domingo, 26 de junio de 2022

Crítica: “León el britano”, de Olalla Pons

 

Una risa, pero te atrapa

 


DATOS GENERALES

 

Subgénero: histórica / 64 a. C.

ISBN 13: 978-84-687-4724-8

Edición: 9/2014, Harlequin Ibérica

Ebook

 

SINOPSIS (según La casa del libro)

León el britano, otrora príncipe picto, es vendido como esclavo en la antigua Roma, donde causa sensación entre las mujeres por su magnífico porte y su fama como gladiador. Pero su sueño es volver a Britania. Para eso se entrena cada día, para obtener la libertad luchando en la arena. Entonces se cruza en su camino la bella y virginal Claudia y León comprende, por primera vez, que existe algo más íntimo y sutil que el deseo físico.

¿Qué es lo que despierta en su alma esa joven patricia? ¿Cómo logrará que se fije en él, un esclavo obligado a cometer los actos más despreciables? Pero Claudia ya se ha quedado prendada de los ojos dorados y el cuerpo de estatua de bronce de León… Sin embargo, ¿podrá ese nuevo sentimiento sobrevivir a las mentiras e intrigas de ese nido de víboras que era la Roma de Nerón?


¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?

No. La compré solo porque me atrajo la ambientación en la Antigua Roma. La tengo allá por el puesto 20.000 de mi base de datos, por aquello de que alguien a quien sigo le dio 5 estrellas.


CRÍTICA

Cuando vi que esta era una romántica ambientada en la Antigua Roma, ni me lo pensé. Me encantan las históricas grecorromanas, y en Romancelandia, la verdad, no abundan.

Esta novela resultó ser como una fantasía de un forofo de Gladiator o de aquella serie tan llena de sexo y violencia, el Spartacus televisivo.

En León el Britano tenemos un esclavo, gladiador que ahora está un poco de capa caída por una lesión. Pero su dueño lo explota de otra forma, sexualmente, alquilándolo a quienes quieren gozar de su cuerpo serrano.

La ambición de León es volver a Caledonia, donde es Eodan, hijo de Kaolan y príncipe de los pictos.

Por esas casualidades de la vida, y en este libro hay unas cuantas, conocerá a la joven Claudia, virgen comprometida con un centurión britano llamado Marco. León se hace pasar por él y se enamoran apasionadamente.

Claro que llegará un momento en que se descubra el pastel. Encima los padres de ella son cristianos, hay aristócrata de esas que viven en el Palatino que es remala, una prostituta muy buena y para redondear el salseo, Marco, el prometido de Claudia, en realidad con quien anda liado/enamorado es de la hermana de Eodan (Aisling).

Hay una frase que me gusta mucho, que la dice Claudia: «los judíos dicen que con un engaño se puede llegar muy lejos, pero sin esperanzas de volver».

Se lee fácil, no está escrito en un lenguaje cursi ni hay especiales machismos, luego evita lo que llamo yo las kriptonitas de la romántica en español. A ver, tampoco es que tenga un español fetén, porque usa palabras que no significan lo que cree la autora. Por ejemplo, se empeña en decir le atestó un golpe, atestando un golpe, atestarle un cabezazo…

No, una cosa es atestar y otra asestar, que es lo que creo que quiere decir.

O por ejemplo cuando habla de que su figura seguía irradiando fuerza y potestad en lugar de poder o potencia.

Y por supuesto, no pueden faltar las tríadas de adjetivos («magnífica, encantadora y exuberante» o «pechos turgentes, esbeltos y delicados») o los adjetivos trilladetes, ya sabéis labios de fresa, dientes como perlas, pieles tersas, etc.

Luego tiene esa manía de tantas autoras españolas de poner notas al pie, como si publicara en Letras Universales de Cátedra.

También se siente obligada la autora a ponerlo para dejar claro que sabe perfectamente que en el año 64, el del gran incendio de Roma, ni el panteón de Agripa es el que se representa en la novela, ni el Coliseo tampoco. Por capricho dice ella que lo pone. Pues vale, pero en cuanto lo leí a mí me sacó del libro.

 El argumento ya digo que se mueve a golpe de casualidades muy casuales más de una vez. Hay muchísimas escenas explícitas de sexo, más de adorno que otra cosa, porque, salvo una, no contribuyen a la trama.

La única que tiene sentido dentro del argumento es una escena en la que violan al esclavo León. Es un poco irritante que Claudia le odie por eso, o que no se lo perdone, ¡que le violan, que él no quiere esa relación sexual que le imponen…! Y me pensé qué ocurriría si la cosa fuera al revés, si ella fuera la violada y él quien no la perdonase su infidelidad. No soportaríamos a un «héroe» así; entonces, ¿por qué hay alguien que pueda encontrarlo romántico en una mujer?

