viernes, 19 de julio de 2019

Crítica: “Taking him down”, de Meg Maguire


Un luchador y una casamentera en el mundo 
de las artes marciales mixtas

DATOS GENERALES

Título original: Taking Him Down
Subgénero: contemporánea
Parte de una serie: Wilinski #2 / HBZ-762
Fecha de publicación: julio de 2013
Título alternativo: Going the distance (reedición 2014)

NOVELA NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

SINOPSIS (según Fiction Data Base)
Reglas del ring…
Nada de conducta poco deportiva
La casamentera Lindsey Tuttle siempre pensó que Rich Estrada era demasiado sexy. ¿Cómo podía no desearlo? Es un luchador de artes marciales mixtas de una belleza asombrosa, y que coquetea constantemente. Cuando se encuentran calentando un poco el ambiente después de darse el lote de forma inesperada y superintensa,… Linsey está preparada para lo que sea,… hasta que Rich corta sin explicaciones.
Tres asaltos…
Casi un año más tarde, Rich se ha roto el pie, lo que implica una frustrante recuperación de vuelta a Boston antes de su próxima pelea. Pero podría ser el momento perfecto para volver a conectar con una sexy casamentera…
¡Y ropas, las justas!
No puede negarse la química entre ellos. Es una atracción de contacto total, sin guardarse nada, y solo uno puede estar en lo más alto.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Estaría como mucho entre las diez mil mejores, gracias a que en The Badass le dieron una calificación de A.

CRÍTICA
Que por marzo era por marzo cuando leí este libro
y mira cuándo publico la crítica
en fin

