novela romántica y de este hecho proceden algunos de los momentos buenos, graciosos, de la historia. Aparecen siempre las preguntas tontas que se les hacen a las autoras de romántica, como la inspiración para las escenas sexis, o el desprecio con el que se habla de este género. Un punto a favor de Sebastian es que él, aunque no conocía el género, le da la oportunidad y lee alguna de las novelas de romántica histórica que escribe Clare. Y hasta le encuentra algo de gusto.

Gibson es genial construyendo tensión sexual entre los personajes principales, y este libro no es una excepción. La parte sensual está logradísima.

Ahora, la parte romántica es algo que no siempre… acaba redondeando. Me refiero a ese momento en el que la relación sexual se transforma en algo diferente, ese momento mágico en el que ellos descubren que están enamorados. No lo hace tan bien, al menos no para mi gusto.

Yo creo que sabe crear protagonistas masculinos tan fuertes, tan duros y tan reacios al compromiso, que cuando cambian y dicen «caramba, estoy enamorado», pasa muy rápido, de manera algo inesperada y encuentro que es difícil de creer.

Valoración personal: buena, 3

 

Se la recomendaría a: quienes deseen pasar un buen rato con una historia contemporánea sin complicaciones.

 

Otras críticas de la novela:

 

Hay crítica en español en El rincón de la novela romántica, donde la consideran sencilla y previsible, y aún así, bonita. 

El resto de las que he encontrado están en inglés, y son más bien tibias.

Mrs. Giggles, 3 Oogies

Kaetrin firma la crítica en AudioGals dedicada al audiolibro, narrado por Kathleen Early, y el dan una C+ a la historia, y B/B+ a la narración. 

Jayne, en Dear Author, le da una C+

Otra C+, en All AboutRomance

BookNAround le hace un crítica poco entusiasta.