Por cierto, entre nosotras, el pobre León/Eodan es un cielo, es tierno, guapetón,… sufre más que uno de Kinsale, que ya es decir.

La he visto calificada como erótica por la abundancia de escenas sexis. Pero tengo mis dudas. Si quitas las escenas sexuales, no cambia nada. Ya digo, salvo una en la que violan a León.

Así que en realidad más que erótica podríamos decir que es histórica muy subida de tono o directamente porno, las vergas y las pollas y compañía (sí, así de explícito es el lenguaje de esta novela) están ahí solo por los jajas.

Son escenas muy bien escritas en cuanto a la mecánica. Pero, aparte de que no cambian la historia, no estoy segura de que pillen lo que es para mí la esencia de una escena erótica en romántica que son las emociones, los pensamientos de los personajes. Como dice Jennifer Crusie, en esas escenas es el sexo es lo que hacen los personajes, pero no lo que pasa en la historia.

O es lo que pasa en la escena, pero no es de lo que va la escena.

Fijaos en las escenas sexis de Kleypas o de Hoyt, por qué son elegantes sin perder la sensualidad. Y comprenderéis lo que digo y a lo que se refiere la Crusie.

Merece la pena leer esta novela si tienes KU, aunque solo sea por la ambientación en la Roma de Nerón. Ahora, pagar mucho más,... para mí no lo veo, dudo mucho. Veo que hoy está a 3,79 € en digital, yo no lo pagaría, salvo que sepas que te gusta la autora o realmente quieras leer algo muy sexual ambientado en la época romana.

Creo que por el Kindle viejo debo tener alguna otra de Olalla Pons que compré hace años. A ver si en algún momento la leo, porque en conjunto, está bien.

Valoración personal: bueno, 3.

Se la recomendaría a: los grecorromanos de corazón.

Otras críticas de la novela:

Paraíso de los Libros Perdidos, 4 estrellas

Solo he encontrado otra crítica de este libro, en El rincón de la novela romántica

En La vena romántica, le gustó. 

En Paperblog también gustó mucho. 

Aurora, en La voz que vive en mí, es más crítica, señala claras incoherencias, y dice que te da la sensación de estar en la Roma de “Espartacus: Sangre y arena”, en vez de una Roma más verídica.  Eso sí, destaca a León y a unos cuantos secundarios; a la Claudia no, no la salva. Resume: «una historia con muchos momentos duros, algunos divertidos, y a la que acogotarías a la protagonista. A mejorar: menos descripciones, menos sangre y arena y las escenas de sexo, que la verdad… no excitan demasiado.». Yo creo que es la que más se esfuerza en mirar la novela objetivamente, lo otro suena… como muchas de Goodreads, que suenan a amigas o conocidas de la autora.

Y como no he encontrado más, os pongo enlace a un foro de Cazadoras del romance sobre romántica de romanos. 


Como reseñar un libro escrito en español es meterse en territorio comanche, me siento obligada a poner esto:

 

WARNING!

jueves, 23 de junio de 2022

Crítica: “Kiss hard”, de Nalini Singh

 

No he podido saltarme ni una coma.

 


KISS HARD

 

Por NALINI SINGH Fecha: mayo de 2022

 

Con todo lo que me aburre Nalini Singh en paranormal, hasta el punto de dejar en dnf la última que intenté de ella en ese subgénero, en contemporánea me encanta.

Se ambienta normalmente en Nueva Zelanda, lo que para mí es un punto a su favor. Hizo una serie en torno a un grupo musical (Rock Kiss) y luego pasó a esta con los Bishop-Esera y el rugby.

(Bueno, la historia del hermano mayor, T-Rex Gabriel (Rock hard), es la tercera de Rock Kiss. Y es la que yo más recomiendo, cinco estrellas).

En esta entrega le toca el turno al pequeño, Daniel Esera. Ya con 19 años se hizo profesional del rugby y, como una bala, directo a los All Blacks. Ahora, un lustro después, sigue jugando pero hay algo que no acaba de ir bien…

Una noche va a un club y de repente se siente mal. Como si estuviera bebido, o drogado

Allí mismito está su némesis, Caitlin (Catie) River, que es… su concuñada, o sea, la hermana de ella está casada con el hermano de él.

Catie también es atleta profesional, en concreto corredora de cien metros lisos modalidad paralímpica. Son casi familia, pero por alguna razón, siempre se han llevado medio mal.