Como me gustó bastante Making him sweat y ya te presentaban allí a Lindsey y Rich, me lancé a leer una a continuación de otra.
Allí ya se veía que estos dos flirteaban y se vacilaban bastante el uno al otro. Lindsey tiene novio, una de esas relaciones que cortan y se reconcilian cada dos por tres. Rich, con su cuerpo perfecto, su cara milagrosamente intacta y una sonrisa irresistible, despierta un deseo intenso en Lindsey. Pero ella asume que la ve solo como una chica mona, él va lanzado al estrellato en su deporte y no tiene nada que hacer.
Y mucho menos cuando él se va de Boston a seguir la antedicha carrera profesional. Eso no impide que sienta un desusado interés por este deporte, siguiendo todo lo que se publica o se ve en internet, sobre Rich.
Así que, aunque parece indiferente y lejana, lo cierto es que no puede dejar de pensar en él.
Le sorprendería averiguar que Rich también piensa mucho en ella durante todo ese tiempo que están separados.
La cosa es que él regresa a casa debido a una inoportuna lesión, para recuperarse. Eso le lleva de nuevo a la Academia Wilinski, un gimnasio de luchas varias que está pegadita al negocio casamentero en el que trabaja Lindsey.
Eso, y otros detallitos, hace que Rich y Lindsey se relacionen más. Si el interés ya estaba latente entre ellos, ya lo del roce constante hace que ese deseo estalle, irremediablemente.
Aquí el conflicto radica en que ella es una mujer muy asentada en su trabajo y él una estrella del deporte, y se irá una vez que se recupere, a llevar esa vida glamurosa llena de peleas, sí, pero también de otras cosas que a ella le son ajenas.
Rich, por su parte, tiene muy limitada su vida sentimental. Tiene que luchar mejor que nadie, porque el deporte es su única salida profesional, lo que se le da bien, para mantener a las dos personas que abarcan todo su mundo sentimental… Aparentemente: su madre y su hermana. No tiene espacio en su corazón ni en su vida para nadie más.
Hay una subtrama relacionada con la hermana de Lindsey, una adolescente problemática, muy superficial, a la que también le vendrá bien el roce con el gimnasio.
Si la primera de la serie me gustó, pero la leí un poco a medio gas, esta, en cambio, me la leí de un tirón, totalmente absorta en la relación entre Rich y Lindsey, en su flirteo y su alejamiento, en su atracción y en los obstáculos que ellos mismos se ponen.
Sus diálogos son de esos resultones…
—Mejor que te busques una chica tradicional para casarte.
—Eso de verdad que agradaría a mi madre —su sonrisa se suavizó—. Aunque personalmente prefiero encontrar a una feminista mordaz con la que para revolcarse en mis sábanas.
Luego está el entorno familiar. Por un lado, la situación de Lindsey y su hermana Maya, y por otro, el de Rich, hijo de inmigrantes colombianos, que vuelve a casa con su madre y su hermana, que comparten veladas, buenas comidas y una relación muy estrecha que, hasta cierto punto, sorprende a Lindsey.
Es curioso, cuando en un romance estadounidense hay familias que se llevan bien, generaciones que viven juntas y se come comida de verdad,… siempre son inmigrantes: italianos, hindúes, o, como en este caso, lo que ellos llaman latinos (y, en realidad, quieren decir iberoamericanos).
De nuevo, un entorno muy peculiar. Un gimnasio. Un barrio, Chinatown, que no debe ser lo mejor de Boston. Luchadores, boxeadores, casamenteras,… Aquí se ve más intensamente en qué consiste ese deporte de las artes marciales mixtas, lo que significa ser estrella de este deporte, qué ingresos se tiene, cómo debe cuidar la alimentación para poder estar en el peso correcto, etc.
Tiene eso tan bueno de McKenna de hacer que sus romances las protagonicen personas de clase trabajadora, que resultan reales como la vida misma.
Sigue siendo un Harlequin Blaze lo que significa que la longitud de la historia son unas doscientas páginas, y sexo explícito sobre la página, aunque sin llegar a ser erótica.
Rich es el personaje que impulsa toda la acción, y con quien más te quedas. Lindsey, en ese sentido, es más pasiva, más arraigada a un lugar, a su trabajo, y un poco al albur de las necesidades, idas y venidas de Rich.
Como dije al hablar de Making him sweat, a Rich yo me lo imaginaba con el físico de Jason Momoa, así que entendía perfectamente esa obsesión de Lindsey por el cuerpo de este hombre tan mazáo. Luego ya, además del flirteo, son capaces de tener conversaciones más profundas, aunque en eso también acaba siendo todo un poco unidireccional: lo que Rich necesita, siente o piensa, y menos lo que a Lindsey le importa.
Esa fue mi impresión, al menos, claro que McKenna sabe de sobra que lo suyo son los héroes y los crea de una manera muy atractiva. No sé cómo consigue captar tan bien la voz masculina, incluso esa simpleza emocional, ese no acabar de entender del todo qué es lo que les está ocurriendo…
Esta novela y la anterior de la serie las compré en una edición conjunta. Ahora solo me queda adquirir la tercera, que está protagonizada por una luchadora que trabaja como entrenadora en el gimnasio Wilinski’s.
Merece mucho la pena, no, de verdad. Si te gustan historias cortitas, con su dosis de sexo y de tensión nerviosa, un poco de diálogo ingenioso y atracción sexual explícita y bien resuelta,… Este puede hacerte pasar una buena tarde.
Valoración personal: notable, 4

Se la recomendaría a: quienes gusten de contemporáneas reales como la vida misma.

Otras críticas de la novela:

No he encontrado ninguna crítica en español, así que si alguien conoce de alguna, siéntase libre de contármelo más abajo.
Crítica de B y recommended read en Dear Author
Harlequin Junkie le da 4 corazones
Love in the Margins la calificó con una C porque no le gusta cómo se trata la parte de depresión (el padre de Rich la padeció, y él teme caer en ese pozo) 
3.69 tiene de puntuación en Good Reads
3.7 es la puntuación en Amazon.com, basada solo en siete críticas. 

miércoles, 17 de julio de 2019

TBR Challenge: ‘RISE’, by Karina Bliss





The topic of this month is Contemporary

Published: Jan-2015
Genre: Contemporary Romance
My Rating: four stars
Part of a Series: A Rock Solid Romance #1


I had several contemporary novels in my kindle. I could choose any one so I said, a little rock’n’roll would be ok.

A hero whose job description is ‘sex, drugs and rock’n’roll’ does not look like a good bet for a relationship. However, Romancelandia has a great thing that makes you suspend your disbelief.

In Zander Freedman, you have you rock star who has burned the candle both ends. Drugs, sex, a great arrogance, charismatic and egotistical. He even was awful towards his brother. Therefore, his band broke apart and he ended alone. Nevertheless, the brand is his, so he recreates his group with younger musicians and now he is doing his Resurrection Tour.

He has a contract to write his autobiography. Two writers has already been fired when he contacts Elizabeth Winston, a New Zealander academic who has already written about you know, serious things, historical biographies of great people from the past. So, this is a joke, isn't it? It must be a joke. Nope. So, in the end, she accepts this job.

They are attracted to each other. She is a preacher’s daughter with a wild strike, but mainly she tries to be supportive and good for everybody. She is just a normal person, like you and me, but in a crazy environment, the Rock world, so when you see it through her eyes, it is as you or I would see it. It has that fish-out-of-water sense vibe that makes it quite interesting.

He is nearly forty and she thirty-five, so they have more or less the same age. She is kind of a moral compass for him. He tries to be better, but the most important thing, for him, is singing, the tour, the concerts…

He has a secret. His voice is in danger because of a polyp in his cords. He has to go to surgery, but to do that would endanger the future not only of his career but it would affect the rest of the people he works with. He keeps his secret. Nobody knows it, but in the end, it exacts a toll him.

This has been a very enjoyable novel. The idea of watching a band behind the scenes is quite attractive. Both Elizabeth and Zander are very interesting characters, with the head well over their shoulders. You see the natural and fluid way in which they meet, connect with each other, have sex and fall in love.

I adore everything from Down Under, it gives the novel a certain touch of reality. I don’t know why, but people from those countries (Australia or New Zealand) sounded more real to me that for instance your average American contemporary. It must be something cultural, I guess.

Karina Bliss used to write category novels. It looks like this is a spin-off of a ‘What the Librarian Did’ (Harlequin Super Romance – 1622), where Zander was the apparently irredeemable villain.

Well, in this book it looks like he is redeemed.

I enjoy this book. I am not sure if I will keep on reading more books written by this author. In a sense I liked this rock’n’roll contemporaries, but I have a this feeling that –I've already read this story before even before I opened the novel. Rock Kiss series, by Nalini Singh, was on my mind now and then, while reading this book. Therefore, although I enjoyed reading this book –a lot– I am not sure I am interested in more of the same.

lunes, 15 de julio de 2019

Reto Rita 3: Rachel Gibson (3) Blue by you


Una de reencuentros ambientada en plantaciones sureñas

DATOS GENERALES

Título original: Blue by you
Subgénero: contemporánea

Fecha de publicación original en inglés: 9/2013

Parte de una serie: #1 de Military Men (según Good Reads), n.º 3 (Amazon.com)

NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

SINOPSIS (según Fiction Data Base)

En su sexy nueva novela corta, Rachel Gibson, la autora superventas del New York Times de Rescue Me y Run To You, de nuevo muestra que ¡no hay nada como un hombre de uniforme!
Dicen que nunca olvidas tu primera vez, pero no hay nada que Blue Butler y Kasper Pennington preferirían que olvidar más que su breve pero intenso amor juvenil. Sí, fue ardiente mientras duró, pero luego él se marchó para unirse a los Marines, dejando a Blue en Nueva Orleans. Ella intentó quitárselo de la cabeza, pero nada puede realmente borrar el sentimiento que tenía al estar con él.
Y ahora él ha tenido el cuajo de volver, más delgado, malote y suficientemente fuerte como para abrazarla y besarla hasta quitarle el sentido. Blue es una empresaria de éxito ahora, sin tiempo para intentar imaginar qué fue mal hace tantos años. Pero Kasper sabe que ella es la mujer para él… y ahora tiene que demostrárselo, otra vez.

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
No. Es de esas que solo compro y leo por ser de una de mis autoras favoritas.