Sí, la cosa empieza un poco enemies. Catie le tiene cierta tirria a Danny. Se pican en redes sociales y también cuando coinciden en eventos familiares, sin que llegue la sangre al río, eso sí, nada de crueldades ni herirse o faltarse al respeto.

Catie sabe que Danny no consume drogas ni alcohol, así que aunque no se lleven muy allá, entra al rescate. Sospecha que le han podido echar algo en la bebida. Se lo lleva con ayuda de otro jugador. Claro, lo que sale en redes es más bien que están como muy cariñosos. Y por razones que no voy a detallar, casi por hacerle un favor a Catie, Danny acepta una fake relationship.

Esto les lleva a intimidad forzada, a pasar más tiempo juntos, y así descubren lo que muchos en su entorno sabían de siempre: que están hechos el uno para el otro. Los dos son famosos y más de uno les ha shippeado en el pasado. Se trata solo de hacer esos sueños realidad.

Solo que su final feliz exige algunos reajustes mentales. Daniel es el retoño más pequeño de los Bishop-Esera, una familia cariñosa, con buenos modelos masculinos y pasión por el rugby, claro.

Catie, en cambio, tuvo una madre más bien fría y un padre en quien no se puede confiar. Solo puede confiar en su hermana Ísa.

Danny es el chico bueno que no da guerra, ni si quiera se atreve a pedir nada para sí. Catie es muy independiente, a veces con más recelos que un erizo…

Lo sé, la historia es normalita y no pasará a la historia del género. Pero, para mí, tiene algo... las ambientaciones neozelandesas de Nalini Singh son tan atractivas, y suenan tan reales...

Mi experiencia: notable, 4 estrellas.

 

eBook / tapa blanda, 329 páginas

TKA Distribution (mayo/2022)

Parte de una serie: Hard Play #4

ISBN13: 978-1942356714

 

EBook Obsessed, 5 estrellas

lunes, 20 de junio de 2022

Crítica: “Cold & Deadly”, de Toni Anderson

 

Suspense romántico del bueno


 

COLD & DEADLY

 

Por TONI ANDERSON Fecha: febrero de 2019

 

Toni Anderson es una de esas autoras de suspense romántico que descubrí gracias a la antología Dangerous as sin, que fue mag-ní-fi-ca

Realmente cumplió de sobra con su función de descubrir autoras nuevas de este género. Que no todo va a ser Sandra Brown.

Una novela de suspense romántico de esas que no puedes parar de leer hasta el final, a ver en qué queda todo esto.

La protagonista es Ava Kanas (26), novata en el FBI. Acude dolida al funeral de su mentor; oficialmente, accidente, aunque todos sospechan suicidio... excepto Ava, que cree que fue un asesinato. No duda en montar el pollo a quien haga falta para que se investigue. Y lo dice allí mismo, con el otro de cuerpo presente.

Y es que Ava es así, un poco intensa, lanzada cuando cree tener razón.

Su comportamiento hace fruncir el ceño de otro agente, el negociador Dominic Sheridan (35). La agresividad nunca le ha parecido una vía útil para conseguir nada; y menos en el funeral de un amigo. 

Pronto interviene en la discusión, pero entonces... empiezan a volar tiros y Ava y Dominic tienen que echar a correr, para ponerse a salvo, a ellos mismos y a otros que están ahí en el cementerio. 

Y pronto se encuentran, mano a mano, con el arma desenfundada, intentando localizar al tiroteador.

Es posible que Ava tenga razón y haya un asesino con fijación por los agentes del FBI. El libro va desarrollando la parte de investigación poco a poco aunque por en medio se mezclan otras cosas como una red de traficantes de droga o una toma de rehenes en una cárcel, episodios que sirven para que veas lo muy competentes que son Ava y Dominic como agentes del FBI.

Y también para que se ponga de manifiesto la intensa atracción física entre Ava y Dominic. No hacen nada, de momento, porque no saben si el otro está interesado, y en cualquier caso, ninguno es de tener relaciones. 

Añádele que hay diferencia de estatus dentro del cuerpo, ella es novata, él es un tipo muy apreciado y con poderosas conexiones políticas. Porque sí, Sheridan es de buena familia y está forrado, ella no. Además, Ava guarda un secreto sobre su pasado, quién es ella, de dónde le viene esa cicatriz que luce en su cara preciosa... ese tipo de cosas.

Aunque, obviamente, llega un momento en que caen en la tentación, física y emocional.