CRÍTICA
En la página web de Rachel Gibson aparece una serie dedicada a Military Men formada por este breve relato (de 144 páginas), la segunda entrega sería Run to you (9/2013) que ya comenté aquí y luego What I love about you (8/2014).
Tenemos a Blue Butler, una chica sureña de esas que tiene un casoplón impresionante, que tiene que enseñar a los turistas para poder mantener. 
Su familia y los Pennington están enfrentados desde hace generaciones. Por eso le extraña ver a una anciana del linaje enemigo adentrarse en el cementerio familiar. Y mayor sorpresa será que quien viene a buscar a su abuela Kasper Pennington, el tiarrón con el que perdió la virginidad hace ya tantos años…
Cuando ella tenía 18 y él 21, y eran tan jóvenes y apasionados, y luego estaba ese punto de saborear lo prohibido por pertenecer a familias enfrentadas.
Es una historieta de segundas oportunidades, de reencuentros, de unas personas que hace años tuvieron algo muy breve y muy intenso, que acabó abruptamente sin que Blue supiera muy bien el porqué.
Ahora ella tiene 40 años y un divorcio a sus espaldas, él 43 y dos divorcios. Independientes económicamente, con sus empresas propias. Como siempre, la parte sexual entre ellos es de lo mejorcito del relato.
Para el formato breve, estas historias de reencuentro son particularmente apropiadas, porque no hace falta explicar cómo se conocen, cómo se gustan el uno al otro, etc. Las cosas pasan rápido y es creíble.
El quid está, para mí, que sea creíble el obstáculo del pasado y que ahora se supere de manera convincente. Puede que se enamoren de nuevo, o que el uno esté colado por el otro durante décadas.
Lo primero yo creo que lo logra. Tiene sentido lo que ocurrió; con la perspectiva del tiempo puede parecer un poco tonto, pero te lo explicas por lo jóvenes que eran. Y también que ahora, más sabios, y conscientes de los que quieren de la vida, puedan estar enamorados o saber que el otro es la persona con la que deben compartir el futuro.
En este tipo de historias me creo más que se reavive el fuego a que hayan estado enamorados y manteniendo distancias durante años. Y eso es lo que, creo, me convence menos en este caso particular de Blue by you. Se supone que, en el fondo, Kasper la ha querido siempre pero no ha hecho absolutamente nada por reencontrarla hasta que un errático paseo de su abuela le lleva a la casa de Blue.
Es una de esas novelas «sureñas» de Rachel Gibson en la que hay mucha ironía sobre sobre cómo es el paisaje pero sobre todo el paisanaje. Tampoco es que pueda tener mucho desarrollo, dado lo breve del formato. Pero merece la pena. Está bien para pasar una tarde entretenida.
Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: quien guste del ambiente sureño y las escenas sexis.

Otras críticas de la novela:

De este relato corto sí que he encontrado críticas en español. Así, en El rincón de la novela romántica Mariam comenta que no es de las mejores novelas de Rachel Gibson, pero que es un pequeño oasis mientras esperas una de las novelas largas.
Es la misma que en Mundo de Letras
Paso al inglés. Crítica en Book Binge de 3.5/5.
En Fresh Fiction subrayan ese aspecto sureño de la historia, y cómo se vacilan el uno al otro con sus respectivos antepasados. 
En Good Reads, 3.43 estrellas es su puntuación. 
3.5 estrellas tiene en Amazon, donde curiosamente la ponen como la 3 de Military Men. 

sábado, 13 de julio de 2019

Crítica: “Mi bella desconocida”, de Lisa Kleypas


Entretenido paseo por el teatro de la Regencia


DATOS GENERALES

Título original: Somewhere I’ll find you
Subgénero: histórica / 1825

Fecha de publicación original en inglés: 1996
Parte de una serie: Capitol Theatre (Teatro Capitol) #1

1.ª edición en español

Traductora: Ana Silvia Mazía
Fecha edición: 11/2004
Publicación: Ediciones B Argentina, S.A.
Byblos romántica, 2147/3


SINOPSIS
Julia Wentworth tiene a todo Londres a sus pies. La encantadora actriz es la niña mimada del mundo teatral. Sin embargo, guarda un secreto increíble: un marido misterioso a quien ella no conoce, y a quien no se atreve a mencionar…
Durante años, Damon Savage, ha estado buscando a la desconocida con quien lo casaron sus inescrupulosos padres sin su consentimiento. Lo único que él quiere es librarse de quien imagina una tonta chiquilla; ¡cuál no será su sorpresa cuando descubre que se trata de la exquisita actriz de teatro a la que él deseaba convertir en su amante!
Ahora, su mayor desafío será conquistar el corazón de la orgullosa e independiente dama…

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Estaría como mucho entre las 10.000-20.000 mejores, por aquello de que Lisa Kleypas siempre escribe de manera competente y aquí se centra en un tópico que a muchos nos atrae, el «disfraz».

CRÍTICA

Esta es una de esas historias Kleypas poco memorables. Literalmente. La leí hace años y no recordaba nada.

Eso no significa que no sea una novela entretenida, porque sí que lo es. A mí por lo menos me ha gustado. Es verdad que soy muy teatrera y la ambientación de telones y bambalinas siempre me da un atractivo especial.

También soy muy fan del tópico «disfraz», engaño, identidades ocultas, etc.

De eso va esta historia. Advertencia: en Romancelandia, así que por favor suspended mucho la incredulidad.

Tenemos a Julia, una chica de buena familia a la que de pequeña sus padres casaron con un noble, heredero de un ducado, también niño como ella. Ella se revela contra este destino y se larga de casa, enrolándose en una compañía de cómicos ambulantes.

Con el tiempo, llegará a trabajar en el Teatro Capitol (aunque en mi edición lo llaman Capital, no sé muy bien si es así en el original también, el nombre de la serie uno y el establcimiento en las novelas otro), un rival de Drury Lane. Lo dirige Scott Logan, un actor que representa a la manera del dieciochesco David Garrick, ejemplo de gran actor que procuró dar mayor naturalidad a las interpretaciones. Bueno, y según leo en la Wikipedia, prohibió que el público subiera al escenario. Creo que si pudiéramos ver cómo era el teatro del siglo de oro español, o el inglés, alucinaríamos de cómo se portaba la gente.

Julia es una gran estrella del teatro, con el nombre de señora Jessica Wentworth. Está muy satisfecha de esa vida ante el público, la interpretación, las candilejas. No espera el amor; aunque vagamente piensa que estaría bien alguna vez eso de casarse y tener hijos... Mas, ¡ay!, sabe que es incompatible con la vida de la farándula, pues a las actrices las tenían en mala consideración, casi como mujeres prostituidas.

No conoce al hombre con quien la casaron de pequeña. Sí su nombre: Damon Savage. Se sorprenderá al conocerlo en una fiesta. Es joven, guapo, uno de esos héroes morenos muy de Kleypas.

Él tampoco la conoce a ella, y de hecho lleva años buscándola, porque la considera otra víctima de sus desalmados padres. Se siente atraído por esta actriz, y busca conocerla mejor, sin sospechar ni por lo más remoto que ella sea la esposa perdida.

El título en inglés, «Algún día te encontraré» hace referencia precisamente a esa voluntad de Damon de encontrar a su esposa perdida y hacer lo que sea más adecuado para los dos. En principio, anular o de alguna manera poner fin a ese matrimonio sin sentido que tramaron sus familias hace tiempo. Porque su idea es casarse, algún día, por amor. Sí, es un héroe sorprendentemente romántico.

Julia también se siente atraída por este marido suyo, rico y guapo. Asume que cualquier cosa entre ellos será imposible, incluso si acaban conociéndose, de verdad, el uno al otro, o amándose.

Así que el intríngulis de la novela está en, primero, ver cómo Damon descubre que esa atractiva actriz es en realidad la esposa que ha buscado durante años y, segundo, qué pasará si se enamoran, bueno, qué idiota soy, esto es romántica, ¿qué pasará cuando se enamoren? Sería escandaloso que una actriz desempeñara el puesto de duquesa.

Es una novela contada con la agilidad propia de Kleypas, diálogos inteligentes y escenas sensuales muy elegantes. El proceso de enamoramiento y de transformación de los personajes está muy bien narrado. Es una de esas novelas que cumple y que te puede hacer pasar un rato entretenido.

Eso sí, es de las que no dejan demasiada huella, como he dicho antes. Es lo que me pasó a mí.

He leído la traducción hecha en Argentina en el año 2004. Tiene alguna expresión ratita, no porque sea del otro lado del Atlántico, sino porque creo que a veces patina al traducir. Los edificios georgianos de Bath se transforman en edificios gregorianos. Los acontecimientos sociales son, para la traductora, sucesos sociales. Cositas así.

Mi bella desconocida es una de las novelas de Kleypas que ahora están reeditando en España. Esta en concreto, tiene nueva edición que ha salido el 11 de julio de 2019. Es de las que merece la pena, siempre que no esperes la novela de tu vida, claro. Es una más de Kleypas, competente y que ha aguantado el paso del tiempo.


Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: fans del tópico «identidades engañosas».

Otras críticas de la novela:

En español tenemos nada menos que tres críticas en El rincón de la novela romántica. Una de Katon, que no puntúa y otras de 8 y de 6 sobre 10. 