Por si no queda claro, me gusta muchísimo esta autora, una de mis favoritas del suspense actual. Y seguiré con esta serie. El libro segundo, el de Quentin (Colder than sin), ya lo leí y comenté aquí.  Así que tengo que pasar al tercero, o releer el segundo, para coger el hilo de la serie. Ya veré.

Mi experiencia: notable, 4 estrellas.

 

Trade paperback / eBook / Audio, 425 páginas

Toni Anderson (febrero/2019)

Parte de una serie: Cold Justice: The negotiators / Crossfire #1

ISBN13: 9781988812113

 

Harlequin Junkie, 4 ½ estrellas y Top Pick! 

sábado, 18 de junio de 2022

Crítica: “Placer por placer”, de Eloisa James


Para mí, muy aburridita

 


DATOS GENERALES

 

Título original: Pleasure for pleasure

Subgénero: histórica

Fecha de publicación original en inglés: diciembre de 2006

Parte de una serie: #4 de las Hermanas Essex

Páginas: 416

 

En español

ISBN 13: 978-84-96463-77-6

Traductor: Julio Sierra

Edición: 10/2007, Suma

Páginas: 400

Colección: Manderley

 

SINOPSIS (según La casa del libro)

Desde que la apodaron «la salchicha escocesa», la vida social de Josie Essex es una constante humillación. Encontrar un amor supone para ella una tarea harto difícil. Cuando decide aceptar la ayuda de Garret Langham, un popular canalla que la formará en el arte de la seducción, Josie descubrirá que puede ser mejor en el juego del amor de lo que pensaba.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?

Para mi sorpresa, sí que está entre las mil mejores. De hecho, entró en mi lista de las mil mejores novelas románticas, en el puesto 571. En el Top 100 de All About Romance de 2013 estuvo entre lo mejor del resto, en el puesto 179. Cuando salió, aún existía The Romance Reader y allí le dieron un Five Hearts Keeper. Está en dos top mil, el de RomanceNovels.Me (74) y Book BInge (343). Fue Top Pick en Romance Readers at Heart, y también en Romantic Times, y un starred review en Booklist. Es de esas que recomienda Sarah MacLean, que en general tiene mucho ojo.


CRÍTICA

Este es uno de los libros más apreciados por Eloisa James, y por eso me decidí a comprarlo y leerlo, porque me apetecía algo histórico bueno.

Esto va de Josie, la menor de las hermanas Essex, una chica que tiene sobrepeso y a la que apodan la salchicha escocesa, lo cual hace que no tenga pretendientes entre la gente de su edad.

A ella le cae bien un viejuno, Mayne, que debió cortejar a sus hermanas, no sé si a las tres o solo a dos. Es un tipo conocido públicamente por saltar de cama en cama, con muchos rollos con mujeres casadas, casi como algo obsesivo, hasta enfermizo.

Ahora ya no está así, porque se ha enamorado… de Sylvie, una encantadora francesa que es perfecta, guapa, con estilo, una joya en sociedad. Están comprometidos para casarse. Y efectivamente está enamorado de ella a lo largo de medio libro, lo cual le quita, para mí, bastante interés.

Luego se precipita todo cuando rompen y se lanza a por Josie. Después de verle durante páginas y páginas enamoradísimo de su Sylvie… Aunque no te explicas mucho por qué, ya que no tienen nada en común ni parece conocerla en absoluto… Pero bueno, dicen que la mira enamoradísimo y tal, luego, ¿cómo te vas a creer un cambio de corazón tan rápido?

Y, por su parte, Josie solo tiene una ambición en la vida, casarse, y casarse bien, y le da un poco lo mismo quien sea su marido. Estaba yo en la idea de que esta serie se basaba un poco en las hermanas March de Mujercitas, y no sé por qué al final pensé que Josie era la Jo de esta historia, atrevida, imaginativa, una escritora… Pues no, no desempeña ese papel, ni tampoco el de Amy o Beth. Tampoco las hermanas, por lo que veo de ellas en esta historia, encajan con ninguno de los personajes de Alcott, así que no sé de qué me quedó a mí la idea esa.

Esta novela me costó muchísimo acabarla, y lo hice saltándome partes, porque me estaba aburriendo un montón... Para mí no había más que páginas y páginas ajenas a lo que sería la historia entre Josie y Mayne.

La historia de amor de esos dos estaba como perdida entre mucha hojarasca

Ah, y es de esas novelas que tienen la manía por los caballos. Hablan un montón de equinos.

Tampoco ayuda la diferencia de edad. Mayne me parece un auténtico asaltacunas: si he entendido bien, ella tiene 18 y él 34.