Claudia, en Libros de romántica, dice que no está entre lo mejor de Kleypas, pero tampoco entre lo peor, y que no decepciona. 

En Book Eater (que a pesar del título, escribe reseñas en español) le dan un 3

Paso al inglés. 4 estrellas le dan en Top 10 Romance Books

KD Did It Edits hace una reseña totalmente opuesta. 1 estrella le da y empieza diciendo what a lot of crap!  

Y más o menos es lo que pensó Candy, que le dedicó una de sus mini-reviews dedicadas a las novelas viejunas de Kleypas, segunda parte, los años mayormente meh:

Somewhere I’ll Find You: In one word: SNORE. C-

            Pues eso: para gustos los colores.

jueves, 11 de julio de 2019

Crítica: “Making him sweat”, de Meg Maguire


Un harlequín sombrío y sexy

DATOS GENERALES

Título original: Making Him Sweat
Subgénero: contemporánea
Parte de una serie: Wilinski #1 / HBZ-740
Fecha de publicación: marzo de 2013
Título alternativo: All or Nothing (reedición 2014)

NOVELA NO TRADUCIDA AL ESPAÑOL

SINOPSIS (según Fiction Data Base)

Ella da golpes bajos…
1er asalto
En su rincón tenemos a Jenna Wilinski, romántica confesa, que ha heredado un gimnasio de boxeo bastante sórdido de un padre con el que nunca se relacionó. Con él, podrá realizar su sueño de lanzar un negocio casamentero de alto nivel… siempre que pueda enfrentarse con el muy intimidante, y perversamente atractivo, boxeador que se le pone por en medio.
2.º asalto
En el rincón del fondo, el anterior boxeador profesional Mercer Rowley. Es el único que puede proteger su «hogar», aunque esté un poco descascarillado, de esta decidida y enérgica pequeña oponente. Pero, chico, una vez que se quitan los guantes, sus manos solo quieren tocarla. Por todas partes.
3er asalto
Este enfrentamiento se parece demasiado a un empate. Pero no importa quien de los contendientes acabe ganando. Lo que es seguro es que el otro va a disfrutar cada minuto de él…

¿Entra dentro de “Lo mejor de la novela romántica”?
Estaría como mucho entre las diez mil mejores, gracias a que en The Badass le dieron una calificación de A.

CRÍTICA
Si lo he entendido bien, Cara McKenna empezó escribiendo novelas eróticas, más o menos cortas. Luego pasó a la línea Blaze de Harlequin, que es (o era, creo que ya terminó) la más explícita sexualmente de las líneas harlequineras bajo el nombre de Meg Maguire. Luego novelas más largas eróticas y ha acabado con cosas entre contemporáneas y eróticas,… ¿contemporáneas subidas de tono, podría decirse? No sé, porque voy poco a poco leyendo su bibliografía.
Esta novela Making him sweat («Haciéndole sudar») es un Harlequin Blaze ambientada en Wilinski’s, un gimnasio bostoniano, una academia de lucha. La lei el pasado mes de marzo y no había tenido tiempo de publicar la crítica hasta hoy.
La protagonista, Jenna, ha vivido desde niña en la costa Oeste de los EE. UU. Ha trabajado los últimos años en cruceros, organizando cosas y haciendo un poco de casamentera. Cuando su padre, que vivía en Boston y con el que no se relacionaba, muere, le deja un edificio.
Entonces ella decide montar negocio propio. Eso de unir sentimentalmente a la gente se le da bien, así que se hace con una franquicia de servicios de emparejamiento de alta calidad en ese nuevo inmueble en su poder.
¿El problema?
En ese inmueble, en uno de los locales, hay un gimnasio dedicado a entrenar a la lucha, el boxeo, artes marciales, y no tiene demasiada buena fama. Por un lado, por cosas que le ocurrieron a su padre, y luego, porque no os creáis que es uno de esos gimnasios fashion modernos en los que parece que ni siquiera se suda.
No, esto más bien es como un antro en plan El club de la lucha. Se forman y entrenan tipos corrientes que quieren una buena pelea de vez en cuando, pero también gente encaminada a tener una carrera profesional. Para ello, el difunto padre de Jenna ha llegado a enviar, de su bolsillo, a alumnos de la academia a otros países como por ejemplo Tailandia, para que se formaran y mejorasen técnicas.
Gracias a este libro he conocido la existencia de un deporte de lucha, MMA, o sea artes marciales mixtas.
Jenna casi no se relacionó con su padre. Pero este sí que tuvo una especie de hijo postizo, Mercer. Uno de esos alumnos luchadores al que luego ha tenido como mánager del gimnasio, entrenador y un poco hombre para todo. De hecho, en el último año, antes de morir, era Mercer quien llevaba a este señor al hospital y vivía con él cuidándole.
Jenna y Mercer chocan porque ella quiere montar el negocio de su vida, pero para ello, el gimnasio debe desaparecer. Según el testamento, al parecer tiene que permitir que el gimnasio siga unos meses más, pero luego ella tendría que echarle el cierre.
Y ahí está el conflicto: la incompatibilidad entre el sueño profesional de Jenna y el «hogar» de Mercer.
Luego cada uno ve al difunto padre de Jenna de manera diferente. Ella tiene una opinión muy mala mientras que, para él, ha sido una auténtica figura paterna.
Lo bueno es que ambos son adultos y no se enfrentan con groserías o malos modos, no. Ninguno fuerza las cosas, porque es consciente más bien de los límites que la vida nos pone.
Eso no quita para que haya diálogos sexis entre estos dos, que flirtean, alardean, se oponen…
Añádele que se sienten profundamente atraídos el uno por el otro. Jenna es una romántica que sí, cree que alguna vez encontrará a su media naranja, mientras ella se dedica a emparejar a otros. Mercer, por su parte, es anti-compromiso; lo asume y va con la verdad por delante. Y si hubiera alguna duda, Rich, uno de los luchadores del gimnasio, se lo dice claramente a Jenna.
Se lo advierten, lo saben, que lo suyo no tiene futuro
Pero esto es Romancelandia. Para tener su final feliz tendrán que pasar más de un momento difícil, porque es posible que reconciliar sus sentimientos y sus intereses no esté ya ni siquiera en sus manos.
El entorno como veis es muy particular. Un gimnasio. Un barrio, Chinatown, que no debe ser lo mejor de Boston. Luchadores, boxeadores, casamenteras,…
Ya he comentado más de una vez que McKenna me parece la reina del erotismo Ikea. Aquí, como es un Harlequin, la parte sexy está moderada, es muy explícita pero no es una erótica. Así que se ve mejor esa parte de McKenna de crear personajes y situaciones reales como la vida misma.
En Goodreads dicen que sus historias… «han sido aclamadas por su voz moderna e inteligente, y el desafío a las convenciones». Sí. Diría que es justo eso. Pone a sus personajes enamorándose en entornos un poco crudos, hablan como personas auténticas y sus héroes, ¡puf! No sé, es una forma de captar la voz masculina que no he visto en muchas autoras de romántica.
Esta novela me gustó, pero no me llegó a enganchar. Me duró varios días, cosa que en mí es raro porque estamos con una historia que ocupa poco más de 200 páginas. Eso sí, cada vez que cogía el Kindle, disfrutaba de todo lo que me estaban contando, cómo lo relataban, los personajes,… con ese puntín de inquietud de que como es real como la vida misma, te suena que igual no todo sale a la perfección.
En esta novela te presentan a Lindsey, una ayudante de Jenna, y Rich, uno de los luchadores del gimnasio que pueden acabar siendo profesionales de lo bueno que es. Y que está como un pan. Francamente, yo me lo estaba imaginando como Jason Momoa. Protagonizan la segunda entrega de los Wilinski y como compré las dos novelas juntas … por supuesto, acabé leyendo un libro detrás del otro.
Valoración personal: buena, 3

Se la recomendaría a: quienes gusten de contemporáneas reales como la vida misma.

Otras críticas de la novela:

No he encontrado ninguna crítica en español, así que si alguien conoce de alguna, siéntase libre de contármelo más abajo.
Book Binge le pone 4.25 sobre 5. 
4 estrellas merece para (un)conventional book worms
3.5 le dan en Pure TextualityPR
En Dear Author la calificaron con una C+  más que nada porque la segunda parte decayó mucho su interés.
Brevísima review en Instalove
3.61 tiene de puntuación en Good Reads