Yo creo que en general no vi mucha química entre ellos. Hay un momento en que Josie es agredida y la obsesión de Mayne es que le diga quién ha sido, quién, una y otra vez. Queda muy posesivo.

Es un tipo de escena que se repite en muchas novelas románticas, lo que significa que gusta: la chica agredida y el héroe buscando arrancarle la cabeza al responsable.

No lo comprendo, ni le veo el romanticismo. Eso puede ser lo segundo, si ella quiere un paladín.

Pero lo primero tiene que ser ella, que ella se sienta bien, cómo se encuentra, atenderla, cuidarla, porque el centro de atención debe ser ella, la víctima, no él y sus deseos de vengarla en plan macho ibérico.

Hay una historia de amor secundaria algo más interesante, la de la hermana de Mayne, llamada Griselda, y un joven llamado Darlington. También en este caso hay diferencia de edad: ella es un poquito mayor que él, pero en ellos cuadra porque no es excesivo, él tiene 27 años y ella 32 años.

Encima empieza cada capítulo con extractos de un libro que se supone que narra las aventuras amorosas de Mayne con señoras casadas y su actual enamoramiento. A mí me parecieron tan «amenos» como los cuentecillos que nos casca Elizabeth Hoyt al principio de sus novelas. O sea, que mejor te lo saltas también, porque no te añaden nada.

¿Por qué le doy dos estrellas si no me gustó nada? Pues a decir verdad, no lo sé. Creo que las referencias literarias a Shakespeare, sobre todo a El sueño de una noche de verano

Luego hay una escena bastante interesante, que lleva al primer y apasionado beso de Mayne y Josie, en una torre, con él travestido, ya que se pone la ropa de ella, que tiene su morbillo.

Es el único momento en que noté cierta chispa entre Josie y Mayne, química entre ellos, con ese elemento prohibido por la juventud de ella, porque se supone que él está enamorado con otra.

Y reconozco que la historia de Griselda y Darlington tenía su aquel, aunque no entiendo por qué la parte física de su relación nos la hurta.

La cosa es que he intentado de nuevo una de Eloisa James, aunque las otras que he leído de ella no me han entusiasmado. ¿Por qué lo intento, entonces? No lo sé, porque igual me estoy perdiendo algo,… Nunca se sabe, es un poco como Tessa Dare, una de cal y otra de arena.

Pero creo que debo ser honesta y reconocer ante mi misma que, por muy buena que sea una autora, por mucho que guste por ahí, si no encaja con mi gusto, al final, estoy perdiendo tiempo y dinero.

Así que no sé por qué demonios lo sigo intentando. 

Es que tengo este problema con la histórica, siempre fue mi favorita, con lo que empecé...

¡Quiero leer más! 

Sin embargo, no consigo encontrar algo que me llame. Tendré que volver a las sospechosas habituales, aunque no sean frescas y novedosas. 

Ya sabéis, Loretta Chase, Mary Balogh, Mary Jo Putney, Meredith Duran, Tessa Dare… Hasta que Kleypas saque la siguiente.

Valoración personal: aburridilla, 2

Se la recomendaría a: quien haya leído las anteriores de la serie y le gusten.





Otras críticas de la novela:

Como siempre que me disgusta un libro que a otros encanta, os recomiendo que leáis otras críticas de gente que supo encontrarle la cosa. No os quedéis solo con mi opinión.

En español, encontré crítica en El rincón de la novela romántica

Océano de libros, 5 estrellas

CrisKeke en LecturAdictivas le pone un 7

En inglés, tenemos, por ejemplo:

Pleasure for pleasure, una B

Dear Author, una C+. 

Mrs. Giggles es más como yo, le pone 2 Oogies. No recomienda esta novela a quien no haya leído las anteriores y dice que es una conclusión completamente banal, insípida incluso.

jueves, 16 de junio de 2022

Crítica: Antología “Merry Christmas Belles and Rakehells”

 

Diez historias cortas en la que hay de todo



Esta antología me llegó a través de Book Funnel. No he visto que esté disponible en Amazon. Sí que he visto alguno de los relatos aislados.

El copyright es del año 2021. Y que lo publica Annabelle Anders.


NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL (parece tonto hasta decirlo)

 

Ha sido una buena forma de probar autoras de romántica histórica que han empezado su carrera en estos años. No he visto más críticas que los comentarios en Goodreads. Es una de esas iniciativas que veo por ahí afuera que me gustaría que copiaran autoras españolas, la verdad.

Empecé digamos que el 20-3-2021 y acabé 29-4-2022

 

 

CRÍTICA

 


Emily E K Murdoch: «Advent with an Archduke»

                           1 *

Ridículo casi todo

 

Empezamos con una historia de lo más tonta. Louisa y su madre, lady Jarrold, de buena familia pero empobrecida, tienen que recibir en su casa a un huésped, un archiduque.

Ella se resiente un poco porque tuvo un enamorado, David, al que correspondía. Pero sus padres no se lo permitieron porque él es era un tipo normal, y ella aún lo ama.

A ver el planteamiento no me molesta y tiene un toque que me gusta bastante, que es el elemento de la segunda oportunidad.

Pero todo lo que dicen respecto a los archiduques demuestra gran ignorancia, que no sé si es del personaje o de la autora. Archiduque es algo más que un duque, cosa de lo que no parece muy consciente.

 Es un título de nobleza propio del Sacro Imperio, primero, y de Austria, después. Lo llevaban los miembros de la familia real de los Habsburgo. Así que os podéis imaginar lo poco plausible que es que un miembro de la casa real austriaca de visita en Londres se vaya a vivir a la casa particular de una familia de medio pelo.

Queda claro, ¿no? Pues las protagonistas (o quizá la autora) lo desconocen porque hay cosas como:

—No un intruso, querida. Un archiduque. ¡Eso es casi realeza!

—Solo que no lo es — dijo Louisa con un suspiro — Ni siquiera tú puedes pretender que lo es, madre. Si fuera realeza, sería un príncipe, o un rey.

 

Solo que no… Los archiduques sí eran realeza. No todos los royals son príncipes o reyes. Por ejemplo en España príncipe sólo es el heredero, los demás hijos del rey son infantes. Y en otros sitios los príncipes y reyes no tenían esos títulos sino grandes duques, por ejemplo.

Encima, este archiduque tiene su título, ¡por un zar! Por dios, de todas las Rusias… No sé en qué época se supone que ocurre esto, pero al zar le llaman Alexei Dmitry Immanuil Maximilian Konstantinvich I, inexistente. Figura ficticia que crea la autora para meterlo como protagonista de otra historia de las suyas, Christmas with a Czar: A Steamy Regency Romance (Ravishing Regencies #11).

Prescindible. Admito mucha fantasía histórica en romántica, pero no cosas que o bien son un error gordo o bien un manifiesto desprecio a la realidad de la nobleza y la monarquía.

 

Annabelle Anders: «Winter’s widow».

3 ***

Viuda de invierno, ya lo dice el título

 

Esta historia es ya otra cosa. Hay una joven viuda que pasa unas Navidades solitarias. La señora Adele Covington ha perdido a su marido estando embarazada. Y ahora, con el embarazo casi a término, pasa unas solitarias navidades en el campo.

Nochebuena. Sale al bosque a recoger cositas… Cuando recoge piñas o muérdago o yo que sé, esas cosas verdes que usaban para adornar la casa, resulta que se encuentra con un noble.

Rand Rutherford, el quinto conde de Everfrost, que ha salido persiguiendo a su travieso perrillo.

Fue amigo de su marido, pero no se han relacionado mucho. 

Tú ya sospechas que hay una buena razón, y es que él la vio primero y se enamoró. Pero cualquier cosa entre ellos era imposible, porque su amigo quería cortejarla. Además, Adele es de familia comerciante, y Rand un noble.

Es original que la mayor parte del relato se ambienta a lo largo del parto de la señora. En medio de una tormenta tremenda, Adele y él se quedarán prácticamente solos, enfrentados a eso de dar a luz.

Sí, no me imagino momento menos romántico. Y menos en aquella época en que era algo bastante peligroso.


Deb Marlowe: «Six perfect Christmas moments».

4 ****

Pues eso, seis momentos navideños ideales

 

Aquí me ha encantado el planteamiento. Parte de uno de esos testamentos locos de romántica. La señorita Iris Karleigh ha sido durante años la acompañante pagada de una señora muy rica. Ahora ha fallecido, y está en el despacho de un abogado, porque se lee el testamento.

A su lado, los parientes más cercanos de la señora: Edward, Lord Waite, un tipo repulsivo, y Harry Belmont, Lord Mareton, guapo, joven, y que siempre le ha gustado.

Básicamente, para conseguir el grueso de la herencia y que no lo malgaste el malvado Edward, que hará la vida imposible a mucha gente, la condición es que Harry e Iris compartan seis días, uno por cada semana hasta la Navidad, haciendo cosas navideñas, de las que deberán dar prueba al abogado.

Se ponen a ello. Cada semana le toca a uno idear algo que hacer, y al tener que tratarse, lógicamente, surgen los sentimientos que han procurado ocultar, por diferencia de clase, y porque no tenían muy claro lo que el otro pensaba.

Me ha gustado el planteamiento y la ejecución. Se conocen desde hace años, y esa comodidad del uno con el otro les ayudará. A conocerse aún mejor, a ser pacientes

El ha llevado una vida de esas de alcohol y juegos y tal, pero en realidad lo que le gustaría es sentar cabeza con ella.

 

Bethany Bennett: «A duke in the dark».

2 **

Mejor si hubiera seguido en la oscuridad de un cajón

 

Christian Rutledge es el duque en la oscuridad del título. Topa con una especie de cenicienta. En una fiesta en una casa de campo ajena. 

Tiene un poquito de fobia social. Se queda encerrado en una bodega con Alicia, la hijastra de la viuda dueña del casoplón. Intiman allí, a oscuras. 

Se ve que así, en la oscuridad, él puede superar esa tirria que le da el contacto humano, presentándose como un tipo más, sin que le tiren los tejos por ser duque, y ella, Alicia, puede ser simplemente una muchacha feliz, y no la hijastra a la que tienen como medio sirvienta.

Lo de estar encerrados me pone muy nerviosa. Y lo de que aproveches la noche para enrollarte con alguien así, sin verle la cara, es algo tan ajeno a la época de la Regencia que no pude suspender mi incredulidad.

 

Harper St. George: «Once upon a heiress».

1 *

Cuando una mujer dice no, es no. NO significa «se un plasta y sigue insistiendo» 

 

Érase una vez una heredera

A Christopher Markham, vizconde de Westbrooke, su madre le presiona para que escoja novia. Algo que a él no le apetece nada. Pero solo una chica llamó su atención en el pasado, Elsie. Conoció a Elizabeth Brand hace dos años, y se enamoró de ella, pero Elsie declaró públicamente que no tenía la menor intención de casarse. Nunca.

Así que con dolor de su corazón, Kit se echó atrás, e intentó olvidarla. Ahora se reencuentran y… Ag, es esa historia en la que ella le reprocha a él que no la cortejara años atrás. Y cuando él sensatamente le recuerda que ella dejó claro que no quería casarse, ella le dice que tenía que haber insistido.

Por diorrr, tantos años de feminismo, de no es no, que no sean plastas que cuando una mujer no muestra su interés no es por hacerse la interesante y ahora nos viene Harper St. George a decir que el no de una mujer significa sigue insistiendo.

Que le den.

Vaya cabreo me cogí con esta historia.

 

Laurie Benson: «A night to remember».

2 **

No merecéis un final feliz, ¡so vagos!

 

Lady Hannah Kendell llega a una taberna. Allí encuentra a un viejo conocido que hace años que no ve. Frederick, Lord Arlington. No sabe si él la recordará. Hubo un tiempo en que él le gustaba a ella. Y tú notas que él no es indiferente a sus encantos, pero claro, Frederick va de camino a proponer matrimonio a una muchacha.

El planteamiento, así, second chance, tenía su atractivo. Luego la ejecución fue muy mñe. Además que es absurdo, si estos dos se gustaban de siempre, ¿por qué no se buscaron cuando ella se quedó viuda? Si no hubieran coincidido por azar en una taberna, habrían seguido sus vidas igual.

Si la quiso desde el momento en que la conoció, si ha esperado años para besarla,… ¿de verdad todo dependía de un azaroso encuentro…? Que no, que no me hace pensar que merezcan su final feliz.

 

Kate Bateman: «Orchids and mistletoe».

3 ***

Una a la que le hace falta lecciones de geografía

 

Christopher ‘Kit’ Carlisle ha estado en la guerra de independencia española y regresa porque tiene algo que devolver a la hermana de un difunto amigo soldado. El pobre lo ha pasado mal.

Ay, esta es esa novela tan graciosa en la que se supone que estaban por el norte de España (dicen al menos que el amigo murió en una prisión en el norte) y luego se refieren al dry, dusty heat of Spain («calor seco y polvoriento de España»), ja, ja, eso es justo algo que el norte de España NO es, ni seco, ni polvoriento ni seco. Un inglés encontraría el paisaje de la cornisa cantábrica bastante familiar. Para mí que lo confunde la autora con la manchega llanura. No saben estas autoras que España es un país bastante montañoso, y que la zona norte es verde que te quiero verde.

Esta fue agradable, y ellos tenían buen rollo. Lady Emma Townsend

 La hermana del amigo es una exploradora, de esas que recoge especímenes por Sudamérica. Una naturalista de la época, muy interesada en orquídeas. Y quiere que reconozcan una especie nueva a la que quiere nombrar por su hermano. Está bien porque ella no renuncia a su vida aventurera por él, sino que se lo lleva consigo.

 

Tabetha Waite: «A bluestocking for Christmas».

1 *

Detestable 

 

Esta la detesté. No pude disfrutarla nada de nada.

Miss Cleo Brooks, la protagonista, está todo el rato zampándose cosas, a cual más insana. Me subía el colesterol solo con verla.

Y es una muchacha con dinero, así que espera atrapar a un buen partido, ya que sus atractivos personales son escasos.

Perfecto para Darian Hughes, el conde de Montreaty, el chico de la película, un tipo que juega a las cartas y lo pierde todo.

No me cayeron bien los personajes, me ponían nerviosa todo el rato, ella comiendo y él con su situación económica provocada por su mala cabeza.

 

Tammy Andresen: «Den os sins».

1 *

Otra que no merece la pena

 

Otra que no merece la pena nada de nada.

A esta se la nota mucho que es la introducción a una serie. Es casi como si fueran los primeros capítulos de un libro. Al principio, ni siquiera sabía de qué iba, quiénes eran los protagonistas.

Un grupo de amigos se hacen socios de un tugurio. Chance, mejor conocido como el duque de Danesbury está haciendo un casting de socios para el antro de perdición. A su lado está Arabella, la jefa de toda la operación.

Pero no es ella la protagonista sino lady Daisy Longrove, que está enamorada de un caza fortunas que la acaba de comprometer públicamente porque la han descubierto medio desnuda en sus brazos. Su hermano se lo reprocha. Ella se niega a ver que su enamorado no la quiere como ella a él.

En cuatro escasos capítulos, Chance se reencuentra a Daisy, a la que solo recordaba como una cría, mona pero no una belleza. Y queda impresionado. Pero ella ama a otro. Así que en un pispás se pone de manifiesto que el otro solo quiere su dote, o por mejor decir, que sí, que la encuentra atractiva, pero que sin dinero de por medio no hay matrimonio. La cosa es muy abrupta, en la misma escena ella se desencanta de su enamorado y accede a casarse con Chance para no quedar arruinada, porque le dice su hermano: «O te conviertes en duquesa o quedas arruinada» Y entonces ella acepta casarse con Chance. Es todo tan apresurado… Si quieres saber si lo de este matrimonio arreglado se convierte en amor, tú ya te lees Duke of Chance, (Lords of Scandal #16) que salió en enero de 2022.

 

Virginia Heath: «Say Yule be Mine».

3 ***

Entretenida

 

Otro noble en apuros. Sus padres le dan un ultimátum.

Frederick St. John-Smythe, vizconde Cranham y heredero del condado de Burstead, se ve presionado para casarse bien por las deudas familiares. Tiene que coger una novia, ¡ya! Y sus padres han invitado a unas cuantas jóvenes casaderas y con buena dote.

Que coja la que menos le disguste.

Durante años, él confiaba en encontrar una mujer de la que enamorarse, pero ha fracasado en ello, así que se resigna. Jamás conocerá a una mujer con la que conectar.

Obviamente las cosas se tuercen cuando como acompañante de una de esas ricas hijas de comerciantes aparece Susanna Mayfield, una muchacha muy práctica a la que resulta repulsivo este juego de sociedad., Que haya mujeres dispuestas a casarse por un título y nobles dispuestos a hacer lo mismo solo por dinero.

Es cosa de ver a Susanna y a Frederick se le revuelve todo. Por fin ha encontrado a alguien de quien podría enamorarse… si no fuera demasiado tarde. Las deudas apremian.

 

Resumiendo, la puntuación de estas historias iría así: 1-3-4-2-1-2-3-1-3 = 2,2 de media. Un aburrimiento. A Annabella Anders ya la conocía y me gusta. Me apunto otras tres: Deb Marlowe, Kate Bateman y Virginia Heath, para probar algo más de ellas.

Valoración personal: prescindible, 2

 

Se la recomendaría a: quienes quieran probar otras autoras desconocidas, por si alguna le hace tilín.

 

Otras críticas de la novela:

De esta antología, que ha pasado con más pena que gloria, solo he encontrado comentarios en Goodreads.

Yo no dejé comentario porque es como si estuviera inhabilitado. Y una vez que borré el libro de mi lista, ya ni siquiera lo volví a encontrar

Goodreads, 3.61 stars. Merry Christmas Belles and Rakehells